domingo, 2 de octubre de 2016

DICHO POR EL GRAL. BELGRANO:


“Últimamente he podido comprobar que existen algunos trasnochados políticos, muy poco enterados de mi vida, que me siguen titulando “Doctor”,  ignorando que nunca lo fui y que ni siquiera lo quise ser puesto que rechacé en su momento enfáticamente serlo pues lo consideraba una pérdida  inútil de tiempo dedicarme a obtener ese título académico, pudiendo  agregar que jamás... mi sentido del Honor me hubiera permitido usurpar tan especial distinción sin merecerla, y que así como he rechazado en su  momento obtener el título de “Doctor”, tan apreciado por algunos amantes de ciertos cerrados y fatuos círculos de los gabinetes, considero que mi mejor calificación, la que me ha proporcionado mayor gloria y que me ha permitido dar lo mejor de mí a la Patria, y por la que aspiro poder pasar con orgullo a su Historia, ha sido la de merecer el honroso título de  “General” de los Ejércitos de mi amada Patria Argentina, por la cual me sacrifiqué y obligué a sacrificarse a los hombres bajo mi mando, durante  tantos gloriosos años”.



“Reconozco que el cambio en mi sentimiento ocurrió a partir de iniciarme en la honrosa carrera de las armas cuando me convertí en militar y fui lo que muy pocos querían ser, y pude ir a donde muy pocos querían ir, para poder terminar lo que otros no querían empezar, cuando comprendí lo que significaba mirar al terror en la cara, y sentir muchas veces el escalofrío del temor y comprender sin embargo que era indispensable vencer a ese terror a toda costa para poder seguir adelante. Puedo hoy decir con orgullo que la vida me ha permitido regocijarme en momentos de amor, que lloré, sufrí momentos que muchos quizás preferirían olvidar, pero por sobre todas las cosas siempre tuve esperanza, por eso cuando me llegue la hora final que presiento se me aproxima rápidamente, puedo decir a todos ustedes que estoy más que orgulloso de haber sido lo que he querido  finalmente ser: UN SOLDADO.


Grl (R) David Comini