jueves, 19 de noviembre de 2015

CARTA DE LECTORES


RESTAURAR UNA FRASE

Las fechas sirven para ordenar y ayudarnos a recordar sucesos de importancia. Pasaron sesenta años desde que el general Eduardo Lonardi planteó la frase "Ni vencedores ni vencidos", intentando pacificar al país.
Muchos de sus camaradas no lo comprendieron y prefirieron imponer el derecho de los victoriosos. Esta intolerancia de los vencedores incrementó la antinomia, ahondó "la grieta", favoreciendo el comienzo de una serie de hechos siniestros: fusilamientos, asesinatos, represión militar, golpes de Estado, desaparecidos, una guerra, nuevos quiebres del orden institucional y, por último, la vuelta a gobiernos autoritarios. El resultado fue el deterioro institucional y de la calidad de vida del pueblo argentino.

El presente encuentra a la ciudadanía nuevamente polarizada. Se respira antinomia, la grieta se tensa. El domingo próximo emergerán los vencedores en medio de una atmósfera de euforia y los vencidos, con una profunda depresión más bronca, miedo y tristeza. El 23 de noviembre amanecerán vencedores y vencidos. Pero también se abrirá una nueva oportunidad de cambio. Los vencedores deberán ser humildes y generosos ante la responsabilidad de conducir los escarpados designios de la nación y los vencidos superar el desencanto y reflexionar sobre las razones por las cuales no fueron comprendidos y elegidos.

El 23 de noviembre debemos restaurar la frase de hace 60 años: "Ni vencedores ni vencidos". Unirnos y crecer juntos para una Argentina mejor.

Dr. Martín Deheza Lonardi
DNI 11.477.819

TERROR EN PARÍS

Razones
Parafraseando a Blaise Pascal (Pensées, 277): el corazón de la buena gente de Francia y del mundo tiene sus razones, que el terrorismo no conoce.

Felipe Gustavo Sandler
DNI 7.605.180

MANDATO

El presidente Hollande, con el apoyo explícito o tácito de la sociedad occidental, ha ordenado el aniquilamiento de los terroristas que se atribuyeron los atentados ocurridos en Paris. Los soldados que cumplan ese mandato, dentro de treinta años, ¿serán perseguidos por delitos de lesa humanidad? ¿Francia indemnizará a los terroristas o a sus deudos?

Alberto Solanet


DIFERENCIA
Quiero dejar bien claro que lamento enormemente los atentados en Francia efectuados por grupos terroristas, pero me gustaría saber cuál es la diferencia entre los "tirabombas" de EI y los de la Argentina, cuando estos últimos "plantaron" una bomba en el edificio de la policía y causaron la muerte y mutilación de más de un centenar de víctimas de fuerzas de seguridad y civiles. La bomba que "plantaron" en el edificio de la familia Lambruschini, que mató a la hija del matrimonio, de 15 años. Sólo por nombrar algunos de los atentados similares. La diferencia es que allí son fanáticos, asesinos de EI, y aquí se los llamó "jóvenes idealistas".

Lucrecia Astiz
DNI 10.768.628


martes, 17 de noviembre de 2015

MAURICIO MACRI ANIQUILÓ A BRANCATELLI EN INTRATABLES : "ESTE GOBIERNO ES EL PEOR DE TODOS"

SCIOLI PARA LA DERROTA


Cristina "dixit": ¡Qué pierda solo!

FRANCIA, SCIOLI Y LOS DERECHOS HUMANOS


HOMENAJE AL CORONEL (PM) JORGE ROBERTO IBARZABAL


El día 19 de noviembre de 2015 sus compañeros de la Promoción 80 realizaremos a las 11:00 hs, una misa en la Capilla del Regimiento 1 “Patricios” (Avda. Bullrich 481. CABA), en homenaje y  recordación del 41 aniversario de su asesinato, posterior a su secuestro de 10 meses, a manos de la organización armada Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Simultáneamente recordaremos a todos los compañeros fallecidos pertenecientes a las Promociones 80 “Del Libertador” del Colegio Militar de la Nación, la 77 de la Escuela Naval Militar y la 16 de la Escuela de Aviación Militar.

INVITACIÓN


Invitamos a los socios y amigos al encuentro organizado por la CORPORACIÓN DE ABOGADOS CATÓLICOS en el que se tratará el tema:

"La Necesidad de la Reconciliación en la Argentina de hoy". Panel que integrarán el Padre Hugo Ustinov y  el Dr.Alfonso Santiago.

El acto se llevará a cabo en la sede ubicada en la Avda. Santa Fe 1206 (Esq. Libertad) 1° piso, el miércoles 18 a las 19 hs.

Alberto Solanet - Presidente

lunes, 16 de noviembre de 2015

SCIOLI: UN MAR DE PALABRAS EN UN OASIS DE IDEAS

Por Gabriela Pousa

“Estás desorientado y no sabés que trole hay que tomar para seguir, y en éste desencuentro con la fe querés cruzar el mar y no podés. La araña que salvaste te picó, qué vas a hacer… Y el hombre que ayudaste te hizo mal, dale nomás… Y todo el carnaval gritando pisoteó la mano fraternal que Dios te dio (…)”  Cátulo Castillo (Desencuentro)

Qué desencuentro le ha jugado el destino a Daniel Scioli. Llegó al debate presidencial ansioso de repuntar una intención de voto que no lo beneficia, y salió desencontrado del electorado y de sí mismo. Lo que sería su “salvación”, a juzgar por su propio equipo, se transformó en un salvavidas de plomo. Un mar de palabras en un oasis de ideas, y la imposibilidad de prometer aquello que demostró no saber, no poder o no querer hacer. Difícil convencer de que harás lo que no has hecho cuando se han pasaron doce años en el poder.

Desde el momento del primer planteo de Mauricio Macri, Scioli quedó noqueado, pretender no tener nada que ver con el gobierno saliente además de imposible, es un  descaro. “Daniel, sos la continuidad. Vos elegiste estar con Zannini, con Aníbal Fernández, con Milagros Sala, con Máximo… Nosotros somos el cambio”, fue lapidario el representante de Cambiemos con solo apelar a una verdad que cualquier ciudadano puede comprobar.  A los analistas, el debate nos dejó sin la posibilidad de un desafío intelectual: básico, llano, previsible y con un “ganador” claro.

El candidato oficialista intentó ser opositor sin decir a qué ni a quién, en consecuencia quedó opuesto a la coherencia y el sentido común de la gente. Doble falta al no respetar los tiempos, atolondrado como repitiendo un libreto. Un émulo del personaje creado por Jery Kosinski en su obra “Desde el Jardín“.

La conducta del candidato oficialista permite argumentar también, la tesis de que el debate sólo serviría y sirvió para que se refuerce el voto de quienes ya estaban decididos. El 86% adujo que la presentación no haría cambiar su votación. En ese sentido, puede inferirse que el intercambio entre ambos no ha sido una herramienta en exceso útil para la elección. Si bien es un acto que suma a la democracia – es políticamente correcto para definirlo de alguna manera-, después de una campaña en exceso larga donde cada uno mostró a las claras quién es, qué pretende y hacia a dónde va, el debate se tornó insustancial.

Se escuchó aquello que, en lo cotidiano, se escucha en spots, entrevistas, o se lee en revistas y diarios. Nada se ha sumado: lo que estaba bajo el sol sigue estando y lo que no, no. La “sorpresa” con la que especulaban los seguidores de FPV faltó. Todo demasiado pautado, muchas reglas en un país donde paradójicamente, hay ausencia de estas.

Si acaso Scioli quizo demostrar que es “más Scioli que nunca”, se equivocó. Tarde para despegarse del kirchnerismo que lo acunó primero, y lo vapuleó luego. Tarde para el perdón. Scioli la erró porque el espectador embebido de política ya sabía de antemano quien es quien. Y aquellos cuyo desinterés los hace estar ajenos o perdidos en el tema, quedaron sin poder responder la pregunta que justamente, el debate debería responder: ¿Cuál es mi candidato? 

Indecisos, que no son tantos como pretenden hacer creer las encuestadoras para cubrirse después, deberán acudir tan solo a su conciencia… Un detalle o no tanto, ha sido el nivel de audiencia alcanzado: para los argentinos el show es siempre bienvenido, aunque el fenómeno se explica también si se tiene el cuenta el nivel de participación ciudadana en los últimos comicios. Ahí ya hubo cambio.

Asimismo, es justo resaltar que los candidatos cuando lideran las encuestas se niegan a participar en debates, lo hizo Scioli el 4 de octubre pasado cuando se debatió por la primera vuelta y se suponía que lideraba el electorado. Tras esa ausencia su imagen negativa pasó del 22 al 49%. El hombre de teflón se volvió vulnerable. Sin embargo, y considerando la ventaja que tiene Mauricio Macri (entre 6 y 10 puntos) en todos los sondeos de opinión, dio la cara, no dudó.

Lo cierto es que lo que llamaban un “encuentro crucial” no fue tal. Dejó por un lado, una definición conocida: el titular de Cambiemos, sin máscara ni prolegómenos, sin una oratoria complicada proponiendo el cambio, quizás no de políticas sino de algo aún más  necesario, el cambio de sistema, de modus operandi, de la concepción de poder y mando.

Por otro, un gobernador abatido, desesperado por disimular el extravío, zigzagueante, aturdido entre ser y parecer sin afianzar en definitiva, ninguna de estas opciones. Scioli puede ser tan kirchnerista como menemista o tan peronista como ambos “ismos” lo son, lo han sido.

En síntesis, una hora que sirvió para confirmar quién es “más de lo mismo” y quién es distinto. Es verdad que simultáneamente, dejó al descubierto de qué lado está el capital necesario para encarar una transformación de base del Estado, y quién pretende llegar para satisfacer una ambición personal encarada bajo la premisa de que el fin justifica los medios, aunque los medios precisamente, se ocuparon de demostrar la naturaleza de los fines y también del candidato.

Para el bonaerense fue como acudir a un laboratorio para hacerse una radiografía, y que ésta ofreciera luego con claridad supina, la imagen de un nudo gordiano entre sus deseos, las presiones y las consecuentes imposibilidades de cambio. El gobernador de Buenos Aires llegó desnudo y se fue desnudo, no encontró un traje a su medida ni mucho menos a la medida de un electorado que -si de independientes se trata-, está expectante de algo concreto, definitorio y claro.

La agresión de la que se valió en todo momento es paradójicamente, uno de los elementos que mayor rechazo causa en la sociedad, y que terminó de sepultarlo en su provincia donde, días atrás, se plasmó la disyuntiva: Aníbal Fernández – María Eugenia Vidal. Scioli se olvidó o pretendió olvidar que la gente optó por la tranquilidad y la dignidad más allá de la garantía de gestión que pudiera realizar.

Al gobernador le faltaron “s”, a Macri le sobraron otras tantas pero habló sin titubeo, seguro de sí, quizás tibio en algún momento. Diferencias insondables a la hora del análisis.

A la interpelación directa, el candidato del gobierno respondía en tercera persona como si desconociera a su contrincante. Solo al final, cansado ya, usó el tuteo para volver luego a hablarle a la nada, perdida la mirada. Ofuscado desde el vamos olvidó la popular sentencia “el que se enoja pierde“. Empezó y terminó con el pie izquierdo. Uno le hablo al “compañero trabajador” del peronismo, el otro a la totalidad del pueblo argentino…

Scioli no fue Scioli. Scioli fue Cristina y ahí estuvo el mayor error, ahí estuvo su peor pesadilla. Después de años de someterse a todo tipo de bajeza con tal de vestir la banda presidencial, el ex motonauta hizo lo mismo: rebajó a su rival. Craso error, la gente demanda mesura y conciliación aún desde la desmesura y el enfrentamiento. De ese modo, el debate favoreció a consolidar aquello que la sociedad expresó con el voto en la última elección: el deseo de cambio y la certeza que este pasa por otro lado.

El riesgo que Scioli intentó posar en su adversario se vio dentro de su propio yo. El encuentro si se quiere, puso también en evidencia que aquello a lo que debe temerse es a repetir el oprobio de la perversión. Y perverso es querer disfrazar al otro de lo que no es. Perverso es no tener razón y querer tenerla a costa de la necedad y la mentira, del descrédito y la actuación.

