por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

viernes, 21 de agosto de 2015

PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTAL LA ESCUELITA DE MANCHALA EN EL CÍRCULO MILITAR

20 de agosto de 2015


Palabras pronunciadas por el señor Gonzalo Fernández Cutiellos, previas a la proyección del documental.

Damas y caballeros, razones de fuerza mayor hicieron imposible que nuestro presentador, Juan Bautista Yofre pueda acompañarnos en esta tarde; de todos modos sea para él todo nuestro agradecimiento y reconocimiento, ya que con esta hubiese sido la cuarta oportunidad en presentarla película que es objeto de nuestra atención.

En segundo lugar siento la obligación de agradecer profundamente al Gral. de División (R) Emilio Jorge Luis Rodríguez, quien fuera la fuerza motora que dio impulso a lo que hoy hemos concretado en una película, a modo de homenaje perenne a los bravos soldados ingenieros de Salta.

Gracias general rodríguez por inspirarnos. (ups… lo escribí en minúsculas…)

Al respecto, me vino a la memoria un pasaje de un sermón famoso de San Agustín, donde expresó: “el envidioso siente, aunque a veces no tenga conciencia de ello, aversión, resentimiento, odio:

  • Hacia los que triunfan, porque ellos han triunfado y no él.
  • Hacia los mejores, porque son mejores que él y no puede igualarlos.
  • Hacia los de iguales méritos, porque son iguales y no inferiores.
  • Hacia quienes, por estar situados en el escalón inferior al que él ocupa, tienen la posibilidad de igualarlo o superarlo”.
… parece que San Agustín lo conoció al señor rodriguez este…

También queremos agradecer especialmente el Círculo Militar y su autoridades, que nos permitieron muy amablemente el uso de sus instalaciones para la proyección de La Escuelita de Manchalá hoy.

Y así como Sandro, el Centro de Estudios Salta y Pacificación Nacional Definitiva coadyuvaron al logro de esta película, merecen nuestro enorme agradecimiento todos aquellos que apoyaron, desde el aliento y la compañía, hasta en forma de aportes monetarios privados, pasando por la ayuda material e intelectual para que esto llegue a buen fin.

Imposible nombrarlos a todos, pero imposible también dejar de nombrar al Centro Naval, al COFA, a la Unión de Promociones, a TLV1 Toda la Verdad Primero… muchos más y muchos de los cuales hoy vemos entre el público; a todos muchas gracias.

“Nos volvemos valientes al realizar actos de valentía” sentenciaba Aristóteles en su Ética a Nicomano.

Esto implica que lo que hoy vamos a ver es la historia de unos valientes.

Y entendamos que valiente no es aquel que nunca tiene miedo… valiente es aquel que supera su temor y lo enfrenta; luego esta es la historia de una decena de tipos muy valientes.

Atendamos como hablan, cuando lo hacen, al referirse a su Cabo 1ro, aquel que los que los guió en su peor momento.

El carácter contagioso de una conducta valerosa puede inspirar a todo un grupo, como el romano Horacio en el puente o Enrique V° en Agincourt.

Pero, si bien esta es una película sobre un combate tenemos que entender que la verdadera finalidad del soldado es la paz.

La primer idea que surge al contemplar a un soldado es que su fin es la guerra, error; el arte de la guerra, nos dice el Dr. Habib Estefano, “no consiste solamente en saber recibir la muerte en forma heroica, consiste también en saber darla con valentía y con dureza. A pesar de ello este no es el fin del militar, del soldado, no es la finalidad de los Ejércitos derramar sangre en guerras. El fin es defender la vida.

Los ejércitos existen para defender la vida y la honra de la Patria.

El soldado es un hombre que se prepara en el rigor, la fuerza y la ciencia de su arte especial para que pueda defender siempre con honra y dignidad la Bandera de su Patria y la vida de su Nación.

Su verdadero fin es defender el orden público y la vida del país, con honra y dignidad, hasta en el sacrificio supremo.”

Observen que casualidad, que estos soldados que nos van a hablar, eran albañiles, pintores y plomeros, arreglando escuelas rurales… y que con su actitud espontánea y virtuosa… que chiquitos nos dejaron a la inmensa mayoría.

Actitud virtuosa dije, actuar de virtuosos, de hombres que practican las virtudes…ni más ni menos, pero ¿nos acordamos que es una virtud?

Según Santo Tomas, virtud es la elevación del ser en la persona humana; es lo máximo a que puede aspirar el hombre.

El hombre virtuoso es el que realiza el bien obedeciendo a sus inclinaciones más íntimas. Hoy veremos ejemplos fuertísimos de esto.

Los católicos entendemos que la primera virtud es el amor a Dios y al prójimo;

  • Que la prudencia nos muestra que el bien presupone la verdad;
  • Que la justicia indica que solo el hombre objetivo puede ser justo;
  • Que la fortaleza, dice San Agustín, es testigo irrefutable de la existencia del mal en el mundo;
  • Que la templanza es quien equilibra las pasiones y
  • Que la fe, la esperanza y la caridad son capacidad y fuente de energía.
Todas ellas saldrán a la luz a quien las sepa descubrir en esta película.

Ahora también, existen unas virtudes conocidas como virtudes militares; fortaleza, clemencia, mansedumbre, patriotismo y prudencia militar.

Imprescindible es la fortaleza; esta es la virtud por la cual el hombre no se deja intimidar ante las adversidades y ante el peligro de muerte. También veremos de esto en la película.

Isabelita había sido la vice de la fórmula “Perón – Perón” hasta el fallecimiento de líder del justicialismo, en ejercicio de la presidencia de la República.

La fórmula “Perón – Perón”, se había hecho cargo de la Presidencia de la Nación luego de las elecciones del 23 de Septiembre de 1973, ganando las mismas con el 63% de los votos del electorado.

El año anterior, 1974 se caracterizó por haber sido uno de los más intensos de nuestra historia reciente.

El terrorismo internacionalista, representado principalmente por la organización armada Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo, atacaba sistemáticamente a la Nación Argentina e incrementaba día a día su intensidad y virulencia.

