sábado, 19 de noviembre de 2016

FELIZ TRISTE CUMPLEAÑOS


El 17/11 de 2016 se cumplieron, y aún   no salgo de mi asombro, 10 (diez) años  procesado sin condena y privado de mi libertad.

Para entender lo irregular de mi situación, tuve un corto periodo excarcelado después de haber cumplido tres años detenido sin condena, resolución  dictada por casación y firme por no haberse presentado la fiscalía en tiempo y forma.

No obstante mediante un recurso extraordinario presentado por el fiscal general, la Corte Suprema de Justicia en un dictado dividido revocó la excarcelación, y aquí me encuentro cumpliendo 10 años privado de mi libertad desconociendo el estado argentino,  principios básicos de la justicia universal.

Próximamente cumpliré 80 años, por operaciones en las dos caderas tengo cierta discapacidad. y ninguna posibilidad en influir en  el proceso en marcha.

Indudablemente la CSJ no leyó los autos de instrucción donde me imputan cientos de  asesinatos, secuestros robo de niños etc., con una redacción confusa, maliciosa y contradictoria, una verdadera zanata, que de haberla leído, se darían cuenta del bochorno judicial que avalaron.

Solo pido que lean mis dos alegatos donde con pruebas fehacientes demuestro mi inocencia.             

Me privaron de mis mejores años en el ocaso de mi vida, mi nieto más pequeño aun no pudo conocer a su abuelo.

En una charla a través de internet, ese pequeño de rulos oscuros, redondos ojos brillantes, y tonada caribeña, con la espontaneidad propio de un niño de su edad, me preguntó, si mi hijo era adulto, (es decir su padre).

En una situación normal, este episodio sería una anécdota cómica familiar, pero en realidad esconde el drama de mi familia, mis hijos tuvieron que emigrar, mis nietos nacieron en el extranjero y el nieto más pequeño  presa de una confusión total respecto de su abuelo virtual.

Me han privado de contarles los cuentos del abuelo, acariciar sus cabellos, velar su sueño y besar su frente; el tiempo vital disponible es  breve, toda mi familia no podrá olvidar esta injusticia, lo que los hacen renegar de su condición de ciudadano argentino

Soy un paria civil y militar, la justicia no cumple con la constitución, el periodismo ignora nuestra situación y nos anatemiza a todos como genocidas, la Iglesia tibiamente promete pero no hace nada, le remití al Papa una carta explicando mi situación, (con la seguridad que fue recibida), en la cual  le pedía una bendición, no solo no recibí nada ni de terceras personas, sino que se ocupa más de delincuentes reconocidos, que de un pobre viejo privado de su libertad, condenado a muerte en vida.

Eugenio Bautista Vilardo
Capitán de Navío IM (RE)
DNI 4 251 385

Detenido político