lunes, 30 de julio de 2018

OPINIÓN DEL FORO DE GENERALES RETIRADOS SOBRE EL PLAN DE RECONVERSIÓN DEL SISTEMA NACIONAL DE DEFENSA ANUNCIADO POR EL GOBIERNO NACIONAL

El 23 de julio próximo pasado, el Sr. Presidente de la Nación anunció en Campo de Mayo, un Plan de reconversión del sistema de Defensa Nacional. Para ello, en el discurso, fijó los parámetros y criterios a tener en cuenta para la misión, organización y funcionamiento del Sistema de Defensa en general, y en particular de las Fuerzas Armadas, para que se constituyan en un instrumento de disuasión real, con la asignación además de nuevos roles de acuerdo con las modernas amenazas y riesgos presentes y futuros para los intereses de la Nación. Se pone así fin a décadas de indiferencia política, destrato, marginación y desinversión en el campo de la Defensa.

Todo ello quedará plasmado en la adecuación de la legislación vigente y en la emisión de una nueva Directiva de Defensa Nacional, base para el inicio del correspondiente planeamiento militar que deberá modelar a las Fuerzas Armadas para el siglo XXI.

Merecen destacarse por su trascendencia, entre otras, las siguientes disposiciones:

-La ratificación de la misión principal de las FFAA; proteger la soberanía y la integridad territorial de nuestro país a la que se agregan nuevas misiones tales como; la defensa del ciberespacio, el apoyo a la lucha contra el narcotráfico y el contraterrorismo y otras misiones tales como el apoyo a la política exterior en el marco de las Naciones Unidas, la protección de Objetivos estratégicos, asistencia a la población en caso de desastres naturales etc.

-Deben también destacarse por su importancia; la adecuación de la Ley 19101 -Ley para el personal Militar- a las actuales necesidades , la promesa de una fuerte inversión en reequipamiento, adiestramiento y mantenimiento, la activación del sistema de las reservas actualmente en estado de abandono y el mantenimiento de niveles dignos de remuneración salarial.

Todo ello configura un panorama altamente promisorio que invita al optimismo y a la esperanza luego de tantas frustraciones padecidas.

Pese a lo expresado, es necesario formular algunas observaciones a la luz de lo acontecido en el Área en las décadas recientes:

-Si bien es cierto que el espíritu de la reforma es brindar apoyo logístico a las Fuerzas de Seguridad y el empleo en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo, se deben fijar claramente desde el nivel político las reglas o normas de empeñamiento para los casos extremos en que deban ser empleadas en combate como así también la restitución del marco jurídico en las que se desempeñarán (Código de Justicia Militar, jueces militares, consejos de Guerra etc.). De esta manera se evitará la amarga experiencia que padecen los ex combatientes de la Guerra interna de las décadas de 1960/70/80 que habiendo cumplido órdenes de sus superiores hoy son juzgados por la Ley Penal Ordinaria por Jueces que no son los naturales como estipula nuestra Constitución Nacional.

Consecuente con lo expresado en el párrafo precedente, surge la imprescindible necesidad de replantear la política ideologizada y persecutoria, iniciada en el 2006 que aún continúa vigente y provoca injustas condenas y privaciones de libertad que violan los más elementales principios del derecho.

Para llevar a cabo las reformas establecidas será necesario asegurar el financiamiento en el corto, mediano y largo plazo, llevando progresivamente el presupuesto para la Defensa hasta un nivel equivalente al 1.5 % del PBI nacional compatible con el potencial del País.

Las prevenciones que desde ciertos sectores políticos se formulan, no tienen razón de ser, ya que el espíritu y la letra de las leyes de Seguridad Interior y de Defensa y su nueva reglamentación, garantizan que las Fuerzas Armadas no serán empeñadas para reprimir conflictos sociales o patrullar los centros urbanos como falsamente se plantea.

En síntesis, luego de décadas se abre un nuevo y promisorio panorama que conjugando armónicamente las políticas de Seguridad Interior y de Defensa Nacional del siglo XXI, constituirá para el país la garantía de la preservación de los intereses vitales de la Nación y el poder soberano del Estado.

Firman los Generales (R): Juan Miguel Giuliano - David Comini - Luis Cloux - Jorge Olivera


FUENTE: Tiempo Militar Año XXV - Número 334.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario