domingo, 19 de junio de 2016

REPORTAJE AL MINISTRO DE DEFENSA

El ministro Martínez, reporteado en París, estimó que llevará unos cuatro años regularizar totalmente la situación salarial de los militares, tanto activos como retirados

Martínez abundó en detalles y en el plano político fue particularmente duro tanto con la política llevada adelante por el kirchnerismo como por el ex jefe del Ejército, Teniente General César Milani.  El texto del reportaje, es el siguiente:

La Argentina analiza comprar doce aviones franceses Mirage F1, F3 y F2000 usados, motores para sus Pucará y barcos en un “joint venture” franco argentino. Así lo dijo el ministro de Defensa, Julio Martínez, en París. Agregó también que el Ministerio de Defensa no paga la defensa judicial del General Milani por las acusaciones por violaciones de derechos humanos.

Julio Martínez y Jean Yves Le Drian

Martínez llegó para entrevistarse con su colega bretón. Jean Yves Le Drian, el ministro más popular del gobierno de Francois Hollande. “Hemos recibido una fuerza aérea que casi no volaba, una marina que casi no navegaba, una campaña antártica desprogramada, desfinanciada y atrasada. Hemos tenido que ir contra el tiempo”, contó Martinez en su hotel de la avenue Kleber. Aquí, un resumen de la entrevista.

-      ¿Qué necesitan las fuerzas armadas argentinas?

-      Todo. Las prioridades son aviones supersónicos. Y aviones para poder cubrir el escudo norte, que son más versátiles, con mucha autonomía, entre los cuales tenemos el Pucará con motores franceses. Vamos a estar con la empresa francesa Dassault para ver el tema de la recuperación de los motores, su prolongación de vida y asistencia técnica. También tenemos necesidades de buques polares y rompehielos. Sobre todo buques polares, con capacidades de almacenamiento para la campaña antártica. Necesitamos además helicópteros. Las necesidades son múltiples e infinitas, fruto de muchos años de desinversión. Gracias a Dios pudimos hacer un anuncio hace pocos días sobre la recuperación salarial que implica: aumento de sueldo, blanqueo, recuperación y jerarquización.

-      ¿Los militares van a cobrar todo su sueldo en blanco?

-      Vamos a tardar para blanquear en su totalidad unos cuatro años aproximadamente. No lo podemos hacer de golpe porque no tenemos los recursos.

-      ¿Y los juicios que los militares han hecho?

-      La decisión política de resolverlos está. Se hará en los próximos tiempos.

-      ¿La empresa Dassault hará un gesto? ¿Esperan una donación?

-      No. Los motores los tenemos. Lo que necesitamos es que ellos aporten los servicios técnicos y la logística. En Argentina estaba en marcha el proceso de re motorización de los Pucará con otro tipo de motores. Pero ese proceso nos va a llevar por lo menos 18 meses y es muy caro.

-      ¿Cuantos motores están pensando que van a encontrar en Francia?

-      Tendremos que reunirnos con la empresa y vamos a avanzar concretamente. No sabemos bien que capacidades tienen ellos.

-      ¿Los Mirage han sido dado de baja?

-      Los Mirage F3 que nosotros tenemos fueron dados de baja y no estamos pensando en reacondicionarlos. Sí estamos pensando y viendo varias alternativas. Una es la compra de nuevos Mirage, el Mirage F3 y Mirage 2000, que fue parte de la agenda con el ministro de defensa de Francia.

-      ¿Nuevos o usados?

-      Usados. Pero también hay ofertas de Israel, de Italia, de EE.UU. y otros países.

-      El secreto va a estar en el financiamiento, ¿no?

-      El secreto está en el financiamiento. Pero también en la logística, en el servicio post venta, en los repuestos, en la continuidad de los sistemas volando. Tenemos un plus con el tema de los Mirage: tenemos mecánicos, talleres, pilotos entrenados para volarlos.

-      ¿También necesita drones y helicópteros?

-     

-      ¿Los buscarán acá?

-      Hay muy buenas ofertas de helicópteros de EE.UU., de Italia, de Rusia. Tenemos también la necesidad de arreglar helicópteros nuestros. Vamos avanzando de a poco y muy prudentemente. Hemos recibido ahora unos 20 helicópteros italianos .Vamos a seguir viendo como adquirimos cada vez más capacidades en ese sentido. Y los drones estamos viendo si los podemos fabricar nosotros. Estaba INVAP con el desarrollo de un trabajo. Pero queremos ver si lo podemos hacer en FADEA, que es la fábrica militar de aviones que tenemos en el ministerio.

-      ¿Pero con ayuda de tecnología de otros países?

-      Sí. Puede ser Israel, puede ser Francia, puede ser de distintos países.

-      ¿Cómo fue la reunión con el ministro de Defensa sobre los Mirage y la venta de armas? ¿Qué ofreció Francia?


-      Francia ofrece Mirage 1. En el futuro Mirage 2000. O sea que se puede armar ahí un paquete. También ofrece el arreglo ó la modernización de los Pucará. El gobierno francés se abrió con una predisposición muy importante, con un trato muy especial y con una decisión de avanzar.

-      ¿Hablaron también de los Super Etendard, Exocet?

-      Hemos hablado. La aviación naval lo tiene en la agenda. Nuestra marina lo tiene en la agenda y nosotros también.

-      ¿Francia ofreció donaciones, aportes?

