lunes, 11 de julio de 2016

FESTEJOS


Dejar atrás la denigración de nuestras Fuerzas Armadas y volver a la normalidad, al festejo lógico y razonable, al homenaje sin personalismos, a la bandera nacional en lugar de los trapos rojos y militantes, a la gente convocada sin "choripanes" ni micros donde se las arriaba como vacas, a la militancia rentada. Volver a ser un país, a tener un gobierno -con aciertos y desaciertos- pero con respeto, educación y capacidad de rectificación, volver al intento y a los sueños... En tiempo dirá si se concretan o no. Volver a ver gente emocionada, escarapelas en las solapas, en definitiva gente sin miedo disfrutando de ser "pueblo". Volver a ver uniformes, los mismos que dieron origen y fundaron la Patria y lamentar, claro está, que aún haya vestigios de falsos "derechos", de justicia entendida como venganza confundiendo terrorismo con idealismo y presos políticos con asesinos... Volver, de a poquito, a la Argentina que sin planes ni clientelismo, sino con honor y esfuerzo intentaron forjar nuestros ancestros. Solo eso ya merece orgullo y festejo.


Gabriela Pousa, 10 de Julio de 2016
gabrielapousa@yahoo.com