Se vio un hombre desbordado y lo que es peor, se lo vio encadenado a un andamiaje del pasado, vencido y ciego de sí mismo. Daniel Scioli no pudo ser, apenas pareció la encarnación de la Presidente a quien en vano trató de dejar de lado. Una versión masculina de la soberbia y la ambición de Cristina. No se explica, máxime cuando la gente ya se había expedido a favor de un cambio radical en el trato, amén de en la política.

El que sería un momento histórico y crucial en la vida institucional de la Argentina quedó reducido a un duelo donde solo uno venia armado. ¿El otro? El otro, sin cisne negro en el escenario, será el futuro jefe de Estado.

A lo lejos, a la sombra del hombre de “fe, de esperanza y de trabajo” se la vio irse tarareando bajito la última del estrofa del viejo tango: “Por eso en tu mortal fracaso de vivir, ni el tiro del final te va a salir”

Gabriela Pousa        

video
Ver un corto video


NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

ENTRE EL MIEDO Y LA ESPERANZA


Se apagaron las luces del debate presidencial, se jugaron ya todos los mensajes de campaña, se agotaron los argumentos y se lanzaron las apelaciones. Poco sabemos de lo que va a hacer Mauricio Macri si accede a la presidencia y nada de lo que haría Daniel Scioli en similar instancia. Algo, sin embargo, nos ha quedado muy claro. Scioli apela al miedo como argumento para pedir el voto y Macri a la esperanza, y la esperanza es justamente el más fuerte de los estímulos que nos impulsan en la vida. Por eso solo, Macri tiene las mayores chances de ser el próximo presidente de la Argentina sin necesidad de recurrir a ninguna de las muchas y dudosas encuestas de intención de voto a las que la experiencia próxima ha arrebatado toda credibilidad.


Pero hay más, mucho más que esta cuestión de nivel estratégico de campaña para presumir que un gran cambio se avecina. Arriba del nombre y la figura de Daniel Scioli, en la boleta electoral, se lee la denominación del Frente para la Victoria, la estructura jurídico política armada por el “kirchnerismo” para llegar al poder y debajo de Scioli está el nombre de Carlos Zannini, el representante más comprometido y fanatizado de ese frente que condujeron Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Encerrado en ese emparedado ideológico, sometido por las circunstancias que su propia debilidad generó, Scioli no puede escapar a la contradicción de pretender al mismo tiempo desligarse de los desastres del “kirchnerismo” y garantizar su continuidad.


Hay un porcentaje superior al sesenta por ciento de la sociedad que ha manifestado su hartazgo de las políticas actuales y del estilo del gobierno. Hartos de la inflación y la inseguridad, del asalto a las instituciones, de los ataques a la libertad de prensa, de las persecuciones ideológicas y de la prepotencia y la soberbia infinita que la señora presidente ha exhibido como rasgo dominante de su forma de concebir el ejercicio del poder político. Scioli lo sabe y querría desprenderse de ese legado pero no hay manera de disimular que es el candidato del Frente para la Victoria, que fue elegido autoritariamente por la presidente, que ha ocupado los cargos de vice presidente y gobernador y que ha sido un funcionario comprometido durante los 12 años de “kirchnerismo”.


Resulta patético observar sus piruetas y regateos para eludir las respuestas vedadas a las preguntas obvias, que aluden a su pretensión de brindar solución a los problemas cuya existencia siempre ha negado, porque los generó su propia fuerza, después de haber hecho nada al respecto durante los años en que fue un alto funcionario público del actual gobierno. La lápida sobre su gestión la asentó el hecho de que su fuerza perdió la provincia que él mismo gobernó durante ocho años demostrando (más allá de los pésimos antecedentes del candidato que postularon a gobernador) que ni siquiera quienes viven en la provincia de Buenos Aires están satisfechos con lo actuado por Scioli y el Frente para la Victoria.


Si gana Macri el 22 de noviembre sobrevendrá hasta la asunción presidencial de diciembre un período de escenarios abiertos. Hay un “escenario insensato”, poco probable, que respondería a las amenazas que se formularon para infundir temor, consistentes en la presencia en las calles de grupos de seguidores del modelo K generando disturbios para que la entrega de gobierno se hiciera en un ambiente de perturbación social. La entrega se haría con los patios de la Casa Rosada copados por militantes del Frente para la Victoria de manera desafiante e intimidatoria.


Un segundo escenario es el “negador” en que la presidente y los ministros se encerrarían en el silencio y el duelo, dedicados a preparar sus mudanzas, ordenar sus expedientes y triturar documentos hasta culminar con la entrega presidencial a cargo del vicepresidente Amado Boudou u otra figura secundaria


En el tercer escenario, llamémoslo “sensato”, la señora presidente luego de reconocer el triunfo de la oposición llamaría al presidente entrante y pondría a su disposición a sus ministros para realizar una entrega organizada y ordenada. Conociendo el carácter y estilo de quienes detentan el poder en la Argentina, esta entrega no estaría exenta de “chicanas” y requeriría de una negociación previa para qué a cambio de la deferencia de la normalidad, quienes asuman se comprometan a no desnudar de inmediato el panorama desastroso que encontrarán y a no lanzar acusaciones directas, por un tiempo, al menos sobre la figura presidencial. Todas estos escenarios o una mezcla de ellos no interrumpirán la llegada ineludible de un cambio profundo de forma y fondo en la vida nacional porque la fuerza imparable de la sociedad expresada en las urnas como esperanza de cambio así lo exige.


Así como el período entre el triunfo y la asunción del nuevo gobierno está rodeado de incertidumbre, lo que sucederá después presenta aspectos muy claros e ineludibles. La Argentina queda en un estado deplorable con las reservas seriamente comprometidas, el déficit fiscal llevado a valores insostenibles y la necesidad de implementar medidas drásticas y urgentes. Adicionalmente, y con la banda presidencial recién colgada, el flamante presidente tendrá que enfrentar las ya “clásicas” presiones de grupos marginales sobre los supermercados y comercios de alimentos ante la llegada de las fiestas de fin de año. Por muy cansadas que lleguen las nuevas autoridades después de la campaña tendrán que resignar sus vacaciones y ponerse a trabajar sin descanso, aprovechando los meses de receso del Congreso para enfrentar por decreto las medidas más duras y necesarias. El análisis político y social pronostica un verano muy caliente.


