miércoles, 23 de noviembre de 2016

A MI ABUELO

Poesía escrita por el nieto del Coronel Argentino del Valle Larrabure

A mi abuelo


Te llevaron, o eso creyeron que hacían, pero nunca pudieron.
Creyeron que haciendo lo que quisieran con tu cuerpo, te tendrían. Pero no pudieron.

Creyeron que flagelando tu cuerpo penetrarían en tus ideas hasta tal punto, de manipularlas a su antojo, de poseerte, sin importar cómo.

Pero ese muro era impenetrable. Hasta el final.

Lo intentaron con todo lo que pudieron, con todo lo que sabían hacer, con todo lo que el odio les permitió hacer y con tu sangre pintaron su brazalete izquierdo.

Usaron tu cuerpo para "crecer", para dejar de ser imberbes, para demostrarle al mundo su determinación adulta, sus ganas de morir por algo que valiese la pena.

Pero no alcanzaba.

Creyeron que el tiempo te debilitaría, que el frío y el encierro serían lapidarios de tus ideales, y aunque no llegaban a creer del todo en lo que hacían, se sentían mas hombres al torturarte.

Usaron tu cuerpo para crecer, hasta donde pudieron.

Más no les permitiste.

Ni la cicuta te hizo dudar.

Mientras te obligaban a morir le cantaste al viento, aunque ellos no entendieran.

O no quisieran entender.

Moriste como el Quebracho y el monte todavía no terminó de estremecerse.

Y hasta esto quisieron quitarte, hasta de tu última intención quisieron ser dueños y dijeron que te habías suicidado, dijeron que no habías luchado hasta el final y que habías sucumbido, dejando este mundo cobardemente.

Cobardes son quienes ocultan la Verdad.

Y la verdad nos hará libres.


Tu nieto Arturo