martes, 23 de junio de 2015

EL FESTÍN DE LOS BUITRES


LISTAS CERRADAS. TRAMPAS ARMADAS.

Se ha cumplido un nuevo paso previo a las elecciones programadas, protagonizado por la decadente dirigencia política argentina, el cual ha sido caratulado;  "la confección final de las listas".


Todo ello para continuar en el ejercicio de una democracia tramposa en la cual cuentan más los cargos que la misión, los privilegios  que los sacrificios, la hipocresía antes que la honorabilidad, el relato antes que la realidad, la sensualidad por el poder antes que la humildad para servir, el amiguismo antes que la idoneidad, el travestismo  y la obsecuencia antes que  las convicciones, la frivolidad antes que la rectitud y el sacrificio,... y podría seguir una larga lista de disvalores vigentes y consolidados.

Y no estamos inventado nada, porque es el espectáculo que nos han brindado, a toda orquesta, desde hace más de treinta años, los políticos (as) permanentemente reciclados y dudosamente enfrentados en rencillas internas, quienes por su ineptitud técnica y moral y ambición desmedida, han sumido a la Patria en una decadencia indetenible.


En 1983 asistimos entusiasmados y esperanzados al nacimiento de una etapa democrática que imaginábamos fecunda y superadora. Desgraciadamente lo primero que justamente fue traicionado resultó ser el modelo virtuoso de ejercicio de la política y consecuentemente luego, el origen y funcionamiento de dicha democracia.

Y así llegamos a los tiempos actuales en los cuales pretendemos calificar con aquel título honroso a un despilfarro inusitado e inédito de recursos, promesas, capacidades, buenas intenciones, vocación de servir y fundamentalmente futuro y esperanzas.
Todo mimetizado con arengas vacías de contenido, pobladas de inexactitudes y voluntarismo, mentiras reconfortantes, reciclamientos inauditos y fábulas constantes y convincentes.

En estas condiciones hemos asistido a la referida "confección de listas" constituidas por una enorme cantidad de "representantes del pueblo y hasta padres y madres de la Patria" con el fin de  que el pobre pueblo argentino exprese su voluntad en breve tiempo.

No resulta muy difícil imaginar el perfil de los personajes (as) elegidos para tal responsabilidad. En primer término su lealtad (más bien obsecuencia) al mandamás de turno, luego su parentesco, también su capacidad proselitista (recaudación y conducción de incautos denominado activismo político); por supuesto "su flexibilidad" de conducta para ejercer responsabilidades en donde se los ubique y para lo que les ordenen y por último, y bien último, su idoneidad y capacidad técnica y moral para ejercer cargos públicos representativos o no.

Es indudable que existen casos notables y desgraciadamente escasos en este truculento panorama que nos muestra el desarrollo político de nuestra decadente sociedad. Ellos (as) han demostrado valentía, honradez, tenacidad, independencia e idoneidad para desenvolverse en la acción política. Desgraciadamente la hojarasca y basura persistente difundida ampliamente por los otros, los tapa y oculta ante una opinión pública a la cual le interesa más el pan y circo y la fantasía de una realidad que no es.

Todo ello pese a reacciones fugaces emocionadas que hacen mucho ruido, conmueven un poco y luego se agotan como la llama de un fósforo.

Pero además y lo sabemos suficientemente, hay "sistemas técnicos"  de diversa índole y metodología, propios de la democracia falsa que nos han impuesto; que se opondrán como una barrera infranqueable a que esas personalidades notables y meritorias emerjan de la basura circundante. No tengamos duda; allí está listo y preparado a saltar hacia sus presas; el animal FRAUDE, característico en nuestro atribulado país, de "los oficialismos vigentes". Y las pruebas están a la vista.

Tratando de hacer un ejercicio intelectual algo primitivo busco imaginarme las luchas tribales desarrolladas en los prolegómenos de la confección de listas para encaramarse a algún puestito disponible en busca de salvación eterna. O, de otra manera, los malabarismos ejecutados para lograr la simpatía del dedómetro y las promesas y juramentos emitidos a tal fin.

También obviamente superar a cualquier rival con artilugios convincentes a fin de  obtener una ubicación aceptable en las susodichas listas. Si al fin y al cabo para el 90% de estos individuos (as) la política es el mejor negocio para llegar a potentado en un lapso breve y sin esfuerzo, salvo en ocasiones, levantar la mano, aplaudir  y o reír abriendo la boca en su mayor amplitud posible para que se note.

Todo este panorama se me ocurrió representarlo como el festival de los buitres. La carroña que engullen no es difícil imaginarla.

Por último se me ocurre mencionar como parte no menos significativa de esta situación, el engorde desmedido y constante de la "burocracia democrática" (o más bien burrocracia). Hay cientos y hasta miles de diputados, senadores, concejales, comuneros etc., en todos los niveles y jurisdicciones. Cada uno, especialmente en los ámbitos nacionales y provinciales, tienen derecho a nombrar un séquito de asesores, secretarias, guardaespaldas etc. y así la posibilidad de tener cerca y bien alimentados, a parientes, amantes, compañeros de la infancia y o de correrías.


Y constantemente se inventan  nuevas funciones representativas o no, con diversas argucias, para mantener contentos a los secuaces necesarios. Si hasta vamos a darnos el lujo de elegir, aquí y ahora, ¡¡¡¡Representantes para un ignoto parlamento del Mercosur, que comenzará a funcionar en 2.020!!! Seguramente con nuestra inveterada generosidad les pagaremos sus importantes emolumentos para que hagan palabras cruzadas y otras actividades cerebrales hasta aquella época. Además y por supuesto les otorgaremos inmunidad para que nunca puedan ser interrogados por sus correrías y guarden tranquilos "sus ahorros".

Después de esta amarga recordación de circunstancias y paradigmas falsos, desearía sinceramente estar equivocado pero esta realidad y el futuro posible, me abruman y no puedo ver algo más reconfortante.

Por lo menos, así, lo veo yo,

El Soldado Desconocido