jueves, 12 de julio de 2018

ENTREVISTA A LUIS ALBERTO VILLAMARIN, ANALISTA POLÍTICO Y MILITAR Y COLABORADOR DE LA CNN


por Ricardo Angoso

"El aumento de cultivos de coca en Colombia se relaciona directamente con el pacto FARC-Santos".

"El objetivo de Irán desde que triunfó la revolución es destruir al enemigo judío allá donde se encuentre, bien sea en Israel o fuera de ese Estado".

"Está comprobada la relación directa entre Irán y el atentado terrorista perpetrado en Argentina contra la Amia, eso ya está fuera de toda duda".


Luis Alberto Villamarín es coronel del ejército colombiano, analista político y militar y colaborador en diversos medios de comunicación, tanto locales como internacionales. Es autor de 32 libros sobre cuestiones de seguridad, defensa y relaciones internacionales y colabora asiduamente con el canal de televisión norteamericano CNN. En esta entrevista, realizada en la ciudad de Bogotá, analiza varias cuestiones de actualidad y repasa la agenda política latinoamericana.

Ricardo Angoso: ¿Qué hay de cierto sobre esas supuestas redes islamistas que operan en América Latina con intenciones de provocar atentados terroristas?

Luis Alberto Villamarín: Es absolutamente cierto. Y en América las tenemos chiitas, ligadas a Hezbollah, y sunitas, claramente conectadas con la red Al Qaeda y el Estado Islámico. Los miembros de Hezbollah están llegando a través de Venezuela y también a través de la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, mientras que los sunitas se están introduciendo a través de las islas del Caribe, más concretamente las Indias Occidentales, donde hay una fuerte presencia de comunidades musulmanas, algunas muy radicalizadas.

IRÁN, ¿UNA AMENAZA EN AMÉRICA LATINA?

R.A.: ¿Tiene cada vez más fuerza Irán en América Latina?

L.A.V: Es cierto, hay una guerra fría entre Irán, que es chita, y Arabia Saudí, que es sunita, por controlar el Islam a nivel mundial y fijar su hegemonía. Desde 1979, en que fue la revolución iraní de los ayatolas, Irán ha tenido como objetivo extender su revolución por todo el mundo, incluyendo países como Afganistán y otras áreas del mundo que ni siquiera son chiitas; es un proyecto que arranca desde los orígenes del régimen y trata de consolidar un plan hegemónico mundial de los iraníes en el Islam. Luego en los últimos años se estableció una íntima alianza entre los gobiernos izquierdistas de América Latina y el régimen iraní, que contó con la especial ayuda de los gobiernos de Hugo Chávez, en Venezuela, y Fidel Castro, en Cuba. Chávez, incluso, fue más allá y trabó una intensa relación, política y personal, con el máximo líder iraní Mahmud Ahmadineyad.


R.A.:¿Qué informaciones tiene de las conexiones entre Irán y Argentina, u otros países de América Latina?

L.A.V.: Irán tiene un objetivo claro: acabar con el Estado judío. Pero el objetivo va más allá y pretenden acabar con todos los judíos del mundo. Está comprobada la relación directa entre Irán y el atentado terrorista perpetrado en Argentina contra la Amia, eso ya está fuera de toda duda. Parece que fue un ataque perpetrado a través de Hezbollah. Lo que también parece es que la presidenta de Argentina de entonces, Cristina Kirchner, facilitó a los iraníes la cobertura para que no se determinaran sus responsabilidades criminales en el caso y alentó, de una forma u otra, que no se llegara a la investigación del mismo, llegando al extremo que el fiscal que estaba investigando el caso, Alberto Nisman, fuera asesinado en un crimen (de Estado) todavía no esclarecido.

LA CRISIS DE VENEZUELA

R.A.: ¿Qué influencia puede tener la grave crisis política y humanitaria que padece Venezuela en Colombia?

