jueves, 8 de octubre de 2015

¿SUICIDIO ASISTIDO U HOMICIDIO CONSENTIDO?

Asistimos sorprendidos a la última suposición de la Fiscal Fein respecto de la causa de muerte del Dr. Alberto Nisman. A punto de cumplirse nueve meses del hecho, la zigzagueante conducta, así como las disparatadas interpretaciones de la representante de la Vindicta Pública desorientan al más pintado.


No hace falta enumerar cada una de ellas por harto conocidas, pero su última "sospecha" de que simplemente se trató de un "suicidio asistido" merece al menos algunos comentarios al respecto.
           
Ha sido demostrado en forma concluyente que el arma utilizada contenía en parte de su empuñadura y adyacencias, restos de pólvora correspondientes al disparo que dio muerte al fiscal. También contundentes son las pruebas de la inexistencia de dicha sustancia en sus manos. Por lo cual quedó demostrado sin lugar a dudas que la víctima no disparó su arma, que no se trató de un suicidio. Si fue un homicidio doloso, culposo o preterintencional, o simplemente un accidente, es lo que debería resolver la Fiscal.


Pero fiel a su estilo la Dra. Fein insiste con los disparates. Ahora asegura que se trató de un SUICIDIO ASISTIDO.

Este particular punto de vista nos lleva a imaginar que habiendo ingresado un extraño al departamento, burlando alegremente la guardia permanente montada en la puerta del edificio, el fiscal aprovechó la presencia del intruso para pedirle que le pegue un tiro, ofreciéndole el arma a tales efectos y cuidándose de hacerlo con guantes para no dejar rastro alguno. Cumplido el pedido, el intruso abandonó la residencia y pudo salir sin ser visto por la guardia ni captado por las cámaras de seguridad.
No merecen mayores consideraciones estas elucubraciones de la Fiscal Fein. Si luego de nueve meses de investigación, todo lo que nos puede decir es que se trató de un Suicidio Asistido, entonces demos vuelta la página y abandonemos toda esperanza de llegar a resolver este asesinato.

En una de sus últimas declaraciones la fiscal pidió que "la querella" aporte "pruebas directas" que sostengan la hipótesis de que Nisman fue asesinado. Bonita manera de dar un paso al costado y cargar a la esposa con la obligación de investigar, eludiendo  alegremente su propia responsabilidad.

Pero volviendo al “suicidio asistido” debe quedar en claro que al no estar tipificado en nuestra legislación, las manifestaciones de la fiscal resultan abstractas, en nada afectan la investigación.

El suicidio asistido se diferencia de la eutanasia en que es el mismo sujeto quien se da muerte, asistido técnica o científicamente por un tercero quien le asesora sobre métodos a tal fin. Pero no es contemplada tal posibilidad ni en la ley 26529 del año 2009 ni en la 26742 de Mayo último. Sólo se refieren una y otra a la “muerte digna”.

Y de las pruebas colectadas surge con absoluta claridad que el fiscal Nisman fue asesinado, porque aunque Dra. Fein considere que el intruso que ingresó al domicilio recibió autorización plena para descerrajarle un balazo, aun admitiendo esa fantasiosa e improbable posibilidad… HABRÍA SIDO UN ASESINATO.


Dra. Fein, es hora de que se dedique a cumplir con el fundamento de su cargo. Usted es la representante de la sociedad, usted es la encargada de la investigación criminal y del ejercicio de la acción penal pública.


Y usted hace nueve meses que está perdiendo tiempo, permitiendo que la comisión de un magnicidio termine sin resolverse a causa de la absoluta ineficacia del Ministerio Público.

Juan Manuel Otero