domingo, 16 de diciembre de 2012

UNA HISTORIA PARCIAL



Soy hija de un preso político que se encuentra en el penal de Ezeiza, lo visito habitualmente, y no dejo de asombrarme por la cantidad de compañeros en la misma situación que mi padre a pesar de la avanzada edad de muchos. La causa de su reclusión es simplemente haber vestido el uniforme militar en la década del 70.

 

Los juicios a que son sometidos miembros de las fuerzas armadas nunca podrán servir para aclarar los hechos, ya que no se tendrá en cuenta lo realmente sucedido en nuestro país, donde se ejecutaron alrededor de 300.000 atentados guerrilleros, en los cuales murieron civiles y militares. Estos juicios están teñidos de un relato histórico antojadizo, vengativo y revanchista. Hoy en día se sigue dividiendo nuestra sociedad, a través de un aparato de propaganda político de relato parcial sobre lo acontecido y con el apoyo de organizaciones de derechos humanos no transparentes, sustentadas económicamente por fondos del gobierno nacional.


Deseo profundamente que lleguemos a una concordia nacional, que el sufrimiento de una guerra fratricida no sirva de telón para tapar las verdaderas necesidades de nuestro país.


Alejandra Toccalino de Conde Serra