martes, 23 de junio de 2015

MANCHALÁ, ¿POR QUÉ NINGUNEAR A LOS “COLIMBAS”?

La ilusión, la ingenuidad o simplemente la cobarde resignación -defectos de carácter que acompañan a los argentinos desde hace años- es lo que nos hace aceptar cosas que merecerían estar en una antología del realismo mágico. Creer o tratar de hacer creer que una guerra de cuarta generación puede ser llevada adelante bajo las normas de una convención escrita por primera vez en 1864 y que tiene el dudoso honor de ser el acuerdo diplomático más violado por sus propios firmantes, raya en la ignorancia o en una mala leche fenomenal.


Quienes hoy niegan la realidad de una guerra civil en los setenta y escriben libelos políticamente correctos olvidan que la subversión latinoamericana obraba en conjunto supervisada por Cuba, que había organizado la Junta Coordinadora Revolucionaria integrada por el ERP, el MIR (Chile), Tupamaros (Uruguay) y el ELN (Bolivia)  y era la parte caliente de una guerra fría entre dos potencias que preferían las matanzas periféricas a la alteración de un status quo que había costado más de sesenta millones de muertos. Y, aunque peones de algo que no traía para nosotros ninguna ventaja, el juego se dio de manera tal que, de lograr la subversión un triunfo, ponía al país en la disyuntiva perversa de ser sin solución de continuidad un estado lacayuno al estilo Cuba, para que, una vez sucedido esto, el juego de las “matanzas periféricas” nos condenaría a  ser invadidos, más temprano que tarde, por un país que había solucionado sus problemas subversivos y que tenía -tiene- necesidad de litio, petróleo, uranio, trigo, rápida salida al Pacífico, ríos navegables y presencia en el Atlántico Sur y en la Antártida.

Una vez dicho esto, podríamos fijar nuestra vista en algunos de esos impresos o reportajes que, luego del visto bueno de la “intelectualidad” de izquierda sirven para conseguir alguna canonjía universitaria o algún tipo de beca paisajística. En este caso cabe referirse a las declaraciones hechas a El Tribuno por Santiago Garaño[1], donde el fin último de las mismas es denostar -a partir de medias verdades, ligeras suposiciones y severos desconocimientos- primero al combate de Manchalá, luego a la campaña emprendida por un grupo de salteños para reivindicar este enfrentamiento y terminar, fin ideológicamente obligado, menguando la actitud de los que combatieron ese día.

En el reportaje, Garaño se pregunta por qué los militares pusieron “tanta energía y recursos allá [Tucumán]” y sigue inquiriendo: “¿Por qué ese espacio periférico se construyó como un espacio central en lucha contra la guerrilla.?”. Definir periférico al monte tucumano como teatro de operaciones de la guerrilla rural -el sueño del “Che”- roza la ignorancia sobre el concepto de foquismo, sobre la necesidad de crear una “zona liberada” que sería reconocida por gobiernos afines y que, si tenía éxito la guerrilla rural, se podía extender a Chaco y Formosa.

Cabría preguntarle entonces a Garaño si la decisión tomada por el ERP en 1971 de concentrar elementos en la zona de Famaillá y Monteros era una estupidez manifiesta o era parte del programa de guerra popular revolucionaria diseñado por el PRT en su 5° congreso en 1970.

Sería conducente que Garaño nos explicara por qué, si era un teatro de operaciones periférico, tres cuartas partes de la compañía “Combate de San Lorenzo” (Regional Rosario) y dos pelotones de la compañía “José Luis Castrogiovanni” fueron trasladados a Tucumán a mediados de 1974, sin considerar los combatientes enviados para reforzar la compañía de monte en 1975.

También sería interesante que nos contara por qué causa, el 65% de las armas y municiones obtenidas en el copamiento del Batallón de Comunicaciones 141 de Córdoba en 1973  (lanzagranadas, una Mag pesada, 120 FAL, pistolas, pistolas ametralladoras y municiones, botín que totalizaba dos toneladas) fueron enviadas a la zona de Tucumán.

Formación Guerrillera en el monte tucumano
de la Compañía de Monte Rosa Jimenez del ERP

El desconocimiento de Garaño sobre la importancia que tenía para el ERP el monte tucumano como zona de operaciones queda demostrado cuando dice: “Construyen a un enemigo peligroso cuando en realidad no había más de 100 guerrilleros, pero que se consideró como que habían miles.”. Antes que nada, cabe aclarar que en el monte, a principios de 1975 había no menos de 300 guerrilleros entrenados y armados y no cien como él dice, es decir que la compañía ya era un batallón (tres compañías), o si le gusta porque queda mejor, una compañía reforzada. Que a esa altura de los acontecimientos los efectivos subversivos no eran 100 queda demostrado en una publicación editada en París donde el ERP se jacta de haber “aferrado” a una brigada del Ejército de más de 4.000 hombres con solo trescientos combatientes.

