lunes, 31 de octubre de 2016

ME AVERGÜENZA TENER PRESOS POLÍTICOS EN MI PATRIA


Si nuestros funcionarios, sindicalistas, periodistas y políticos en general tuvieran un mínimo de decencia, valentía, honor y coherencia, deberían visitar cada semana a nuestros presos políticos y agradecerles el haber cumplido órdenes presidenciales, jugándose la vida, para derrotar a la guerrilla asesina castro-marxista.

Gracias a ellos tenemos hoy una democracia, débil pero democracia al fin, gracias a ellos hoy no hacemos cola para comprar papel higiénico...

Además de agradecerles, tendrían que pedir perdón por la cobardía que los caracteriza y que nadie mueva un dedo para reconocer que gracias a ellos hoy ocupan mullidos sillones y cobran jugosas dietas.

Pero son unos cobardes que, por el contrario, rinden homenajes a los asesinos traidores a la Patria.

Eso es lo que yo pienso y en mi fuero interno doy gracias cada día a nuestros soldados. Ellos respetaron su juramento de lealtad a la bandera.

Juan Manuel Otero