por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

sábado, 27 de enero de 2018

FUERZAS ARMADAS PARA ESTE SIGLO

El Portaaviones más poderoso del mundo - USS Ronald Reagan

Para recuperar nuestra deteriorada capacidad defensiva es preciso rediseñar y equipar urgentemente al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea

Distintos acontecimientos ocurridos a fin de 2017 advirtieron sobre la pérdida de la capacidad defensiva de nuestras Fuerzas Armadas y despertaron la atención sobre cuál debiera ser su rol hoy. Se ha vuelto también a discutir si tienen o no que actuar en conflictos internos, ya que la ley de defensa nacional solo las habilita para hacerlo ante agresiones de fuerzas armadas de otros Estados, terrorismo excluido, a partir de un equivocado decreto promovido por Nilda Garré en 2006, que debiera ser revisado.

Tanque Leopard 2A7

Hace ya unos meses que Macri y su ministro de Defensa, Oscar Aguad, trabajan en una reestructuración de las Fuerzas Armadas que priorice la acción coordinada para racionalizar recursos, tarea que debe definitivamente surgir también del aporte de expertos en defensa. En este debate resulta insoslayable considerar cuánto han cambiado el modo y los escenarios de la guerra cuando organizaciones armadas que no usan uniforme y que actúan en la clandestinidad han trascendido la mera cuestión fronteriza para atacar a los Estados y a la sociedad con mucha más eficacia que un ejército regular convencional.


Avión hipersónico experimental no tripulado de la NASA. Es el avión más rápido al lograr ir a 7.000 millas por hora, es decir Mach 9,6

La indefinición sobre el rol que les cabe a las Fuerzas Armadas argentinas se puso en evidencia ante el accionar y las delirantes aspiraciones independentistas de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), violenta organización infiltrada por extremistas de izquierda, con activo protagonismo en el caso Maldonado. Algunos de los excesos por ellos cometidos en supuesta defensa de su "territorio soberano" fueron verdaderos desafíos para un Estado que, en el marco de la ley, no podía responderles militarmente. La supletoria convocatoria a la Gendarmería y a la Prefectura obligó a estas fuerzas a descuidar sus responsabilidades en las fronteras y en las costas. Algo similar ocurre con las organizaciones del narcotráfico que superan holgadamente a la policía en armamento y se abastecen de droga por vía aérea sin que nuestra aviación militar pueda intervenir.

Helicóptero de ataque ruso Ka-52 'Alligator' 

A los superados conflictos armados del pasado se sumaron los que surgen de fanatismos religiosos, tráfico de armas, drogas o personas y movimientos independentistas dentro de los propios Estados, muchos de los cuales se corporizan en el creciente fenómeno del terrorismo. Casi sin excepción sus cabezas suelen estar lejos del lugar en el que actúan y responden a objetivos transnacionales con accionar local. La inteligencia militar no puede acotarse nacionalmente pues requiere información tanto de procedencia local como internacional, mucho más también ante el desarrollo del ciberdelito. Seguridad, Inteligencia y Defensa debieran actuar cada vez más conjuntamente.

Submarino ARA San Juan

Lo ocurrido con el submarino ARA San Juan volvió a evidenciar la necesidad de abrir un debate nacional sobre el rol y el presupuesto que debe asignarse a las Fuerzas Armadas ante este triste ejemplo que demuestra el déficit de inversiones en mantenimiento y equipamiento militar.

La paz mundial y el desarme de las naciones solo podrían concebirse en el marco de un amplio acuerdo global sobre eliminación de las armas. En todo caso, una nación podría proyectar la supresión de su aparato defensivo si todos los países con los que interactúa hicieran lo mismo, o de no ser así, si pudiera asegurarse la protección militar de alguna potencia. Mientras tanto, aun los países que no sostienen conflictos bélicos ni amenazas inminentes mantienen fuerzas armadas con fines disuasivos o en apoyo de su tarea diplomática. Un principio reconocido en las relaciones internacionales es que la mejor forma de sostener la paz y evitar la guerra es estar en condiciones de disuadirla. La capacidad militar, junto al poderío económico de un país, determinan su capacidad de negociación. No por azar son cinco las potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China.

El cruce de los Andes es considerado como uno de los grandes hechos históricos de Argentina, así como una de las mayores hazañas de la historia militar universal.

