lunes, 18 de julio de 2016

LO QUE LOS MEDIOS Y EL ESTADO CALLAN EN MATERIA DE DDHH

Estimados Amigos:

Leer el editorial del Diario de Cuyo del 17 de julio de 2016, que les dejamos a partir de esta entradilla, nos hace morder los labios para no gritar nuestra bronca.

A propósito, por negligencia o por mera ignorancia los Medios de Comunicación Social, en su inmensa mayoría evitan mencionar o tratar el grave tema irresoluto del colectivo de numerosos miembros de las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad,  Fuerzas Policiales y del Servicio Penitenciario y también a magistrados, funcionarios judiciales, periodistas, empresarios y religiosos que son sometidos a un trato notoriamente discriminatorio en las cárceles del Servicio Penitenciario Federal.

La evidente violación de los derechos humanos y jurídicos que por largos años vienen sufriendo más de 2000 ciudadanos argentinos implicados en los mal llamados “juicios de lesa humanidad” al día de la fecha se contabilizan 369 fallecidos en prisión.

Con este colectivo de personas en prisión no se cumple el principio de igualdad ante la ley, consagrado en el artículo 16 de nuestra Constitución Nacional, son discriminados con respecto al resto de la población carcelaria.

No vamos a mencionar nuevamente el andamiaje de las “aberraciones jurídicas” que han permitido llevar adelante estos juicios nulos, de nulidad absoluta… pero sí vamos a reclamar al gobierno de turno que cumpla la ley, que garantice juicios justos y la debida defensa, que no se abandone a los ancianos y enfermos en prisión, que se ponga fin a las prisiones preventivas excedidas en tiempo, que estas personas no sean maltratadas con servicios de salud, comida y bienestar brindados negligentemente por el Servicio Penitenciario Federal

El respeto de los derechos humanos debe brindarse a este grupo de personas sin ningún tipo de discriminación por parte del estado.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
Por una Nueva Década en Paz y para Siempre


17/07/2016  EDITORIAL

DERECHOS HUMANOS


Los periódicos informes de las Naciones Unidas sobre la situación social, económica y política en diferentes países, son siempre esperados para conocer los avances o retrocesos en estas áreas por acción u omisión de los gobiernos analizados. En este contexto, el Comité de Derechos Humanos de la ONU dio a conocer su último informe, que incluye serios reclamos a raíz de las observaciones que el organismo le hizo al Estado argentino por los incumplimientos en los últimos años.


La gran sorpresa es que la pesada herencia dejada por el kirchnerismo incluye abandono y desidia en materia de derechos humanos, precisamente la bandera de inclusión social enarbolada por el gobierno anterior durante más de una década. El informe puntualiza el escaso esfuerzo para prevenir y combatir todas las formas de violencia; la falta de una justa compensación a las víctimas; la necesidad de revisar la legislación criminal y señala preocupación por la violencia institucional penitenciaria que se manifiesta en numerosos casos de tortura y malos tratos contra personas privadas de libertad. También el Comité se remite a denuncias de requisas vejatorias, alta tasa de violencia entre los detenidos, los traslados forzosos y el recurrente uso de la reclusión en régimen de aislamiento como método de castigo. Y pide prohibir los castigos corporales en las cárceles y en las instituciones de menores y exige que estas áreas sean motivo de preocupación y mejora por parte del Estado.


El kirchnerismo en retirada sigue siendo una Caja de Pandora, ya no por la corrupción institucional sino al comprobarse que la mentada política de derechos humanos fue sólo ideológica y revanchista orientada a reivindicar a la izquierda revolucionaria.




NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.