miércoles, 12 de octubre de 2016

“PRISIONERO DE GUERRA Y PRESO POLÍTICO”


A nuestros amigos:

Hace pocos días el Presidente del Foro de Generales Retirados nos preguntó si nosotros nos considerábamos Prisioneros de Guerra o Presos Políticos. Nuestra respuesta fue “Somos Prisioneros de Guerra y, también, Presos Políticos”.

Nuestro país sufre una guerra revolucionaria desde la década del 50 cuando fuerzas insurgentes atacaron a la Nación con elementos guerrilleros y terroristas apoyados con personal y medios de Cuba, la ex URSS, Yugoslavia y otros países afines a la ideología marxista.

Ésta guerra tiene como objetivo final la destrucción de nuestra cultura y forma de vida para así edificar un nuevo “Estado” acorde a la ideología revolucionaria.

Ésta guerra tiene tres etapas sucesivas en tiempo y objetivos intermedios. La infiltración, la etapa armada y la política. Todas llevan a la conquista del objetivo final ¡¡¡La toma del poder!!! (“¿Vamos por todo?”).

Ahora bien, en la segunda etapa la guerrilla sufrió la derrota militar, entonces, fieles a la frase de Lenin: “La política es la continuación de la guerra por otros medios”, volcaron todos sus esfuerzos, intelectuales y materiales, para desarrollar la tercera etapa de su guerra, la etapa política.

Para ello hicieron un eficiente trabajo de acción psicológica sobre la sociedad, instalando “su relato”, deformando la historia de esta guerra.

Sí, la palabra es guerra y no otra; así lo reconoció el Tribunal que juzgó a los comandantes (Causa 13/83) y el propio presidente Macri cuando dijo “guerra sucia”.

Es así como, en esta tercera etapa de la guerra fuimos capturados, solo por el hecho de ser oficiales del Ejército Argentino, Ejercito que, junto a las otras FFAA, de SS y Policiales, defendieron a la Nación, por orden del Gobierno, de las hordas revolucionarias marxistas.

Es por eso que hoy somos Prisioneros de Guerra, aunque no podemos desarrollar todas las actividades por diversas causas que dicta nuestro reglamento de “El Soldado Aislado y la Patrulla” cuando se refiere a los procedimientos a seguir por el soldado cuando es capturado por el enemigo.

También somos Presos Políticos, porque como ciudadanos se nos ha apresado, procesado o condenado, en forma anticonstitucional, violando lo dispuesto especialmente el Art. 18 de la Constitución Nacional.

Políticamente se anuló el Código de Justicia Militar, las leyes de “Obediencia Debida” y de “Punto Final”. También se anularon los indultos acordados por el entonces presidente Carlos Menem. Como muestra de la parcialidad manifiesta del gobierno de Néstor Kirchner en el tratamiento de este tema, él sólo derogó la amnistía para aquellos que derrotaron con las armas al terrorismo, pero a los integrantes de la guerrilla les concedió continuar en la condición de amnistiados, llegando a ocupar, algunos de ellos, funciones de nivel en los gobiernos del matrimonio Kirchner.

Ese gobierno hizo “importar” a la Justicia la figura del “autor mediato” y, en complicidad con miembros del Poder Judicial, crearon una “madeja” de leyes que se contraponen abiertamente a la Constitución Nacional.

También crearon la “Política de Derechos Humanos” que no es otra cosa que el desarrollo de un “plan Sistemático” para anular (para no decir la polémica palabra “aniquilar”) a todo vestigio de reacción contrarrevolucionaria.

Cabe recordar que el momento de los supuestos delitos de “lesa humanidad” no existía legislación nacional al respecto, solo aparece en la reforma constitucional de 1994. Allí también se ratifica el espíritu del Art. 18 cuando en el Art. 76 Inc 22 menciona explícitamente que los tratados internacionales sobre “lesa humanidad” no pueden ser aplicados en forma retroactiva.

Además, crearon el nucleamiento judicial kirchnerista llamado “Justicia Legitima”, donde a simple vista salta la parcialidad de los magistrados integrantes de ese grupo.

Como parte de este “plan sistemático” se montó primero un llamado “Juicio de la verdad” donde se buscaría a los restos mortales de los guerrilleros, pero luego se reorientó a producir “pruebas” sin los recaudos legales correspondientes, ellas servían para luego iniciar los actuales procesos.

Muchos de los que fueron querellantes o defensores de guerrilleros, luego integraron algunos tribunales orales y fiscalías.

Como esta “madeja” jurídica anticonstitucional aún continúa, es por lo que decimos que “También somos Presos Políticos”, ahora de éste gobierno.

Pero, a los problemas políticos se los soluciona solo con medidas políticas. Creemos que la única forma de borrar esa “madeja” de leyes anticonstitucionales que nos mantiene como Presos Políticos, es, sencillamente, la aplicación a “raja tabla” del Art. 18 de nuestra Carta Magna. Es por eso que la “Asociación de abogados por la Justicia y Concordia” persiste, sin claudicar, para que se vuelva al estado de Derecho en nuestro país.

Por todo lo expuesto es que somos Prisioneros de Guerra, militares que aún estamos cumpliendo con nuestra vocación de servicio a la Patria, esta es otra misión que nos tocó y estamos cumpliendo orgullosamente.

Y somos Presos Políticos porque como ancianos ciudadanos estamos privados de nuestra libertad en forma anticonstitucional, es decir, “por un capricho o venganza” política.

Para nosotros, convencidos que aún estamos en una “silenciosa” guerra, nos cuesta creer que muchos argentinos no comprendan que el país, nuestro país, fue y es atacado; primero con armas y explosivos, y luego con acción psicológica y una política deformada.

Nosotros no claudicaremos con nuestra misión de defender a la PATRIA. No traicionaremos el juramento que hicimos hace más de 50 años. La palabra “Traición” no está en nuestro léxico. La “dragona” que tienen nuestros sables, posen un nudo corredizo que se ajusta a la muñeca para usar el arma y no perderla en los golpes, tiene la longitud suficiente como para introducir la cabeza, ello significa que “más vale ahorcarse y morir que traicionar a la PATRIA”.

Por todo eso concluimos que, como MILITARES, somos PRISIONEROS DE GUERRA, en tanto que como ciudadanos somos PRESOS POLITICOS. Dejaremos de serlo cuando la Nación rescate de los campos de prisioneros a sus soldados y cuando ella aplique el Art. 18 de la Constitución a todos sus ciudadanos.

Antes de finalizar, queda como reflexión para otro artículo: ¿Por qué la sociedad colombiana no aprobó el llamado “Pacto” con las FARC? Interesante análisis.

Como siempre, nuestros saludos a los PG y PP de todo el país, cariño para nuestras estoicas familiar, algunos abnegados camaradas y a nuestros fueles amigos.

¡¡SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDON POR DEFENDER A LA PATRIA!!


Juan Carlos Jones Tamayo
TCnl (R)- Prisionero de Guerra Cnl (R)- Prisionero de Guerra
Licenciado- Preso Político Licenciado – Preso Político

Martin Rodríguez
TCnl (R)- Prisionero de Guerra Cnl (R)- Prisionero de Guerra
Licenciado- Preso Político Licenciado – Preso Político



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.