Tan así que el viejo General, al recibir el ataque del ERP al cuartel de Azul, dirigió una cadena nacional, el 20 de Enero del 74, ataviado en su uniforme, donde se lo escucho decir, por ejemplo:

“… en consecuencia, el Gobierno Nacional, en cumplimiento de su deber indeclinable, tomará de hoy en mas las medidas pertinentes para atacar al mal en sus raíces…

…pido a todas las fuerzas políticas y al pueblo en general, que tomen partido activo en la defensa de la Republica…

… es preciso destruir…

… aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compete a todos…

… empeñarnos decididamente en la lucha a que dé a lugar…

… Ha parado la hora de gritar Perón; ha llegado la hora de defenderlo.”

Claramente el presidente electo de los argentinos sentía que era el atacado por esta fuerza castrocomunista de invasión.

Tan así que en carta fechada dos días después, el 22 de enero 1974 y dirigida al personal de la Guarnición Militar de Azul, ordenaba:
“…que el reducido número de psicópatas que va quedando sea exterminado uno a uno para e bien de la Patria.” JDP

En Mayo de ese año se detectó la presencia del ERP en el monte tucumano y Perón, dándole trato de delincuentes ordenó a la Policía Federal, en la persona del Comisario VILLAR, que inicie el Operativo Independencia.

Perón falleció poco después, el 1ro de Julio, legando la presidencia a su joven viuda de escasos 43 años, con un país inmerso en una cruenta guerra civil no declarada.

El 5 (otras fuentes dicen el 9) de febrero de 1975, Isabelita daba paso a la acción militar a través del decreto Nº 262/75, trocando el Operativo Policial en la Operación (Militar) Independencia, con el objeto de “aniquilar a los terroristas”, puntualmente a la Compañía de Monte Ramón Rosa Gimenez; elemento sobre el que pesaba la misión de encabezar el proyecto de convertir el NOA en Zona Liberada.

Llegamos así a mayo de 1975, oportunidad en que el Batallón de Ingenieros 5, con asiento en la ciudad de Salta, recibe la orden de tomar sus herramientas y marchar a Tucumán a reparar una serie de escuelas rurales que se encontraban en muy mal estado.

Hacia fines del mes ya estaban finalizando sus tareas.

Mientras tanto, el ERP, planeaba sorprender al Ejército en su día, el 29 de mayo, con un ataque al Puesto Comando Táctico de la Fuerza de Tareas allí desplegada y la toma de la localidad de Famaillá.

Para ello se organizó a 117 hombres uniformados y 50 de particular para acciones de apoyo.

La Compañía de Monte Ramón Rosa Giménez  ubicó su Zona de Reunión en la Finca Sorteis, a unos 18 km de Famaillá, previa privación ilegítima de la libertad de dueños y obreros de la finca.

El Plan tenía varias fases:

  • Se fusilaría a todos los Oficiales y Suboficiales;
  • Se “apresaría” al Comandante, General Vilas, para canjearlo luego;
  • Se licenciaría a los Soldados, previa captura del armamento;
  • Se liberaría a los detenidos y
  • Se anunciaría al mundo la victoria.
Formada la columna de vehículos avanzaron por la Ruta Provincial 99, con sus 117 combatientes, hacia Famaillá…

…caerían por sorpresa y por la espalda… (a traición, fieles a un estilo)

…jamás pensaron en enfrentarse con lo que ellos supusieron “un retén militar”…

…jamás imaginaron que allí habría Ingenieros Salteños, bravos herederos del General Don Martín Miguel de Güemes!!!

Con ustedes… LA HISTORIA.

Salón Lavalle

RECONCILIACIÓN, INDULTOS Y AMNISTÍAS


Es imperioso reemplazar las ansias de venganza por la disposición a perdonar desde el conocimiento íntegro de la verdad, midiendo a todos con la misma vara
  
Conforme el derecho internacional, todos los Estados tienen la obligación de investigar los delitos de genocidio, de lesa humanidad, así como los crímenes de guerra, que no son otra cosa que delitos de lesa humanidad perpetrados durante un conflicto armado interno. La Argentina ha cumplido sólo parcialmente esa obligación, ya que existe una enorme impunidad respecto de los crímenes de guerra cometidos por los terroristas durante el conflicto armado interno de la década del 70. Esto último viola las obligaciones del Estado argentino con las Convenciones de Ginebra de 1949 y sus Protocolos.

La existencia de esa obligación supone que los indultos y amnistías respecto de los delitos antes referidos son en principio violatorios del derecho internacional. Así lo han decidido los tribunales penales internacionales, como el constituido respecto de la ex Yugoslavia en el caso "Prosecutor vs. Furundzija", en el que se resolvió que las amnistías nacionales respecto de los responsables de crímenes de guerra no pueden ser reconocidas por el derecho internacional. Lo antedicho ha sido también decidido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 1994, respecto de la amnistía decretada por El Salvador el 20 de marzo de 1993. El principio es claro: la impunidad está prohibida por el derecho internacional respecto de todos los delitos antes señalados. Sin embargo, para algunos, esa prohibición no es absoluta. Las propias normas del derecho humanitario internacional aconsejan que al final de los conflictos se conceda una amplia amnistía a las personas que participaron en los conflictos armados porque ello facilita la liberación de los prisioneros y el regreso de los refugiados, aunque sin generar en forma paralela impunidad respecto de los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra.

Nuestra Constitución Nacional confiere expresamente al Poder Ejecutivo la facultad de indultar o conmutar las penas por delitos sujetos a la jurisdicción federal y, al Poder Legislativo, la capacidad de amnistiar. Sin limitaciones. No obstante, en julio pasado se sancionó una ley que prohíbe amnistiar, indultar o conmutar las penas respecto de los delitos de genocidio, lesa humanidad o crímenes de guerra. Cabe preguntarse en primer lugar si esa norma era necesaria, en virtud de todo lo antedicho. Y, en segundo término, si no conforma una reforma constitucional encubierta.

Cuando se cierra una década en la que nuestro país ha avanzado sólo parcialmente respecto de su deber de investigar los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, deber que incluye los delitos cometidos por el terrorismo y no solamente por los agentes del Estado, cabe cuestionar la oportunidad y necesidad de su sanción, ya que el tema está específicamente cubierto por el derecho internacional.