-      No, no ofrecieron.

-      ¿Cómo ve las fuerzas armadas hoy después de 12 años de la gestión anterior?

-      Las fuerzas armadas tienen algo que no tuvieron durante esos 12 años: el respeto del Gobierno hacia las fuerzas armadas. La consideración de la sociedad la tenían, también de las instituciones. Pero faltaba la consideración del Gobierno hacia las fuerza armadas. Eso es lo que tiene ahora y este gobierno se lo está dando.

-      ¿Y la influencia de Milani?

-      Creo que es mínima y casi inexistente la influencia en los mandos. Lo descartaría como una posibilidad real.

-      ¿Pero Milani tiene autonomía para hacer inteligencia propia?

-      Todos los equipamientos que supuestamente tendría o de los que se hablaba, no los encontramos, no están. No estaban en el Ejército, o por lo menos en dependencias de las fuerzas armadas. Si existieron, los tenían afuera.

-      ¿Las fuerzas armadas deben participar en acciones contra el narcotráfico?

-      Por ahora lo hacemos en apoyo a la fuerza de seguridad. Lo hacemos con aviones y con radares en la frontera norte. Creemos que no es necesario avanzar en poner el ejército en torno a la lucha contra el narcotráfico. No dio buenos resultados donde se hizo, por ejemplo, en México.

-      ¿Hubo infiltraciones del narcotráfico en otras fuerzas, como en Gendarmería y Prefectura?

-      No sé si infiltración. Pero en algunas policías provinciales sí fue claro y evidente. Esto lo vimos que ocurrió en su momento en Santa Fe y lo que ocurrió en Córdoba, que habían logrado penetrar las fuerzas de seguridad locales y provinciales.

-      ¿La Gendarmería tiene presencia en el interior?

-      Tiene presencia en el conurbano, también en distintos lugares y está teniendo un papel muy importante.

-      ¿Hay un nuevo clima de seguridad?

-      Hay una decisión del Gobierno Nacional de combatir el narcotráfico con transparencia, con decisión, con honradez. Eso, al corto plazo, se siente en la no connivencia del poder político con estos flagelos. Se siente y se visualiza en los hechos. Y eso ocurre en estos momentos.

-      ¿Cuál fue la herencia recibida?

-      Terrorífica. Bajos salarios, con la mitad de los sueldos en negro y con muchos juicios. El kirchnerismo tenía 1.700 miembros del ejército desplegados en el norte del país y no les pagaron. Hemos recibido 100 millones de pesos de deuda de YPF de la fuerza aérea. Hemos recibido FADEA, la fábrica militar de aviones, que durante 12 años del kirchnerismo no fabricó un avión y que tenía un rojo de 1490 millones de pesos el año pasado. En Fabricaciones Militares había un rojo de 1200 millones de pesos. Hemos recibido también infinidades de problemas. Todo esto es aparte de la herencia de la falta de capacidades. Sin aviones supersónicos, sin la cantidad de aviones suficientes para cubrir el escudo norte.

-       Por Malvinas, ¿hay que hacer un nuevo acercamiento con Gran Bretaña?

-      Hay que avanzar en una agenda en distintos temas. Hoy nosotros estamos abiertos al mundo y el mundo está viendo cómo Argentina se abre sin tapujos, sin límites ideológicos, ni raciales. Con Gran Bretaña, nosotros tenemos un tema que es irrenunciable, está en nuestro espíritu, en la Constitución, que son los derechos sobre los reclamos soberanos de Malvinas. Y también está claro que lo tenemos que hacer en el marco de la paz, en el marco de la diplomacia, no en el marco de la guerra.

-      ¿Aceptarían ofertas militares británicas? Los británicos tienen gran producción de armamento.

-      Si, ahí no sé, eso es más delicado ¿no?

-      Claro porque se convertirían en rehenes

-      Más bien me inclinaría por una relación bilateral comercial en otros rubros. Más que en armamento, me parece que es más natural avanzar en otros rubros.

-      ¿El Ejército debe pagar los gastos de defensa de Milani?

-      No. Se tiene que defender con abogados propios. En su momento usó los del Ejército. Hoy que está retirado debería defenderse con abogados propios.

-      ¿Y se defiende o lo sigue pagando el Ejército?

-      No, no, en la actualidad no lo defienden los abogados del Ejército.

-      Usted que es radical, ¿está de acuerdo con la propuesta de su partido de un acuerdo más amplio de Cambiemos con el peronismo o con el massismo para gobernar?

-      Nosotros, como lema de nuestra campaña, estaba el de unir a los argentinos. En este caso lo entendemos como unirlos en cuestiones éticas, de política de estado, que tienen que ser la lucha contra el narcotráfico, la pobreza cero, la educación, la salud. Sabíamos que ganara quien ganara las elecciones no iba a tener mayoría propia y que se avecinaba una época donde los acuerdos parlamentarios tenían que ser una realidad. Es el tiempo que se vive. Hoy las leyes se discuten, ya no van las leyes para no modificar un punto y una coma, como iban antes. Las leyes son discutidas y se reciben aportes.

-      Pero yo le hablo de una cosa mucho más concreta, de un acuerdo real, un acuerdo político, un acuerdo de gobernabilidad.

-      Un acuerdo de gobernabilidad tiene que haber. Es necesario, con la gente de buena fe que quiere que a la Argentina le vaya bien.