sábado, 7 de abril de 2018

OBERDAN SALLUSTRO



El “merecido reconocimiento a familiares de militares caídos” de la sentida columna editorial del 1º de febrero debería extenderse a ciudadanos civiles también caídos, como el ocurrido el 10/4/1972 cuando después de 20 días de secuestro fue asesinado por el ERP el director general de Fiat Concord, Oberdan Sallustro, quien desde 1950 había trabajado con inteligencia, denuedo, sin límites de horarios o días festivos, y sin enriquecerse en lo personal, para superar infinitas trabas burocráticas y lograr que Fiat de Italia realizara una excepcional inversión en capital y tecnología, dando vida al mayor conglomerado industrial de América Latina: ocho fábricas (tractores, automóviles, camiones, material ferroviario, grandes motores diésel, forja) y las bases para una de automóviles en Brasil. A su muerte, aseguraba trabajo productivo en blanco y completa cobertura médica para 25.000 dependientes directos que sumaban 50.000 computando proveedores y concesionarios. A ese fenomenal despliegue de realizaciones, lo complementó con iniciativas de bien común, como la duplicación del Hospital Italiano, la construcción de la Iglesia de Nuestra Señora de los Inmigrantes, con una escuela modelo que todavía funciona cerca del Hospital Argerich, y colonias de vacaciones y actividades sociales y deportivas en cada fábrica, localizadas en Ferreyra (Córdoba), Caseros y El Palomar (conurbano), Sauce Viejo (Santa Fe). Su trágica muerte seguida por persistentes amenazas a directivos, dio inicio al declive y luego derrumbe de ese inigualado emprendimiento productivo y social. En sus “memorias”, el entonces jefe del ERP, Enrique Gorriarán Merlo confiesa que este crimen, que tuvo un enorme impacto emocional en la población, fue un error y lo lamenta (¡como reconocimiento!). Bien dice Luis Alberto Romero que esto es historia y no mera “memoria”, que se desvanece. Y el reconocimiento reviste un carácter pedagógico para construir un país mejor, pensando antes que nada en los más pobres y sus hijos.

Carlos Tonelli
DNI 18.796.008


NOTA: La imagen no corresponde a la nota original.