Lo cierto es que, después de más de una década de siembra constante y perversa de resentimientos, odios, divisiones y enfrentamientos entre los argentinos, nuestro país tendrá pronto una oportunidad para promover la reconciliación. Todo lo contrario a separar o dividir, puesto que reconciliar supone integrar, unir y acercar. La Universidad Católica Argentina (UCA) ha venido haciendo esfuerzos en esa dirección, en consonancia con la posición de la Iglesia desde los tiempos en que el papa Francisco era arzobispo de Buenos Aires.

El tema de las amnistías e indultos no es nuevo. Cabe recordar que en 1973 el entonces presidente Héctor Cámpora disolvió la Cámara Federal en lo Penal de la Nación, liberando y amnistiando a los terroristas que habían sido objeto de condenas por crímenes de guerra, o sea por delitos de lesa humanidad cometidos durante el conflicto armado interno de los 70. Resulta evidente que la referida amnistía no contribuyó a pacificar el país. Todo lo contrario. La violencia continuó lastimándonos profundamente como nación. Pareciera estar llegando la hora de comenzar a revisar las fundadas acusaciones de manipulación de los procesos e investigaciones en materia de delitos de lesa humanidad, incluidas las etapas probatorias. Y de asegurarnos que todas las condenas que se han pronunciado están respaldadas por procesos que acrediten que las acusaciones formuladas se han probado como corresponde, en todos los casos. Esto es, más allá de toda duda razonable.

Es tiempo también de examinar lo actuado por el Gobierno en este campo, con el propósito de asegurar los avances, detectar los errores y abusos cometidos y poner fin a cualquier vestigio de impunidad. Desde que el tipo de delitos a los que nos referimos es imprescriptible, ésos son pasos necesarios para ingresar con la apertura y generosidad del caso en la etapa superadora que supone, luego de conocida la verdad, transitar hacia una reconciliación y pacificación que nos permita caminar juntos hacia el futuro en el clima de amplia unidad que supone la decisión de reconciliarse.

Nos referimos a un cambio profundo de rumbo, para el cual es imperioso reemplazar las ansias de venganza por la disposición a perdonar a partir del conocimiento íntegro de la verdad, asegurando el respeto al debido proceso legal y el imperio cabal de la ley. Con la misma vara para todos y sin que el objetivo real sea el de escarmentar, sino el de acercarnos los unos a los otros desde la compasión y la indulgencia, para poder dejar definitivamente atrás la violencia del pasado.


jueves, 20 de agosto de 2015

CUESTIONAN EL PROCEDIMIENTO DE LOS JUICIOS POR LESA HUMANIDAD


Abogados y académicos reclamaron discutir cómo se condena a los procesados por delitos durante la dictadura
  
"Durante la dictadura me iba a dormir pegándoles un balazo en la cabeza a [Ramón] Agosti, [Emilio] Massera y [Rafael] Videla. Me obligaron a matar a mi hijo asumiendo que estaba muerto", dijo Graciela Fernández Meijide en un encuentro sobre "Derechos humanos y castigo: las discusiones pendientes", realizado ayer en la Universidad San Andrés. La intervención de la activista de derechos humanos y madre de un desaparecido fue el punto más intenso de un encuentro que reunió a abogados y académicos argentinos y extranjeros en el que se criticó con dureza el procedimiento de los juicios a los procesados por crímenes de lesa humanidad en la última dictadura militar.

Entre los invitados estuvieron, además de Fernández Meijide, el ex embajador argentino ante la ONU Emilio Cárdenas, el historiador Luis Alberto Romero, la abogada Verónica Blanco y los expertos norteamericanos Robert Barros y Sam Ferguson.

Una de las cuestiones que se abordaron ayer fue el mecanismo por el cual se reconstruye la verdad para juzgar y condenar a los que están sometidos a un proceso penal. Varios de los expositores coincidieron en que los juicios se basan sólo en pruebas obtenidas por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), que funcionó durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

"En muchos casos las pruebas son las recolectadas en los 80", dijo Blanco. Y agregó: "No hubo esfuerzos por mejorar las pruebas obtenidas por la Conadep".

En tanto, Cárdenas sostuvo: "No se puede hablar de que alguien es culpable por un contexto. ¿Cuántos presentaron testigos que no existen? Tendremos que hacernos cargo por la forma en que los procesos fueron llevados a cabo por razones políticas".

También se cuestionó la ausencia de juicios a los grupos armados que actuaron en las décadas de 1970 y 1980. "Toda la discusión se centra en los responsables estatales. No es claro que el terrorismo de Estado haya sido peor que lo que hicieron las organizaciones armadas. Hay que salir de la antinomia de que una parte de la sociedad argentina es culpable y que la otra es medianamente culpable", sentenció Romero.

LAS PRUEBAS

Se criticó que no se haya profundizado sobre las pruebas presentadas por la Conadep

ECUANIMIDAD

El historiador Luis Alberto Romero remarcó la necesidad de que se incorpore a los juicios a los miembros de las organizaciones armadas.


NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

miércoles, 19 de agosto de 2015

REFLEXIONES SOBRE DEFENSA NACIONAL

Por Carlos Vicente Ruá. Coordinador del Equipo Técnico de Defensa de Unión por la Libertad.

Las opiniones publicadas no representan necesariamente la opinión oficial del partido.

No nos sorprende y nos produce vergüenza ajena la noticia sobre el nuevo ajuste que se ve obligada a realizar, por estrecheces presupuestarias, la jefatura de la Fuerza Aérea. Desde este martes el horario laboral del personal destinado en el Estado Mayor de la Fuerza será de 08:00 a 13:00 horas, el objetivo perseguido es el de reducir gastos en energía y racionamiento.

Se agrega a lo señalado la noticia de que a partir del próximo mes de noviembre se desprograma el sistema de armas MIRAGE (interceptor de alta velocidad) sin que haya a la vista sustituto alguno.

