sábado, 31 de octubre de 2015

DIALOGO ENTRE UN ABUELO Y SU NIETO

QUE EL PUEBLO ARGENTINO SEPA – XX  

27 de Octubre de 2015



Esta narración podría haber sido, o podrá ser, una franca conversación entre un joven de 25 años y su abuelo de 72. El nieto necesita que éste le cuente algo de la VERDADERA HISTORIA reciente de nuestro país.
El abuelo se encuentra sentado en un sillón de caña en la galería de su casa, con la mirada fija en las cumbres de los cerros que se ven muy cercanos, al oeste y al norte de su jardín.

Es una figura llena de paz, pero no de la que tiene “el reposo del guerrero” sino la del guerrero que con serenidad continúa en la inconclusa lucha contra el terrorismo subversivo, acción que él vive desde que era un joven oficial del Ejército Argentino.

Esta escena se modifica ante la llegada de Lucas, su nieto mayor, joven abogado y un apasionado por la historia.

Se lleva a cabo, entonces, el siguiente diálogo:

NIETO (N): ¿Tata, hubo en nuestro país una guerra en la década del 70?


ABUELO (A): Hace aproximadamente 50 años, la guerra estalló repentina y brutalmente en nuestro país.
Sin tener “arte ni parte”, simplemente porque estábamos en la ruta de conquista del comunismo internacional, los argentinos sufrimos el asalto de los subversivos marxistas, que por orden y cuenta de la Unión Soviética y de su sucursal americana, Cuba, se proponían someter a nuestro país a su sistema y sumarnos a sus países satélites.
Era la guerra, pero la más total y despiadada de las guerras, la GUERRA REVOLUCIONARIA (GR).
No se trataba sólo de pretender arrancarnos un pedazo de territorio, con todo lo entrañable que es cada metro de nuestra tierra, regada por el sudor de nuestros trabajadores y la sangre de nuestros soldados, o un paso entre dos océanos, o una zona de influencia geopolítica o económica. A lo que la subversión apuntaba era contra nuestro pueblo, para someterlo a un régimen despiadado y brutal. Como su nombre lo indica, la GR, revoluciona el modo de vida del pueblo que elige como víctima.
El propósito de los subversivos era asaltar el poder para instalar un gobierno revolucionario, con sus arbitrarias leyes y su injusta justicia. Dejaríamos de ser una República Representativa y Federal, para convertirnos en títeres de los marxistas, que hubieran ganado la guerra por las armas y responder a la URSS de ese entonces.
Por eso se equivocan los que creen hoy que el pueblo fue un “convidado de piedra” en la GR, al contrario, el pueblo era el objetivo al que pretendía conquistar la subversión. Por eso nos atacó, para apoderarse de la mente de nuestro pueblo.
En el mundo se reconoce que las guerras ofensivas o de agresión, son injustas. La invasión armada del terrorismo subversivo que sufrió el país, constituye, por lo tanto, una guerra injusta, sujeta a la sanción internacional.
Para no dejar dudas que fue una guerra, el “Ejército Revolucionario del Pueblo” (ERP) y “Montoneros”, reseñaban sus hazañas en lo que llamaban “Partes de Guerra”. Tomo como ejemplo dos, uno del ERP del 20 de Noviembre de 1974, en el que explicaban que habían ejecutado al Teniente Coronel Ibarzabal en el ropero en que lo tenían prisionero; y el otro, de Montoneros, del 26 de Febrero de 1975, en el que relataban el secuestro del Cónsul Norteamericano en Córdoba, Sr. John Patrick Egan, a quien luego asesinaron.
“Estas expresiones demuestran lo que vinieron sosteniendo los subversivos, quienes ahora niegan sistemáticamente la existencia de la GR que nos declararon y llaman “represión ilegal” a las operaciones defensivas de las Fuerzas Armadas” (Palabras del General de Div. Luciano B. Menéndez).

N: ¿Esa guerra, la Guerra contra la Subversión (GCS), se inició el 24 de Marzo de 1976?


