miércoles, 16 de septiembre de 2015

¡QUE DIFÍCIL VIENE EL CAMBIO!


Algo tenían que encontrarle los chicos K al Pro, al menos para intentar algunos goles que dieran por empatado el partido de Tucumán, ese que empezó con la chacarera ventosa del millonario Manzur y terminó como un Boca – River cualquiera, gas pimienta incluido.

No importa la desprolijidad de la contratación de “La usina”, al fin y al cabo la chapucería no tiene color político y en Argentina esto es una marca de agua. De cualquier manera utilicemos algo de lógica y pensemos que por más urgencia que impongan las elecciones Fernando Niembro no tiene ni para superar en altura el tobillo de Boudou, ni siquiera tiene un médano como casa de veraneo. Además, es candidato a algo en La Matanza, partido que si bien por el amontonamiento que ha hecho de la hacienda electoral entre sus límites tiene incidencia electoral, ya sabemos que son pocos los que pueden animarse, ni siquiera con un bufoso en la cintura, a fiscalizar lo infiscalizable.

En esta Argentina tergiversada se lo encanuta a Niembro por algo que se supone un arreglo, “bajunje” que falta demostrar aunque sabemos que en el deporte de tirar bosta cuando está por sonar el gong los del FpV y sus alcahuetes tienen nivel olímpico. Se lo enreja por haber sido vocero de Menem, justo ahora que tenemos un candidato a presidente que gastaba con el riojano las mismas zalamerías que ya lo habían hecho famoso como felpudo en esos tiempos de jolgorio de la pizza con champagne mientras los Kirchner defendían, como a su vida, la privatización de YPF.

En verdad, pegarle a Niembro por una contratación fullera es “too much” como diría una iletrada. Sobran ejemplo de que eso, si se demostrara que es algo más que una chapuza, con los nenes que vemos actuando todos los días podríamos llegar a clasificarlo como una nimiedad.

Independientemente de esto, la realidad estriba en que si este fuera un país que tuviera perfectamente definido los límites de la dignidad y el honor, una persona como Fernando Niembro[1] no tendría la más mínima chance de ser, siquiera, ordenanza rentado de un municipio. Solo por la indecorosa discriminación que hiciera sobre los muertos en Malvinas cuando se pidió un minuto de silencio por éstos, cualquier persona de bien lo definiría como un ser despreciable. Ese día y en una cancha de futbol subió al podio de la infamia cuando, sin que le temblara la papada, este ser innoble hizo la siguiente acotación: “es un homenaje para los heroicos soldados que combatieron en las Malvinas y que quede en claro que me refiero a los verdaderos héroes, a los soldados, y no a los cobardes oficiales”. Por supuesto, este inveterado mendigo de favores nada sabía de quien era el Sargento Cisneros o el Subteniente Silva -solo para nombrar a dos de los militares profesionales que dieron su vida en Malvinas- o si lo sabía, al ver que los vientos que soplaban era de pura e inicua desmalvinización, buscó llevar agua para su molino o algún denario de plata para su bolsillo.

Que  tres héroes de Malvinas le saltaran a su adiposo cogote y lo obligaran- justicia mediante- a desdecirse de sus indignas palabras hubiera sido la conclusión lógica de un despreciable episodio, pero en Argentina hay dos postulados que no necesitan demostración, cualquier canalla es mejorado por la muerte y cualquier rastrero siempre tendrá un lugar en la política, en especial entre aquellos que se negaron a compensar a los veteranos de guerra.

JOSE LUIS MILIA



[1] NOTA DE LA REDACCIÓN: Para no ser el chaleco salvavidas de plomo del PRO, Fernando Niembro debió declinar su candidatura a diputado por la provincia de Buenos Aires. Ese acto demuestra un cambio grande con respecto al poder de turno, que mantiene a sus funcionarios corruptos hasta último momento. A pesar de ello sus desafortunadas manifestaciones sobre la Guerra de Malvinas, demuestran que es mejor que Niembro continúe relatando partidos de fútbol y deje la política para personas más capaces que él.