viernes, 9 de octubre de 2015

CARTA ABIERTA A UN KIRCHNERISTA


Compatriota kirchnerista:

Me dirijo a vos en mi carácter de compatriota porque ambos compartimos este amado suelo y estamos cobijados por el mismo cielo, pero el hecho de profesar distinto credo político nos ha transformado, por obra y gracia de este gobierno que ya transita 12 años de odios y desencuentros, en enemigos en vez de adversarios.

Si nos encontrásemos en la calle y no mencionáramos para nada el tema político, tal vez tuviésemos coincidencias que nos conviertan en amigos. Pero no, al gobierno que detenta el poder desde 2003 hasta ahora, le conviene más que vos seas mi enemigo y yo, un laburante como vos parezca un oligarca o un gorila como les gusta diferenciarnos.

Te comento que soy un viejo idealista argentino de casi 72 años, que en los '60 soñaba con una Argentina de promisión, con formar una familia y trabajar por ellos y por el bien de mis semejantes.

Hoy, y mirá lo que son las cosas, próximo ya al final del camino, sólo aspiro a que mis nietos vivan en el país de mis sueños.

Perdoname, antes de continuar, espero no estar dirigiéndome a un resentido social (que los hay......y muchos), a un puntero político o a algún obsecuente y acomodaticio de los que hoy abundan.

Ahora sigo, estamos a 18 días del paso más importante que va a dar la Nación en los últimos 70 años (y no es que no hayan existido otros acontecimientos importantes en estos difíciles años de nuestra historia). Es que acá se juega el destino de nuestra continuidad como Nación; acá comienza el trabajoso parto de dar a luz una nueva República o la vertiginosa continuidad y el triste desenlace de convertirnos en Venezuela (y ya sabes cómo es eso aunque tu gente lo quiera mostrar de otra forma).

No quiero se cargoso y te estaría engañando si te dijera que no pretendo cambiar tu voto. Sólo quiero que pienses; si tenés mi edad acuérdate de aquél que planta un árbol sabiendo que nunca va a ser acariciado por su sombra (ése es el verdadero sentido de la vida), ahí vas a apuntalar el futuro de tus nietos. Si sos un joven con hijos pequeños, luchá por ellos (te van a agradecer una educación formal sin adoctrinamientos) y si rondas los 20 años acércate a tus sufridos viejos que, supongo, trabajan por vos y por ellos y trata de empezar a desterrar todo ese facilismo que nos conduce a males mayores.

El Estado tiene 4 pilares básicos: salud, educación, seguridad y justicia todos ellos avalados por nuestra vapuleada (actualmente) Constitución Nacional.

Si seguís estos preceptos, la mejor Argentina del futuro estará garantizada. caso contrario, ya los negros nubarrones de nuestro cielo se convertirán en fuertes tormentas de tiempo indeterminado.

¿Sabes una cosa?, no sé si soy un iluso, pero todavía creo en mi pueblo y en su dignidad no exenta de sensatez.

Me quedaron muchas cosas por decirte pero la seguimos después del 25. Yo no abandono esta lucha aunque deje mi vida en ella.

Dr. Alberto E. Valente