por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

viernes, 19 de junio de 2015

EDIFICAR UNA CASA SOBRE ROCA

Muchos conceptos deben ser repetidos, para comprender que si se viven se mejora la democracia.










Sin profundizar mucho sobre nuestra historia, ya que la historia como las monedas tienen 2 lados, podemos decir que un mal gobierno nos trajo otro que pintaba mejor y al final continuaba con la “calesita”, repitiendo lo mismo con diferente discurso, para terminar con una nueva crisis. Es muy posible que todavía no hemos superado las secuelas que implantó el “fraude patriótico”, que comenzó en 1930. ¿Alguna vez habremos salido de la crisis moral?


A lo mejor la crisis que se avecina sea el trampolín para saltar a ser una nación soberana, ya que para muchos, los obstáculos suelen ser oportunidades para mejorar el país.

En realidad necesitamos un gobierno que francamente resuelva los problemas y no que meramente trate de conservarse en el poder con mentiras y dividiéndonos. Por eso, aparte de tomar medidas correctas para reactivar la producción con justicia social y eliminar la corrupción gubernamental (ya sea “capital de amigos”, clientelismo, propaganda y otros), debe imponer una revisión y renegociación de nuestra deuda externa.


Por lo tanto, sin desesperar, se debe cumplir estrictamente con la Constitución Nacional, porque cumplimentar la Constitución, es como “edificar una casa sobre roca”, para conseguir el desarrollo del país.


Ruben Peretti

EL GOBIERNO NACIONAL LE DIO LUZ VERDE AL ABORTO LIBRE

NOTIVIDA, Año XV, Nº 975, 18 de junio de 2015

El Ministerio de Salud de la Nación publicó el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo”.


Por Mónica del Río



La publicación dada a conocer a través de la web de la cartera de Salud, lleva el nombre de la presidente de la Nación y el del ministro Daniel Gollan. Destaca al inicio que es una versión revisada y actualizada de la “Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles” y que es “de aplicación obligatoria en todo el territorio argentino y debe ser puesto en práctica por todas las instituciones sanitarias, tanto públicas como privadas”. Añade poco después que “la decisión de la mujer es incuestionable y no debe ser sometida por parte de los profesionales de la salud a juicios de valor derivados de sus consideraciones personales o religiosas”.

Cristina Fernández Vda. de Lirchner
le toma juramentea Daniel Gollan.

El aborto como “derecho humano”


Desde el título del Protocolo se advierten los avances en la materia. Del “aborto no punible” -tal como lo mencionaba la Guía anterior- pasamos a la “interrupción legal de embarazo” (ILE), “un derecho” que se encuentra enmarcado en los “derechos humanos”. “Esta es una década de ampliación de derechos”, dice el Prólogo.

Aborto libre

“Las causales que habilitan a solicitar una ILE son que el embarazo constituya un peligro para la salud (física, psíquica o social) o la vida de la mujer, o que haya sido producto de una violación”. No hace falta “la constatación de una enfermedad”, basta un riesgo “potencial” y “no debe exigirse tampoco que el peligro sea de una intensidad determinada”. La afectación de la salud mental incluye la “pérdida de la autoestima”.

Aborto en casos de violación

No se podrá exigir “denuncia policial o judicial”. Basta una declaración jurada “simple” y sin “formalidades legales”. No se le podrá pedir a la persona que “profundice en las circunstancias del hecho o que brinde prueba alguna”.

Aborto en casos discapacidad “psicosocial o mental”

“Bajo ninguna circunstancia el servicio sanitario debe exigir la acreditación de la discapacidad intelectual-mental”, acompañará a la gestante “durante todo el proceso de atención fortaleciendo su autonomía”. Si ha sido declarada incapaz judicialmente intervendrá el representante legal.

