domingo, 11 de octubre de 2015

NUEVO COMISARIO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO DE LOS PROFESORES


08/09/15                                         Por Mauricio Ortín

El titular de la Secretaría de Derechos Humanos de La Rioja, Delfor Brizuela, anunció su  respaldo  a la denuncia que le presentaron padres de una alumna que asiste al colegio Provincial “Joaquín Víctor González”. Indicó que, según los denunciantes, la profesora Fernanda Megías utiliza  en sus horas cátedra  “expresiones distorsionadas sobre la última dictadura cívico-militar”, haciendo una clara “defensa del genocidio más atroz de nuestra historia” y refiriéndose a las víctimas como “subversivos, guerrilleros y asesinos”. Así también, repudió la intención de Megías de realizar una  cartelera con los alumnos sobre una “supuesta” conmemoración del ‘Día Nacional de los Muertos por la Subversión’ cuando ese día no existe en el calendario escolar.

Delfor Brizuela

Otra noticia, dice: El Ministerio de Educación de La Rioja inició un sumario a la directora del Colegio Joaquín V. González -ex Colegio Nacional de La Rioja- y profesora de historia, Alicia Romero, y la  profesora de Formación Ciudadana Fernanda Mejías, a partir de una denuncia presentada como un recurso de queja ante el Ministerio y la Secretaría  de Derechos Humanos.

Pues bien, en relación a lo anterior me surgen las siguientes inquietudes:
  1. Si entre las funciones de la Secretaría de DD.HH. provincial se encuentra  la de controlar el pensamiento de los profesores. 
  2. Si es así, entonces, ¿Dónde está estipulado lo que le sea permitido  o no decir a un profesor en clase?
  3. ¿Por qué, según el titular de la Secretaría de DD.HH. de La Rioja,  que un docente mencione como  “guerrillero” a un guerrillero constituye “apología del delito”? ¿Existe una ley que condene  tal cosa o es la Secretaría de DD.HH. la que decide al respecto?
  4. ¿Los profesores  argentinos estamos obligados a sostener ante nuestros alumnos la falsedad de que, en los ’70, aquí se produjo el “genocidio más atroz de nuestra historia” y  que los subversivos eran víctimas inocentes asesinadas por pensar distinto? ¿Tenemos, por ejemplo, que negar o mentir acerca de los copamientos de cuarteles, los secuestros extorsivos, los asesinatos de sindicalistas, políticos, militares, policías, niños y empresarios, llevados a cabo por las bandas a las que Juan Perón (máximo líder del partido que gobierna hoy La Rioja y la Argentina) llamó a exterminar?
  5. Los asesinados por la subversión, ¿no merecen tener un día en que se los recuerde? A la niña  María Cristina Viola (de tres años cuando fue asesinada), a Paula Lambruschini (quince años), a los diez soldados formoseños veinteañeros acribillados  y tantos policías, políticos y empresarios asesinados por los guerrilleros, ¿se les debe negar el derecho humano de ser recordados?



No soy especialista en Derecho, ni mucho menos, pero la conducta del secretario de DD.HH. de La Rioja tiene toda la apariencia de constituirse en una actitud de censura y de  persecución política, desde y con el aparato del Estado, contra una ciudadana cuyo presunto delito ha sido  “pensar diferente” de lo que el señor secretario  considera correcto. Reviste  más gravedad aún la circunstancia de que sea, justamente, la Secretaría encargada de velar porque se respeten los DD.HH. la que haga suya la denuncia contra la profesora Fernanda Mejías. Párrafo aparte merece la medida del Ministerio de Educación riojano de iniciarle sumarios administrativos a las profesoras Alicia Romero y Fernanda Megías. La persecución, desde el Estado, contra un colectivo de personas por su forma de pensar se considera crimen de lesa humanidad y no prescribe.


En el país hay profesores  de filiación marxista, populista, liberal, peronista, radical, desarrollista y de otras diversas ideologías y doctrinas.. Están los que defienden el gobierno de Juan Manuel de Rosas y los que lo desacreditan. Los hay, también, quienes  reivindican la actuación del ERP, Montoneros y otras bandas que se levantaron en armas contra el gobierno constitucional de Perón. La gran mayoría de los profesores  mencionados no está dispuesta (creo) a aceptar  directivas sobre  lo que es políticamente correcto pensar proveniente de un Comisario del Pensamiento Político, venga éste de donde viniere  y así se presente con el pomposo título de Secretario de DD.HH. de La Rioja.