jueves, 22 de diciembre de 2016

LIBERTAD


Por Luis Ocaranza

Han pasado 80 meses, hemos pasado de todo, las ultimas horas de semejante injusticia sólo me llaman a agradecer a Dios por haber tenido mi familia muy unida en esta larguísima oscuridad alumbrada por tantos generosos y nobles afectos de familiares, amigos y los incondicionales camaradas que tuve la suerte de encontrar en mi amado Ejército Argentino.


Somos una familia bendecida y este agradecido soldado ha cumplido una vez más un servicio a la Patria. En el día de la fecha el Tribunal Oral Federal de Tucumán resolvió otorgarme la libertad condicional, por haber cumplido dos tercios de mi condena. Un abrazo gigantesco y feliz Navidad. Sólo ruego que pronto el manto de la Virgen cubra a todos los presos políticos y los devuelva a su hogar de donde fueron injustamente arrancados. Dios lo quiera.