viernes, 9 de septiembre de 2016

SECRETARIO AVRUJ


Se lee en la edición del 27 de agosto que el secretario de Derechos Humanos, señor Avruj, ante la decisión judicial de conceder el arresto domiciliario al señor Etchecolatz manifestó que no la apelará, pero sí que pedirá su revocación. Su desagrado por la decisión la explica diciendo que tanto esta persona como la de Astiz le provocan rechazo, tanto a él como a la sociedad. Me parece que se equivoca el secretario. No es a esa dependencia a la que le corresponde cuestionar las decisiones judiciales. Pedir que se revoque la decisión es lo mismo que decirle al juez que se ha equivocado. Y eso no está entre sus facultades. Tampoco acierta en considerarse vocero de toda la sociedad, las organizaciones defensoras de los derechos humanos no son toda la sociedad. La misión de una Secretaría de Estado como la que preside no es la de perseguir ni la de castigar. Su objetivo es cuidar a las personas, hayan hecho lo que hayan hecho. Son principios humanitarios que el señor Avruj no debería descuidar, y si no está dispuesto a cumplirlos porque le pesa hacerlo, debería renunciar.

Carlos Maiorano Quiroga
DNI 4.272.054