Recuperar el prestigio de las Fuerzas Armadas implica alejarlas de los fantasmas de un pasado en el que triste y equivocadamente usurparon el poder, rescatándolas también del desmedido protagonismo con el que el anterior gobierno imbuyó a la inteligencia militar[1]. Modificar la ley que rige al personal militar, modernizar y optimizar la estructura y logística de las fuerzas para que de aquí en más actúen conjuntamente son solo algunos de los desafíos del Gobierno.

En un escenario democrático asegurado como es el de nuestro país hoy, es hora de rediseñar el rol de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI para recuperar nuestra capacidad defensiva, incorporando las últimas tecnologías y equipamientos.



[1] También implica superar las graves heridas de la guerra revolucionaria de los años '70, que mantienen presos al personal de las FFAA, FFSS, FFPP y de otros organismos del estado que enfrentaron al terrorismo cumpliendo órdenes del estado, mientras los terroristas vencidos han sido premiados y reconocidos como “jóvenes idealistas”.



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

viernes, 26 de enero de 2018

TRÁILER “SERÁ VENGANZA!!!”


Estimados Amigos y Camaradas: 

Les informamos que, con mucho esfuerzo, hemos terminado el documental sobre las barbaridades que se cometen en los INTENCIONALMENTE MAL LLAMADOS “juicios de lesa humanidad”. Se llama “Será Venganza!!” puesto que, lamentablemente, la Justicia ha optado por ese camino dejando atrás el clásico (y saludable) "Será Justicia" con que cierre el escrito de sus sentencias. 


Tan importante como el Documental en sí, es su DIFUSIÓN. Tanto la justicia como la clase política en general actúa como actúa, porque gran parte de la sociedad no conoce lo que está pasando o mira para el otro lado porque quizás no toma real dimensión del gran daño a la República que se está cometiendo. Se ha roto el Principio de Legalidad en nuestro País y eso puede traer consecuencias graves para nuestro futuro. 

Los invitamos entonces a que nos sigan acompañando. Esta vez con un aporte dinerario para hacer una buena difusión del Documental “Será Venganza!!”. Queremos hacerlo bien, con profesionales que nos asesoren y usando todos los medios que tengamos a nuestro alcance;  redes sociales, presentaciones en teatros, Feria del Libro, medios de comunicación, etc. 

El alcance dependerá de presupuesto que podamos manejar. Saben que lo nuestro es a pulmón y necesitamos de cada $ que nos puedan aportar, no importa el monto, todo suma.

Se puede hacer una transferencia electrónica o un depósito, por cajeros de autoservicio o por caja, a la cuenta corriente del Centro de Estudios Salta, cuyos datos especifico a continuación. Lo que pedimos por favor EN TODOS LOS CASOS, que avisen al correo electrónico que figura al pie adjuntando el comprobante de la transferencia o depósito.

Les recordamos los datos de nuestra cuenta corriente:

Ø Banco Patagonia, Sucursal Salta N° 216
Ø Titular: Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos
Ø Cuenta Corriente N°: 216-216019477-000
Ø CBU: 0340216200216019477007
Ø CUIT: 30714658057

Cordiales saludos, Centro de Estudios Salta


“La Verdad Os Hará Libres”
 
Res. 497/2014 del Ministerio de Gobierno de Salta



CORTO “SERÁ VENGANZA!!!” - ACTUALIZADO

Estimados Amigos y Camaradas: 

Les informamos que, con mucho esfuerzo, hemos terminado el documental sobre las barbaridades que se cometen en los llamados “juicios de lesa humanidad”. Se llama “Será Venganza!!” y les mostramos una avant premiere, de un corto de aproximadamente 10 minutos de duración, y que seguramente aumentará vuestro interés en ver el documental completo el día de su estreno.


Tan importante como el Documental en sí, es su DIFUSIÓN. Tanto la justicia como la clase política en general han actuado por conveniencias políticas del momento y se apartaron del estado de derecho que nos distinguiera en otras épocas.

En nuestra república se rompió el Principio de Legalidad, lo que sin duda alguna traerá consecuencias muy graves. Ya se vislumbra la profundización de la famosa “grieta” y la demora en llegar de las inversiones esperadas por el actual gobierno, sin duda alguna debidas a la falta de seguridad jurídica. Objetivo que ya debería ser una política de estado consensuada política y socialmente.

