miércoles, 25 de mayo de 2016

ENEMIGO EN ACCIÓN


 Enemigo, porque así debería ser considerado como tal todo aquel  empeñado en llevar a cabo acciones destinadas a que, directa o indirectamente, el gobierno fracase en su gestión de recomponer la debacle recibida en distintos órdenes, aunque mucho me temo que se verá escaso de tiempo para lograr un retorno a una aceptable normalidad ante tanta tergiversación de valores, no sólo en relación a la magnitud y complejidad de la tarea sino también en cuanto a las zancadillas de todo tipo que cotidianamente el enemigo le pone y le pondrá para que fracase en su empeño, con las elecciones parciales de medio término en 2017 y la generales de 2019 como objetivos si previamente, el enemigo, no logra materializar su evidente propósito con anticipación a esos eventos, con un desencadenamiento similar al que  terminó con el gobierno de  De la Rúa.

Dos años vista a las elecciones de 2017 y cuatro a las de 2019, parecieran muy escasos como para que los resultados positivos de un programa de gobierno se puedan apreciar y el electorado vote en consecuencia.

Enemigo enquistado en distintas áreas del propio gobierno como funcionarios y empleados públicos y otros sectores del quehacer nacional que, abiertamente o desde las sombras, harán lo indecible para provocar, dudas, descontentos y frustraciones en la población que otros se encararán de divulgar y amplificar para lo cual cuentan con periodistas militantes en medios adictos como Radio del  Plata AM 1030.
Enemigo que, con falsas, absurdas, o distorsionadas razones, lleva a cabo demostraciones con los consiguientes trastornos e implicancias de toda índole. El pasado jueves 12 de mayo, a pesar que el rector de la UBA reconoció públicamente que el Gobierno le había asignado los fondos necesarios para funcionar, de igual manera llevaron a cabo las farsas conocidas tal como las clases en espacios públicos mientras que, en una bien planeada y ejecutada maniobra,  una horda de denominados cooperativistas ocupó el flamante edificio del gobierno porteño en Parque Patricios superando las custodias policiales, para de inmediato armar en su interior carpas y ollas populares en lo que debiera constituir  un serio llamado de atención en cuanto a las capacidades operativas del enemigo quien cuenta con la experiencia de antiguos montoneros, de cuya capacidad para alterar verdades para llevar agua para su molino da fe el hecho que han logrado éxito en aparecer como jóvenes idealistas y no como despiadados asesinos  e imponer la cifra de 30.000 desaparecidos que se acepta como verdad consagrada con acciones perfectamente coordinadas para atacar a todo aquel que se atreva a poner en duda la veracidad de esa cifra, exigiendo descaradamente retracciones o renuncias en caso de tratarse un funcionario público que en solitario se atrevió a expresarse y que hasta en polarizadas funciones teatrales se ha hecho despiadada crítica del mismo en cada una de ellas por haberse expresado con verdad en relación a esa absurda falacia destinada, en su tiempo  a logran fondos en Holanda al tiempo de procurar que lo ocurrido en la Argentina fuera considerado como un genocidio con las derivaciones e implicancias del  caso.

De modo que caben esperar tiempos complicados ante un enemigo que no se resigna a un papel de leal  opositor y hará todo lo posible, apelando a cualquier medio, para soliviantar a las masas con la habilidad de aparecer como víctima ante cualquier intento de asegurar un mínimo de orden tal como ocurre en cualquier país evolucionado.

El domingo 15 de mayo, pasadas las 22, el ex embajador ante el Vaticano y actual miembro del Parlasur por el FPV, comentó con el conductor del programa el plan de procurar que el Papa visite la Argentina en 2017 y entonces hacer aparecer las concurrencias masivas a que dé lugar tal acontecimiento como una forma de expresión de repudio de la sociedad al gobierno, precisamente, hago notar yo, en un año electoral.

A diario se dan hechos y actitudes de los que sólo trasciende un inevitable mínimo tal como las insólitas recientes declaraciones del pseudo científico Paenza, o los que se dieron, por acción u omisión, el pasado 15 de mayo durante  la entrega de los premios Martín Fierro, ponen en evidencia que lejos de achicarla, el  enemigo hace todo lo posible por ensanchar la mentada “grieta” para llevarla a un abismo ideológico imposible se superar y que el enemigo pretendería hacer desaparecer con la definitiva “neutralización” de los que no coincidan con sus objetivos de desintegrarnos del  mundo evolucionado y afianzar interiormente la vigencia del nefasto populismo que, con altibajos, ha degradado esta sociedad a lo largo de los últimos 73 años.

VOX CLAMANTIS IN DESERTO[1]



[1] Es una lástima que el autor use un seudónimo,  estamos de acuerdo con lo que expresa en su nota y por eso la publicamos.