viernes, 15 de julio de 2016

REFLEXIONES DE UN SOLDADO PRESO POLÍTICO


DEJAR DE LUCHAR ES EMPEZAR A MORIR

Hace ya muchos meses que mi mundo interior explotaba, tuve una lucha interna conmigo mismo.

Quise dar un respiro al nuevo gobierno y creo que ya es tiempo de que hable, creo que debo dar un ejemplo pues "dejar de luchar es empezar a morir". El Santo Evangelio nos dice que el que quiera ganar su vida que la pierda, en resumen: nuestra vida, la muerte y la resurrección Quiero de todo corazón ser sincero conmigo mismo y buscando en lo más profundo encontré allí la señal de tu camino, te pido Señor no perder de vista el objetivo final que hoy solo acepta dos opciones, o estoy con todos los PP o con la injusticia de nuestra situación.

El Señor eligió para mí una misión, anunciar si es preciso con mi vida la injusticia de casi la totalidad de los PP. Busqué las pistas que Dios iba poniendo en mi camino y encontré una relación: CRISTO-AMOR -COMPROMISO por la justicia. Desde hace ya muchos años me pregunto ¿Por qué hay tantos tibios?, tantos cristianos que no son capaces de gritar y de denunciar esta tan grande injusticia y así llegue a la conclusión que quien no se juega con todo, aún a costa de un gran sacrificio personal y afectivo, no es un buen cristiano, yo Cabanillas estoy convencido que a Él no le es ajena esta decisión, Él quiere nuestro bien y sabrá perdonarme si me equivoco. La realidad actual está inspirada por el amor, amor a la verdad completa pero seguimos anclados en el pasado, seguimos después de 40 años recorriendo un camino difícil pues no se han curado las heridas y cicatrices del pasado pues hemos politizado hasta los muertos. Inicio este camino sin odios ni deseos de venganza, solo quiero estar juntó a mi mujer, hijos y nietos y solo veo esta situación pacífica y el seguir preso para nada fortalece mi dignidad pero nunca perderé la esperanza. Debo reconocer en mi un gran pecador y mi remordimiento en pensar que estoy deseando la muerte me hace pensar en Pedro el apóstol quien uso su libertad para negar al Señor para descubrirlo, solo después la necesidad de ser perdonado.

Eduardo R. Cabanillas  
Gral Div (R) \ Preso político