lunes, 31 de octubre de 2016

PLACA RECORDATIVA


Al cumplirse 50 años de su egreso, la promoción 97 del Colegio Militar de la Nación descubrió una placa en el instituto para homenajear a sus integrantes muertos o heridos en la lucha contra la "guerrilla marxista". La placa nunca fue colocada y el Ministerio de Defensa, temeroso de que la mención de la "guerrilla marxista" pudiera ser considerada una "frase política", dio la orden de no exhibirla, ni en el Colegio ni en ninguna otra dependencia del Ejército, hasta que el texto sea modificado. No fuera a ser cosa que algún ex "guerrillero marxista" pudiera llegar a sentirse agraviado.


Que una promoción del Colegio Militar de la Nación no pueda colocar en las paredes de su instituto de formación una placa con los nombres de sus integrantes caídos en combate es una muestra más de la hipocresía infame en la que estamos inmersos. Mucho más en el caso de esta promoción en particular, cuyos miembros caídos en combate, los capitanes Héctor Cáceres y Carlos María Casagrande, fueron abatidos en pleno gobierno constitucional de la señora de Perón luchando en el monte tucumano contra el ERP, en cumplimiento de un decreto del entonces Poder Ejecutivo Nacional. El teniente coronel Emilio Nani, además de ser un héroe condecorado por su valor en las Malvinas, fue gravemente herido en el intento de copamiento del cuartel de La Tablada durante el gobierno del doctor Alfonsín, circunstancias en las que perdió un ojo.

A aquellos que a sangre y fuego atentaron contra las instituciones de la república se les rinden honores y perciben millonarias indemnizaciones, mientras que a los que con coraje y decisión les hicieron frente, cumpliendo hasta las últimas consecuencias con el juramento de defender la patria hasta perder la vida, ni siquiera parece corresponderles una placa conmemorativa.

Una vergüenza más, cometida en nombre de la llamada corrección política.

Jorge Federico Tisi Baña
DNI 10.736.142



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.