domingo, 30 de agosto de 2015

CARTA DE UN PRESO POLITICO DESDE EL PENAL DE GUEMES, A UN GRAN AMIGO Y CAMARADA


Querido Ricardo B. I. de la Vega

No te das una idea como estoy, la congoja me impide despedirte, es por eso que te escribo estas líneas para recordarte que nos veremos.

Sé que tus camaradas han dicho MURIO UN BUEN SOLDADO, tus parientes y amigos dicen era un tipo excepcional, tu mujer dice un sobresaliente esposo y tus hijos UN EXTRAORDINARIO PADRE.

Que puedo decir yo, nada, recordarte lo que siempre te dije cuando estábamos juntos en la trinchera norte, te has alejado temporalmente para ocupar un lugar en la caballeria cristiana, que en su momento comandada por Cristo nuestro Señor, vendrá a vencer al, maligno haciendo tronar su glorioso clarín con el toque A LA CARGA.

No todos pueden montar al lado de ÉL, solo serán aquellos que se mantuvieron fieles a la  Orden de Caballería y tú lo has hecho.

Viviste con honor, manteniendo tu dignidad en alto, has logrado cabalgar en la senda de la vida con lealtad a los principios de la orden.


Por eso estoy seguro que no has muerto, sino que un caballero ha ido a ocupar su lugar y está montado en un brioso corcel blanco al lado de San Jorge y de Santiago.

Quisiera yo también tener tus méritos, así cuando se ordene la carga final pueda yo, estar a tu lado, vos blandiendo el sable y yo enrristrando mi tacuara hecha lanza.

Querido hermano hasta la Batalla Final.

Eufemio Jorge Uballes[1]
Preso Politico.SubCrio Pol.Fed.Argentina.
Penal de Guemes



[1] Señor Suboficial (R) del Ejército Argentino, le escribe a un señor Coronel fallecido.