Es necesario tener muy en consideración las implicancias que tiene esta desprogramación en lo que hace al ciclo de control y vigilancia del espacio aéreo ya que a la misma se suma el hecho que el sistema de armas A4 –AR FIGHTINGHAWK (interceptor de mediana velocidad) se encuentra afectado por altos niveles de desinversión, razón por la cual se estima que no se cuentan con más de cuatro aparatos disponibles. En cuanto a los sistemas PUCARÁ Y PAMPA (interceptores de baja velocidad), la disponibilidad de los primeros está reducida a dos o tres aparatos, mientras que los segundos escasamente podrán sostener la instrucción de nuevos pilotos, de todo lo cual se deduce que en la realidad la Fuerza Aérea está imposibilitada de realizar su tarea principal que es la de asegurar de manera permanente el control del espacio aéreo, con su capacidad de combate prácticamente extinguida.

No es nueva nuestra preocupación por la situación de la Fuerza Aérea como así también del Ejército y de la Armada, demostrada por los numerosos Pedidos de Informes presentados el respecto en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y que en su gran mayoría han sido ignorados totalmente por el Poder Ejecutivo Nacional, eludiendo en el parlamento los debates respectivos tal como corresponde constitucionalmente, prueba de ello es el estado de semiparálisis en que se encuentra la Comisión de Defensa de dicha Cámara.

Nada muestra mejor el escaso interés que le asigna el Poder Ejecutivo Nacional a todo lo relacionado con la Defensa Nacional que la actitud puesta de manifiesto por el Señor Ministro de Defensa de la Nación, Ingeniero Agustín Oscar Rossi y que se expresa en las fotografías que abajo se reproducen, las primeras tomadas en ocasión del recordatorio del bautismo de fuego de la Fuerza Aérea, oportunidad en que también se rinde homenaje a los integrantes de la misma caídos en la guerra por la recuperación de nuestras Islas Malvinas  y la última en los festejos correspondientes a un nuevo aniversario de la creación de la Fuerza Aérea, aunque en este caso también podría ser la imagen de un padre que por fin puede reposar tranquilo sabiendo que al cabo de mucho trajinar la hija de sus ojos con sus 26 años encontró un trabajo y no como becaria o pasante, sino como directora de banco con un sueldo inicial de $ 70.000.-.

Uno se preguntará y la Defensa Nacional, el Almirante Irízar, las campañas antárticas, las inundaciones, la seguridad, el narcotráfico, la salud, la educación, etc., etc., pero para eso,… para eso está el “relato”, y ya lo sabemos “con fe y esperanza” el proyecto continúa…






Carlos  Vicente  RuáCoordinador  Equipo de Defensa

ALGUNOS FUNDAMENTOS PARA LA RECONCILIACIÓN NACIONAL


El gobierno que entregará el poder el 10 de diciembre de 2015 tuvo tuvo legalidad y legitimidad de origen. Como que surgió de un proceso electoral de acuerdo a las leyes y ganó las elecciones conforme a un proceso democrático donde obtuvo la segunda mayoría de los votos y habiendo, la primera mayoría, no presentarse al balotaje.


Pero ese mismo gobierno no tuvo legalidad de ejercicio, ya que en reiteradas oportunidades, se colocó por encima de la Constitución y de las Leyes que de ella emanaban.

Es por eso que el gobierno que asuma en diciembre de 2015, más allá de atender de inmediato las dos grandes demandas de la sociedad, inseguridad e inflación, deberá refundar la República cumpliendo irrestrictamente la Constitución Nacional.


En términos coloquiales, cumplir la Constitución quiere decir: “por encima de la Ley, nadie; por debajo de la Ley, todos”.

El motivo de esta nota no es opinar ni emitir juicios de valor sobre la gestión del poder de turno y mucho menos proponer medidas y/o soluciones para los múltiples temas en los que el próximo gobierno deberá poner su urgente atención.

Solamente intentaremos responder -con algunas líneas argumentales- la siguiente pregunta que muchos ciudadanos se hacen:

¿Por qué el gobierno que asuma en diciembre de 2015 deberá cerrar definitivamente los Juicios Penales a uniformados y civiles que participaron -en ambos bandos- en la guerra fraticida de los años ’70?


1. Porque la historia mundial y la argentina demuestran que a posteriori de gravísimas guerras intestinas, la mejor solución es la Pacificación y Reconciliación.

En el plano internacional podemos tomar el ejemplo de los EE.UU. después de la Guerra de Secesión; el caso de España con el Pacto de la Moncloa como último estadio de la guerra entre Falangistas y Republicanos; también el caso de Sudáfrica, donde se puso fin al enfrentamiento étnico gracias a un extraordinario estadista como Nelson Mandela, que antepuso el interés nacional por sobre todas las cosas, usando medios novedosos -entre ellos- el Rugby.


En nuestro país los ejemplos abundan. La guerra entre Unitarios y Federales que desembocó en la Constitución de 1853; las luchas entre Buenos Aires y la Confederación Argentina que terminó con la primera como Capital de lo que se llamó República Argentina. Más acá en el tiempo, el abrazo entre Perón y Balbín, otrora feroces adversarios.

2. Porque para juzgar penalmente a los miembros de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales y Civiles que combatieron a la insurrección armada de los años ’70 hubo que: vulnerar la Constitución Nacional en su artículo 18; anular Leyes del Congreso; desconocer sentencias de órganos del Poder Judicial e ignorar normas del Derecho Internacional.

Sintetizando, se desconoció absolutamente la llamada Seguridad Jurídica de la Nación, piedra basal de cualquier Estado que se precie de tal.

3. Porque según los especialistas internacionales que han estudiado el tema de la “memoria” en las sociedades que han vivido conflictos internos de gran traumatismo, coinciden en la validez terapéutica de su uso. Pero -y esto es lo importante- la “memoria” debe ser objetivada en una Justicia Reparadora y nunca en una Justicia Vengativa.

El cierre del conflicto de los ’70, tal como hoy está planteado, es un cierre asimétrico; dado que los actuales juicios penales solo involucran a los entonces agentes del Estado.



Esta asimetría -por ende- deja nuevas víctimas. Consecuentemente, en lugar de superar el conflicto lo dejan latente, generando para el futuro la posibilidad de otra espiral de violencia.

Indudablemente lo dicho antes, es parte de la dialéctica amigo-enemigo que se ha esgrimido desde la 1ra. Magistratura y que ha llevado a la sociedad argentina a un llamativo estado de crispación social.

4. Porque toda Nación organizada como un Estado, debe contar con un Instrumento Militar cohesionado, equipado y adiestrado para ser empleado cuando las autoridades competentes lo dispongan. Ya sea para preservar al Estado de las diversas agresiones externas o incluso para asegurar la paz interior.

Los juicios de hoy a los uniformados de ayer, condicionan a los uniformados de hoy para los eventuales conflictos de mañana.

5. Porque la República Argentina necesita reincorporarse al contexto internacional como una Nación socialmente integrada y confiable, donde existan disensos propios de toda Democracia, sin resabios de enfrentamientos pasados.

No es casual por eso, que hoy la sociedad argentina -en su gran mayoría- está demandando bajar todos y cada uno de los niveles de conflicto.


En esta línea de pensamiento, así como los líderes de la insurgencia firmaron en abril de 1989 un “Compromiso solemne por la Pacificación”, los militares de Ayer -muchos sometidos a Juicios Penales- y los de Hoy, tienen la íntima convicción de la necesidad de una gran Reconciliación Nacional como punto de partida de un nueva y sana República.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

INVITACIÓN A PROYECCIÓN DEL DOCUMENTAL "LA ESCUELITA DE MANCHALÁ"


martes, 18 de agosto de 2015

EL RELATO HISTÓRICO ARGENTINO


Sr. Director

Diariamente me pregunto de qué estamos hechos los argentinos, ya que hemos perdido nuestra capacidad de asombro o reacción ante las permanentes acciones delictivas que se demuestran cometidos por personajes sin que la (in) Justicia reaccione o al menos, tome la más mínima actitud de cumplir con sus obligaciones.

La denuncia que el Sr. Jorge Lanata hizo por televisión sobre las acciones ilícitas del Jefe de Gabinete Nacional, ni siquiera ha merecido el inicio de una investigación que cualquier fiscal debería adoptar de inmediato. Ni que hablar de los casos del Vicepresidente, la Sra. Bonafini, el Ministro Jaime, Schocklender, etc.

La noche del martes por el canal Encuentro, me interesé en un documental que no puedo precisar más detalles por tomarlo empezado. Me intrigó el tema de referencia, titulado “La masacre de Catamarca”, cuyo relato rememoraba un episodio del año 1974 en Catamarca en el cual dos integrantes “sobrevivientes” del histórico Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y participantes de la Compañía Ramón Rosa Giménez; que operaba en el monte tucumano, relataban muy sueltos de cualquier resquemor, los detalles con que participaron de una acción Guerrillera – terrorista con que asolaron nuestra patria en esa década, con participantes de países que los instruyeron y equiparon como Cuba, Rusia y China; quienes pretendieron tomar el país a sangre y fuego.

Su relato e intenciones pretendían tomar el Regimiento 17 del Ejército Argentino en la ciudad de Catamarca, en plena vigencia de un gobierno democrático (1974). Explicaba detalladamente los preparativos que en el interior de un micro, se vestían con uniformes de su organización para iniciar el ataque armado, con soldados cómplices en el interior del cuartel que favorecerían la sorpresa y aseguraban la concreción de la operación militar a ejecutar (sic).

La fortuita llegada al lugar de un patrullero policial genero un enfrentamiento, no deseado, que perjudicó el plan y fracasó su esperado éxito. De inmediato “abrimos fuego sobre el vehículo y ellos nos tiraron con ametralladoras, matando a un compañero!”. Lo que no dijeron, fue que cuando tiraron primero contra el patrullero, mataron al policía que descendió, sin darle posibilidad de defensa (acribillado) y obviamente quedó clara la molestia “represora” de ¡responder al ataque!.

El resto del relato, no merece comentario. Todo fue una alevosía de todos los declarantes, sin pruebas de lo denunciado. Hasta la participación de un ex soldado que burdamente pretendía conmover con una “objeción de conciencia”, luego de 30 años que nunca abrió la boca. Relatando una “masacre” que nunca pudo definir exactamente, detallando indefinidamente una “aparente intención de rendición”, “visto desde un plano inferior del terreno”,  cuando es sabido que en terreno en monte-montañoso la observación se logra  de arriba hacia abajo y no al revés.

El programa ha sido lisa y llanamente un  ejemplo evidente de “APOLOGIA DEL DELITO” y un nuevo caso de: a “declaración de parte, relevo de prueba”.  Silencio. Hoy hay 3 militares sentenciados a cadena perpetua de un hecho nunca demostrado. Mientras los responsables de haber pergeñado e intentado al acción violenta, relatan su osadía sin razón en absoluta libertad y como héroes. Lamentable.

El título grandilocuente de “Masacre de Catamarca”, se amparaba en la cantidad de guerrilleros (“chicos”, según el relato malicioso) muertos que intentaron atacar una Unidad del Ejército Argentino, vaya a saber con qué intención, en tiempo de gobierno democrático.
El haberse impedido la operación en forma fortuita, no permitió que el objetivo se cumpliera. Me pregunto: si hubieran atacado;  cual hubiera sido el resultado ese día?. No se hubiera producido un resultado similar al ataque que al año siguiente se efectuó contra el Regimiento 29 de Monte, en donde fueron fusilados 10 soldados conscriptos que dormían, 1 oficial y 1 suboficial?. Ese caso no se lo considera “masacre”?. Saldremos algún día de una historia sesgada y mentirosa?

Enrique A. Treglia

MAS CARTAS DE LECTORES


LA CÁMPORA

Con respecto al editorial del domingo "Memoria y reconciliación", vemos que el hecho más importante que hizo Héctor J. Cámpora fue liberar a los guerrilleros en 1973, procesados por la justicia argentina, lo que expuso al juez Quiroga a que lo asesinaran y significó la continuación de una guerra fratricida. Hoy los jóvenes de la agrupación La Cámpora están honrando a aquel presidente, que lo único que hizo fue avivar el fuego en el que todavía hoy nos consumimos.

Luis Abal Medina (p) liberando a los terroristas
en la cárcel de Devoto 25/05/1973

Roguemos para que la propuesta de la Iglesia sea escuchada por todos los políticos tan allegados al papa Francisco.

Graciela de la Villa
DNI 6.072.464

PRESUPUESTO MILITAR


Vi al ministro de Defensa dormir en un acto militar y leí que para pagar sueldos estatales se detuvo obra pública y, hoy, gastos en la Fuerza Aérea. El 10 de abril de 1944, Perón dijo: "Las naciones pacifistas, la nuestra, si quieren paz deben prepararse para la guerra. Esto lleva años y no se puede improvisar cuando la guerra llama a sus puertas". (¿Narcotráfico sin Fuerza Aérea ni radarización?)

Patricio Avellaneda


NOTA: Las imágenes no corresponden a las notas originales.

lunes, 17 de agosto de 2015

CARTA DE LECTORES


Señor Director:

Nos enteramos por los medios que el Papa Francisco intercederá ante el presidente Obama por la vida de Víctor Saldaño, el argentino condenado a muerte por homicidio en EE.UU.


El Santo Padre sabe perfectamente que en nuestro país hay más de 1.000 detenidos de manera irregular, “condenados a muerte de oficio” por la falta de atención médica, condiciones infrahumanas de detención por su avanzada edad, traslados a prestar declaración peor que haciendas al Mercado de Liniers, etc. Sobre su intercesión ante las autoridades argentinas responsables de esto, no he escuchado nada.

Juan Bautista Garona

DNI 10.140.802

FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/1820013-cartas-de-los-lectores

domingo, 16 de agosto de 2015

“TATA” YOFRE. LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA Y EL PODER

Publicado el 9 mar. 2015

La fundación Federalismo y Libertad, con el apoyo de la fundación Friedrich Naumann, organizó la Conferencia “Los Servicios de Inteligencia y el poder: El Caso Nisman” con la participación en carácter de disertante, del periodista y escritor Juan Bautista “Tata” Yofre, ex Jefe de la secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE). El evento se realizó el 24 de febrero en el Hotel Hilton Garden Inn Tucumán.

MEMORIA Y RECONCILIACIÓN

Domingo 16 de agosto de 2015 | Publicado en edición impresa

Editorial I

MEMORIA Y RECONCILIACIÓN
Opinión

La convocatoria de la UCA para reunir a víctimas de los dos contendientes de la violencia de los años 70 es un gran ejemplo en la búsqueda de la pacificación


La Universidad Católica Argentina reunió a víctimas ocasionadas por ambos contendientes en la violencia de los años setenta. La voz de la Iglesia fue llevada al panel por monseñor Jorge Casaretto, en tanto la senadora Norma Morandini y Arturo Larrabure representaron, cada uno por su lado, a las víctimas de la represión y la acción terrorista. Morandini sufrió la desaparición de dos hermanos en 1977; Larrabure es hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure, secuestrado, torturado y muerto por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en 1975, al cabo de un largo cautiverio.


La iniciativa es el ejemplo de un camino apropiado hacia la pacificación. Para la Iglesia no ha sido algo nuevo porque, a través de diversos pronunciamientos, había señalado antes de ahora un compromiso en esa misma dirección. Así lo hizo por lo menos desde los tiempos en que el papa Jorge Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires.
Han transcurrido cuatro décadas desde el apogeo de aquella violencia que tuvo sus primeras manifestaciones a fines de los cincuenta. Fue un proceso largo, que explotó de manera local con el pequeño grupo guerrillero de un cabecilla que se hacía llamar "comandante Uturunco". Había surgido de una derivación extrema de la resistencia peronista. Luego, aparecieron los Montoneros, con algunas raíces fascistas, y el ERP, proveniente del trotskismo. Ambos demostraron gran capacidad de acción y vínculos amplios en el plano internacional de la Guerra Fría.

Desde la aventura guerrillera del monte se pasó al terrorismo urbano en mayor escala y ya con aspiraciones de toma inmediata del poder. Desde la reacción inicial frente al derrocamiento del gobierno de Perón, en 1955, se pasó en los sesenta al objetivo de implantar, unos el socialismo radicalizado, y otros, formas diversas de colectivismo; pero todos apelando a la fuerza, tanto frente a gobiernos de facto como constitucionales.


Los instrumentos empleados por el Estado también evolucionaron, según el grado alcanzado por la violencia y la fortaleza de los grupos armados, respecto de cuya magnitud sobresalían aquellos dos por sobre otros emprendimientos subversivos. El empleo de las agencias de seguridad y la actuación de la Justicia en el juzgamiento de los guerrilleros fue puesto a prueba en 1973, cuando el gobierno de Héctor Cámpora disolvió la Cámara Federal en lo Penal de la Nación y liberó y amnistió a los terroristas condenados. Además, ese gobierno repudió a los jueces que habían actuado y los expuso a atentados, uno de los cuales le costó la vida al juez Jorge Quiroga, y otro más, la existencia de un político ejemplar: Arturo Mor Roig.
La subversión no se detuvo ante nada, ni siquiera ante la reinstalación de Perón en la Casa Rosada como consecuencia de las elecciones de septiembre de 1973. Es más: los grupos armados multiplicaron su violencia, incluidos ataques a cuarteles y asesinatos de policías y civiles. La represión durante el propio gobierno de Perón comenzó a emplear métodos de contraterrorismo ilegales mediante la llamada Triple A. Éstos fueron intensificados por su sucesora, María Estela Martínez de Perón, quien a mediados de 1975 ordenó por decreto la participación de las Fuerzas Armadas para "aniquilar el accionar subversivo" en todo el territorio nacional. ¿Alguien duda de lo que un militar ha de entender si una autoridad constitucional le ordena "aniquilar" al enemigo? ¿Cuántos dirigentes del peronismo se opusieron a esa conminación?

Unos meses antes, se había dispuesto aquello mismo para la provincia de Tucumán. Sea por la actuación de la Triple A o por la de las Fuerzas Armadas, el balance en ese tramo previo al golpe militar del 24 de marzo de 1976 fue de 900 desapariciones y de innumerables hechos que provocaron heridos y muertos, entre civiles y militares, hombres, mujeres y niños.

No es posible justificar los métodos aberrantes utilizados en la represión. Menos aún la desaparición de personas o la apropiación ilegal de menores. Tampoco es de ninguna manera aceptable justificar la violencia de los grupos terroristas con su secuela de asesinatos y destrucción de familias y daño moral. Provocaron más de 1000 muertes.