A: No es así. Todo comenzó en la década del 60 cuando Cuba se convirtió en caja de resonancia e instrumento de la estrategia soviética para la infiltración y dominio del mundo. En esa isla caribeña, a través de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), se planteó la creación de bandas armadas con la finalidad última de tomar el poder por la fuerza en cada país de América (foquismo) y así lo hicieron, con la única excepción de México, como lo señalara Fidel Castro.
Además, en nuestro país, en la década del 60, se detuvieron a numerosos terroristas, muchos de ellos cubanos o entrenados en Cuba, los que fueron juzgados por la Cámara Federal y se encontraban purgando penas o procesados, hasta que el 25 de Mayo de 1973, con la asunción a la presidencia de Héctor Cámpora y su Ministro del Interior Esteban Righi, se los liberó, abriendo las puertas de las cárceles sin más trámite y justificando este despropósito, pero días después, con una Ley de Amnistía.
Cabe señalar que la gran mayoría de los terroristas liberados, volvieron a tomar las armas contra los gobiernos constitucionales, cometiendo numerosos atentados y tratando de ocupar una amplia zona de la Provincia de Tucumán.
El empeñamiento directo de las Fuerzas Armadas en la GCS, ocurrió a partir de Febrero de 1975, aunque con anterioridad, debieron actuar en defensa de sus Instalaciones (Comando de Sanidad, Cuartel de Azul, Comunicaciones de Córdoba, etc.).

N: ¿Por qué no se combatió al terrorismo con las previsiones jurídicas existentes?¿Se hubiera demorado más en cumplir la orden de “aniquilar” impartida por el Gobierno Constitucional?


A: Se comenzó la guerra haciéndolo así. Al efecto, en Mayo de 1970, se creó la Cámara Nacional en lo Penal, la que procesó y condenó a 1.600 guerrilleros terroristas, aproximadamente.
A ellos, como dije anteriormente, al asumir Cámpora, se los liberó y se rearmaron nuevamente. Eso fue posible, en gran parte, por las medidas orquestadas por el entonces Ministro del Interior Righi. Te recuerdo que este personaje fue, hasta hace muy poco tiempo, Procurador General de la Nación, nada más y nada menos que el jefe de los Fiscales Federales. ¿Serán objetivos en sus funciones?
Después de estas liberaciones, producidas en un Gobierno Constitucional, estos guerrilleros-terroristas, comenzaron el acoso y persecución a todos los jueces que habían integrado la mencionada Cámara, logrando que muchos de esos magistrados se exiliaran y el juez Jorge Vicente Quiroga fuera ultimado en una emboscada en la ciudad de Buenos Aires.
Luego de sucedido esto, fue casi imposible lograr la condena de estos guerrilleros-terroristas, debido a la inexistencia de la Cámara Nacional en lo Penal y también por la falta de jueces que se atrevieran a condenarlos, ante el temor a ser ejecutados ellos o su familia, en plena vía pública; o que los volaran con explosivos en sus domicilios. Así estaban redactadas las amenazas.
Ambas medidas, la disolución de la Cámara y la liberación de los guerrilleros-terroristas, fueron calurosamente elogiadas por el ERP y por Montoneros en diversas publicaciones el 08 de Junio de 1973. Doce días después se produce la llamada “masacre de Ezeiza”, ante la llegada de Perón al país.
Ante esta situación de guerra se encontraron las Fuerzas Armadas y, ante la orden de aniquilamiento impartida por el Gobierno Constitucional, actuaron como debían actuar en una guerra y en defensa del país. No había otra solución.


N: ¿Por qué no se desenmascara públicamente a los presuntos desaparecidos según la CONADEP y que no sólo están vivos, sino que algunos fueron o son funcionarios públicos?


A: No se logra hacerlo totalmente, debido al temor o desidia de los medios en publicarlos y a la falta de dinero para hacerlo mediante “solicitadas”, no obstante, es absolutamente necesario tratar de hacerlo.
El libro “Mentiras tus muertos”, de José Dáncelo, las declaraciones de la Senadora (MC) Fernández Meijide, las del exguerrilero “Montonero” Luis Labraña, son parte de las mentiras que se van descubriendo.

