viernes, 29 de abril de 2016

LA CORRUPCIÓN DE LA JUSTICIA ES LO PEOR


Para los argentinos el término corrupción forma parte de su vocabulario habitual. Es más, el mismo, en el imaginario colectivo nacional, siempre aparece asociado a la política y en especial a quienes la ejercen: los políticos. Es tanto lo que los ciudadanos comunes hemos visto robar de las arcas del Estado desde la función pública que, indefectiblemente, el término corrupción en nuestro país, ha quedado encasillado exclusivamente en lo referido a lo económico y la riqueza.

Sin embargo, muchos compatriotas estamos convencidos que hay una corrupción mayor a la económica, y es la que se comete en el ejercicio de cargos públicos o de importancia para beneficiarse o beneficiar o perjudicar a terceros mediante fallos, decisiones o conductas antiéticas impropias de la responsabilidad que detentan. Por citar algunos ejemplos, podríamos mencionar a aquel policía que descubre que a la cabeza de un delito se encuentra un poderoso empresario o político y para preservarse no lo denuncia y lo tolera, o el sacerdote católico que vive en pecado, o el miembro de la Corte Suprema de Justicia que es titular de una serie de departamentos que son usados como prostíbulos… Todos ellos son corruptos y no necesariamente perciben beneficios económicos por sus conductas.


Lo que hace corrupto al juez Oyarbide no es tanto el famoso anillo que recibió valuado en miles de dólares, sino su vida inmoral y sus fallos arbitrarios y el prevaricato cometido en la mayoría de ellos. Y al tiempo que escribo esto, me resulta imposible no dar un paso más y preguntarme: “¿cómo es posible que en un sistema supuestamente republicano un juez de la Nación pueda caer en semejantes conductas favoreciendo intereses del gobierno de turno y todo esto sea tolerado y permitido por el mismo sistema?”. O acaso no estamos hablando entonces, como ya lo he expresado en varios escritos anteriores, que lo que está corrupto en la Argentina es el mismo sistema, es decir la democracia.

Seguramente, por expresar esto, muchos dirán que estas expresiones son propias de un “facho” o “nazi” y que no alcanzo a darme cuenta que la democracia es lo mejor que le ha pasado a los argentinos después de tanta violencia y dictadura, y que hay que cuidarla, y que la misma es muy joven y que lo más importante es el poder elegir y que los gobiernos terminen su mandato y bla, bla, bla…

Ahora cuando yo les pregunto, “¿qué hacer cuando el sistema está corrompido en los tres poderes del Estado, cómo ocurrió durante el gobierno de los Kirchner que estuvo a punto de ganar nuevamente las elecciones y apenas las perdió por un par de puntos?”, las respuestas que me dan hacen agua por todos lados.


¿Cómo explicar al resto del mundo que nuestro país estuvo gobernado, conducido y dirigido por una asociación ilícita conformada por el presidente de la Nación, el vice, los ministros, los miembros de la Corte, los jueces, los diputados y senadores, gobernadores afines y funcionarios de todos los estamentos del Estado?.

Si bien la corrupción existió siempre, esto en otros tiempos no ocurría porque, como he dicho también en anteriores escritos, estaban los militares que eran los comodines que utilizaban los partidos mayoritarios para sacarse entre ellos del gobierno mediante los golpes de estado. Aniquilado el poder militar a partir de 1983, se acabó esa  “espada de Damocles” que pendía sobre la democracia para, de alguna manera, evitar su desviación. Y ese poder de “policía” que bien o mal ejercían las Fuerzas Armadas quedó en el aire. Entonces muchos supusimos que de ahí en más la garantía que tendría el sistema democrático, iba a estar dado por el poder Judicial donde lógicamente se encontraban los hombres y mujeres más probos de la sociedad.

Pero ocurrió que vino Alfonsín y armó un poder judicial alfonsinista, y luego Menem con jueces menemistas, después De La Rúa y Duhalde que también quisieron hacer lo mismo pero no pudieron porque se tuvieron que ir antes de tiempo. Es decir que, desde 1983 hasta el 2003 la Justicia en la Argentina no fue independiente y se movió conforme con los intereses partidarios de quienes estaban en el gobierno.

Si bien lo expresado es muy grave y deslegitima a todo el sistema republicano, aún hay más en la historia moderna argentina.


Con la llegada al poder de los Kirchner en el 2003 se produce lo que yo denomino “el punto de inflexión de la injusticia argentina”. En efecto, Néstor Kirchner además de conformar también su propia Corte, para aumentar el escaso consenso con el que había llegado a la presidencia, instrumentó una agresiva campaña antimilitar y de derechos humanos, dirigida fundamentalmente a lograr el apoyo de todo el espectro político de izquierda y progresista de la Argentina. Y en tal sentido se instaló por todos los medios habidos y por haber, un nuevo relato sobre lo ocurrido en la década del ’70, que presentó a los agresores de la sociedad argentina, es decir los subversivos y terroristas, como víctimas. Y a los defensores del orden, Fuerzas Armadas, Policiales y de Seguridad, como asesinos represores y genocidas.

Y así anuló las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y arbitrariamente con la complicidad de todos los jueces de la Nación, volvió a juzgar a quienes combatieron por mandato constitucional a los terroristas y subversivos que asolaron al país en los ’70.

He aquí el punto de inflexión de la “injusticia argentina” y que marca el grado más alto de la corrupción de los jueces en nuestro país. A partir de ahí todo lo que vino de parte de la justicia estuvo teñido de corrupción e ilegitimidad.

Los mismos jueces que no hicieron nada en el gobierno de Néstor Kirchner y avalaron con su inacción todas las enormes irregularidades ocurridas, y que después las volvieron a avalar en el gobierno de Cristina, son los que ahora por presión de la sociedad actúan poniendo presos y llamando a declarar a los mismos que ellos antes encubrieron.

Tan corruptos como Néstor, Cristina, Boudu, Jaime, Moreno, Delía, Lázaro Báez, Cristobal López, Ebe de Bonafini, los Schoklender, Milagros Salas, miembros de La Cámpora y tantos otros funcionarios del régimen kirchnerista, son los fiscales y jueces que tuvieron que ver con sus causas judiciales y deliberadamente las encubrieron, las dilataron y en algunos casos hasta las cerraron. Al igual que aquellos miembros del poder judicial que aceptaron el prevaricato de juzgar a los militares y que los terroristas queden libres de culpa y cargo ocupando cargos en el gobierno o en las estructuras del Estado.

Y en el medio de toda esta grosería que se acaba de relatar muy sucintamente, no sólo está la pérdida por robo de las arcas del Estado, sino, lo que es mucho más grave, está la decadencia moral por la corrupción de la justicia que es el daño más grande que puede sufrir una República porque deja de ser tal. Ya lo dijo Santo Tomás de Aquino: “La corrupción de lo óptimo es lo pésimo…”

En una democracia hasta puede ocurrir la anormalidad que haya un presidente corrupto, un vice corrupto, ministros corruptos, diputados corruptos y senadores corruptos, pero si los fiscales y jueces que deben intervenir y procesarlos también son corruptos, por acción o por omisión, esa democracia se degeneró y dejó de ser lo que era para convertirse en algo totalmente ilegítimo y fraudulento.

Quiera Dios que nuestro querido país se reencuentre con los valores y principios Cristianos y con su verdadero deber ser Sanmartiniano y que el honor, la ética y la moral que de él se desprenden vuelvan a primar en los corazones de todos los argentinos.

¡Por Dios y por la Patria!

Hugo Reinaldo Abete
Ex Mayor E.A.

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.