Insistimos que nos continúen acompañando en una lucha muy desigual. Es necesario -una vez más- vuestro aporte dinerario para lograr una buena difusión del Documental “Será Venganza!!”.

Nuestro objetivo es efectuar una campaña/denuncia nacional e internacional, con la colaboración técnica suficiente para hacer llegar nuestro mensaje a todos los lugares posibles: estado argentino, otros países, organizaciones tales como la O.N.U., O.E.A., Comunidad Europea, Corte Penal Internacional, etc.

El alcance dependerá de presupuesto que podamos reunir. Ya saben que esta tarea no recibe subsidio alguno del estado nacional, el secretario de Derechos Humanos de la Nación ha escuchado nuestros reclamos y jamás hemos obtenido una respuesta satisfactoria, de contención o de igualdad ante la ley.

TODO SUMA

Por más pequeña que les pueda parecer vuestra contribución, para nosotros es muy importante, la unión de muchos hará la fuerza necesaria para continuar con el pedido de la garantía de juicio justo y revisión de todo lo actuado con aberraciones jurídicas.

Se puede hacer una transferencia electrónica o un depósito, por cajeros de autoservicio o por caja, a la cuenta corriente del Centro de Estudios Salta, cuyos datos especifico a continuación. Lo que pedimos por favor EN TODOS LOS CASOS, que avisen al correo electrónico que figura al pie adjuntando el comprobante de la transferencia o depósito.

Les recordamos los datos de nuestra cuenta corriente:

Ø Banco Patagonia, Sucursal Salta N° 216
Ø Titular: Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos
Ø Cuenta Corriente N°: 216-216019477-000
Ø CBU: 0340216200216019477007
Ø CUIT: 30714658057

Por favor no olviden difundir nuestro pedido.
Muchas Gracias!


Muy cordialmente,

“La Verdad Os Hará Libres”
 
 Res. 497/2014 del Ministerio de Gobierno de Salta

miércoles, 24 de enero de 2018

VIEJA VS. NUEVA POLÍTICA

Quedarnos entrampados en el pasado nos conduce a más enfrentamientos; solo la unión y la reconciliación nos permitirán superar los grandes desafíos del presente


Cuando el perro se muerde metódicamente la cola, queda entrampado en una inconducente recurrencia. Los argentinos sufrimos desde hace muchos años ese atavismo histórico que nos ata al pasado, condicionando irremediablemente nuestro presente y postergando de manera indefinida el futuro que merecemos transitar.

Nadie puede ganarle al paso del tiempo. Aunque muchos de nuestros jóvenes solo hayan oído hablar de la década del 70, esta sigue instalada entre nosotros, no ya como un dato histórico, sino como foco de apasionadas controversias, agitando acusaciones de uno y otro lado, sin otro horizonte que el del enfrentamiento doloroso, inconducente y, por lo tanto, estéril.

Tan lejanos son estos hechos que muchos de sus protagonistas ya no están entre nosotros. Sin embargo, un vasto sector de nuestra sociedad está firmemente persuadido del valor de "hacer escuela", de adoctrinar a las nuevas generaciones en una sola postura, como si superar los desencuentros fuera herético. Como si debiéramos continuar haciendo una especie de honroso, y por demás redituable para muchos, culto a la sangre derramada.

¿Qué lugar ocupamos quienes aspiramos a una reconciliación verdadera? ¿Seremos acusados de falta de memoria, de ausencia de patriotismo, de traumática indiferencia? ¿Cuántos somos los que desearíamos dedicar toda esa energía malgastada en pelearse en ponernos de pie como Nación cuando hay tanto por hacer?

Nicolás Massot

Nicolás Massot, brillante joven, presidente del bloque de Pro en la Cámara de Diputados de la Nación, ha dicho en una reciente entrevista periodística que se define como admirador de Nelson Mandela: "Con los años 70 hay que hacer como en Sudáfrica y llamar a la reconciliación". Fue una opinión valiente en medio de un relato aún hoy inflamado que no admite otras opiniones, menos aún las divergentes. Con más reticencia que sorpresa, dirigentes de larga trayectoria como Ricardo Alfonsín, pusieron enfáticamente en duda incluso que el legislador hubiera querido decir lo que en definitiva dijo, con absoluta claridad. "Las declaraciones de Massot son un despropósito", disparó el dirigente radical. Sumaron también sus cuestionamientos representantes de otros sectores, como la legisladora Cecilia Moreau (Frente Renovador), acusando livianamente al Gobierno de intentar enviar ese pasado al olvido. Tampoco pudieron superar su apego a tradicionales enconos el inefable diputado camporista Eduardo de Pedro; ni Agustín Rossi, jefe del bloque kirchnerista; ni el dirigente Humberto Tumini (Libres del Sur), ni algunas viejas y siempre parciales organizaciones de derechos humanos.

