sábado, 5 de septiembre de 2015

LA IGLESIA INSISTIÓ EN EL LLAMADO A LA CONCORDIA


El presidente del Episcopado, monseñor José María Arancedo, ratificó que "la reconciliación no es «borrón y cuenta nueva», y menos impunidad", en una carta enviada a organismos de derechos humanos.


Con la firma de Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo), Marta Vásquez (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), Horacio Verbitsky (Centro de Estudios Legales y Sociales) y Lita Boitano (Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas), las entidades le habían pedido una explicación por recientes expresiones del obispo Jorge Casaretto, quien había reclamado que "la reconciliación esté en la agenda del futuro próximo de la Argentina".


Al citar documentos del Episcopado, Arancedo afirmó que "sólo si las leyes justas son respetadas y quienes la violan son sancionados, podremos reconstruir los lazos sociales dañados por el delito, la impunidad y la falta de ejemplaridad de quienes tenemos alguna autoridad". Añadió que "la justicia es el primer paso indispensable y necesario, pero la Iglesia necesita ir más lejos para alcanzar una meta más alta y significativa". Dijo que "la misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia" y que "cuando la justicia se orienta a la reconciliación se abre el camino hacia la concordia, la fraternidad y la amistad social, tan necesarias en toda comunidad".

NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.