Hubo una guerra interna iniciada por quienes querían implantar el socialismo brutal que la Unión Soviética y Cuba deseaban extender en América latina. Contaron con ese apoyo, cuyo propósito no era acompañar las luchas contra la opresión de las dictaduras locales, como hipócritamente hoy lo exponen quienes tergiversan la historia. De otro modo, la Unión Soviética no hubiera sido, como lo fue, solidaria con las juntas militares argentinas, ni Fidel Castro se hubiera abrazado, como lo hizo durante la Guerra de las Malvinas, con el canciller Nicanor Costa Méndez.


Las leyes de obediencia debida y punto final, sancionadas por el Congreso de la Nación a instancias del presidente Alfonsín, así como los indultos a los condenados de ambos bandos dispuestos por el presidente Menem, fueron pasos en búsqueda de la pacificación. Esta voluntad fue desautorizada en 2003 con la anulación, a nuestro juicio inconstitucional, de tales normas y la decisión hemipléjica de proceder sólo contra quienes habían reprimido.


Desde entonces se instaló un clima de confrontación. La profundización de las heridas del pasado fue un instrumento de manipulación política y de creación de poder. Pasando por encima de principios esenciales de la Justicia, como lo explicamos en nuestro reciente editorial "Lesa venganza", fueron sometidos a juicio y encarcelados miles de oficiales, suboficiales, policías y civiles que debieron haber estado amparados por las barreras de la cosa juzgada, de la ley más benigna en causas penales, de la no aplicación retroactiva de leyes penales y de la duda en beneficio del reo.

No hubo ni hay, en cambio, juicios ni condenas para los asesinos y cómplices necesarios de los grupos terroristas. Antes bien, todavía hoy algunos ocupan cargos de gobierno y hasta son considerados como luchadores por la recuperación de la democracia en lo que constituye un colmo de hipocresía histórica, sobre todo teniendo en cuenta que los dos presidentes de apellido Perón habían proclamado la necesidad del "aniquilamiento".


La asimetría de trato no ha logrado revertirse mediante acciones judiciales iniciadas por víctimas de la subversión. Contra la jurisprudencia internacional, el carácter de lesa humanidad e imprescriptibilidad no ha sido aceptado por nuestra Justicia para los crímenes del terrorismo. Ha predominado una mirada sesgada de los hechos ocurridos en los setenta, como se patentizó en la Corte Suprema por los valientes votos de los jueces Carmen Argibay y Carlos Fayt. El encauzamiento hacia una reconciliación requiere un profundo y superador examen de conciencia de todos los involucrados y, particularmente, de la clase política. Su resultado debiera ser la reconciliación, traducida en una amnistía amplia que permita luego mirar hacia adelante y construir el futuro en paz y confraternidad.


La convocatoria de la UCA se ha elevado, entonces, como un hecho de trascendencia histórica.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

NO MAS MUERTOS CAUTIVOS!!!


En memoria de quienes sus almas ignoraron las  inmerecidas rejas
Al Señor capitán Scheller y 310 camaradas más

NO MAS MUERTOS CAUTIVOS!!!
Por: E. M.

No más muertos cautivos en celdas ajenas.
No más presos eternos de falaces condenas.
Muy cerca resuena un clamor que no cesa,
Libertad! tronarán bramando a tus puertas.

Los años debieron a heridas resecas
enjuagarse en el bálsamo de lágrimas viejas,
honrar por el daño a inocentes que esperan
y se aperciba la Patria a resarcir de su pena.

Entre sombras en tanto un vicio prospera,
inoble impudicia de quien todo comercia,
son ahora "Rentistas de odio y violencia"
años de sangre que hoy pagan monedas.

No son los afectos clamando la ausencia,
ni mujeres penando, con cabezas cubiertas,
son Rentistas lucrando las deudas supuestas
vil precio a sus muertos que han dado en oferta.

Imberbes ancianos sin ninguna decencia
perdido su norte de mil rojas estrellas,
no sólo hoy cobran deudas propias y ajenas
aun salen de caza buscando otras piezas.

Más juicios que den lucrativas condenas
a inocentes que sumen mil años de penas,
dividendo seguro y sin consecuencias
pero un mar de mentiras ahogará la querella.

Los jueces no han sido excepción a esta regla
con innoble accionar y memoria selecta
dieron fallos vasallos y razones abyectas
que a futuro serán frases tristes y muertas.

EPÍLOGO

No más muertos cautivos en celdas ajenas.
No más presos eternos de falaces condenas.
Honor quienes su alma ignoró injustas rejas
Libertad! tronarán bramando a tus puertas!


SOY MARCIANO

 


"¿Han podido las naciones, a no faltarles el juicio, conferir a los que hacen depositarios de sus derechos el de hacerlas constantemente desgraciadas?".
 Paul Henri Thiry, Barón de Holbach

El lunes pasado, con sangre y dolor, descubrí que no sólo no soy argentino sino tampoco terrícola y, como ahora Marte queda más cerca, estoy convencido que de allí vengo. A ese origen planetario debo atribuir la sinrazón de todos los análisis que me llevaron a conclusiones tan equivocadas en materia política.



Bachelet tiene 12% de aprobación; Rousseff, un penoso 7,7%; Cristina Kirchner, culpable de hechos muchísimo más graves, demostró que dispone del 38%. Que no lo haya visto así prueba lo acertado del título: sólo alguien que recién hubiera aterrizado pensaría que la enorme sucesión de atropellos a la República y los siderales escándalos de corrupción, la permanente inexistencia de obras públicas cien veces prometidas y las recurrentes inundaciones, los daños terminales ocasionados a la economía y el memorable saqueo a las arcas del Estado, harían que los argentinos votaran por terminar con tantos flagelos que, cual jinetes del Apocalipsis, han sido convocados a estas latitudes.