N: ¿Por qué los delitos conocidos como de “Lesa Humanidad”  son considerados sólo los cometidos por agentes del Estado?


A: Eso no tendría que ser así. Según el “Estatuto de Roma”, promulgado el 17 de Julio de 1998, en su art. 7 señala que son considerados como “crímenes de Lesa Humanidad” cualquiera de los actos siguientes, cuando se los cometiera como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.
  1. Asesinato
  2. Exterminio
  3. Esclavitud
  4. Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales del Derecho Internacional.
  5. Deportación o traslado forzoso de población.
  6. Tortura
  7. Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable.
  8. Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al Derecho Internacional, en conexión con cualquier acto mencionado en el presente párrafo o con cualquier crimen de la competencia de la Corte Internacional.
  9. Desaparición forzada de personas.
  10. El crimen del “apartheid”.
  11. Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental  física.

Ampliando todo lo que te señalé anteriormente, cabe destacar que:
Por “ataque a una población civil” se entenderá una línea de conducta que implique  la comisión múltiple de actos mencionados precedentemente (1 a 11) contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización de cometer ese ataque o para promover esa política.
Por “desaparición forzada de personas” se entenderá la aprehensión, la detención o el secuestro de personas por un Estado o una organización política o con su autorización, apoyo o aquiescencia, seguido de la negativa a informar sobre la privación de libertad o dar información sobre la suerte de esas personas con la intención de dejarlos fuera del amparo de la ley por un período prolongado (caso Ibarzabal y Larrabure, por ejemplo).

N: ¿Por qué no se procesó y condenó a los subversivos presos?


A: Para defenderse de la agresión subversiva, la Nación Argentina ensayó todos los métodos, desde el año 1964, no importando de qué signo fuera el gobierno de turno. Aplicó a los agresores la ley común, después se creó la Cámara Federal Penal en 1970 que procesó y condenó a más de 1.600 guerrilleros-terroristas, que luego fueran liberados. La Cámara fue disuelta y anuladas las sentencias en 1973 y se volvió a la ley penal común sin resultados positivos. Se declaró ilegal al ERP y PRT por Decreto Presidencial Nº 1454/73 del gobierno constitucional de Lastiri; en 1974 se reformó el Código Penal para “reprimir severamente y adecuadamente conductas que han llenado de zozobra a la población”, a pesar de lo cual ningún juez pudo condenar a algún guerrillero-terrorista. En 1975, el gobierno recurrió a la organización ilegal “Triple A” para combatir la subversión, más tarde empeñó a las Fuerzas Armadas para ANIQUILAR a la subversión por Decreto Presidencial Secreto Nº291/75, también declaró a “Montoneros” asociación ilícita de carácter terrorista por Decreto Presidencial Nº 2452/75 del gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón.
La subversión desbordó todas estas previsiones del Estado Nacional, llegando a conformar verdaderos ejércitos clandestinos, con su dirección política, sus contactos y respaldo internacional, sus banderas, sus combatientes organizados en comandos y unidades, con jerarquía a imitación de los militares, sus organizaciones de inteligencia, sus apoyos logísticos de sanidad, materiales, armamento, explosivos, transporte, comunicaciones, municiones y  financieros. Sus elementos de reclutamiento, difusión y propaganda, incluyendo expertos en acción psicológica. Sus programas de instrucción política y militar en el país y en el extranjero, especialmente en Cuba, sus sistemas de relevos, descansos y “vías de escape”, etc.
Ante el incremento de efectivos y peligrosidad de estas bandas, que según algunos cálculos llegaron a reunir aproximadamente  a 40.000 (cuarenta mil). (Las Brigadas Rojas de Italia nunca superaron los 1.000 hombres). La Nación Argentina creó el Consejo de Seguridad Interior (Decreto presidencial 2770/75) presidido por el Presidente de la Nación e integrado por todos los ministros y los tres comandantes generales de las Fuerzas Armadas, para dirigir los esfuerzos nacionales para la lucha contra la subversión y ordenó a sus Fuerzas Armadas por Decreto Presidencial Nº 2772/75 que aniquilaran a la subversión. Ambos Decretos fueron dispuestos por el Gobierno Constitucional de Italo Luder.

