martes, 20 de febrero de 2018

NO ES ERUDICIÓN… ES UN AVISO SERIO, MUY SERIO


Hoy tengo resentimiento y bronca contra mi pueblo ovejuno, contra los sanguinarios vándalos terroristas de ayer y de hoy que fueron modelando nuestro actual perfil social; contra los  jueces federales cómplices por ideología y/o complacientes por cobardía con el accionar de aquellos, y contra los políticos que ayer, atormentados y temerosos por la violencia subversiva desatada entonces exclusivamente por su ineptitud y permisivismo, supieron suscribir y ordenar desde los poderes de la nación el aniquilamiento de aquellas bandas terroristas y hoy, con total desparpajo las apoyan o, como el pueblo, se hacen los distraídos y miran para otra parte, total....

Pero esos “señores” dentro de los cuales incluyo a un sector del sindicalismo,  a mí no me la pueden contar  porque vi,  viví y sufrí aquella historia macabra  en la que junto a mis camaradas de armas y de seguridad, junto a algunos compatriotas  supimos defender al pueblo argentino y su democracia   de aquella amenaza terrorista, en cumplimiento de la orden del entonces Presidente Constitucional y Comandante en Jefe de las FF.AA.   junto a la adhesión a esa disposición  de la inmensa mayoría parlamentaria.

Hoy, por esas cosas extrañas de la política y la Justicia,  los que entonces impartieron y/o apoyaron con sus firmas y resonantes discursos aquellas órdenes, descansan en paz y/o en libertad, los que aun viven, mientras que los que las cumplieron están arbitraria e ilegalmente presos o muertos (en combate o en prisión). Fueron, tanto los que ya no están con nosotros como los que aun viven, PRESOS POLÍTICOS, la mayoría sin sentencia firme y sin arresto domiciliario a pesar de su edad.

No olvido al ver la situación que padecen esos camaradas de armas,  que los mal llamados “jóvenes idealistas” ayer nomas supieron sin límites ni fronteras, matar criaturas, tomar cuarteles, secuestrar ciudadanos y pedir dinero para liberarlos;  poner bombas y, como si fuera poco, matar a 3 jefes de policía: Villar, Cardoso y Cáceres Monie. Son los mismos que hoy coordinan las actividades subversivas para Sudamérica desde el Foro de San Pablo (Brasil); o que,  habiendo ocupado algún sillón en la Casa Rosada mimetizados en el partido justicialista, fueron construyendo complicidades en todos los poderes de la Nación, haciendo de nuestra democracia una simulación para vengarse de la derrota sufrida y robarnos a todos… 

Hoy los vemos  actuar hipócritamente como políticos “buenos”, o como locutores o periodistas en los distintos medios de comunicación masiva, o en los sindicatos “duros” engañando a la juventud (formando opinión) sobre cómo fue aquella historia de guerra que el pueblo argentino conoce muy bien como se desarrollo, porque la sufrió,  pero por conveniencia o cobardía se hace el distraído para no comprometerse ni tomar parte en la defensa de aquellos que supieron protegerlos y salvaron al país de padecer un baño de sangre mayor.

¡Qué tristeza!  ¡Cuánta  miseria cívica y social! ¡Qué pueblo de mierda tenemos…! sin convicciones, sin compromisos, ni lealtad de ninguna índole, dividido y quebrada su voluntad de SER LO QUE SUPO SER, no hace mucho y muy pronto, si no cambia de actitud, SERÁ  LO QUE MERECE SER: NADA.

EL SILENCIO Y LA FALTA DE COMPROMISO DE NUESTRO TIMORATO PUEBLO,  ES ATERRADOR… Y NUESTRO COMÚN ADVERSARIO IDEOLÓGICO SIGUE AVANZANDO… ROBANDO, MINTIENDO, Y ASESINANDO… y nos sigue acechando...

Por ello hoy comprendo la desazón existente en mis camaradas presos, en sus familiares y amigos ¡Tanto sacrificio, tanto dolor y muerte para nada…! Y lo peor… es que casi, casi,  estamos en los albores de repetir otro 70… pero ellos ahora están mejor infiltrados, organizados y pertrechados. Hay mucho armamento que ingresó  ilegalmente… robaron 600 kg de pólvora negra que nunca apareció y alguien tiene…, robaron armamento de unidades militares y munición de Fabricaciones Militares…

Representantes de la Cámpora  fueron designados en el RENAR y desde allí acreditaron la tenencia, portación,  e ingreso de armas indiscriminadamente… y la droga llueve en nuestro país con la cual se financian para desestabilizar al Gobierno…

El daño social, económico y cultural que padecemos es evidente.

Arrastramos ideas equivocadas sobre el camino que conduce al progreso y a la justicia social

No hay hasta el momento (¿la habrá?) alguna condena por los distintos casos de corrupción, ni siquiera avances sustanciales en las distintas causas pese a estar la Justicia atosigada de pruebas al respecto

"VOY A TERMINAR CON EL CURRO DE LOS DERECHOS HUMANOS..." usted sabe quien lo dijo; hasta la fecha, como la lluvia de inversores: NADA!!!

En azul y blanco, Hugo Cesar Renés