lunes, 12 de septiembre de 2016

ZAFFARONI, ¿TIENE CORONITA?

16/08/16
Por Mauricio Ortín

El Colectivo de abogados querellantes en causas de crímenes de Lesa Humanidad reunido el 12 y 13 de agosto pasado en las IV Jornadas Nacionales en la ciudad de Buenos Aires manifestó en su documento final la necesidad de que se declare el estado de emergencia judicial en las causas donde se investigan delitos de lesa humanidad. La corporación atacó directamente al gobierno del presidente Macri porque “…niega la magnitud del genocidio perpetrado contra nuestro pueblo” y “…se refiere al Terrorismo de Estado como ‘Guerra sucia’…”. También hicieron conocer su disgusto de que el “Secretario de Derechos Humanos de la Nación recibe en la ex ESMA a familiares de genocidas”.  Es de notar que de las IV Jornadas Nacionales participaron fiscales que intervienen en los procesos de lesa humanidad en todo el país y que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, declaró el evento de Interés Institucional.


En mi opinión, el acontecimiento constituyó un esfuerzo velado e inútil de la usina ideológica K por reinstalar, en la opinión pública y la publicada, el par antitético “justicia-derechos humanos” con el propósito de desplazar al estruendoso y recontrainstalado par, “justicia-kchorros”. Además, el acto fascista de coaccionar al presidente y, por ende, a todos los argentinos a que acepte la falsedad evidente de que fue un genocidio y no una guerra es descalificatorio de sí mismo. El invitado, ex terrorista montonero y disertante estrella, Horacio Vertbisky se los podría haber confirmado in situ. El Ejército Montonero firmaba sus asesinatos en “Comunicados de Guerra”. No sería raro que “el Perro” hubiera redactado aquel que daba cuenta del atentado criminal de lesa humanidad al comedor de la Super Intendencia de la Policía Federal y por el que todavía ni se arrepintió, ni pidió perdón a los familiares de las víctimas, ni rindió cuentas a la justicia.


Párrafo aparte merece, como “broche de oro” de las VI JORNADAS, la participación del Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Eugenio Zaffaroni. Es obvio que los integrantes del Colectivo de abogados querellantes en causas de crímenes de Lesa Humanidad ignoran que Zaffaroni negaba el derecho humano de Habeas Corpus a aquellos desaparecidos cuyos familiares, en su desesperación, le solicitaban. Seguramente también desconocen que el “jurista” emblemático del kirchnerismo, además de alquilar sus departamentos a prostíbulos, hacia 1980, escribió el libro “Derecho Penal Militar”. Texto, en el cual, con gran esmero y experticia, Zaffaroni justifica el golpe de Estado de 1976 y la represión contra los subversivos; la misma que, hoy, el Colectivo de Abogados Querellantes y el mismo Zaffaroni, llaman, “genocidio”. Es forzoso pensar de que el colectivo de abogados querellantes no tiene la menor idea de quién es Zaffaroni; ya que, en su defecto e ipso facto, LAS VI JORNADAS DE ABOGADAS Y ABOGADOS QUERELLANTES EN CAUSAS POR CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD, mutarían en una monumental payasada.



Pues bien señores fiscales y abogados querellantes, ahora que lo saben, descontamos que denunciarán y querellarán a Eugenio Zaffaroni por los crímenes de lesa humanidad que con tanta saña imputan selectivamente contra los militares, empresarios y jueces que no responden al relato K. No hacerlo sería muy grave. Tanto como igualar a la majestad de la justicia a un circo y sus bufones (por cierto, lex dura lex, al “genocida” si pide prisión domiciliaria).