miércoles, 7 de diciembre de 2016

PRESIÓN A LA JUSTICIA


Tengo la esperanza de que el Gobierno no ceda ante las insólitas presiones de organismos defensores de algunos derechos humanos que pretenden la liberación de alguien investigado por la Justicia por ser responsable de delitos penales. Cabe señalar que Milagro Sala no está detenida por disidente (algo normal en Cuba y Venezuela), como quieren hacer creer algunos representantes de esos organismos que parecen resabios del populismo bolivariano que asoló América del Sur durante los últimos años. Por otra parte, nunca mostraron interés por la situación irregular de miles de detenidos ilegítimamente como resultado de parodias de juicios con testigos falsos y jueces "militantes", dejando entrever que a estos humanos no les caben los mismos derechos.


El Gobierno debe permitir que la Justicia haga su trabajo sin presiones externas o internas.

Andrés C. Milá Prats
DNI 4.416.360