Eduardo de Pedro y Agustín Rossi,

Para los jóvenes, la democracia es una realidad, no una institución por recuperar, razón por la cual la plataforma de despegue es bien distinta. La brecha generacional marca una diferencia abismal. Con 33 años, Massot mira hacia adelante, distingue hechos de visiones particulares y propone comprometer esfuerzos para erradicar la pobreza y la inflación, por ejemplo, al tiempo que reconoce el valor de dejar atrás aquel triste capítulo, sin caer en el olvido ni cerrándolo de cualquier manera.

Para la vieja retórica, el futuro ya no les pertenece y el protagonismo que buscan solo se asocia al pasado. Desde ese lugar es desde donde mejor se alimenta la intolerancia y el revanchismo. Si no barajamos y damos de nuevo, el acotado espacio de la agenda política continuará dejando afuera a los auténticos desafíos que nos impone el presente. Debemos fijar nuevas prioridades y dejar de anteponer ese pasado a todo lo demás para no continuar equivocando tan dolorosa como peligrosamente el rumbo.

Las nuevas generaciones y los desafíos del presente nos invitan a reconciliarnos y a trabajar unidos para superar los obstáculos que aún nos retienen entrampados en un doloroso pasado. Nada bueno podrá depararnos el futuro si no logramos deponer los odios y los viejos rencores.

Afortunadamente, el tiempo transcurre y es ley de la vida que quienes peinan canas deben cederles espacio a los jóvenes. Qué bendición que sean muchos los jóvenes que, como Massot, prefieren dedicarse a trabajar por la reconciliación y el encuentro de los argentinos antes de continuar alimentando el nefasto espíritu de venganza que habita en muchos de los mayores y que tanto daño ocasiona. Hay mucho por hacer. No hay más tiempo que perder cuando la realidad nos convoca a la acción. Es tiempo de cerrar heridas, aprendiendo del pasado, pero dispuestos también a dejarlo atrás. El futuro nos convoca. Argentinos a las cosas.



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

martes, 23 de enero de 2018

MURIERON DEFENDIENDO SU REGIMIENTO


INGRATITUD

Hoy se cumple el 29º aniversario del último intento del terrorismo internacional por hacerse del poder en nuestro país. Para quienes no conozcan de qué se trató y para aquellos que continúan haciendo de la memoria hemipléjica su estilo de vida, el 23 de enero de 1989, el Ejército Revolucionario del Pueblo, devenido en Movimiento Todos por la Patria, liderado por Enrique Gorriarán Merlo y utilizando la misma metodología empleada en la década del 70, lanzó un sanguinario ataque contra los cuarteles de La Tablada. Este nuevo crimen contra la Nación y su pueblo, planificado y financiado por los gobiernos de Daniel Ortega, de Nicaragua, y Fidel Castro, de Cuba, una vez más puso en evidencia el desprecio del terrorismo marxista hacia toda forma de convivencia, hecho que, como viene sucediendo año tras año, seguramente volverá a ser silenciado. De acuerdo con la información periodística, parece ser que para quienes conducen el Ejército, en una inaceptable discriminación entre los asesinados democráticamente en gobiernos peronistas y los ejecutados durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín y los gobiernos militares, estos últimos no merecen el menor recuerdo por parte de los que tienen la responsabilidad de mantener viva la memoria de aquellos que, sin pedir nada a cambio, regaron con su sangre todo el territorio del país, en defensa de Dios, de la patria y de nuestro estilo de vida, asegurándonos la libertad de la que hoy, inmerecidamente, disfrutamos todos los argentinos.

