martes, 6 de marzo de 2018

CARTA ABIERTA AL SEÑOR PRESIDENTE DE LA NACIÓN Y DIPUTADOS DE LA NACIÓN


Señor Presidente de la Nación y Señores Diputados de la Nación:

Tengo 70 años por lo tanto tengo plena conciencia de los hechos históricos que han ocurrido en la trágica historia de los enfrentamientos en nuestro país. He leído con mucho detenimiento no solo los diarios de esa época sino las actas de las deliberaciones de los Diputados y los Senadores en el Congreso de la Nación en los meses de noviembre y diciembre del año 1975. Creo que sería muy importante difundir el contenido de las mismas porque allí descubriríamos cual es la verdad "histórica de esos enfrentamientos" y veríamos que nuestros representantes ya habían llegado al límite de la paciencia porque hasta ellos habían llegado a ser víctimas del terrorismo montonero y erpiano. La historia no comienza allí sino que es muy anterior los terroristas montoneros y erpianos se cansaron de asesinar a inocentes aun antes de esa época y durante gobiernos democráticos como fue durante el gobierno de María Estela Perón, muchas de esas víctimas ni eran argentinos sino empresarios extranjeros que nada tenían que ver con el Estado Nacional. Tampoco es el caso de la impresionante cantidad de niños que asesinaron sin piedad y el caso mas emblemático y conocido es el de Cristinita Viola de solo 3 años.


Más historia, más objetividad y menos ideología. Menos "curros" basta de indemnizaciones a ex-terroristas asesinos hoy muchos de ellos homenajeados en el Parque de la Memoria por el Presidente de la Nación y Presidentes que nos visitan y no conocen la historia trágica en la Argentina. Digo menos "curros" de los que prometió terminar el Ingeniero Macri antes de asumir la Presidencia de la Nación. Me horroriza saber que muchos héroes de Malvinas muchos de ellos condecorados por el valor durante la Guerra están en la cárcel y mucho me horroriza ver que hay jueces ex-terroristas, ex-fiscales terroristas que son los que condenan a quienes recibieron la orden constitucional de aniquilar a la subversión. Un Presidente de la Corte Suprema como el Dr. Lorenzetti que habla de Política de Estado en los delitos de lesa humanidad y el con sus antecedentes de montonero, que pensará supongo ¿que fueron jóvenes idealistas quizás?


Mataron. asesinaron, secuestraron y hoy gozan de libertad y disfrutan de los millones en España, otros cuentan sus aventuras revolucionarias y asesinatos en la televisión. Como dice mi querido amigo Arturo Larrabure ha llegado el momento de curar las heridas, de pacificar y unir a todos los argentinos. Con esto no propongo amnistías ni perdones busco justicia y no venganza. Que fue lo que hizo Nelson Mandela en Sudáfrica? Nadie interpretó bien las declaraciones del Diputado Nicolás Massot, Mandela no amnistió ni perdonó a nadie, la ley se aplicó con dureza tanto en los que violaron la ley desde el Estado como los que violaron la ley dentro de sus seguidores políticos. Una de las razones por las cuales el se divorcia de Winny la madre de sus hijos fue cuando dijo "No es la mujer que yo conocí". El peso de la ley recayó también sobre ella y Nelson Mandela nada hizo para impedirlo. Fue y sigue siendo un ejemplo de lo que es ser un luchador por los derechos humanos no solo en Sudáfrica sino en el mundo entero. Debo ser justo y reconocer que el Presidente Macri ha tomado medidas políticas para que la historia no se vea de forma tan torcida, una buena tarea del Procurador del Estado y otra buena decisión sería apartar de la Justicia a los jueces ex-terroristas que buscan en sus decisiones judiciales venganza y no justicia[1].

Dr. Francisco Bérnard
Abogado y Periodista
"La Unión Nacional es un Derecho Constitucional"

NOTA: Las imágenes, referencias y destacados no corresponden a la nota original.



[1] El debido proceso se ha interpretado frecuentemente como un límite a las leyes y los procedimientos legales por lo que los jueces, no los legisladores, deben definir y garantizar los principios fundamentales de la imparcialidad, justicia y libertad. Esta interpretación resulta controvertida, y es análoga al concepto de justicia natural y a la justicia de procedimiento usada en otras jurisdicciones. Esta interpretación del proceso debido se expresa a veces como que un mandato del gobierno no debe ser parcial con la gente y no debe abusar físicamente de ellos.