L.A.V.: Mucha. No olvidemos que de la misma forma que muchos de los migrantes que llegan a Europa están conectados con redes yihadistas, muchos de los que atraviesan la frontera con Colombia están ligados a estructuras criminales que tienen relación con el gobierno venezolano y con las organizaciones terroristas que operan en Colombia, como las FARC y el ELN. Luego están los problemas sociales y económicos que se van a generar con esta crisis, ya que Colombia, con un desempleo alto y graves problemas internos, seguramente no está preparada para recibir a toda esta población que llega hasta nuestro país sin nada de nada. Y el problema va a más y no parece que nadie ni nada vaya a detener a ese auténtico éxodo.

R.A.: ¿Parece que hay un desplazamiento del continente hacia la derecha, abandonando el discurso populista de cierta izquierda?

L.A.V.: Yo creo que esa dinámica, ese cambio, es fruto de los mismos problemas que han generado esos gobiernos populistas. Por ejemplo, Nicaragua está viviendo una auténtica catástrofe, casi al borde de una guerra civil. Pero también quiero añadir algo: los dirigentes políticos tradicionales son, en parte, responsables de lo que está ocurriendo y ahí tenemos las consecuencias, como lo que ha pasado en México, donde los partidos tradicionales fueron incapaces de gobernar adecuadamente el país y éste acabó en manos de una izquierda que responde, más o menos, aunque con matices, a esos parámetros de corte populista. Los malos gobiernos acaban generando consecuencias impredecibles y resultados como los que hemos visto recientemente en el continente.

ISRAEL VS. IRÁN

R.A.: ¿Comparte los temores de Israel con respecto al programa nuclear iraní?

L.A.V.: Totalmente, no me queda ningún género de duda de que Irán sigue adelante con sus planes nucleares. Y comparto ese temor porque el objetivo de Irán desde que triunfó la revolución es destruir al enemigo judío allá donde se encuentre, bien sea en Israel o fuera de ese Estado. Y, en segundo lugar, porque el grupo Hezbollah solamente tiene una función en el Líbano: atacar a Israel y, por ende, apoyar a Hamas, que también lucha contra el Estado hebreo desde Gaza y Cisjordania. Ese es el único y verdadero objetivo de Hezbollah en el Líbano, no lo perdamos de vista. Pero, además, Irán extiende sus tentáculos por Irak y Siria, donde interviene descaradamente, para acorralar a Israel y amenazarla cada vez más. Por todos esos motivos expuestos, creo que los temores de Israel responden a la realidad y la amenaza por parte de Irán contra los intereses judíos sigue presente hoy.

R.A.: ¿Piensa que los Estados Unidos desde la llegada de Donald Trump a la presidencia del país se ha desinteresado de los asuntos de América Latina?

L.A.V.: Yo pienso que no, creo que el interés sigue siendo el mismo. El asunto, pienso, tiene más que ver con el estilo personal de Trump, que se comporta como el típico negociador que intenta sacar siempre provecho en sus relaciones con otros países. Trump intenta sacar resultados inmediatos como buen negociador que es pero sin perder de vista que los Estados Unidos siguen teniendo importantes intereses estratégicos en sus relaciones con América Latina. Trump, en ese sentido, no creo que pueda acabar con lo fundamental de esa política exterior y esos intereses seguirán estando presentes en nuestras relaciones.

R.A.: ¿Qué opinión tiene con respecto a la nueva política migratoria que auspicia Trump de mano dura?

L.A.V.: El presidente Trump defiende a su país y a los intereses de su nación, pero creo que desconociendo que la inmigración tiene un papel fundamental y central en la economía norteamericana. Creo que más que perseguir a la inmigración ilegal debería trabajar por regularizar a esa población, llegando a acuerdos con los países implicados en el problema y adoptando una posición más flexible. Pero, además, creo que tiene que cambiar y adoptar un tono más dialogante y moderado para afrontar este problema, el camino elegido no es el mejor.

COREA DEL NORTE Y RUSIA


R.A.: ¿Cree que Trump tendrá éxito en su programa de desnuclearizar Corea del Norte?

