viernes, 7 de agosto de 2015

LA CARTA DE LANATA A CRISTINA

Miércoles 05 de Agosto de 2015


Jorge Lanata difundió una carta en la que se refiere a los dichos de Cristina Kirchner en su cadena nacional de este miércoles, en la que salió en defensa de Aníbal Fernández, quien en el último programa de Periodismo para todos fue acusado por Martín Lanatta como el autor ideológico del triple crimen de General Rodríguez, y asoció la denuncia en su contra con la que ella enfrenta por Hotesur.

LA CARTA DE LANATA A CRISTINA

Señora de Kirchner:

He escuchado con desagrado, en su trigésimo primera cadena nacional que viola la veda electoral, que Ud. comparó nuestra nota del pasado domingo con el trabajo de los grupos de tareas de la dictadura. Sinceramente, la comparación me parece ofensiva e injusta y viniendo de Ud., mucho más. No sé cuál es su estatura moral para hablar de los años de plomo de la Argentina, años en los que Ud. y su esposo se enriquecían ejecutando propiedades gracias a la tristemente célebre 1.050. En esos años, señora, yo fui mozo de bar –había comenzado antes el periodismo, a los 14 años, algo que podría servirle como ejemplo a su hijo– y desde que volví al periodismo ayudé en todo lo que pude a los organismos de derechos humanos.

Le recuerdo, señora, que el diario que Ud. prostituyó y yo fundé fue el primero y el único en publicar solicitadas gratis, casi diarias, de los familiares de los desaparecidos y que encabezamos las campañas internacionales por el regreso al país de Juan Gelman y Miguel Bonasso, entre otros. Ud. y su difunto esposo, señora, no se animaron, siquiera, a presentar un habeas corpus en aquellos años, como recordó el fiscal Strassera, días antes de su muerte, a Magdalena Ruiz Guiñazú durante una entrevista.

Ustedes, señora, descubrieron el negocio de los derechos humanos mucho después, y dejaron el terreno devastado: prostituyeron a las Madres, dividieron a los familiares, los compraron con algunos cargos así como Menem, años antes, los había dividido con las indemnizaciones.

Nunca formé parte de ningún grupo de tareas y sobre mi conciencia no pesa ninguna muerte. En su caso Señora, debe todavía darle respuestas al público sobre varias. Sé que es en vano pedirle que se disculpe por la ofensa.

Con el respeto al que me obliga su investidura, pero con ningún respeto personal la saluda.

Jorge Lanata
Periodista
Ci 6867586