Para el caso de que semejante ingratitud se haga realidad, como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos durante el ataque terrorista, por este medio quiero rendir tributo "a quienes dieron su vida para que la patria viva": comisario inspector Emilio García García; sargento primero José Manuel Soria (ambos de la policía bonaerense); soldados Héctor Cardozo, Martín L. Díaz, Roberto Tadeo Taddía, Julio D. Grillo (todos ellos de 19 años); sargento ayudante Ricardo Raúl Esquivel; sargento Ramón Waldimiro Orué; cabo primero José Gustavo Albornoz (24 años); mayor Horacio Fernández Cutiellos, y teniente Ricardo Alberto Rolón (25 años).

Emilio Guillermo Nani
Teniente coronel (R)


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

lunes, 22 de enero de 2018

LA TABLADA


El viernes pasado se publicó una nota titulada "El Ejército recordará a los militares muertos por ataques guerrilleros en democracia". Para quienes venimos trabajando para que la memoria parcial sea reemplazada por la historia completa, y se recuerde a las víctimas del terrorismo en la Argentina, la decisión del Ejército constituye un hito importante. Poco a poco se hace evidente que las nuevas autoridades constituidas han iniciado un camino de reencuentro con las verdades históricas que el kirchnerismo intentó hacer desaparecer. No obstante, en la excelente nota no se menciona otro atentado terrorista perpetuado en nuestro país el 23 de enero de 1989, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, en el cual el terrorista Enrique Gorriarán Merlo, histórico jefe del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), lideró un grupo armado de integrantes del MTP, que atacó y ocupó parcialmente el Regimiento de Infantería Mecanizado 3 con asiento en La Tablada. Murieron nueve militares y dos policías, uno de ellos fue el teniente coronel Fernández Cuttielos, que se iba a hacer cargo, como segundo jefe, de dicho regimiento.

Teniente Coronel Horacio Fernández Cutiellos

En momentos en que la violencia política parece recrudecer en nuestra patria, la medida del titular del Ejército contribuye decididamente a abrir los ojos de las nuevas generaciones, demostrando que las organizaciones guerrilleras de los 70 no solo no creían en la democracia, sino que se levantaron en armas contra ella. Y que fueron las Fuerzas Armadas, con sus luces y sus sombras, las que tuvieron la responsabilidad de traer la paz a los argentinos.

María Cecilia Pando
DNI 18.470.203



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

domingo, 21 de enero de 2018

NICOLÁS MASSOT: "CON LOS AÑOS 70 HAY QUE HACER COMO EN SUDÁFRICA Y LLAMAR A LA RECONCILIACIÓN"

En el Palacio. Nicolás Massot, jefe del bloque de diputados macristas, en su despacho.“El desafío de mi generación es generar trabajo y combatir la pobreza”, dice. luciano thieberger

-Cuando alguien se define como peronista o radical es más o menos fácil sacarle la ficha. ¿Qué significa ser macrista?

-Antes, los partidos o movimientos de masas que representaban un conjunto de ideas y valores se definían por sus plataformas programáticas. Eran los que ponían a los candidatos. Con el paso del tiempo eso fue mutando y parece que fuera al revés. Hoy son los candidatos y las personas los que definen a los partidos, que son mucho más “líquidos” y fluctuantes. Ya no son ideas o una plataforma lo que define a un partido sino valores o conceptos. En el macrismo o el PRO es obvio, porque lo compartimos gente que piensa ideológicamente muy distinto, pero la amalgama de Macri han sido los valores de una gestión profesional, la idonedidad y, de manera muy tajante, que se reforzó con Cambiemos, los de la honestidad y el republicanismo.

-¿Eso significa que cuando concluya el ciclo de Macri desaparece el PRO?

-El Presidente marcó el mojón inicial. Pero la herramienta más poderosa de un ser humano es el ejemplo. El desafío de quienes venimos atrás es poder darle continuidad a esa impronta que fue personal y hacerla colectiva.

-¿Por dónde viene la continuidad, por el vidalismo, el larretismo, el marquismo...?

-Vidal, Rodríguez Larreta y Marcos Peña son, sin dudas, la segunda línea del Presidente y detentan la mayor responsabilidad. Ahora los veo a ellos y a los que venimos atrás totalmente consustanciados con una reelección del Presidente en 2019, con lo cual hablar de la Argentina de acá a seis años es sólo una expresión de deseos.

-Hay quienes dicen que ese lunes de furia en que sacaron a los ponchazos la reforma previsional empezó el verdadero gobierno de Macri. Otros creen que empezó su debacle. ¿De qué versión está más cerca?

-Lo único que empezó fue el 2018. Creo que tuvimos un evento político de alto voltaje, la aprobación de una ley necesaria y justa, que producto de la desinformación y de la confusión voluntariamente generada por algunos sectores, se volvió impopular.

-Carrió dijo que el Gobierno es el que comunica mal. ¿Coincide?

-Yo no hablo del Gobierno como si fuera una parte diferente de mi persona. Me siento parte de este Gobierno y estimo que Lilita también. Puede ser una autocrítica el que hayamos subestimado la angustia que podía generar la confusión en muchos jubilados.

-Parece que el primer coletazo fue enfriar la reforma laboral...

-Me parece fundamental que podamos sancionar el blanqueo laboral. Es el único debate que tiene sentido. Para pagar mejores jubilaciones debemos tener un mercado laboral formal creciente. No puede ser que en Argentina haya más de 20 millones de personas en condiciones de trabajar y solamente 6 millones trabajando formalmente en el sector privado. Si no generamos más trabajo en blanco no lograremos reducir la pobreza.

-¿Existió un intento de desestabilización?

-Decirlo de esa manera es darle una entidad que no tuvo y no puede tener. Afortunadamente, en la Argentina hay cosas que ya no se discuten y una de ellas es el “nunca más” a desestabilización al orden democrático. Lo cual no quiere decir que no haya grupos minoritarios que tengan poco que perder, porque algunos hasta están perdiendo su propia libertad, y crean que ese puede ser un atajo.

-¿Cristina y su entorno están en ese plan?

-Quisiera creer que no. No me consta ni que sí ni que no. No creo que ella en persona o quienes la rodean estén pensando en algo así, pero no descarto que gente que simpatice con ella pueda creer que le hace un bien generando violencia en la calle.

-¿Teme que la baja de imagen de Macri reavive la idea de un regreso de Cristina?

-Hay cuestiones objetivas. Después de 12 años de gobierno y de avance explícito y casi obsceno de las causas de corrupción en su gobierno, alcanzó 35% en la mayor provincia. No es extrapolable a todo el país, pero no es nada desdeñable. Efectivamente, hay gente que entiende que los gobiernos de Néstor y Cristina han sido beneficiosos para ellos. Lo asocio más a un techo que a un piso. Y creo que hay que seguir muy de cerca los movimientos internos dentro del justicialismo en general. Porque no hay que hablar solo del PJ, sino de Unidad Ciudadana , del Frente Renovador y del Movimiento Evita, que compitieron, pero es posible que en dos o cuatro o seis años tiendan a converger y hay que ver cómo será la búsqueda de un nuevo liderazgo. No veo que sea ella, por eso se aparta.

-¿Habrá un peronismo bicéfalo?

-Lo veo más parecido a un peronismo acéfalo que bicéfalo. Lo que sí el peronismo lleva en los genes es la búsqueda de verticalismo y de la autoridad. Y tiene un criterio muy objetivo para otorgar esa autoridad, que es el consenso popular transmitido a través de las urnas. En las últimas elecciones no hubo ganadores en el peronismo y eso es lo que hace que permanezca esa confusión en su conducción, pero no va a seguir así siempre.

-¿Hasta cuándo tendrán apoyo peronista para aprobar las leyes?

-Es una mala interpretación. No somos apoyados por un sector del peronismo, hay un sector que entiende bien su rol de oposición y que las leyes de alguna manera tienen que salir. Y no salen como las manda el Gobierno. En honor a mis colegas tengo que decir que en muchos casos salen mejoradas.

-Antes las retocaba el massismo y ahora otros sectores. ¿Es oportunismo?

-Es la voluntad popular.

-¿Sigue pensando como el resto del ala política de Cambiemos que Macri debió hablar más de la herencia recibida?

- Formamos parte de un todo y es lógico que tengamos distintas visiones sobre algunos temas. No es lo mismo estar en el Ejecutivo, que tiene que lidiar menos con la oposición y más directamente con la población. Creímos que las políticas duras se entendían mejor si se explicaba el diagnóstico de cómo se recibió el país, pero confiamos en los criterios del Presidente, de que la sociedad estaba sometida a tiempos muy duros como para agobiarla con malas noticias.

-¿Se siente más cómodo con otros jóvenes que también hacen sus primeras experiencias o con los veteranos, que conocen todas las mañas de la política?

-Con los jóvenes comparto mucho más, porque comparto los desafíos que no son los mismos que los de las generaciones anteriores, que son datos históricos para nosotros. Por ejemplo, recuperar la democracia. No es nuestro, es de la generación anterior. Y son absolutamente nuestros la generación de trabajo y el combate contra la pobreza. De los veteranos se aprende. Como en la vida, es una síntesis de cada cosa.

-¿De qué hablan en las reuniones sociales que mantiene con diputados de La Cámpora?

-Del funcionamiento de la Cámara, del país..., no porque pensemos diferente deja de ser interesante escuchar otros puntos de vista, sobre todo cuando ocurren en ámbitos de intimidad que no tienen los prejuicios o personalismos que suelen suceder en las sesiones y cuando hay gente que ha a estado 12 años en el poder, que tiene conocimiento del Estado.

-Usted salió en defensa de su familia cuando el kirchnerismo la acusó de colaborar con la dictadura. ¿Cuál es su visión sobre la violencia de los años 70?

-Acá no se discute de visiones, se discute de historia. Lo que pasó en la Argentina es lo que pasó. No la visión que cada uno tenga de los hechos. Creo que lo más importante, y retomando el desafío de la generación nuestra, es poder cerrar los capítulos para poder avanzar como sociedad. Cerrarlos no significa olvidarlos, ni cerrarlos de cualquier manera. Significa cerrarlos como corresponde, entendiendo lo que pasó y pasar lecciones en limpio para no repetirlo nunca más. Lo que no puede pasarnos, y no le pasa a sociedades que han vivido situaciones como la nuestra, es que generaciones que ni siquiera vivimos esa época tengamos que seguir dedicándole el tiempo que tendríamos que dedicar a los combates de la actualidad, que son la inflación, la pobreza y la informalidad laboral.

-También dijo que hay quienes utilizan políticamente su situación de víctimas...

-Las situaciones personales son las que posiblemente nunca se cierren. Efectivamente, me parece que hay individuos o movimientos a los que les conviene no avanzar en este tema porque pueden obtener algún rédito. Pero ya no es opción que haya grupos de insurgencia que entiendan que su verdad deba ser impuesta por las armas, ni hay un poder político al que se le ocurra que pueda detentar la representación del pueblo y ejecutar a quien sea. El desafío es superar ese capítulo con mayúscula, que implica no sólo memoria, justicia y verdad. Es también perdón.

-Le salió el sentido eclesiástico.

-El perdón no es religioso. Es una cualidad del ser humano. Los agnósticos o los ateos también perdonan. Y hay un ejemplo muy importante. Como el que se vivió en un contexto diferente con el apartheid. Pero creo que con los años 70 hay que hacer como en Sudáfrica y llamar a la reconciliación.

-¿Acá cómo sería?, ¿Piensa en una dispensa a los militares condenados?

-No, el perdón es más profundo. La Justicia es reparación. La reparación de lo irreparable.

-Hasta acá hablamos del ala política del Gobierno, pero las decisiones las termina tomando el ala de los CEO’s y muchas veces en favor de las empresas. ¿Es porque apuestan al “efecto derrame”?

-Forma parte de uno de los prejuicios más dañinos de la sociedad argentina, que es no pensar cómo se genera el trabajo. Pensar que las medidas que se toman a favor de la economía productiva privada son sólo a favor de los empresarios es no entender absolutamente nada de cuáles son los problemas del país y sus soluciones. Generación de empleo formal como única salida frente a la pobreza. En los últimos 12 ó 15 años, el Estado creyó que podía reemplazar al sector privado en la generación de trabajo y para eso le fue cobrando cada vez más impuestos al sector privado.

-¿Sabe que estuvo a punto de ser reemplazado en el bloque por una amiga de Macri?

-Carmen Polledo no es solo amiga del Presidente; está a la altura de presidir el bloque. Seguramente yo tenga muchas cosas para mejorar. No es malo cambiar de roles. Me gustaría un lugar en el Ejecutivo.

