miércoles, 23 de diciembre de 2015

VENGANZA Y CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

por  Mauricio Ortín

En la nota del 18/12/15 publicada en El Tribuno el historiador, Luis Alberto Romero, señala con preocupación que en los juicios por crímenes de lesa humanidad se estarían violando los derechos humanos de los acusados. El editorial del diario La Nación que denunciaba esta misma situación fue repudiado por casi todo aquel que, representándose a sí mismo o a un colectivo, tuvo a su alcance un micrófono y un espacio público. Así es que, en una suerte de canto coral, personajes de todo el arco político, periodístico e intelectual, que van desde Cristina Kirchner a Jorge Lanata y Eugenio Zaffaroni (el juez que negaba habeas corpus a los desaparecidos en el gobierno militar) a monseñor Carlos H. Malfa (secretario general de Conferencia la Episcopal Argentina) se unieron espontáneamente para rechazar, in limine e in totum, la opinión del decano diario porteño. Quiero creer que la mayoría de los contestatarios sinceramente indignados por la nota, no la leyeron, y que reaccionaron intempestivamente de puros atolondrados e incontinentes verbales que son (no extiendo la indulgencia, obviamente, al ex oficial Montonero, Horacio Vertbisky; cerebro y mentor de la actual política de “DD.HH.”) Ello así porque, de entre tanto arrebato indignado de estos “custodios” de los derechos humanos, no asomó ni de casualidad el más mínimo y humano interés por el meollo de las notas-denuncias publicadas en los diarios La Nación, El Litoral de Santa Fe y El Tribuno de Salta, a saber: que en los juicios de lesa humanidad se está VIOLANDO SISTEMÁTICA Y REITERADAMENTE LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS ACUSADOS.

Cuando el tiempo termine por correr el velo y la verdad aparezca sin remedio, a no pocos, la pregunta: ¿Dónde estabas cuando violaban los DD.HH. a los acusados de lesa humanidad? , los acompañará como otra sombra.