Como marciano, me formulé algunas preguntas: si entre las mayores preocupaciones de la ciudadanía están el narcotráfico rampante y la violencia consiguiente, ¿cómo pudo uno de cada cinco bonaerenses elegir a Anímal Fernández, acusado de ser la cabeza de ese nefasto "negocio", como candidato a Gobernador?; si la Provincia de Buenos Aires ha soportado estos últimos ocho años la peor administración de su historia y carece de caminos y de las obras hídricas que evitarían las recurrentes inundaciones de ciudades y pueblos, ¿cómo pudieron tantos partidos del interior optar por Daniel Scioli, un permanente mentiroso, responsable directo de tantas penurias y "operador" en la Justicia para lograr la impunidad de los Kirchner, como candidato a Presidente?; si La Plata sufrió una tragedia porque los fondos destinados a la canalización del arroyo El Gato fueron "distraídos" y aún no se conoce la cifra de muertos, ¿cómo pudo su Intendente, Pablo Bruera, ser elegido como candidato a auto-sucederse? Evidentemente, debe haber algo en el aire o en la comida de los argentinos que justifique que esos hayan sido sólo algunos (hay muchos más, a veces peores) de los resultados de las Primarias.

Soy testarudo, y seguiré especulando acerca de qué puede pasar en octubre. Hay un dato no menor a considerar: los fiscales -¡fue conmovedor el éxito de su convocatoria!- del PRO y del FR se foguearon en las PASO, y las habituales maniobras fraudulentas que se utilizaron la semana pasada resultarán, para los tramposos, más difíciles de concretar.



Me parece que Anímal, apretado entre María Eugenia Vidal, la candidata del PRO que lo superó por amplio margen, y Felipe Solá, que obtuvo más votos que su presidenciable, no podrá sumar a quienes acompañaron al pre-candidato perdedor del ¿Frente para la Qué?, en especial porque los "barones" detestan, con causa, al segundo en la fórmula,  Martín Sanatella: el oficialismo propondrá a los bonaerenses un dúo conformado por un tipo sospechado de narcotraficante y asesino y por un acomodaticio ladrón y groucho-marxista, y la Iglesia -Papado incluido- se opondrá frontalmente a esa fórmula. Algunas preguntas: ¿por quién se inclinará el millón y medio de votos que acompañó a la fórmula Domínguez-Espinoza en las PASO?, ¿pueden soñar Vidal o Solá con capturarlos?, ¿reeditarán los "barones" -algunos de los más antiguos fueron desplazados de las candidaturas por La Cámpora o tienen a candidatos opositores mordiéndoles los talones- su conducta de 2009 y 2013?

 
Cuando las aguas bajen turbias y termine la renovada tragedia que afecta a tantos partidos de la Provincia, pienso también que las inoportunas y luego frustradas vacaciones en Cerdeña del actual Gobernador le impedirá, tanto o más que la falta de obras hídricas que la motivaron, obtener los votos que  Lancha necesita para alcanzar el soñado 45%, que le resultó esquivo en las PASO, en especial en el distrito que gobierna tan desastrosamente.

Como se piensa que el ballotage se dirimirá entre Scioli y Macri, las inquietudes de todos se refieren al destino de los votos de los demás candidatos que ya salieron de la competencia o lo harán en octubre. Massa ha sido el más virulento en sus críticas al criminal kirchnerismo reinante; no parece posible que sus votos (20% en las PASO) acudan en auxilio del ¿Frente para la Qué?, a pesar del peronismo de muchos de ellos, y lo mismo sucede con aquéllos que se inclinaron por José Manuel de la Sota que, antes de cualquier filiación política, son cordobeses, hartos de la prepotencia de Cristina.


Margarita Stolbizer, progresista de buena fe y de una honestidad probada, es la peligrosísima denunciante de la causa Hotesur, que jaquea a la Presidente y a su familia; sus votantes (3,51%) obviamente no acompañarán a Lancha ahora, a sabiendas de que éste les garantizará la impunidad. Más inquietud generan los votos de Adolfo Rodríguez Saa (2,11%), porque sus lealtades siempre han sido oscilantes. Quedan los diferentes partidos testimoniales de la izquierda, pero creo que optarán por votar en blanco o anular sus votos.


En las PASO se expresó el menor porcentaje (74%) de ciudadanos habilitados desde 1983. Falta saber quiénes fueron y qué opinarán en octubre los que faltaron el domingo; allí estarán las respuestas y se terminarán todas las alquimias y especulaciones. Por ejemplo, si alguna nueva catástrofe se produjera, un brutal escándalo explotara o la cotización del blue se escapara en los setenta días que faltan para la primera vuelta electoral, aún en medio de una sociedad tan distraída como la nuestra -¿recuerda la inexplicada muerte del Fiscal Nisman, la persecución al Juez Fayt, el desplazamiento del Juez Cabral por el memorandum con Irán o del Juez Bonadío por allanar las oficinas de Máximo Kirchner?-, se producirá una gigantesca caída en la intención de voto de Lancha, de Anímal y del resto de los candidatos oficialistas, que podría resultar en que el ballotage fuera entre Macri y Massa, como sueña éste.


Pero volvamos a la realidad: el 60% de los votantes dijo, claramente, que ya no quiere a los Kirchner ni al "modelo" despótico y suicida que encabezan. La ley impide, desde junio pasado, establecer nuevas alianzas electorales o modificar las fórmulas, resulta impensable pensar que Macri entregue a Vidal para beneficiar a Solá, Massa retire su candidatura presidencial, y parece cerrada la posibilidad de incorporar figuras del Frente Renovador a un futuro gabinete del PRO, ya que éste ha acordado con sus socios -UCR y CC- el reparto de cargos.


Pero habría que encontrar algún camino para alejar, de una vez por todas, la improbable posibilidad de Lancha de hacerse con el triunfo. A la luz de los números detallados más arriba, a Macri y a Massa debería resultarles de sumo interés encontrar una solución, aún contemplando la posibilidad de que fuera el otro quien triunfara. Porque, convengamos, si la situación actual, tan irreductible, se mantuviera hasta octubre y, ante la desunión de los contendientes, Scioli ganara la carrera final -algo improbable pero posible por la exótica forma que aquí tienen los dos turnos electorales- ambos serán responsabilizados de la derrota por la sociedad.

Bs.As., 16 de agosto de 2015


Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

NOTA: Las imagines y destacados no corresponden a la nota original.