lunes, 7 de marzo de 2016

YA ES HORA

Muchos consideramos que la prisión de más de 2.000 personas (la mayoría integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad) efectivizada contrariando a sabiendas los principios universales de legalidad, y el fallecimiento de centenares de ellos en cautiverio -en muchos casos por no recibir el tratamiento médico apropiado y oportuno-, son parte del legado que la década perdida dejó al gobierno actual.

No hubiera ocurrido (ni seguiría ocurriendo) lo señalado sin la acción y complicidad de muchos: integrantes del poder judicial, de los servicios penitenciarios, de los cuerpos médicos de los mismos, etcétera; pero muchas instituciones y personas también son responsables por su inexplicable silencio ante flagrantes arbitrariedades y discriminaciones, como la de mantener en los penales a personas mayores de los 70 años sin una justificación creíble, especialmente si se compara con las múltiples ventajas que se conceden con frecuencia a peligrosos delincuentes (violadores, ladrones o asesinos) que suelen reincidir durante sus prisiones domiciliarias y salidas transitorias. No nos hemos enterado de alguna acción del INADI al respecto...

Como son muchos los presos de avanzada edad, viene al caso el verso de Martín Fierro "Respeten a los ancianos, el burlarlos no es hazaña....", y también otro oportuno para que sepan los responsables de tanto sufrimiento que la impunidad de la que gozan no es eterna: " no hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte".

Esperamos que las nuevas autoridades nacionales terminen cuanto antes con esta verdadera vergüenza: frente a los prevaricadores, terroristas impenitentes, e hipócritas, no caben los respetos humanos.

Antonio Mascardi
La Plata