Menores de edad


Podrá solicitar un aborto desde los 14 años “sin que se requiera la autorización de sus padres o representantes legales”. Si es menor de 14 años deberá ser oída y los padres participarán de la decisión. Cuando exista de parte de los padres una “negativa injustificada”, “dejarán estos de intervenir, haciéndolo en lugar de ellos, curadores especiales”.

Mandato de no judicializar

“No deben interponerse obstáculos médico-burocráticos o judiciales para acceder a la prestación de una ILE”. “La interrupción debe ser practicada por el equipo de salud sin intervenciones adicionales innecesarias, sean médicas, administrativas o judiciales”. “El mandato de no judicialización implica que con la intervención de un médico es suficiente”.

Confidencialidad

No se puede dar información sobre el aborto a “terceros –incluidos esposo, compañero/a, padre, madre– debe hacerse con la autorización expresa de la mujer”.

Restricciones a la objeción de conciencia

Se puede ejercer la objeción de conciencia ante un pedido de aborto si se ha declarado previamente por escrito y “siempre y cuando no se traduzca en la dilación, retardo o impedimento para el acceso a esta práctica médica”. "La implementación de mecanismos administrativos y/o la realización de la interconsulta no pueden implicar demoras innecesarias en la realización de la ILE”. "Las demoras innecesarias, el brindar información falsa o negarse a llevar a cabo el tratamiento constituyen actos que pueden ser sancionados administrativa, civil y/o penalmente”.

Médicos obligados a practicar abortos


El profesional que es objetor de conciencia debe, de todos modos, informar a la mujer si se encuentra comprendida en una causal de aborto y remitirla inmediatamente a un profesional no objetor. “De no existir alguien encuadrado en esa categoría, debe realizar la interrupción; es decir que no puede invocar su objeción para eludir el deber de participar de un procedimiento de ILE”.

Todos los efectores de salud deben practicar abortos

“Deberán contar con recursos humanos y materiales suficientes para garantizar en forma permanente” la práctica. No existe la objeción de conciencia institucional.

En gestaciones avanzadas y en caso de no estar capacitado, el centro de salud debe “contemplar la posibilidad de derivar a la persona a un centro de referencia que tenga la capacidad de llevar a cabo interrupciones más tardías de manera segura”.

Promoción del aborto

Se le propondrá el aborto aunque la mujer no lo solicite, si el profesional detecta que presenta alguna de las causales “que le dan derecho a solicitar la práctica”. El “Flujograma de modelo de atención” indica que la primera pregunta tras la recepción de una embarazada en el sistema de salud es: “¿Existe causal para ILE?”. Si existe causal y la mujer aún no ha tomado una determinación hay que “informarle que cuanto antes se realice el procedimiento será más sencillo”.

Entre las causales ejemplificadas se menciona: la gestante presenta una enfermedad de base o diagnosticada durante el embarazo, expresa en la guardia que fue violada, es una discapacitada embarazada, se detecta “violencia de género” o “violaciones intramaritales” y la continuidad del embarazo es un peligro para su “salud física, psíquica o social”.

“Atención de calidad”

“El equipo de salud no debe dejar entrever en la consulta opiniones personales en contra del aborto o hacer que se dilate el acceso a la práctica”, en casos de violación no deberá “generar situaciones de violencia al poner en duda la palabra de la mujer”. La actitud del equipo de salud debe ser “desprejuiciada, paciente y respetuosa”.

Ecografías


Antes de hacerlas hay que preguntarle a la mujer “si quiere ver la imagen o escuchar los latidos. Si no lo desea, es de suma importancia tomar los recaudos necesarios para que aquello no suceda”.

La práctica del aborto

El Protocolo incluye una detallada guía con ilustraciones para realizar abortos según la etapa gestacional, confeccionada en base a las recomendaciones de la OMS, de la International Planned Parenthood Federation (IPPF), el Royal College of Obstetricians and Gynaecologists (RCOG), la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG), la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) y el IPAS.

