viernes, 7 de julio de 2017

PARTICIPACIÓN


Hoy, jueves 6 de julio, debió leer sus "breves notas" como final del vergonzoso juicio "Operativo Independencia" el preso político Tte Cnl Julio César Meroi.

No pudo hacerlo; una trombosis ocurrida durante la anterior audiencia se llevó su vida. No sólo la injusticia mata, los juicios en sí son armas homicidas que se llevan la vida de la gente.

Se había preparado con esmero para decirles a esos jueces prevaricadores todo lo que había en su corazón y en su mente. Setecientos testigos desfilaron por este circo sin que ninguno lo hubiese reconocido o acusado de nada. Ahora los chacales que parasitan los Derechos Humanos dirán compungidos "murió impune". Los chacales que se alimentan de la carne y de la sangre de los presos políticos de la Argentina.

Pero, sin embargo, Meroi estuvo presente en la audiencia de hoy. Su hijo y su hija sostuvieron un cartel con su rostro y la leyenda "Preso político N° 413 muerto en cautiverio".

Estuvieron allí en el nombre del padre.


En el lugar que ocupaba durante el juicio, una bandera de luto simboliza lo que muchos sentimos.