La otra alternativa, o sea el triunfo de Scioli, es ciertamente más desoladora. Sería el triunfo del miedo y del miedo solo puede surgir tragedia y mezquindad. Si pretende mantener sus promesas de campaña con la triada, cepo, planes y subsidios, el colapso de la economía será ineludible. Si intenta cambiar luego de buscar el consabido culpable interno o externo, será tratado por los suyos con la dureza y la crueldad que se aplica a los traidores con sus consecuencias de tensión y violencia. Por el bien de la república deseamos que Daniel Scioli no acceda a la presidencia.


Por nuestra parte, desde un espacio político que siempre comprendió y expuso las falencias morales y materiales del “kirchnerismo” y el daño que le han hecho a la república, celebraremos el fin del ciclo nefasto y la posibilidad de que la Argentina tenga una nueva oportunidad. Confederados con los partidos y grupos sociales que comparten nuestra visión, seguiremos el accionar del nuevo gobierno con la finalidad de ayudar allí donde nos necesiten y criticar allí donde se aparten de la voluntad del soberano y los intereses nacionales.

El 22 de noviembre estaremos frente a las urnas, votando y fiscalizando para que se cumpla acabadamente con la jornada electoral. Si de ella surge como esperamos la derrota del Frente para la Victoria, habremos alcanzado como sociedad el mérito de poner fin a un gobierno populista, de raíces montoneras y que quiso ir por todo, tan solo con la fuerza de los recursos de la Constitución. Será el mayor triunfo que la democracia puede obtener. Esa es la esperanza.

Esforcémonos y que Dios nos ayude para que así sea.

Buenos Aires 16 de noviembre de 2015
      

Juan Carlos Neves
Primer Secretario General

Nueva Unión Ciudadana

UN BRIGADIER CUESTIONÓ Y LOGRÓ FRENAR UNA COMPRA DE AVIONES

Escándalo en Defensa.

El Gobierno iba a adquirir esta semana 14 aviones israelíes. Pero el número 3 del arma se quejó y se fue a su casa.

Por Daniel Santoro


El comandante de operaciones aérea de la Fuerza Aérea y número tres del arma, brigadier mayor Mario Roca, se negó a firmar la compra de apuro de 14 aviones de combate Kfir a la empresa estatal Israel Aerospace Industries (IAI) por 360 millones de dólares y, en un acto de resistencia pacífica, se fue a la casa.


Roca explicó su negativa ante el jefe de la fuerza, brigadier general Mario Callejo -quien apoya la compra- luego dejó su despacho del edificio Cóndor y no volvió más, revelaron a Clarín fuentes militares. Por ejemplo, dijo que la compra “no incluía el sistema de armamentos” y “solo 6 de los aviones iban a tener radares”. La oferta es por 14 aviones supersónicos Kfir reciclados. Esto incluye 12 aviones monoplaza y 2 biplaza para entrenamiento. El cuestionamiento fue “hace más de un mes” pero recién se conoció ayer.


Sin embargo, el Gobierno solo lo pasó a “disponibilidad” (es decir, no lo retiró) por esa negativa, basada en estrictos cuestionamientos técnicos, que frenó el negocio.


El martes, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, dio otra versión de las razones del congelamiento de la compra. Explicó en radio Continental que “venimos trabajando con el reemplazo de los Mirage desde el inicio de mi gestión. Analizamos distintas ofertas desde los F16 norteamericanos hasta aviones chinos, pasando por los F1 españoles y también esta oferta de los israelíes que nos parece técnicamente la más cercana desde todo el punto de vista técnico y económico. Son 360 millones de dólares por una flota de 14 aviones, con 5 años de mantenimiento, con un compromiso de promover la venta de nuestros Pampa en distintos lugares del mundo”. Pero “no vamos a firmar el contrato. Dejaremos todo preparado para que sea el próximo presidente el que tome la decisión”.

Clarín consultó ayer a voceros de Defensa que confirmaron el congelamiento y afirmaron que “desconocemos cuestionamientos internos en la Fuerza Aérea al proyecto. La Fuerza Aérea acompañó el análisis y apoyó por cuestiones técnicas y de precios la compra de la Kfir”.


El diario oficialista Ambito Financiero dio otra versión. Afirmó que el freno fue la negativa de Israel a incluir en el contrato un compromiso para comercializar 30 aviones Pampa III. El vicepresidente de la Comisión de Defensa, el radical Julio Martínez, había denunciado que la fábrica de aviones de Córdoba, administrada por La Cámpora, aún no entregó los Pampa que prometió para marzo a la Fuerza Aérea y que el Pampa III “es una mentira tecnológica de Cristina”. Esto explica la resistencia de Israel.


Una decisión estratégica de este nivel debe ser resuelta por el próximo gobierno, aunque los K hayan dejado al país sin aviones de combate supersónicos y con un solo avión de transporte C-130 en condiciones de volar. 

Ambito Financiero había informado que el contrato con IAI se iba a firmar antes del balotaje del 22 de este mes e incluso que había llegado una delegación israelí con tal fin a Buenos Aires. También que estaban redactados los contratos y que el 11 de septiembre la presidente Cristina Kirchner, a través del decreto 1775, había aprobado una partida adicional de 21.826 millones de pesos. Se iba a hacer un desembolso inicial de 60 millones de dólares tras la firma del contrato y luego se pagaba en cuotas. Es un gasto para un partida plurianual, no para el presupuesto solo del 2016.

Sin embargo, el martes pasado se frenó sorpresivamente el proyecto Kfir antes de la firma. En medios militares circula un documento extraoficial, al que accedió este diario, con una serie de cuestionamientos técnicos de un sector de la Fuerza Aérea al proyecto de contrato. Por ejemplo, el motor de los Kfir es un turborreactor General Electric J79 y -dice- se necesitará la aprobación de EE.UU. para la venta. Además, la “inspección de 800/1600 horas solo se puede realizar en Israel lo que pone en duda la transferencia tecnológica”.