Anticoncepción post aborto


La consejería en anticoncepción post aborto debe tener en cuenta que “para evitar un embarazo no deseado (la mujer) necesita empezar a usar un método anticonceptivo casi de inmediato”.


NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

EL DESPOTISMO NO ILUSTRADO Y EL AVANCE HACIA LA NADA


Kretina; presionada o no, por los personajes que digitan detrás del escenario el manejo político del gobierno que supimos conseguir, en un acto de soberbia, kapricho, realpolitik o como se lo defina y considere, ha descubierto su juego, y ello a pesar de lo que muchos opinan, es positivo para avizorar el futuro de nuestro atribulado país.

O mas de lo mismo y con ello tarde o temprano el abismo, o el golpe de timón imprescindible para por lo menos cambiar el rumbo de la tendencia negativa que nos ha llevado, hace más de treinta años, a una involución progresivamente acelerada con resultado esperado imprevisible y hasta trágico.


Como expresan las diversas crónicas que hemos escuchado se ha impuesto un komisario polítiko a un pobre blandengue todo terreno, probablemente manejable o en último caso suprimible. Todo es posible en la dimensión deskonocida.

Y si tratamos de imaginar un poco más, probablemente Kretina podría asegurarse una diputación para luego, graciosamente, ser elegida presidente de la cámara de diputados por aklamadora levantada de manos.

Queda entonces en  la imaginación de cada uno visualizar las interesantes variantes que podrían producirse en la conducción superior del gobierno a partir del 2.016.


Toda esta descarnada estrategia política permite definir claramente los campos de acción y las alternativas.

Desagraciadamente una oposición plagada de políticos mediocres y tibios y partidos indefinidos, difícilmente esté en capacidad de aprovechar esta circunstancia histórica.

Por un lado el kichnerismo puro (por favor nada que ver con el peronismo aunque lo usa), ejercitado a través de doce años de manejo indiscriminado del poder con la acumulación de incontables cantidades de dinero  para komprar lo que se les antoje, cuándo, dónde y cómo se les ocurra, obviamente con más incidencia previo al acto eleccionario.

Complementariamente el montaje de una estructura del aparato del gobierno que les asegura el control a su arbitrio de todos los resortes de la administración pública y la justicia.

Esta corriente que no tiene entidad ni principios para ser definida como ideológica, más bien bolsillista,  es seguida fielmente por multitud de paniaguados y otros pobres narcotizados por el relato y el consabido pan y circo.


Pero una enorme porción del electorado nacional (casi un 75%) está harta de tanto despropósito y teatro barato y busca afanosamente cambiar esta debacle siniestra.

Lamentablemente no hay quien las aglutine. No ha surgido aun un líder valiente, decidido y virtuoso que llame a las cosas por su nombre, hable con claridad y sin eufemismos y convoque  con energía y convicción, a una verdadera epopeya cívica para desterrar la basura que nos asfixia.

Y estas carencias facilitan la preeminencia del 25 %, que con la presencia del fraude inexorable podría llegar a un 40% inexorable, lograrán imponer sus objetivos makabros y terminales.

Por favor reitero, porque nadie parece querer tenerlo en cuenta; ATENCIÓN AL FRAUDE Y LA ESTRUCTURA MONTADA PARA ELLO.


Por lo tanto si no podemos reaccionar a tiempo y organizarnos adecuadamente, deberemos entonces prepararnos para gozar de un presidente transitorio cuyo mérito más impactante ha sido ser fiel sin mirar a quien, capaz de explicar temas diferentes con las mismas palabras, sin decir nada, inoperante y mucho menos que mediocre y un gobernador de Bs. As. aficionado a la narkoterapia y la retórica ingeniosa, pikaresca y adaptada a todo tiempo y circunstancia, además de otras joyitas por el estilo, encaramadas en todos los ámbitos y niveles de la administración y organismos resolutivos del estado.

Cosas vederes Sancho que non crederes...

Por lo menos así lo veo yo.