Por otra parte, si Garaño tuviera un conocimiento menos superficial de la guerra de guerrillas o hubiera leído con cierta profundidad a Mao o a Giap, sabría que una guerrilla, para ser eficiente, debe tener entre 6 y 8 individuos dedicados a hacer inteligencia, logística, sanidad y al traslado y/o rotación de efectivos por cada combatiente. Teniendo en cuenta las dificultades que un monte como el tucumano creaba, sobre todo, en el abastecimiento de comida y municiones, la relación de 6 a 1 sería la correcta, por lo que en Tucumán había en 1975 no menos de 1.800 individuos del ERP [2]. Por supuesto que Garaño olvida además en su sumatoria de combatientes a la unidad básica de combate y logística (UBCL) que Montoneros había puesto a disposición del ERP como apoyo y que sería la base de la Unidad de Monte que tenía previsto su teatro de operaciones en Burruyacu y en la sierra de Medina [3]; unidad de efímera vida debido a que patrullas del Ejército mataron a uno de sus líderes, Juan Carlos Alsogaray.

Juan Carlos Alsogaray

En su entusiasmo militante, Garaño asegura que los jefes militares, “… movilizaban a miles de soldados de todo el país.”, esto simplemente ni como falacia tiene entidad, la unidad “aferrada” según el ERP por trescientos guerrilleros [4] fue solamente la Va Brigada, que nunca entró al monte como unidad de batalla sino que las unidades integrantes de la Brigada enviaban en patrulla al monte Equipos de Combate. Dos o más equipos de combate podían constituir una Fuerza de tareas, pero nunca, la Va. Brigada entró al monte como unidad de combate en la Operación Independencia [5].


Llegado a este punto, Garaño ratifica, a pesar de su ignorancia demostrada en este tema: “…Sí hubo enfrentamientos o escaramuzas pequeñas, pero que no significan una guerra...”. Nuevamente, el desconocimiento absoluto de la guerra de guerrillas apuntala la inconsistencia de su demostración, porque, ¿cuantos años de pequeñas escaramuzas tuvo el vietminh antes de llegar a Dien Bien Phu?, ¿Cuántos años de pequeños enfrentamientos tuvo el vietcong antes de llegar a la ofensiva del Thet?.

Finalmente, para demostrar que su objetivo ni siquiera era condenar la Operación Independencia sino el combate de Manchalá en sí, pontifica: “…y ahora explico la utilización de Manchalá. Y es que utilizaron a los caídos como figuras paradigmáticas que exhibían constantemente.”. Como en Manchalá no cayó nadie, al menos del Ejército Argentino, aunque sí hubo heridos en la unidad que estaba trabajando en Manchalá, esta explicación no explica nada, y solo tiene como objetivo empequeñecer el coraje y la entrega de quienes combatieron en Manchalá.

Ex Soldados Conscriptos que combatieron
en Manchalá - Foto: año 2014

Esta actitud -menguar la importancia de Manchalá- tiene como inicial interpretación que, en realidad, Manchalá no fue, por sus consecuencias, un simple enfrentamiento, mal que les pese a los “constructores de historia”, ya que la importancia de una acción no está dada por el número de combatientes ni el peso de las armas sino por las consecuencias que esta acción tiene o hubiera tenido. Si el combate de Manchalá no hubiera ocurrido, si los soldados salteños y sus suboficiales no hubieran estado allí, es probable que la columna reforzada de la compañía de monte hubiera atacado el comando de la Va. Brigada. Más allá de la cantidad de oficiales, suboficiales y funcionarios provinciales o municipales que podrían haber sido ejecutados en Famaillá, el mero hecho de atacar el corazón de las tropas nacionales hubiera sido el Cao Bang de Tucumán, un éxito con una gran repercusión internacional.


Desde que el odio y el resentimiento le bajaron el pulgar al monumento a los bravos de Manchalá” será para ellos -hijos del pueblo que cometieron el pecado de, por cumplir con las leyes de la Nación, combatir a la subversión- la descalificación sistemática de “intelectuales” resentidos, que cada vez que se preguntan: ¿Quiénes son los combatientes de Manchalá?, reciben una respuesta dolorosa ya que su cerrazón mental no les permite entender por qué ellos, por su origen y por la edad que tenían en el momento del combate, estaban combatiendo a la “juventud maravillosa”.

JOSE LUIS MILIA


[1] Doctor en Antropología y Licenciado en Ciencias Antropológicas (UBA). Integra desde 2004 el Equipo de Antropología Política y Jurídica (UBA) y desde 2012 el Núcleo de Estudios sobre Memoria (IDES), donde es Secretario de Redacción de la Revista Clepsidra. Revista Interdisciplinaria de Estudios sobre Memoria. Este hombre trabaja sobre la "memoria" y no con la "historia". 
[2] Rosendo Fraga. Memoria: sangre sobre el monte. La Nación 13/02/2005
  Al finalizar el año 1974, el ERP tenía unos 2.500 simpatizantes
[3] Al finalizar el año 1974, el ERP tenía unos 2.500 simpatizantes esparcidos por toda la provincia. Paul H. Lewis, Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina.
[4] Al finalizar el año 1974, el ERP tenía unos 2.500 simpatizantes esparcidos por toda la provincia. Paul H. Lewis, Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina.
[5] Las unidades participantes en la Operación Independencia fueron el Regimiento 19 de Infantería,  la Compañía de Comunicaciones 5,  la Compañía de Arsenales 5; el Regimiento 20 de Infantería de Montaña y el Grupo de Artillería 5; el Regimiento de Infantería de Monte 28 y el Regimiento de Infantería de Monte 29, el Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 151, la Compañía de Ingenieros 5 y la Compañía de Sanidad 5, unidades todas que pertenecían a la Va Brigada. A estos elementos hay que sumar dos escuadrones de Gendarmería el 20 y el 52.