“El programa es de 78 meses pero los primeros 6 aviones serán entregados al finalizar los primeros 18 meses sin nada de armamento”, agrega el “non paper”. Por último, pregunta “quiénes apoyan este negociado de último momento y quiénes lo hacen con su silencio cómplice”.



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

EL DILEMA DEL POPULISMO


Decía Aristóteles que la demagogia constituye el vicio que degenera a la democracia, al utilizar la mentira como sistema para conquistar al pueblo.

El populismo, a su vez, se nutre de la demagogia y es su moderna y más peligrosa herramienta. Consiste en tener grandes sectores de la población en la marginalidad o la pobreza.

Y en comprar sus voluntades, mediante dádivas o prebendas. Tales son los planes sociales, que exigen, como condición, no contar con otros trabajos formales.

Y, si bien tales planes pueden servir como un beneficio transitorio para épocas de crisis sociales o económicas, la tendencia del populismo es transformarlo en permanente.

Como a la pobreza y a la marginalidad. Porque, en su filosofía perversa, encuentra más fácil comprar con poco a muchos, para tenerlos sometidos a la dádiva oficial, que generar condiciones genuinas de trabajo para todos.

A tal facilismo político, netamente oportunista, contribuye, en gran medida, la falta de educación, que acentúa la pobreza y la marginalidad.

Pero el dilema del populismo sobreviene, cuando tanta pobreza y marginalidad se suman a la insuficiencia gubernamental y al gasto público desmedido.

Se genera así estancamiento e inflación y todo resulta más caro, especialmente para los que menos tienen. Afloran la inseguridad, el desempleo y la corrupción.

Aparece el flagelo de la droga, estrechamente vinculado a la corrupción misma. Y aquí es donde el populismo se ve en un dilema de hierro. O se sincera con tantos a quienes engañó, y rectifica sus prácticas; o persiste en la falsedad y el engaño, pero cada vez con menos para distribuir y resultando incapaz de satisfacer las promesas realizadas.

Los recientes hechos en Tucumán exhiben, en su desnudez, la falacia del populismo en su versión electoral. Pero no es la única.

También los “Qom” en Formosa, las inundaciones bonaerenses, por falta de obras hidráulicas o la práctica feudal en muchas provincias, son otras graves muestras de lo mismo.

El dilema del populismo, sin embargo, no controvierte solamente a sus protagonistas principales: políticos venales y sectores marginales. Termina por afectar a la sociedad toda.

Y así nuestro país todo, en la crucial hora de los comicios que se avecinan, enfrenta también una decisión trascendente: elegir de una vez y ojalá que para siempre, un futuro de seriedad para la Nación y su pueblo, dentro de una auténtica democracia republicana, ámbito necesario para todo progreso espiritual o material; o bien continuar con el populismo degradante, que nos iguala con los países más atrasados e hipoteca nuestro futuro y sobre todo, el de nuestros hijos.

Es hora, pues, de una reflexión decisiva.

Ricardo R. Balestra
Abogado – Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales
Master en Economía, Universidad Ludwig II de Baviera
ex Director Nacional de Provincias
ex Director de Inversiones Extranjeras
Diputado Nacional (M.C) (1973-1976 y 1983-1985)
ex Decano de Derecho (UMSA)
ex Director de Doctorado (UMSA)
Presidente International Law Association, Rama Argentina
Presidente Partido Demócrata de la Ciudad de Buenos Aires


Septiembre, 2015

domingo, 15 de noviembre de 2015

TESTIMONIO DE LA PERIODISTA PILAR RAHOLA PARA CELTYV

Testimonio que la periodista española Pilar Rahola, enviara en apoyo de CELTYV y su presentación del Proyecto Víctimas, donde se revelaron por primera vez en 28 años de democracia, las cifras de cuántas y quiénes son las víctimas del terrorismo.

¿QUÉ HACER FRENTE A LA TRAGEDIA DE PARÍS?

por Ricardo Angoso
@ricardoangoso

Estamos ante una nueva guerra. Tenemos ante nosotros nuevas amenazas y  desafíos que también implicarán respuestas novedosas. Se trata de una guerra diferente a todas las anteriores y requerirá una contestación muy alejada de los esquemas tradicionales que utilizábamos en los conflictos clásicos. Los atentados de París, seguramente perpetrados por miembros del Estado Islámico llegados a Europa en la oleada migratoria tolerada y alentada por Angela Merkel, implicarán el desarrollo de un nuevo sistema de seguridad que provocará molestias a los ciudadanos, un deterioro de nuestro ya de por sí maltrecho Estado de Derecho, un mayor control policial y una acción más coordinada de nuestros servicios de inteligencia.


La fecha elegida, la simultaneidad en los ataques, la clarividencia de los terroristas a la hora de ejecutar los atentados y los medios empleados, en la que ha sido seguramente una acción minuciosamente preparada durante meses, son elementos que inducen a pensar que nos encontramos ante un enemigo frío, calculador, bien preparado y entrenado para realizar acciones violentas y dispuesto a morir en la lucha. Al igual que en la mística fascista aquí no cabe espacio para la negociación y el diálogo, sino que son grupos, los yihadistas, que han nacido para vencer o morir, no hay una tercera vía para estos elementos que componen las células terroristas.

DERROTAR AL ESTADO ISLÁMICO POR LA VÍA MILITAR

En primer lugar, el elemento geoestratégico, que se vio alterado en su conjunto con la destrucción del Estado en Irak, está generando convulsiones, conflictos y amenazas para otros Estados, como Egipto, Jordania, Siria, Turquía y el mismo Irak. Pero, desgraciadamente, la respuesta al Estado Islámico, que creció a merced del caos en Irak y Siria, principalmente, solo puede ser militar. Occidente debe ponerse al lado de  sus aliados en esta zona del mundo y contribuir a la derrota total del Estado Islámico. No hay ninguna posibilidad de reconducir por la vía política a este flagelo que recurre a la barbarie mediática para aterrorizar al mundo y que se está revelando, más allá de sus actuales límites territoriales, como una amenaza global, capaz de golpear y matar hasta en el centro de París.

LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL, ABSOLUTAMENTE NECESARIA

"Demasiado tarde"

Como segundo elemento para combatir esta maldición habrá que intensificar la cooperación internacional entre todos los Estados que estamos juntos en esta batalla contra el terrorismo yihadista. La crisis de Oriente Medio no se puede resolver dejando de lado a aliados como Turquía o a países que hasta hace muy poco tiempo considerábamos como aliados en la lucha, como es el caso de Rusia. ¿Cómo pretenden los occidentales resolver la crisis siria sin contar con el régimen de Damasco y su principal apoyo, Rusia? "La historia de los fracasos en la guerra puede resumirse en dos palabras: demasiado tarde. Demasiado tarde en la comprensión del letal propósito del enemigo; demasiado tarde en tener conciencia del mortal peligro; demasiado tarde en lo tocante a la preparación; demasiado tarde en la unión de todas las fuerzas posibles para resistir; demasiado tarde en ponernos al lado de nuestros amigos", decía el general MacArthur. No hay otro camino que volver a un marco de responsabilidad compartida, de estar con nuestros amigos y aliados, de conformar una gran alianza que nos permita resolver las crisis juntos y aplicando recetas realistas y prácticas, tal como se hizo con el reciente acuerdo sobre el contencioso nuclear con Irán. Sin Rusia no habrá paz nunca en Siria.

SCHENGEN DEBE SER REVISADO

Otro aspecto fundamental, y ya como tercer elemento a desarrollar, habrá que hacer una revisión objetiva, rigurosa y seria de nuestras políticas migratorias. La aparición de un pasaporte sirio en los escenarios de los atentados de París muestra a las claras que el descontrol reinante en nuestras fronteras es parte del problema. La política de Alemania, en el sentido de abrir las mismas a todos los ciudadanos sirios sin distinción, ha sido uno de los más graves errores en política migratoria de la Unión Europea (UE) en décadas. Se calcula en más de medio de millón de personas las que han entrado en Europa sin que nadie comprobara de dónde venía, quién era y qué hacía antes de venir al viejo continente.


Schengen debe ser totalmente revisado y se debe poner coto a este desorden impuesto por la irresponsable canciller Merkel. Los atentados de París han mostrado a las claras cuánta razón tenían los gobiernos de Croacia, Eslovenia, Eslovaquia y Hungría cuando pusieron el grito en el cielo al serles impuesta una política migratoria por la cual eran forzados a recibir a miles de inmigrantes sirios -seguramente la mayoría inocentes- sin que nadie les pidiese siquiera el pasaporte. Una vez que metes el Caballo de Troya del terrorismo en tu país, no hay quien lo saque y lo más seguro es que los terroristas, aprovechando la tolerancia y la estupidez de los occidentales, acaben perpetrando atentados brutales.

UN NUEVO CONCEPTO DE SEGURIDAD

Por último, como cuarto elemento a desarrollar, habrá que proyectar unos nuevos esquemas de seguridad, que implicarán, con toda certeza, un recorte en nuestras libertades y una merma en nuestro endeble Estado de Derecho. Los atentados de los años noventa en Israel, sobre todo contra objetivos civiles sin ningún valor militar, provocaron la aplicación de estrictas medidas de seguridad en todos los lugares, incluyendo bares y restaurantes, el desarrollo de una estrategia policial para hacer frente a los nuevos riesgos y el impulso a una cultura ciudadana que aunaba la colaboración de todos en la lucha contra el terrorismo y en la percepción de las potenciales amenazas en las calles israelíes.


Al igual que ocurrió el 11 de septiembre de 2001, con el atentado contra las Torres Gemelas y otros objetivos, los atentados de París van a marcar un antes y un después, ya que se ha demostrado que los terroristas tratan de atemorizar de una forma indiscriminada y que los objetivos militares son para ellos secundarios. Quieren, simple y llanamente, sembrar el terror y causar el mayor impacto mediático, tal como ha hecho hasta ahora el Estado Islámico en todas sus acciones. Tenemos que cambiar nuestra forma de encauzar esta guerra, tomar medidas extremas, reconsiderar nuestro concepto de seguridad actual y evaluar las potenciales amenazas.

Es más que seguro que en los próximos meses va a haber más atentados terroristas en Occidente, no hace falta ser un genio para predecirlo, pero la historia demuestra que si tomamos las medidas oportunas, controlamos nuestras fronteras -tal como hacen los Estados Unidos desde el 11 de septiembre-, intensificamos los controles aduaneros, desarrollamos nuevos esquemas de seguridad y generamos una cultura policial y ciudadana, junto con el desarrollo intensivo de los trabajos de los servicios de inteligencia, es más que seguro que reduciremos la capacidad de los terroristas para cometer acciones violentas y, a la larga, les acabaremos derrotando.

LOS ATENTADOS DE PARIS Y LA EXPERIENCIA ARGENTINA

Los atentados terroristas  que sufrió la sociedad de Paris es una muestra de lo que nosotros sufríamos a diario en nuestro querido país. En su momento no fuimos comprendidos y muchos estados extranjeros ayudaron a las organizaciones terroristas y condenaron al país, Francia el primero.

Tal vez ahora nos comprendan y entiendan mejor al sufrir en carne propia la violencia del terrorismo. Mi solidaridad para las víctimas de ayer en Paris y con todo el pueblo francés. Sus autoridades tendrán que reflexionar junto a sus aliados y encontrar la forma de “aniquilar” y rápido el flagelo de terrorismo, sea del signo que sea.

De nada vale cuidar el planeta, si antes no cuidamos a la sociedad y la protegemos de estos enfermos extremistas.

En nuestro país las Fuerzas que cumplieron la orden de aniquilar el accionar del terrorismo, no cometieron “genocidio”, ni “crímenes de lesa humanidad”.

En el primer caso la guerra interna de baja intensidad, que iniciaron las organizaciones terroristas, según los considerandos de la sentencia de los Jueces que juzgaron y condenaron a las Juntas Militares en la causa N° 13; no reúne los requisitos del “genocidio”. Como antecedente se presenta el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en la cual determinó que ni los serbios ni los croatas tuvieron intención de destruir al grupo contrario en el conflicto que mantuvieron entre 1991 y 1995. Fue un conflicto interno, NO FUE GENOCIDIO. Sí fue muchísimo más violento que nuestro conflicto de los ’70, involucrando más a la población y superando las 300.000 bajas de combate.