El Soldado Desconocido

lunes, 15 de junio de 2015

¿HASTA CUÁNDO?...

Estimados Amigos:

¿Hasta cuándo tendremos que repetir y demostrar que en la República Argentina existen más de 1.200 Presos Políticos?. Ellos son personal de las FFAA, FFSS, FFPP y otros organismos del estado que en los años ’70 combatieron el terrorismo que azotaba a la Nación.

Ex Terroristas que ocuparon u ocupan cargos políticos

Esas personas en ese entonces eran muy jóvenes y de acuerdo a las leyes y reglamentos vigentes debían cumplir las órdenes emanadas de la superioridad, ellos no decidían ni los planes de gobierno, ni los planes para combatir el terrorismo. Esas órdenes emanaban de los más altos niveles del poder político, en el caso de los gobiernos democráticos de Juan Domingo Perón y de María Estela Martínez de Perón (a) Isabelita, como Presidentes ambos ejercieron el cargo de Comandante en Jefes de las Fuerzas Armadas de la Nación y durante el último gobierno de facto, la Junta Militar era el órgano que ejercía el más alto poder político de la Nación.


Las órdenes de aniquilar al terrorismo, del Operativo Independencia  en la provincia de Tucumán y posterior ampliación de la zona de acción a todo el territorio nacional se encuentran perfectamente detalladas en los Decretos Nros. 261/75, 2770/75, 2771/75 y 2772/75.

Los políticos, periodistas y la sociedad en general ya no pueden continuar ignorando la existencia de los Presos Políticos en la Argentina. Como expresamos en varias oportunidades la solución a este problema no es jurídica, es política y el camino más apto es una amnistía amplia y generosa que contenga a todas las personas involucradas en la lucha violenta y sus juicios alejados del derecho nacional e internacional.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


PRESOS POLÍTICOS

El martes pasado, en su programa radial, el señor Alfredo Leuco entrevistó a Rodolfo Terragno, al cual le otorgaron el Premio Pluma de Honor 2015 de la Academia Nacional de Periodismo, por su destacada trayectoria en “defensa de las libertades públicas y los derechos humanos”. Ante la pregunta acerca de qué veía de positivo o negativo de los 12 años del gobierno K, éste enumeró, entre los hechos positivos, el mantenimiento de la democracia y el hecho de que en el país no tuviéramos presos políticos como en Venezuela.


Quiero recordarle a Terragno que en la Argentina hay en estos momentos 1900 presos políticos, todos ellos miembros de las Fuerzas Armadas y de seguridad, civiles, que combatieron a las organizaciones terroristas que atacaron a la República buscando la toma del poder por las armas, aclarando que a la fecha han muerto en cautiverio 299[1] de ellos, la mayoría mayores de 75 años de edad, producto del encarcelamiento dispuesto por una Justicia complaciente y prevaricadora. No tengo dudas que el señor Terragno conoce nuestra situación (quien escribe es un preso político) y lo que sufrió el país en los años 70, pero, como es “políticamente incorrecto”, es conveniente ignorarlo.

Carlos E. Plá
DNI 4.418.428


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.



[1] El número correcto de Presos Políticos fallecidos en cautiverio es de 301.

FALLECIERON MÁS PRESOS POLÍTICOS


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que lamentablemente fallecieron dos camaradas más, acaecido en las fechas que para cada caso se especifican, quienes se encontraban injustamente detenidos como  Presos Políticos:
  • Señor Suboficial Mayor (R) Pedro Estéban Jofre (Fuerza Aérea Argentina), fallecido el jueves 09 de Enero de 2014.

  • Señor Comisario (R) Roberto José Martínez Door (Policía de la Provincia de Santa Fe), fallecido el Sábado 13 de Junio de 2015.

Con ellos, son 301 (trescientos y uno) los Camaradas fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles; en el marco de este proceso de persecución, teñido de incontables irregularidades jurídicas y sistemática venganza, propias de una justicia prevaricadora.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 205 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

domingo, 14 de junio de 2015

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN…


Estimados Amigos:

Un gusto agrio nos quedó en la boca después de leer la entrevista a Sergio Bufano efectuada por una periodista de La Nación.