Un nacionalista católico apasionado por África

Era el miembro más desconocido de la task force parlamentaria de Cambiemos, hasta que en diciembre Nicolás Massot logró asomar la cabeza entre tiburones como Elisa Carrió, Mario Negri y Emilio Monzó, con dos furibundos ataques al kirchnerismo. Durante el debate de la reforma previsional dijo que la plata de los jubilados hay que ir a buscarla a las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz, donde están alojados los presos K. Y en la sesión siguiente defendió con fiereza su apellido, al que algunos diputados asociaron con la última dictadura, por el perfil editorial de La Nueva Provincia, el diario bahiense que la familia Massot manejó desde 1898 hasta diciembre de 2016.

El periódico fue fundado por su tatarabuelo, Enrique Julio Massot, y el dirigente macrista confiesa haber mamado la política desde la cuna, durante tertulias en las que participaban su padre Alejandro y su tío Vicente, el de perfil más alto: llegó a ser viceministro de Defensa de Carlos Menem. “Nunca se afiliaron a un partido político”, cuenta Nicolás, quien confiesa adscribir por herencia a las banderas del nacionalismo católico, una definición que suena anticuada en boca de alguien que nació tras la recuperación democrática (en julio de 1984) y se sumó a un partido que se autodefine posmoderno.

Por cuestiones sentimentales, siguió con la costumbre de asociar la política a su vida doméstica. Mantuvo un largo noviazgo con la hija del ex intendente de Córdoba, Germán Kammerath, referente de la desaparecida Ucedé, y a mediados del año pasado se casó con la secretaria de Monzó, su jefe político. La ceremonia fue en la parroquia San Ignacio de Loyola, en San Telmo, y no hubo fiesta. Tampoco muchos invitados del ambiente político. De los habitantes de la Casa Rosada, sólo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Moraleja: el vínculo con el Presidente y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, es meramente partidario. Mauricio Macri no suele llamarlo -como hace con otros- para felicitarlo por sus lucimientos.

Con todo, lo más llamativo del casamiento resultó el lugar elegido para la luna de miel. Un tour por Zambia. Es que el joven diputado se convirtió en un experto en el continente africano desde el periplo que realizó en 2010. Inspirado en el libro de Joseph Conrad, Corazón de las tinieblas -donde relata su descubrimiento del Congo belga-, mochila en mano se fue a recorrer doce países, de Sudáfrica a Egipto. Volvió a Africa varias veces “en busca de aventuras y de la sensación del límite” y acaba de pasar sus vacaciones modelo 2018 en Túnez, uno de los pocos países que le quedaban por explorar allí.

Aunque siente nostalgia por sus vacaciones infantiles en el campo familiar de Sierra de la Ventana y se crió oliendo la tinta del diario de los Massot en Bahía Blanca, en 2013 trasladó su “segundo hogar” a Córdoba. El PRO estaba organizando el partido en todo el país y le tocó armarlo en esa provincia, donde radicales y peronistas se alternaron en el poder desde 1983. Ahora su meta es que Cambiemos imponga el gobernador en 2019. Si es del PRO, mejor.

ITINERARIO

Nicolás María Massot nació en Capital hace 33 años en el seno de una familia dedicada por décadas a los medios de comunicación (hasta 2016, cuando vendió el grupo La Nueva Provincia), pero optó por la Economía. Se graduó en la Universidad Di Tella, en 2007. Desde 2010 trabaja con Emilio Monzó, entonces diputado bonaerense por el PJ. De su brazo pasó al PRO y lo siguió hasta el gobierno porteño. Fue director de Reforma Política y de las Casas de la Ciudad. En 2015 lo eligieron diputado por Córdoba, su domicilio político. Iba 5° en la lista de Cambiemos: entraron cinco. Tenía 31 años y asumió la jefatura del bloque PRO.

AL TOQUE

Un proyecto: Que la apertura al mundo tenga más que ver con la comunicación Sur-Sur y con el África en particular.

Un desafío: Trascender.

Un sueño: Que la pobreza en la Argentina sea algún día una anécdota del pasado.

Un recuerdo: Mi abuela paterna.

Un líder: Nelson Mandela.

Un prócer: El general Martín Miguel de Güemes

Una sociedad que admire: La salteña, por la defensa de su identidad.

Una persona que admire: Mi viejo.

Una comida: Humita.

Una bebida: El fernet.

Un placer: Viajar y leer.

Un libro: “Ébano”, del polaco Ryszard Kapuściński.

Una película: "Tombstone". Es la historia de Wyatt Earp, un western.

Una serie: Roma