La ex U.R.S.S. pretendía infiltrase en América Latina en lo que se denominaba el “patio trasero de América” -Latinoamérica-, para lo cual se valían de la Revolución
Cubana y su dictador Fidel Castro.

Esa acción de infiltración la desarrollan a partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Tal como lo demostrara Juan Bautista "Tata" Yofre en su libro "FUE CUBA".

Dada la gran paridad de fuerzas entre la URSS y las potencias de Occidente no se podían enfrentar directamente en un conflicto armado, ello hubiera significado una escalada en el empleo de la violencia y podría haber finalizado en una Guerra Nuclear… que todos querían evitar. Por eso eligen el camino de utilizar otras regiones del mundo en “conflictos de baja intensidad”, los cuales se desarrollan en América Latina, Asia y África.

Durante la época del gobierno militar conocido como Revolución Argentina el estado combatió al terrorismo con las Fuerzas Legales y la Justicia, para ello se creó especialmente la Cámara Federal en lo Penal de la Nación.

En ese período se producen un sinnúmero de gravísimos episodios terroristas, los que no enumeramos nominalmente para no extendernos demasiado en esta nota. Ellos eran atentados con bombas, asesinatos, secuestros, robos, toma de localidades, toma de unidades militares, etc.

Estos, como muchos otros delitos de terrorismo se sucedían casi a diario y ni el Estado nacional ni los provinciales podían dar una debida respuesta a los mismos, ya que se trataba de verdaderas bandas armadas con un modus operandi particular que se desplegaba por todo el vasto territorio nacional impidiendo que el Poder Judicial Federal actuara con competencia para investigar y juzgar cada hecho delictivo.

El gobierno militar decidió poner coto a la verdadera amenaza que se cernía sobre la República, a través del proyecto de ley presentado por el entonces Ministro de Justicia Dr. Jaime Perriaux.

El citado ministro, proyectó juzgar a los miembros de estas organizaciones terroristas en el ámbito del sistema judicial, separado expresamente del militar (Código de Justicia Militar). Su proyecto, adelantado a los países europeos como España (ETA) e Italia (Brigadas Rojas), consistía en la creación de un tribunal con competencia en todo el territorio nacional para juzgar en instancia única los delitos de índole federal que tenían que ver en su mayoría con la ruptura violenta del “…sistema institucional argentino y que afectan de manera directa los más altos intereses nacionales…” cometidos por “…vastas asociaciones criminales con proyecciones en distintos ámbitos…”.

El 28 de mayo de1971 se dictó la Ley 19.053 creando la Cámara Federal en lo Penal de la Nación, modernizando el Poder Judicial y colocando dentro de su estructura un órgano jurisdiccional ágil y eficaz para el juzgamiento de los delitos terroristas, ya que los jueces federales estaban desbordados totalmente por la magnitud y multiplicidad de acciones guerrilleras y con excepción de los implicados en el secuestro y muerte del General Aramburu, no se había logrado dictar ninguna sentencia. Con el cambio introducido a través de esta ley se logró, como se dijo, una modernización y agilización del sistema judicial para poder juzgar con rapidez y eficacia, los actos que tenían por fin destruir las instituciones de la República y evitar que dichos actos delictivos queden impunes.

Con el procedimiento de instancia única instaurado, con una primera parte escrita y una segunda oral, se garantizaba la celeridad, la inmediatez, la bilateralidad, la contradicción y la publicidad, asegurándose desde el inicio la defensa del imputado.

En muchos casos las defensas de los detenidos estuvo a cargo de abogados que formaban parte de la denominada Asociación Gremial de Abogados, muchos de ellos de estrechas vinculaciones con las organizaciones terroristas. Es decir que los imputados contaban con todas las garantías procesales indispensables y necesarias propias de una persona sometida a un proceso judicial penal.

Cabe agregar también que por Ley 19.081 de Seguridad Nacional – Empleo de las Fuerzas Armadas se estableció por el artículo 7º que en caso de que, como consecuencia de las operaciones militares se produjeren detenciones, las personas y los elementos probatorios serían puestas a disposición de la Cámara Federal en lo Penal de la Nación, lo cual constituye una muestra más del verdadero objetivo del Gobierno Nacional de ese entonces a través del Ministro Perriaux, cuál era el sometimiento a la justicia ordinaria de aquellas  personas imputadas de delitos de terrorismo.

Inclusive los jueces miembros de esta cámara llegaron a dormir en comisarías y otras dependencias del estado donde se hallaban detenidos los terroristas, para garantizar su seguridad física y jurídica.

Este estado de combatir al terrorismo con la ley en la mano se mantiene hasta la noche del 25 de mayo de 1983, cuando luego de obtenida la ley de amnistía, Juan Manuel Abal Medina -hermano de Fernando, el asesino de Aramburu- trepado a los muros de la cárcel de Devoto lograba que el Servicio Penitenciario liberara a los terroristas detenidos.

En materia de legislación, Esteban Righi desde el Ministerio del Interior promovería la promulgación de las leyes Nº 20.508, 20.509 y 20.510 que establecían la amnistía, derogaban las leyes represivas y suprimían el denominado fuero antisubversivo.

Abruptamente cesaban las funciones de la Cámara Federal en lo Penal de la Nación y posteriormente sus ex miembros fueron perseguidos, acosados y finalmente el ex juez Jorge Vicente Quiroga es asesinado el 28 de abril de 1974 por dos jóvenes en motocicleta, que lo balearon a la salida de su domicilio en un atentado que luego fue reivindicado por la organización ERP 22 de agosto. El resto de los ex miembros de la citada cámara opta por el exilio y nunca más la república dispondrá de una eficaz institución jurídica para combatir al terrorismo con la ley en la mano. Después cuando en 1975 en adelante se intenta recrear a la útil cámara del fuero subversivo, no se encuentran voluntarios para integrar una nueva cámara… el terror había surtido efecto.

Fervientemente deseamos que el terrorismo internacional sea aniquilado, para lo cual conviene entender la propuesta del sociólogo y escritor español,  Ricardo Angoso en la nota siguiente a esta.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

ASESINOS TOGADOS


Sic transit gloria mundi

Tal como ha sucedido otras veces, la vertiginosa realidad se llevó el tema al cual, hasta ayer, pensaba dedicar esta columna: la conexión entre las detenciones de los familiares de Maduro, con pasaportes diplomáticos venezolanos, y las extrañas vinculaciones de la familia Kirchner con Hugo Chávez y su sucesor; deberá que esperar otra oportunidad.

En el cierto crepúsculo de la década más infame que recuerde nuestra historia moderna, encabezada por un matrimonio que hace caso omiso de los derechos humanos actuales y finge abrazar los de los viejos terroristas para lograr la impunidad para los enormes delitos de corrupción que han cometido, algunos jueces siguen recitando su canallesca e inmunda venganza, olvidando la esencial función que la sociedad les ha encomendado.

Carlos Rozanski

En este caso, me refiero a quienes integran el Tribunal Oral Federal de La Plata, presidido por el asesino Carlos Rozanski, acompañado por Pablo Vega y Pablo Jantus, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, compuesto por Néstor Parra, Mario Portela y Roberto Falcone, y el Juzgado Federal de Tucumán, a cargo de Daniel Béjas. Pero todo se andará y estos son nombres para recordar.

El jueves, los magistrados de Mar del Plata revocaron la prisión domiciliaria otorgada a varios militares y ordenaron su traslado al penal de Marcos Paz. El caso paradigmático fue el del Cnel. Carlos Saini, a quien la comisión policial encargada de cumplir esa orden lo encontró mientras celebraba, en familia, su 88° cumpleaños. Coordinadamente y entre otros, fueron también encarcelados el Cnel. Oscar Bardelli, de 74 años, y el Cap. Navío Carlos Robbio, héroe de Malvinas. El viernes por la noche, Rozanski ordenó idéntico proceder contra el Almte. Antonio Vañek, de 92 años, que la gozaba hace 17 años, y que está afectado por una innumerable serie de inconvenientes de salud, al cual ya le fue implantado un marcapasos permanente. Descompensaciones sufridas por algunos de los condenados impusieron su internación en hospitales públicos, ya que también se les ha prohibido la atención en los nosocomios de las respectivas fuerzas armadas.

No voy aquí a referirme a las parodias de juicios en los cuales estos señores fueron sometidos, ni a las violaciones a todos los principios legales, jurídicos y procesales cometidas para llevarlos a cabo. Pero sí a la notoria y aberrante discriminación que sufren, en prisión, aquellos a quienes el Estado legal y democrático encomendó la represión del terrorismo en 1975 y, sobre todo, impedir que éste lograra la independencia de Tucumán, como pretendían los guerrilleros del ERP para recibir reconocimiento internacional.

Lo más notable es que estas nuevas canalladas de los asesinos togados (ya han muerto en la cárcel 328 de estos presos por falta de atención médica adecuada) es que se produjeron en la misma semana en la que un Tribunal Federal del Chaco concedió la prisión domiciliaria, alegando problemas de salud, al mayor traficante de cocaína detenido hasta la fecha.

En cambio, a los militares y civiles presos, muchísimos de ellos sin condena firme, se les niega ese beneficio, que la ley otorga a los mayores de 70 años, siempre y cuando éste no pueda interferir en la investigación de los hechos ni encarne un riesgo de fuga; ¿qué podrían hacer ahora respecto a sucesos ocurridos hace cuarenta años o cómo podrían escaparse ancianos que ya están, prácticamente, inválidos? Tampoco se les aplica el cómputo de 2 x 1 (cada día de detención antes de la sentencia vale por dos de la pena) ni se les permite, por ejemplo, estudiar en las delegaciones universitarias que funcionan en las unidades penales.

Aún quienes se encuentran en las antípodas de mi pensamiento y creen que se trata de genocidas, deberían hacer suya la máxima que establece que no se combate a los caníbales comiéndoselos.

Pero como dice la frase del epígrafe, a la que se atribuye una antigüedad de más de mil años, la gloria del mundo es transitoria, y la espada de la verdadera Justicia caerá, más temprano que tarde, sobre estos homicidas togados y prevaricadores, que actúan con alevosía y premeditación para cometer sus crímenes de lesa humanidad, tal como describe el Pacto de Roma, del cual nuestro país es suscriptor desde 2004. El mismo Rozanski ya se encuentra penalmente imputado por el asesinato del detenido Dr. Aldo Chiacchietta, a quien le impidió asistirse adecuadamente del cáncer que padecía.

El Poder Judicial, cuya cabeza -con excepción del Dr. Carlos Fayt- fue cómplice de tantas bárbaras aberraciones durante estos años, debe aplicar la Ley correcta e inmediatamente a todos los ciudadanos por igual; así podrá desempeñar el verdadero rol que la Constitución le impone al respecto, revisando uno por uno los juicios y dejar de actuar como un instrumento de venganza, no sólo de aquéllos que fueron vencidos en la guerra, sino de toda una sociedad hipócrita y cínica, que prefiere mirar para otro lado y no asumir la responsabilidad de haber llamado a la puerta de los cuarteles para evitar que la locura marxista, traducida por los "jóvenes idealistas" en atentados, bombazos y asesinatos indiscriminados, se impusiera.

 ¿Nadie es capaz en la Argentina de preguntarse qué hubiera sucedido si Firmenich y Santucho hubieran logrado su demencial objetivo y, como aseguró el primero que harían, hubieran matado a un millón de personas? Europa entera, después de los atentados del viernes en Paris, se mira en el mismo espejo.

Hoy asistiremos al debate de los candidatos presidenciales que, el domingo próximo, se enfrentarán en el segundo turno electoral. No creo que este tema esté en la agenda que ambos han acordado, pero el comportamiento de la Justicia, observado con preocupación desde hace varios años por la Asociación Internacional de Jueces -remitió una carta expresándolo así a la Presidente-, será la verdadera y excluyente base sobre la cual se podrán apoyar los cimientos de la reconstrucción nacional.

Con una Justicia independiente, rápida, eficiente y capaz, todo será posible; sin ella, nada lo será.


Bs.As., 15 Nov 15

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado