martes, 8 de enero de 2019

TODO ES SEGÚN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA



1 de enero de 2019

NADA NUEVO BAJO EL SOL, Y ESTO ES DECEPCIONANTE Y ESTREMECEDOR.

¿SERÁ REALMENTE NUESTRA ARGENTINA UN PAÌS INVIABLE?

Ayer despedimos a un año decepcionante en el plano general. Salvo en el ámbito de nuestros afectos, no existió motivo valedero para celebrar nada.

Hoy estamos ante un 2019 que amenaza con ser más precario y estremecedor. Todos los análisis técnicos y las percepciones individuales y colectivas, apuntan en esa dirección.

El único aliciente vigente y paradójico, si  cabe esta expresión, es que podría seguir MM aunque con sus desaciertos, inconsistencias y vaivenes acostumbrados. Y seguirá porque hasta fin de año alcanzará el préstamo del FMI. Después la nada...

Por lo tanto 2020 será  un  año imprevisible, caótico y hasta siniestro. 

Cristina Elisabet Fernández (a) "la porota", "la morocha", etc.

La administración que llegue para seguir malgastando lo que no tenemos, si no es nuevamente el frágil y precario MM y sus tecnócratas de bolsillo (por lo visto mal menor), estará constituida por un conjunto de individuos impresentables, varias veces fracasados, hasta quizás "conducidos" por la bandolera serial Porota y su reconocida capacidad organizativa para la depredación y la destrucción final.

El tránsito hacia aquel futuro olvidable será lamentablemente a costa de lágrimas y sangre aunque no de sudor, pues muy pocos pondrán en juego sacrificio, esfuerzo y fe en pos de quimeras bastardeadas desde los más altos niveles, sea quien sea el mandamás de turno.

Ing. Mauricio Macri, presidente de la Nación.

La gestión de MM es lastimosa, desearía fervientemente poder sostener lo contrario.

No ha podido o no ha querido cumplir prácticamente con ninguna de sus promesas de campaña.

Para analizar y concluir en lo relativo a la marcha de la economía, basta considerar las estadísticas de las organizaciones técnicas independientes. Luego de tres años de gobierno son absolutamente decepcionantes.

En cuanto a la Defensa Nacional continúa con gran ímpetu un plan de desguace sistemático que oculta ambición subalterna por réditos diversos.


Al cierre de unidades operativas especializadas para posibilitar aplicaciones inmobiliarias, se suma la minimización de Fabricaciones Militares que obliga a la importación a través de amigos, de insumos que antes eran fabricados en sus instalaciones.


Se continúa con una "engañosa reestructuración" sin sentido práctico, de las obras sociales y el instituto de retiros, pues hay allí cajas muy atractivas para tapar los múltiples agujeros creados y dimensionados en las finanzas generales.


El "curro de los derechos humanos" sigue más vigente que nunca a través de personajes mercenarios e insaciables, enquistados en la misma administración.

Obrar cumpliendo lo prometido parece no ser políticamente correcto.

Se han retomado juicios prefabricados, para seguir poniendo presos a quienes pelearon por la Patria a través de jueces de conducta y capacidad vergonzosa.


Los dignos combatientes por nuestra libertad y valores, siguen muriendo en cárceles inmundas sin mínima atención por sus derechos. Para ellos, porque pelearon con valor por preservar la vida de quienes nos han gobernando y gobiernan, no hay justicia y menos aun solidaridad. Y esto también incumbe vergonzosamente a los militares que se han alternado en la conducción de las instituciones desde 1983 en adelante. Y los actuales no son la excepción.

La creatividad para seguir destruyendo a las FFAA, no tiene límites ni principios.

Ahora se ha inventado "la tortura" hacia combatientes en la epopeya de Malvinas, fogoneada por individuos que seguramente contarán con generosos reconocimientos de alguna agencia del exterior.

Y hay mucho más.

Paradójicamente es todo este panorama lo menos malo que nuestra deprimente e insólita realidad política nos puede deparar.


Solo pensar en la alternativa Porota y otros deleznables compañeros de ruta, nos llevaría al fin de los tiempos.

He sostenido constantemente en mis escritos que esta involución inaudita que nos afecta y que cada vez nos acerca más al abismo indefinible, se agudizó y desarrolló en forma crecientemente acelerada, desde la llegada de la esperada y a la postre tramposa  democracia, en 1983.

Fuimos, seguimos y seguiremos siendo traicionados por individuos sin vergüenza para el sakeo, la inoperancia y el estropicio,  sostenidos por una ciudadanía invertebrada y vacía de propósitos trascendentes, produciendo circunstancias políticas que serían inéditas en cualquier país del mundo. 

Y lo sabemos, lo vemos constantemente reiterado y hasta existen gran cantidad de pobladores que lo aceptan con infundada esperanza.

Hoy observé por TV la asunción del nuevo Presidente de Brasil.


Escuché atentamente sus palabras claras y conceptos profundos, percibí la determinación en su rostro e interpreté imágenes significativas de la ceremonia.

Solo un detalle menciono con mucha envidia y sobrada preocupación. Durante la ceremonia se cerró el espacio aéreo de Brasilia con veinte aviones de combate, unidades de artillería antiaérea dotadas de misiles y radares de última tecnología.

Esas capacidades propias de cualquier país soberano; ¡¡¡NO EXISTEN!!! en esta Argentina que hemos sabido destruir.


Quizás algunos pocos aviones obsoletos que para contarlos sobran los dedos de una mano.

De todas maneras; ¿no es ésta una situación que debe preocupar a mediano y especialmente largo plazo por lo menos, a los estrategas de escritorio que asesoran a MM.

Volviendo a Don Bolsonaro, no tengo capacidad para predecir si podrá y querrá cumplir con sus compromisos solemnes.

Dios quiera que lo logre aunque por cierto, le resultará extremadamente difícil.

Si tiene agallas, honestidad intelectual y personal, determinación, firmeza y visión prospectiva, puede transformar profunda y positivamente a su Patria.

Parte de una base auspiciosa. El pueblo brasileño ha sabido decir ¡¡¡¡BASTA!!!! y lo ha elegido para renovar estructuras perimidas, fraudulentas y despreciables.

Y tal ha sido esa decisión comunitaria, que se ha quitado inclusive la posibilidad de intentar volver al poder a las lacras políticas siempre presentes y dispuestas para renovar sus prácticas basurientas.


Como ejemplo la situación del personaje Lula, quien con cien veces menos méritos reprobables que nuestra autóctona Porota, está en la cárcel sin posibilidad alguna, inhabilitado moral y fácticamente para volver a las andanzas.

Obviamente en esta Argentina que hemos sabido destruir, nuestra pintoresca bandolera tiene posibilidades ciertas de llegar al poder para reiterar sus fechorías. Y nada parece detenerla en esa aspiración.

Inclusive el exótico gurú Durán Barba convence a este gobierno de pacotilla, de que podría ser útil a sus fines de proyección política.

Y esto por lo visto es políticamente correcto aunque naufraguen en el camino la justicia, la verdad y la dignidad.

De todas maneras yo aconsejaría a MM y sus estrategas de sillón que aprecien las consecuencias inmediatas y mediatas para nuestro país, de las acciones previsibles del nuevo mandatario de Brasil en diversos ámbitos y adopten con tiempo, si es materialmente posible, las medidas efectivas y conducentes que correspondan.

Marco solo una hipótesis; el desplazamiento en amplio espectro, de las organizaciones delincuenciales que serán perseguidas inexorablemente en Brasil, hacia un país tan hospitalario y receptivo como el nuestro.

Un objetivo del presidente Macri aún inconcluso

Realmente lo peor que nos puede ocurrir en nuestra atribulada sociedad es ignorar la realidad que es y sus angustiantes perspectivas.  Sería una hipocresía de mi parte presentar un panorama de Alicia en el país de las maravillas.

La gran pregunta es qué hacer ante un proceso tan angustiante.

Individualmente muy poco.

Solo pensar en previsiones para preservar nuestra familia y amigos y sembrar donde y cuando se pueda, especialmente en la mente de los más jóvenes.

Destrozar a este monstruo que nos agobia, requiere una VERDADERA REVOLUCIÓN EMANCIPADORA, pues hay que derruir rápida y eficazmente desde sus cimientos, una estructura maléfica que han edificado sistemáticamente y con muchos recursos y a lo largo de varias décadas, los arquitectos de esta pesadilla quienes siguen presentes listos para ocasionar más daño.

Que el SEÑOR Y SU SANTA MADRE, tengan compasión de nosotros y nos salven de las consecuencias de nuestros ininterrumpidos desvaríos.

Por lo menos, así, lo veo yo.

Francisco Cervo

NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario