sábado, 12 de noviembre de 2016

DARÍO LOPÉRFIDO: "EL INFORME SOBRE LOS DESAPARECIDOS ME DA LA RAZÓN"

“El fanático cree que si yo no digo treinta mil soy un negacionista, es la mayor canallada que escuché”, asegura el director del Colón en esta charla en la que reivindica el valor de la verdad y no descarta ser candidato el año próximo

Por Tatiana Schapiro
@tati_schapiro



"Este año fue histórico, no recuerdo como espectador una temporada con tantas estrellas. Sólo creo que va a ser superada por la del año que viene", dice en esta charla Darío Lopérfido, que afirma disfrutar más la música que la política.

A la hora de elegir cómo quiere ser recordado, no duda: "Como una persona que siempre dijo la verdad, le doy un valor superior".  "En la Argentina se lee la verdad como polémica, y la verdad es la verdad", agrega, en clara referencia al impacto que generaron sus comentarios sobre la dictadura y el fraude en la industria audiovisual durante el kirchnerismo y que desencadenaron su renuncia al Ministerio de Cultura porteño.

En esta charla con Infobae, Darío Lopérfido analiza lo sucedido, evalúa una posible candidatura en el 2017 y opina sobre la actualidad del país y el teatro Colón. A continuación, algunas ideas destacadas de la entrevista que puede verse completa en el video al final de la nota.

Sobre su renuncia y la discusión por la cantidad de desaparecidos:

El kirchnerismo hizo lo peor que puede hacer un régimen, que es llenar el país de fanáticos. El fanático no razona, agrede, no escucha los argumentos de los demás. Me tocó un año movido, pero que me da muchas satisfacciones porque parte del servicio público es decir la verdad. La verdad sana. Dije que la cifra de treinta mil desaparecidos era una cifra simbólica y ahora apareció un dictamen oficial del Ministerio de Justicia, por pedido de una ONG, donde dice que fueron 8.630 y pico entre desaparecidos y ejecutados en forma sumaria. También dije que las desapariciones en la Argentina no habían empezado con la dictadura, habían empezado en el gobierno justicialista de Isabel Perón. El informe dice exactamente eso.

—Renuncié porque Horacio [Rodríguez Larreta] es una buena persona y sentí que le estaba trayendo problemas por culpa de unos fanáticos que me acosaban. Me queda la tranquilidad espiritual de haber dicho la verdad.

El fanático cree que si yo no digo “treinta mil”, soy un negacionista. No, 8.600 personas muertas es una tragedia, fue tremendo

—El informe oficial que se publica me da la razón. Para mí es una tragedia 8.600 personas muertas en un país que no fue bombardeado, que fueron muertos de a uno, torturados. Como decía [Jorge Luis] Borges, "un solo desaparecido sería un escándalo de la razón". Fue tremendo. El fanático cree que si yo no digo "treinta mil", soy un negacionista, la mayor canallada que escuché -muy estimulada desde el diario Página 12, que perdió millones cuando terminó el gobierno de Cristina Kirchner, porque les dieron millones durante todos los años a través de la pauta oficial-, es decirme a mí negacionista. Negacionista es, primero, un signo de vulgaridad intelectual, negacionista es decir: "No hubo muertes en la Argentina". Yo dije lo que dijo [Ernesto] Sábato, lo que dijo [Graciela] Fernández Meijide, lo que dijeron historiadores y lo que ahora dice un documento oficial que se ocupa de eso. Y no es un número fijo, porque nos podemos enterar dentro de un tiempo de que hubo otra persona desaparecida y se suma, es una lista abierta.

—Dije que se había hecho el fraude audiovisual más grande de la historia en la época del kirchnerismo. Me acosaron, me amenazaron, me piquetearon. Ahora es público y notorio que lo que dije es cierto.

Me acosaron, me amenazaron y me piquetearon por decir que se hizo el fraude audiovisual más grande de la historia
—El kirchnerismo adoctrinó fanáticamente y lo hicieron de una manera intensiva, hasta se metieron en Pakapaka, un canal de niños donde se demonizaba a [Domingo F.] Sarmiento. Sarmiento fue Presidente de la República, escribió una cantidad impresionante de libros, fue un hombre que copió el modelo americano, donde había un lugar más pobre había que poner una escuela mejor, creía que la escuela era lo único que podía salvar al país. Y a él lo demonizaban.

—Hago mi autocrítica. Me parecía tan irracional todo. Yo estaba diciendo algo que había dicho ya un montón de gente y me atacaban de tal manera que entré en el enojo y discutí. Soy muy crítico de mi propia ira. No me siento orgulloso de haber estado a los gritos discutiendo sobre un tema, porque no creo en eso. Lo que pasa es que te agotan las instancias, porque les proponía debatir pero no querían, me querían gritar "traidor", "negacionista", "asesino", "genocida", "te vamos a pegar un tiro". Me amenazaron de muerte. El nivel de locura fue bravo.

No descarto ser candidato en el 2017. Hay un sector muy amplio de la sociedad que valora mucho esto de decir la verdad siempre

Sobre las elecciones 2017 y el presente político

—Nunca fui candidato. No lo descarto, porque hay elecciones y este sistema de elecciones abiertas está muy bueno, así que no lo descarto. Siempre fui una persona conocida, pero ahora me volví muy conocido y hay un sector muy amplio de la sociedad que valora mucho esto de decir la verdad siempre. Vivo en permanente contradicción. Si por mí fuera, me quedaría toda la vida acá en este teatro. Por otro lado, admiro tanto la labor del Presidente y si hay algún lugar donde lo pueda ayudar mejor en este proceso increíble que estamos viviendo, ahí estaré. Estuvimos a tres puntos de ser Venezuela. Veremos qué depara el destino.

—Hoy en el mundo somos un país de vuelta normal. Ángela Merkel se junta con el presidente [Mauricio] Macri; [Barack] Obama, que en doce años no había venido nunca a la Argentina, vino; el premier italiano vino. La Argentina vuelve a estar en el foco de las grandes naciones y sólo necesitamos el tiempo para que el desastre económico que se generó se recomponga.

—El populismo te da un subsidio, el puntero que te lo da, se queda con la mitad y con esa mitad que te quedaste estás esclavizado a votar siempre al mismo para que no te lo saquen. Hay que transformar eso en un círculo virtuoso donde la gente tenga trabajo, pague cargas sociales, entonces tenga obra social y asignaciones familiares. Tengo mucha confianza, va a pasar. Lo que sucede es que no hace un año todavía que salimos de eso.