L.A.V.: Creo que no, soy pesimista a este respecto. Creo que los norcoreanos tratan de ganar  tiempo a cambio de nada, tengo la impresión que el programa nuclear norcoreano seguirá adelante. Trump necesitaba un éxito en el terreno diplomático y por eso realizó la famosa cumbre con su enemigo norcoreano, que obedecía más a intentar tapar problemas internos que a un verdadero arreglo entre las partes. Sinceramente, pienso que el problema sigue ahí y lo acordado entre los dos líderes no dará los resultados esperados.

R.A.: ¿Cómo percibe el papel de Rusia en el mundo hoy?

L.A.V.: Cada vez que Rusia y China se despiertan sacuden el mundo. Ambos son gigantes dormidos que cada vez que despiertan, el mundo tiembla, como decía Napoleón. Rusia después de la guerra fría fue ayudada por Occidente y ha aprovechado bien el momento para posicionarse en el mundo. Para Occidente, creo que es vital que entienda que todo lo que se haga con Rusia para resolver los problemas del mundo debe hacerse a través de la negociación y no de la fuerza, incluyendo aquí al contencioso de Ucrania.

R.A.: ¿A qué causas atribuye el éxito de los populismos, bien de izquierdas o de derechas, en Europa y en otras partes del mundo?

L.A.V.: Pienso que se debe, en primer lugar, a la participación de la juventud, que muchas veces no está bien informada pero que demanda su derecho a participar en la sociedad. Muchos jóvenes se sienten tentados por un discurso populista que da respuestas fáciles a los problemas cuando realmente no es así y los asuntos son de una mayor complejidad que lo que plantean los populistas.

PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA Y LA AGENDA DEL NUEVO PRESIDENTE

Presidente electo Iván Duque

R.A.: ¿Cuál puede ser el futuro del proceso de paz tras la victoria del candidato uribista Iván Duque en las urnas y su llegada a la presidencia?

L.A.V.: Duque se va a encontrar sobre la mesa varios problemas muy agudos, tales como el asunto de la justicia, pues las FARC no quieren responder por sus crímenes, y el asunto del creciente narcotráfico en todo el país. La polarización política regresará y la agenda del futuro presidente se presenta muy complicada.

R.A.: ¿Se atrevería a hacer un vaticinio político acerca del futuro del país con Duque como presidente?

L.A.V.: Yo no creo que el país vaya a dar un gran salto al estilo del que dio la China que multiplicó por cinco su producto interior bruto en la década de los noventa pero sí creo que puede haber avances económicos. Sin embargo, por la propia historia de Colombia, pienso que el presidente Duque sobre todo se encontrará con grandes retos y desafíos de carácter político y tendrá que hacerlos frente de una manera u otra. Esperemos, por el bien del país, que tenga éxito.

R.A.: ¿A qué se debe aumento de los cultivos de cocaína en Colombia?

L.A.V.: El aumento de cultivos de coca se relaciona directamente con el pacto FARC-Santos. Las FARC se apropiaron del control geopolítico de esas zonas cocaleras, se autodeclararon "voceros" de los cultivadores, instalaron allí sus "disidencias", legitimaron el control paraestatal reconocido por el estado y continuaron el desarrollo de su plan a estratégico de cooptar zonas apartadas del poder central. De remate, el Estado les financió la cooperativa Ecomun para que tengan absoluto control geohumano, mientras sus arcas siguen creciendo y fortaleciendo la estructura política en todo el país. 

R.A.: ¿Qué respuestas se pueden dar a ese gran desafío que es el narcotráfico creciente en el país?

L.A.V.: La respuesta pasa por adoptar políticas integrales de Estado, no de gobierno. Todos los ministerios deben hacerse presentes con proyectos concretos y enfocados a desbaratar esa estrategia de las FARC. La erradicación y la acción militar deben ser paralelas y no únicas como solución al problema. Lo segundo es consensuar y comprometer la participación internacional para combatir el consumo, el lavado de activos, el tráfico de armas y otros delitos conexos.