sábado, 14 de noviembre de 2015

ESTÁN CONDENANDO A MUERTE ENCUBIERTA AL SEÑOR ALMIRANTE VAÑEK

Ayer comentábamos los dichos de SS Francisco sobre: que debe “existir justicia, no venganza” y que “hay que sanar la herida, sin dejar de mirar las cicatrices”. Pero el poder de turno, junto a jueces cómplices y prevaricadores, continúa su política de “condenar a muerte” en forma encubierta a los ancianos soldados de la Patria.

Por ejemplo el señor Alte. (R) Antonio Vañek, de 92 años de edad, de la promoción N° 73 de la Escuela Naval Militar, hace unos pocos día fue sentenciado a 25 años de prisión -que se suma a otras sentencias- por el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que preside el polémico y denunciado juez  Carlos Rozanski. El señor Alte. Vañek gozaba del derecho a la prisión domiciliaria, otorgado debido a su avanzada edad y enfermedades que padece.

También ayer en horas próximas al anochecer las FF.SS. cumpliendo órdenes del tribunal -o vaya a saber uno, impartidas por quién-, lo fueron a buscar a su casa para trasladarlo a prisión. Dado lo ya mencionado -edad y enfermedades- el señor Almirante Vañek sufrió una descompensación y tuvo un síncope, razón por la cual fue trasladado al Hospital Pirovano.

Aproximadamente a las 5 de la mañana fue trasladado en ambulancia al HNPM, nosocomio que brinda todos los servicios de sanidad y seguridad que necesita el señor Almirante Vañek.

Si en vez de sanar la herida, la estorbamos, la exacerbamos y tratamos que se amplíe la grieta abierta por el gobierno que termina… en la República Argentina, por no cumplirse la Ley y los Acuerdo Internacionales firmados por el país, seremos cómplices del poder de turno al no alzar nuestra voz. En el vídeo que les dejamos podrán apreciar que tanto el señor Almirante Vañek y otros Oficiales Almirantes no están en capacidad de ser juzgados, así lo dispone la ley, sin embargo ya llegamos a la triste cifra de 328 ancianos fallecidos en prisión:


Señores es hora de abandonar la venganza y sus odios, es necesario curar las heridas abierta durante el conflicto interno de baja intensidad que padecimos hace más de 40 años… sin ello no lograremos la unión y concordia que necesita el país para transitar un mejor camino y poder dejar un país digno de ser heredado a las generaciones futuras.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre