martes, 31 de enero de 2017

¿ES QUE USTED TAMBIÉN CREE QUE FUERON 30.000?


También la propia Margarita Stolbizer ha pedido enfadada la renuncia de Gómez Centurión bajo el falso fundamento dado a conocer por la agrupación que preside que "Está claro que no ha podido dimensionar lo que ha sido el avasallamiento y la violación de los derechos humanos". ¿Y los soldados, ancianos, jueces, jóvenes, niños, ejecutivos, diplomáticos extranjeros que fueron asesinados por las bombas de los terroristas traidores a la Patria, no tienen derechos humanos? Sus deudos son ninguneados, no hay para ellos las jugosas reparaciones que gozan los deudos de los terroristas, aún de los que “desaparecieron” pero siguen vivos, o de los que fueron asesinados por sus propios “camaradas”. 

Ni siquiera una palabra de consuelo de ningún funcionario para los familiares de los que defendieron la Nación, por cuya gesta llegó finalmente la democracia y gracias a quienes ustedes ocupan hoy cómodos sillones mientras los soldados que sobrevivieron a la guerra que sufrimos, cumplen prisión ante su absoluto y complaciente silencio, muriendo de a poco abandonados y sin la mínima atención médica ni espiritual.

Hasta el propio Secretario de Derechos Humanos aseguró que la cifra de 30.000 "es un emblema", Ergo: reconoce que es una fantasía militante…

Sin embargo nadie lo “reta”, por el contrario todos lo alaban.

¿Es que estamos volviendo al triste país en que uno solo de los bandos tiene derecho a opinión, derecho a la justicia, derecho a indemnizaciones, al goce de los derechos humanos, a rentas vitalicias, al acceso irrestricto a los cargos públicos?

La feroz consigna peronista de que “al enemigo ni justicia” sigue vigente.

Esa tristeza ya la vivimos muchos años y la creíamos desterrada.

Señor Presidente: Es hora de que gobierne para todos los argentinos.

Juan Manuel Otero