lunes, 29 de agosto de 2016

CONMOCIÓN EN PARAGUAY POR EL ASESINATO DE OCHO MILITARES EN UNA EMBOSCADA DEL EPP


“Colocaron explosivos en el camino donde debía transitar la patrulla de rutina”, afirmó el ministro del Interior. El ataque se produjo en cerca del asentamiento campesino Arroyito, a 500 kilómetros de Asunción.

Ocho militares paraguayos murieron este sábado en un atentado con bomba perpetrado por el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en Arroyito, al norte de Asunción, informó el ministro del Interior, Francisco de Vargas.



“Este es un hecho punible gravísimo, colocaron explosivos en el camino donde debía transitar la patrulla de rutina. Por la forma de actuar creemos que se trata de un ataque del conocido grupo criminal EPP”, precisó el secretario de Estado a periodistas.

Tras el ataque, las autoridades ordenaron un reforzamiento de la presencia policial y militar en el distrito de Horqueta, donde está la localidad de Arroyito. El EPP es señalado por las autoridades como responsable de asesinatos de policías y civiles, secuestros y numerosos ataques a comisarías y estancias ocurridos en la última década en la región norte, donde coexisten campesinos pobres, haciendas ganaderas y cultivos ilegales de marihuana.

Seis de los soldados murieron en la emboscada, mientras que otros dos perdieron la vida mientras eran trasladados a un centro médico, distante 91 kilómetros del lugar del ataque. Los terroristas robaron las armas de los soldados antes de huir. Actualmente el grupo mantiene secuestrados a un agente policial -desde hace más de dos años-, a un colono menonita -desde hace más de un año-, y a un joven menonita de 17 años que fue capturado hace un mes cuando trabajaba en una propiedad rural.

El diario ABC reportó que el suceso ocurrió en un camino vecinal despoblado, pero próximo al asentamiento campesino de Arroyito, a 500 km de la capital paraguaya.


“Fue una emboscada cobarde del tipo que nos tiene acostumbrados este grupo terrorista”, afirmó el responsable, explicando que una unidad, con capacidad de siete a ocho efectivos, realizaba un patrullaje de rutina cuando ocurrió el ataque.

Desde que inició sus operaciones en 2008, el EPP (marxista-leninista) se adjudicó más de medio centenar de víctimas, en su mayoría policías, militares y ganaderos, recordaron fuentes policiales a la AFP.

Los fallecidos pertenecen a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) cuya base se encuentra en la localidad de Arroyito, en el departamento de Concepción, una rica región dedicada a la ganadería y donde habitualmente opera el EPP.


Familiares de las víctimas lloran a sus seres queridos (Última Hora) Familiares de las víctimas lloran a sus seres queridos (Última Hora)

Según la policía, el EPP fue entrenado por la guerrilla FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y cuenta con una veintena de militantes, quienes se identifican como anarcocomunistas y ambientalistas.

Investigaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta señalan que el EPP administra unos 3.000.000 de dólares procedentes de secuestros y extorsiones (“impuestos de guerra”) pagadas por hacendados para evitar ser atacados.

En 2014, se desprendió del EPP el grupo denominado Asociación Campesina Armada (ACA), cuyos líderes terminaron por ser abatidos por las fuerzas del orden.