sábado, 29 de octubre de 2016

EDITORIAL LA NACIÓN 28 de Octubre de 2016


Lic. Claudio Avruj
Secretario de Derechos Humanos


De mi mayor consideración:

Este email tiene íntima relación con el que le enviara hace unos días.

Entre otras cosa le expresé su lamentable número "simbólico" de los 30.000 desaparecidos. Agrego que nuestro Presidente dijo "que no tenía idea" de la cifra.

Además le insinué que es una estafa histórica llevar a presidentes extranjeros a visitar el Parque de la Memoria de Costanera Norte, donde figuran homenajeados miembros de organizaciones armadas ilegales que en gobiernos constitucionales atacaron y mataron a civiles y miembros de las FFAA y de Seguridad, Los deudos de los victimarios fueron cuantiosamente indemnizados.

Leí el libro de la Sra. Graciela Fernández Meijide. Se ocupó de pedir la cifra de desaparecidos. No se la dieron y consultó otras fuentes. Llegó a poco menos de 8.000. Concluye que el tema no puede usarse con fines políticos. Funcionarios y representantes de derechos humanos le saltaron a la yugular.


Recordemos que cuando asumió Néstor Kirchner como Presidente, designó a Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Mattarollo como Secretario y Subsecretario de Derechos Humanos, ambos nombrados en el libro "Los hombres del juicio", autor Pepe Eliaschev. En dicha obra y en las memorias de Enrique Gorrearán Merlo se menciona a ambos estrechamente ligados a las organizaciones insurreccionales. El extinto Eliaschev en radio Mitre hizo un Editorial sobre la tristeza que le produjo su visita al Parque de la Memoria por la parcialidad de su contenido.

Como ciudadano deseo que al actual gobierno constitucional le vaya bien y pueda reflotar a nuestro paìs. Pero no están haciendo las cosas bien. En el tema que planteo creo que es un grueso error intentar mantener el caudal político producto de mantener la historia mutilada favoreciendo a las organizaciones de derechos humanos, las que han tenido un suculento apoyo que les permitió viajar por el mundo, tener un buen pasar e incluso practicar el nepotismo familiar. Tanto es así que por radio y televisión un grupo de nietos recuperados, cosa que me alegra, practican el lavado de cerebro reclamando por los que todavía no se reencontraron con sus familias. ¿De dónde sacaron el número que enuncian?

Le repito. Revisen su política de derechos humanos para enderezar la historia mentirosa del "relato" que Uds. Continúan. El tiempo pasa en forma inexorable y la historia juzgará.

Cordialmentem,
                                                                             
Rodolfo Jorge Solís
DNI 6.251.015

Editorial La Nación 28 de octubre de 2016


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la  nota original.