N: ¿Si la guerrilla fue vencida por las armas, cómo dicen ahora que están en el poder?

Ex terroristas en el estado o próximos a él

A: Derrotados, los guerrilleros-terroristas, abandonaron la lucha armada y se mimetizaron en la sociedad como pacíficos civiles, respondiendo o integrando varios partidos políticos.
Pero no abandonaron sus objetivos. No dieron por finalizada la GR sino que la trasladaron a otros campos siguiendo la doctrina de Gramsci que aconsejaba “la inteligencia tiene que apoderarse de la educación, de la cultura y de los medios de comunicación social, para, desde allí, apoderarse del poder político y con el poder político, dominar a la sociedad civil”.
Pusieron y ponen en práctica la máxima de Lenin: “La paz es la continuación de la guerra por otros métodos”, porque los marxistas no conciben la armonía y la concordia sino el conflicto constante, tal cual lo estamos viviendo hoy en nuestro país.
Aún no se han sacado la piel de cordero porque les falta eliminar o dominar algunos resortes del Poder (La Justicia quizás?). Cuando sientan que la capacidad de reacción de los argentinos ya esté anulada, entonces darán el zarpazo, recién entonces van a abandonar su disfraz pacifista y legalista y van a utilizar toda la violencia para imponernos su doctrina, de la que no han abjurado, aunque declaman democracia y se aprovechan de ella. Doctrina que es enemiga a nuestra Constitución, puesto que niega a Dios, suprime la PATRIA, prohíbe la libertad, reemplaza la unión nacional, la paz interior, la justicia y el bienestar general por el conflicto permanente, disuelven la familia, eliminan la propiedad privada, todos ellos valores eminentes y excluyentes de nuestra Carta Magna.
En resumen, los argentinos estamos sufriendo una guerra desatada por los sicarios vernáculos del comunismo internacional. Los mismos que HOY persisten en sus oscuros objetivos, con la diferencia desfavorable para la PATRIA que antes los terroristas estaban en la ilegalidad. Ahora se apropiaron de la legalidad y pretenden ser pacíficos ciudadanos ajustados a la ley y a la Constitución, y desde esa ficción, intentan destruir nuestro estilo de vida y nuestro SER NACIONAL. Desde el Poder, intentan convertirnos a su sistema esclavista.

N: ¿Por qué se emplearon a las Fuerzas Armadas  si los que llamaron “subversivos”, eran en general “jóvenes idealistas”, muchos de ellos estudiantes y sin formación militar?


A: Eso no es así. La versión engañosa de los “jóvenes participantes idealistas” es un invento de la propaganda de los agitadores por los derechos humanos, que además de justificar con ello su propia cobardía, restan méritos a quienes, en la mayoría de los casos eran combatientes perfectamente entrenados en el país y en el exterior, organizados militarmente en bandas armadas, que ellos mismos llamaban “Ejército”, que combatían ajustados a sus “Manuales de Doctrina”, documentos similares a los reglamentos militares. Además actuaban con la consigna de ingerir una pastilla de cianuro que les proveían, para el caso de caer prisioneros a fin de evitar delaciones en los interrogatorios.
Es oportuno recordar que las operaciones de la guerrilla en toda América, eran dirigidas por una Junta Coordinadora Revolucionaria Internacional (JCRI), con sede en Cuba, cuyo representante argentino era el “Oficial Montonero” Luis Eduardo Duhalde, quien hasta que falleciera hace pocos años, era el Secretario de Derechos Humanos de la Nación.
Dicha Junta estaba integrada por todos los países latinoamericanos, bajo la dirección de Manuel Piñeiro (alias Barbarrroja), a la sazón Ministro del Interior de Cuba y Jefe de Operaciones de Inteligencia Especiales cubana. Ese ministerio entrenó en la lucha de guerrillas y en la fabricación y uso de armas y explosivos, a los entre 3.000 y 6.000 guerrilleros argentinos, ya sea en la isla caribeña o en el país.
La JCRI no se debe confundir con la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) conformada en 1972 por el ERP, el MIR chileno, los Tupamaros uruguayos y el ELN de Bolivia.

