sábado, 14 de mayo de 2016

“EL NUDO GORDIANO KRIOLLO”

Salta, 09 de Mayo de 2016

“El hombre de bien puede estar equivocado, lo que no puede es estar confundido”


Tres siglos Antes de Cristo, en el reino de Frigia (ubicado en la actual Turquía), había un arado, también llamado carro, cuya lanza se unía al yugo con una fuerte soga y atada mediante un intrincado e ingenioso nudo llamado “Gordiano”. Según las narraciones esa complicada ligazón había sido realizada por el Rey de ese territorio, el Rey  Gordio, quien había proclamado que aquel que pudiera deshacer la ligazón, sería el sucesor en el trono de ese reino. Muchos hombres y durante muchos años, trataron infructuosamente de desatar el enmarañado nudo sin lograrlo, hasta que llegó Alejandro Magno, conquistando militarmente el reino.


Cuando estuvo frente al “carro de Gordio” los pobladores lo impusieron de la costumbre consuetudinaria (derecho relativo a las costumbres), sobre la sucesión del trono de Frigia. Alejandro se apeó de su caballo, observó detenidamente el “nudo Gordiano”, meditó unos instantes, dio un paso atrás, desenvainó su espada y con decisión y energía, con un solo mandoble cortó el nudo, liberando la lanza del yugo.

Así, Alejandro se convirtió en el sucesor político legítimo del Rey Gordio. Con su sagaz acción demostró inteligencia y firmeza. ¡¡No estaba confundido!!

Hasta aquí, lo relatado es historia.

En nuestro país (Siglo XXI dc), el remanente del terrorismo que fuera derrotado militarmente a fines de los ’70 y fieles a una de las consignas de Lenin que dice “La política es la continuación de la guerra por otros medios”, prosiguió accionando para lograr su objetivo de llegar al Poder. Así, respondiendo a los consejos de Äntonio Gramsci, se fue infiltrando en casi todos los sectores de la sociedad, especialmente durante los gobiernos Kichneristas (2003-2015), llegando a ser, muchos de ellos, funcionarios de primer nivel de ese gobierno.

Pero donde más lograron introducir su ideología fue en los aspectos legislativos y jurídicos referentes al tema de los Derechos Humanos.

Así fueron tejiendo, cual paciente Gordio, este moderno y kriollo “nudo Gordiano” para procesar y condenar a aquellos que los habían derrotado con las armas en defensa de la Nación.


Y comenzaron los llamados juicios de “Lesa Humanidad”, “actos que son insanablemente nulos, ilegales e inconstitucionales. Para poder implementarlos se han violado los más importantes principios procesales y garantías constitucionales establecidos en nuestra Constitución Nacional y los Tratados Internacionales” (Declaración del Foro de Generales Retirados. Bs. As. 2016), creando una situación jurídica ILEGAL pero disfrazada y mimetizada en la legalidad.

Cabe recordar que la nueva Suprema Corte de Justicia, instalada a partir de 2003, se encargó de “remover los obstáculos” (expresión del Dr. Lorenzetti) que se presentaban para volver a juzgar a los que ya habían sido beneficiados por las llamadas leyes “Obediencia Debida” y “Punto Final” y por los indultos presidenciales. Al derogar estas leyes solo volvieron a las cárceles aquellos que defendieron al país de las bandas terroristas, solo los integrantes de las bandas subversivas hoy gozan de total libertad.

Pareciera que en la actualidad no existieran legisladores, jueces o simples ciudadanos capaces de desatar este “nudo kichnerista” con habilidad, coraje, idoneidad, convencimiento y atribuciones funcionales adecuadas como para hacerlo. Es por eso que apreciamos que la solución para el tema de la ilegalidad de los procesos, juicios y condenas por “Lesa Humanidad”, tal como está planteado, no será una solución jurídica (desatar el nudo), sino política (cortar la atadura).

Para lograr la paz y concordia entre los argentinos, necesitamos un moderno Alejandro Magno y que su espada sea nuestra Constitución Nacional para que con un solo contundente y certero mandoble fundamentado en el Art. 18 de nuestra Carta Magna, corte la ilegalidad jurídica existente.

Ojalá que este nuevo Alejandro sea nuestro actual Presidente.


Por el momento seguimos siendo Prisioneros de Guerra de los vencidos y Presos Políticos del actual gobierno, en el Penal de Güemes (Salta).

El hombre de bien puede estar equivocado, se puede retractar. No puede estar confundido porque persistirá en su error.

Otro tema y como curiosidad histórica. En el Siglo I d.c., San Felipe evangelizó la región de Frigia, ya no existía el “nudo Gordiano”. Cabe recordar que este Santo, junto a Santiago, son los patronos de nuestra querida Ciudad de Salta.

¡¡SOLDADO, NUNCA PIDAS PERDON NI TE ARREPIENTAS POR DEFENDER A LA PATRIA!!

Juan Carlos Jones Tamayo
Coronel (R) Prisionero de Guerra                                                 
Licenciado – Preso Político

Martín Rodriguez
Tte. Coronel (R) Prisionero de Guerra
Licenciado – Preso Político

“DONDE NO HAY JUSTICIA ES PELIGROSO TENER RAZON, YA QUE LOS IMBECILES SON MAYORIA” (Quevedo)

Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta


                      Salta - República Argentina