viernes, 3 de febrero de 2017

204º ANIVERSARIO DEL COMBATE DE SAN LORENZO


Hoy recordamos el Combate de San Lorenzo, sucedido el 3 de febrero de 1813. Fue un enfrentamiento armado qe se desarrolló junto al Convento de San Carlos Borromeo -situado en la actual localidad de San Lorenzo de la provincia de Santa Fe, Argentina- en el que las fuerzas patriotas rioplatenses vencieron a las españolas. Fue el único combate en territorio argentino que libraron tanto el Regimiento de Granaderos a Caballo como su creador, el entonces coronel José de San Martín.

La ciudad de Montevideo -declarada por España como capital provisional del Virreinato del Río de la Plata-era la principal base naval española en el océano Atlántico Sur; por tierra estaba sitiada por el ejército de José Rondeau, al que luego se sumaría José Gervasio Artigas. De modo que los españoles tenían que hacer uso del mar y del Río de la Plata para abastecerse. Frecuentemente, una escuadrilla realista salía de Montevideo en dirección al Paraná, y sus hombres merodeaban las costas robando ganado.

Una expedición compuesta de once embarcaciones, que había salido de Montevideo con el propósito indicado, fue seguida paralelamente por tierra por el coronel de caballería José de San Martín, al frente de 125 hombres del Regimiento de Granaderos a Caballo, recientemente creado por él.

Las fuerzas de San Martín se adelantaron, deteniéndose el 2 de febrero cerca de la posta del Espinillo, situada a 21 km al norte del Rosario, donde hoy se ubica la ciudad de Capitán Bermúdez. Tras cambiar los agotados caballos por unos frescos proporcionados por el comandante militar del Rosario, Celedonio Escalada, continuaron al día siguiente su recorrido hasta el Convento San Carlos, ingresando por el lado oeste del monasterio. En ese lugar existe el convento de San Carlos, donde -tras negociar la situación con el superior de los frailes franciscanos del convento, fray Pedro García- San Martín ocultó a sus granaderos, de modo que la escuadrilla realista no pudiera observarlos.

Cuarenta fueron las bajas producidas entre las tropas realistas, en tanto que las filas patriotas tuvieron 14 y fueron:
  • Juanario Luna, José Gregorio Franco y Basilio Bustos, los tres de la aldea de Renca (provincia de San Luis). 
  • Juan Bautista Cabral y Feliciano Silva, de Corrientes.
  •  Ramón Saavedra y Blas Vargas, de Santiago del Estero.
  • Ramón Amador y Domingo Soriano, de La Rioja.
  • José Márquez y José Manuel Díaz, de Córdoba.
  • Juan Mateo Gelvez, de Escobar (provincia de Buenos Aires).
  • Domingo Porteau, de Labarthe-Rivière, Francia.
  • Julián Alzogaray, de Chile.
  • A ellos deben agregarse el capitán Justo Germán Bermúdez, nacido en Montevideo, que fallecería 11 días después, y el teniente Manuel Díaz Vélez, nacido en Buenos Aires, que falleció el 20 de mayo de 1813, ambos a consecuencia de las heridas recibidas en combate.

Parte del combate de San Lorenzo, suscrito por el coronel José de San Martín al superior gobierno:


“Exmo Señor. Tengo el honor de decir a V. E. que en el día 3 de febrero los granaderos de mi mando en su primer ensayo han agregado un nuevo triunfo a las armas de la patria. Los enemigos en número de 250 hombres desembarcaron a las 5 y media de la mañana en el puerto de S. Lorenzo, y se dirigieron sin oposición al colegio S. Carlos conforme al plan que tenían meditado en dos divisiones de a 60 hombres cada una, los ataques por derecha e izquierda, hicieron no obstante una esforzada resistencia sostenida por los fuegos de los buques, pero no capaz de contener el intrépido arrojo con que los granaderos cargaron sobre ellos sable en mano: al punto se replegaron en fuga a las bajadas dejando en el campo de batalla 40 muertos, 14 prisioneros de ellos, 12 heridos sin incluir los que se desplomaron, y llevaron consigo, que por los regueros de sangre, que se ven en las barrancas considero mayor número. Dos cañones, 40 fusiles, 4 bayonetas, y una bandera que pongo en manos de V. E. y la arrancó con la vida al abanderado el valiente oficial D. Hipolito Bouchard. De nuestra parte se han perdido 26 hombres, 6 muertos, y los demás heridos, de este número son: el capitán D. Justo Bermúdez, y el teniente Manuel Díaz Vélez, que avanzándose con energía hasta el borde de la barranca cayó este recomendable oficial en manos del enemigo. El valor e intrepidez que han manifestado la oficialidad y tropa de mi mando los hace acreedores a los respetos de la patria, y atenciones de V. E.; cuento entre estos al esforzado y benemérito párroco Dr. Julián Navarro, que se presentó con valor animando con su voz, y suministrando los auxilios espirituales en el campo de batalla: igualmente lo han contraído los oficiales voluntarios D. Vicente Mármol, y D. Julián Corvera, que a la par de los míos permanecieron con denuedo en todos los peligros. Seguramente el valor e intrepidez de mis granaderos hubieran terminado en este día de un solo golpe las invasiones de los enemigos en las costas del Paraná, si la proximidad de las bajadas no hubiera protegido su fuga, pero me arrojo a pronosticar sin temor que este escarmiento será un principio para que los enemigos no vuelvan a inquietar a estos pacíficos moradores. Dios guarde a V. E. muchos años. San Lorenzo febrero 3 de 1813.


Coronel José de San Martín”