N: Si hubo una guerra como siempre dijeron los militares, por qué no se la declaró internacionalmente y se la llamó “lucha contra la subversión”, como le decían entonces?


A: Existen varias razones que podríamos considerar de orden estratégicas, pero que ninguna se contrapone con el orden jurídico. En principio que haya o no declaración previa de guerra no vale como requisito para que una guerra exista. Hubieron muchas guerras, por ejemplo la de Malvinas o Irak, sin que hubiera existido declaración de guerra, de ninguna de las partes involucradas.
En la Guerra Revolucionaria (GR), la posesión de un territorio base o “santuario” para poder lanzar desde allí las operaciones armadas, resulta crucial para la guerrilla revolucionaria (Sierra Maestra en Cuba, el suroeste de Bolivia, el suroeste de Tucumán, etc.) y/o las vecindades, como las dos Vietnam, Camboya, Laos, Colombia, etc.. Una declaración de guerra implica el reconocimiento internacional de la contraparte, que en el caso argentino, hubiera sido un regalo de oro para la guerrilla, la que operaba ya en Tucumán con ese propósito. Subsiguientemente, les hubiera asistido el derecho de reclamar ante los organismos internacionales su reconocimiento como beligerantes, posesionándose, a partir de ese momento, en nuestro territorio.
Las FARC en Colombia son un ejemplo de permanencia en el tiempo, más de 50 años, de una guerrilla revolucionaria que nunca ha podido superar su condición en el concierto de su Nación, pero se sostienen por las drogas y cierta protección que le brindan algunos países interesados económicamente o ideológicamente en la continuidad del conflicto.
Por otra parte, porqué se la denominó lucha? Tiene relación con la explicación anterior, el diccionario no dice que ambos términos, guerra y lucha, sean antónimos. Pueden ser empleados para referirse a un enfrentamiento entre partes, con más, menos o ninguna violencia.

N: ¿Por qué las Fuerzas Armadas operaron, como dicen algunos jueces, en forma ilegal?


A: Las Fuerzas Armadas operaron y reprimieron a la subversión LEGALMENTE a partir del Decreto presidencial Secreto Nº 291/75 del gobierno de María Estela Martínez de Perón. La situación en que se encuadraba el empleo de las FFAA se ve reflejada en los fundamentos del correspondiente Decreto de la ilegalidad de los Montoneros (Dto. 2452/75) que, en síntesis, decía: “…el país padece el flagelo de una actividad terrorista y subversiva que no es un fenómeno exclusivamente argentino ….que esa actitud subversiva constitucionalmente configura el delito de sedición; que no se trata de prescripciones o discriminaciones ideológicas, toda vez que nada justifica la asociación ilícita creada para la violencia y los hechos que la produzcan o fomenten”. Y señalaba que “…en tal situación se encontraba… el grupo subversivo denominado Montoneros, sea que actúe bajo esa denominación o cualquier otra…”. Y luego, por el Decreto 4060/75 se declaró la ilegalidad del Partido Auténtico, fachada que encubría el accionar de aquella organización guerrillera.

N: Actuando sobre esa base legal señalada en la pregunta anterior. Por qué hoy se mencionan como ilegales los procedimientos operativos aplicados, como por ejemplo “allanamiento ilegal”, “centros clandestinos de detención”, “detenciones ilegales”, etc.?


A: Todo eso forma parte de la campaña aviesamente montada por la subversión. Debemos recordar que en el país regía el “Estado de Sitio” desde 1974 hasta Diciembre de 1983. Todas las operaciones se realizaron en forma descubierta o encubierta según las normas establecidas en los reglamentos militares específicos vigentes entonces. Qué se detenían a los guerrilleros o sus apoyos en lugares diferentes a los usuales en tiempo de paz?, según los reglamentos, se los detenía en “Lugares de Detención de DDTT”, equivalente a los “Lugares de Reunión de Prisioneros de Guerra”, todo considerado en la doctrina militar entonces vigente.

N: Por qué se dice que el Ejército cumplió órdenes contrarias a la ley o inmorales?. Si así delinquieron, como dijo por la TV un Jefe de Estado Mayor, por qué no se presentan voluntariamente a la justicia?


A: Históricamente ningún miembro de una Fuerza Armada está obligado a obedecer ese tipo de órdenes. La ley obliga a obedecer al superior “en todo lo que mandase en bien del servicio y en cumplimiento de las leyes y Reglamentos Militares”.
Si nadie se negó a cumplir las órdenes debe interpretarse que se daban dos situaciones: o que ninguna era considerada inmoral o ilegal o bien que lo eran, pero siendo el subordinado un cobarde o un especulador, no atinaba a reclamar, optando por cumplirla para luego continuar “gentilmente” su carrera militar, teniendo así posibilidades de alcanzar las máximas jerarquías. De hecho, nadie que hubiera revistado en las Fuerzas Armadas en la década del 70, podría desconocer la situación general.
Ese Jefe de Estado Mayor que mencionaste, es el señor Martín Antonio Balza, quien en ese período cumplió las órdenes que le impartieron y esos Generales que según  él “delinquieron” al dar órdenes inmorales, le dieron a él ascensos, cargos, comisiones al Perú, Jefaturas de Unidades y de Comandos.
Cada uno debe sacar sus propias conclusiones sobre este caso. Pero para ello cabe recordar que el actual régimen de gobierno lo designó “Embajador en Colombia”, durante el gobierno de Néstor Kirchner y el primer período de Cristina Fernández  y después Embajador en Costa Rica, durante el segundo período de ésta. Es curioso que un Teniente General sea Embajador en un país que carece de Ejército. ¿O será la devolución de algún favor?
No se debe olvidar que esta persona fue apartada como socio del Círculo Militar por sus camaradas y por su Promoción del Colegio Militar de la Nación.

N: Los delitos de Lesa Humanidad, son exclusivos del terrorismo ejercido por el Estado?


A: No creo que sean exclusivos los cometidos por el terrorismo de Estado, también son crímenes de Lesa Humanidad el secuestro, el asesinato y todos los delitos cometidos por los guerrilleros-terroristas. Vale recordar lo que te explicara anteriormente sobre el “Estatuto de Roma”.

N: Cuáles son los principios del Derecho Constitucional violados en la aplicación de justicia por los actos de los 70?


A: Como mínimo  ocho, ellos son:
  1. Principio de igualdad ante la ley.
  2. Prescripción  de los delitos comunes imputados.
  3. Principio de la irretroactividad de la Ley Penal.
  4. Anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.
  5. Principio de la aplicación de la Ley más benigna.
  6. Principio “Nullum crimen sine Lege praevia”. (No hay crimen sin ley previa)
  7. Principio de territorialidad.
  8. Principio de doble instancia.

N: Si es que existió una injerencia directa de Cuba, cómo se concretaba la relación entre ese país, la subversión en Argentina y los otros países de Sudamérica?


