martes, 27 de marzo de 2018

A LOS ENEMIGOS NI JUSTICIA


Editorial Lunes, 26 de Marzo de 2018



Nos guste o no, la Justicia para ser Justicia se hace con todos, incluso con el enemigo, de lo contrario, no existe democracia ni tampoco existe Estado de Derecho y mucho menos, Justicia.

El gobierno de Mauricio Macri se lanzó a transitar por una línea que no se sabe quién ha trazado. Él mismo, que prometió en campaña "terminar con el curro de los derechos humanos", una vez presidente inició un peregrinaje penitencial a las oficinas de quienes hicieron de los derechos humanos un botín de guerra. Los mismos que el sábado trataron a su gobierno de "nefasto". Aquellos que ensalzando a los terroristas muertos –como jóvenes idealistas y soñadores– montaron un negocio millonario a costa, por supuesto, de las arcas del Estado.

Lo complejo de todo esto es que en esta visión de la "grieta" que divide a los argentinos, el Gobierno, lejos de iniciar una búsqueda de la verdad que permita equilibrar las opiniones continúa el relato del gobierno anterior. Una construcción hábil que permitió, a Néstor Kirchner y a su organización delictiva, dibujar una historia diferente a la que se vivió y disponer de una galería de personajes a los cuales enrostrarles todos los problemas vividos y por vivir.
Muchos jueces son renuentes a los pedidos de prisión domiciliaria para los militares mayores de setenta años detenidos, tal como lo prueba la lentitud de sus decisiones, sus respuestas ambiguas y sus silencios estratégicos. Unos los deniegan por querer ser políticamente correctos, otros por venganza. A nadie importa que estos pedidos sean hechos conformes a derecho y según lo que prescribe la ley. Pero ahora, Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos de la Nación, dice que concuerda con la opinión de los organismos de DD.HH. y que no se le debe otorgar prisión domiciliaria a Alfredo Astiz. No importa que éste vaya a cumplir setenta años ni que tenga cáncer.

El Gobierno –Avruj lo representa– está acomodándose a la frase de Perón con que titulamos el presente editorial: A los enemigos ni justicia.

Entrevista realizada en junio/julio de 1973

La frase es inmoral, la diga Perón, Avruj, o quien sea, y muestra un significativo aspecto del comportamiento humano, porque está negando el concepto de justicia. El concepto de justicia engloba a todos, incluso a los enemigos. Pero lo que prima aquí es la realidad ideológica y para ésta, no es parte de su natural comportamiento actuar con justicia. La razón es simple, admitirlo no permitiría tergiversar la historia que comenzaron a reescribir el 25 de mayo de 2003. Además, dejarían de tener en la jaula a quienes presentan como los únicos responsables de un drama en el que quienes lo provocaron y celebraron hoy se rasgan las vestiduras. La Ley 26.472, que modifica tanto la Ley de Ejecución 24.660 como el Código Penal, establece en su inciso d): "El Juez de ejecución o juez competente podrá disponer el cumplimiento de la pena impuesta en detención domiciliaria al interno mayor de setenta (70) años".

Le guste o no a Avruj, la justicia es para todos, amigos y enemigos… o no es justicia. Si ahondara en sus raíces descubriría que "El Eterno ya te ha dicho, oh hombre, en qué consiste lo bueno y qué es lo que Él espera de ti: solo hacer justicia, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu D-s. [Mijá/Miqueas 6:8]" o aquello más simple y directo de: "Justicia, Justicia tú perseguirás. öã÷ öã÷  úøãô [Devarim/ Deuteronomio 16:20]".

El problema de los argentinos siempre ha sido no tratar con Justicia a sus enemigos, vencidos o vencedores y es patético cómo quienes van a buscar la foto con el Papa, que hablan por él olvidando las palabras que repite a todos: misericordia, perdón y reconciliación. Curiosamente quienes reclaman por aquellos que no tuvieron la protección de la ley, pretenden negar a otros lo mismo que reclaman. La Justicia se hace con todos, incluso con el enemigo, respetando sus derechos humanos.

Quizá, si tuviéramos una perspectiva humana deberíamos intentar dejar de lado todas estas maquinaciones artificiosas y ponernos a reflexionar sobre esta frase terrible: "A los enemigos ni justicia". Tal vez, si lo hiciéramos buscando la verdad, ésta nos ayudaría a entender muchas de las cosas que hoy nos afligen y preocupan.



NOTA: El video y destacados no corresponden a la nota original.