A: Creo que ya lo expliqué. La Guerra Revolucionaria (GR) desarrollada en Argentina, tuvo su origen en lo dispuesto en Cuba durante las conferencias de la OLAS y profundizado luego por la Junta Coordinadora Revolucionaria Internacional (JCRI). Esa Junta, además de los “montoneros” Eduardo Duhalde, el “capitán” Armando Croatto y Roberto Cirilo Perdía, estaba integrada por el “comandante” Domingo Mena y el “oficial” Manuel Justo Gaggero (ERP), Alejo Levenson (Fuerzas Armadas Revolucionarias FAR) y Walter Terrada (Fuerzas Armadas de Liberación FAL) de Argentina, Miguel Enríquez por el MIR chileno, reemplazado a su muerte por Enrique Espinoza, quien murió combatiendo para el ERP en Tucumán, Raúl Rufo Sandic y Jorge Manera Lioveras por Tupamaros de Uruguay, el Partido Comunista de Brasil formado por 40 organizaciones conducidas por Carlos Lamarca y el ELN de Bolivia.
Se reunieron así casi 50.000 terroristas luchando en 5 países bajo la coordinación del sector denominado “Departamento América” de la inteligencia cubana, como ya lo señalé anteriormente.

N: Cómo creen que deben encararse las secuelas de la lucha contra el terrorismo?


A: Entendemos que hoy, cuando han transcurrido más de 40 años de esos hechos dolorosos, el país necesita construir un camino de concordia a partir de la verdad, rigurosa, sin dobleces y sin trampas. Solo así podrá nuestra sociedad mirar hacia el futuro, manteniendo viva la memoria, pero enterrando los odios y sin que ningún sector pretenda extraer ventajas políticas ocasionales de lo que fue causa de tanto dolor y de tanto derramamiento de sangre.
Es imprescindible que se abandonen las visiones esquemáticas y unilaterales y las interpretaciones tendenciosas y reduccionistas de los hechos de violencia de los años 70 para avanzar hacia una “DEFINITIVA CONCORDIA NACIONAL”.

N: Por qué los crímenes cometidos por los terroristas deben considerarse de Lesa Humanidad?

Asesinados por bombas terroristas

A: Los crímenes cometidos por los terroristas SON de Lesa Humanidad, con carácter internacional, de acuerdo con lo tipificado en la Resolución 51/210/96 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) “actos criminales con fines políticos concebidos para provocar un estado de terror en la población en general, en un grupo de personas o en personas determinadas” y en el Estatuto de la Corte Penal Internacional “…cuando se cometen como parte de un ataque generalizado y sistemático contra una población civil  y  con conocimiento de dicho ataque”. Al respecto, cabe recordar que uno de los fiscales en el juicio a las Juntas Militares en 1985, que posteriormente integró la Corte Internacional de La Haya, el Dr. Moreno Ocampo, declaró que los ataques desarrollados por el ERP y Montoneros “SON DELITOS DE LESA HUMANIDAD Y DEBIAN SER JUZGADOS”

N: Bueno “Tata”, ya te quité mucho tiempo. Les comentaré esta larga charla a  mis ex compañeros del Colegio Guadalupe y a los de la UCA, ellos están muy interesados en el tema. Posiblemente ellos me harán otras preguntas las que si yo no se las puedo contestar, te las traeré para que tengamos otra charla como ésta.


A: Bueno “Jito”, hasta mañana. Dale un beso a Vicky y a Benito. También comentales de esta charla a tus hermanas y primas Delfina, Agustina, Martina, Lucía, Santiago y Josefina.
Por otra parte, le pediré a mi nieta Melania que haga lo mismo con sus hermanos y primos Sebastián, María Sol, Jazmín, Alfonsina, Lourdes, Josue, los mellizos Chleo y Ariana y Kalena.
A tus compañeros Juan Manuel, Maxi, Tomás, Franco, Pato, Nacho, Pablo y Facu dales un abrazo de mi parte.
El abuelo se despide de su nieto recordándole una de sus frases preferidas.

“SOLDADO, NUNCA PIDAS PERDON NI TE ARREPIENTAS POR DEFENDER A LA PATRIA”

P.D. Este diálogo podría haber sucedido o podría suceder entre cualquiera de aquellos abuelos que vivieron la situación del terrorismo subversivo en nuestro país y sus nietos.

DONDE NO HAY JUSTICIA ES PELIGROSO TENER RAZON, YA QUE LOS IMBECILES SON MAYORIA (Quevedo)

Autor desconocido

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.