Por haber ganado la guerra armada y luego de perder la llamada guerra de cuarta generación o guerra de acción psicológica, los miembros más jóvenes de las fuerzas legales que participaron en la guerra armada han sido perseguidos, investigados, algunos juzgados y condenados, otros aún en juicio o espera del mismo. Al igual que los jerarcas terroristas los oficiales de mayor jerarquía, especialmente el Teniente General Perón cuatro veces presidente de la Nación, han fallecido y no pueden asumir las responsabilidades. Las que asumieron en un determinado momento histórico… su lugar hoy es ocupado por quienes eran jóvenes oficiales, suboficiales, cabos y hasta soldados, también existen civiles; todos ellos en prisión y con más de 300 fallecidos en cautiverio.

Hoy más que nunca decimos que se acabe esta venganza encabezada por algunos miembros del poder de turno, seguidos por el resto de la población seducidos por el flautista de Hamelín… Es hora de concordia, reconciliación y justicia histórica, es hora de aprender de nuestros errores y el próximo presidente de la Nación convertirse en el estadista histórico que pacificó a la Patria. Una amnistía amplia y generosa que abarque a todas las personas involucradas en la lucha fratricida y también al personal judicial que posibilitó la parodia de los juicios de “lesa humanidad”, dejar de lado la soberbia, reconocer las equivocaciones y reparar los daños cometidos en pos de un futuro mejor y digno de ser legado a las generaciones que nos seguirán en el corto camino de la vida.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


SERGIO BUFANO. "LOS GRUPOS ARMADOS NO ESCUCHAMOS EL LLAMADO A LA PAZ DE LA SOCIEDAD"

Por Astrid Pikielny  | Para LA NACION
  
Foto: Patricio Pidal/AFV

“Prefiero asumir las cosas que hicimos con todas sus consecuencias: las muertes, los asaltos y ciertas violaciones a los derechos humanos. Porque mantener secuestrada a una persona durante un mes en condiciones paupérrimas -no importa si era un banquero, un empresario o un militar- era una violación a los derechos humanos”.

Lo dice Sergio Bufano, periodista, escritor, militante de la izquierda en los 70 e integrante de las Fuerzas Argentinas de Liberación (FAL), una organización de extracción marxista.

Bufano es codirector de la emblemática revista Lucha Armada en la Argentina y coautor, junto a Lucrecia Teixidó, de Perón y la Triple A. Las 20 advertencias a Montoneros (Sudamericana). El libro, de reciente publicación, desmonta dos mitos que circulan a modo de verdades: que Juan Domingo Perón fue totalmente ajeno a creación de la Triple A y que el Plan Cóndor, que coordinaba acciones represivas en el Cono Sur, comenzó después del golpe militar del 76.


Durante su exilio en México fundó, junto con otros intelectuales argentinos de origen marxista y peronista, la revista Controversia. Veinticinco años después, con un grupo de militantes e intelectuales de izquierda, crearon Lucha Armada, destinada a repensar críticamente -lejos de toda nostalgia y autocomplacencia- la relación entre política y violencia en la Argentina.

-¿Cuándo y cómo surge el mito de que Perón nunca tuvo nada que ver con la Triple A?

-A partir de la muerte de Perón empieza a moldearse el mito, la mentira, en realidad, de que Perón nunca había tenido nada que ver con la Triple A. Esa mentira tiene su origen en salvaguardar la imagen del general Perón, que en las primeras dos presidencias había logrado justicia social muy importante dentro de una democracia bastante autoritaria, pero que cuando vuelve crea un sistema político ya no autoritario, sino muy represivo.

-¿Quiénes construyen y alimentan ese mito?


-Lo construyen tanto la izquierda como la derecha. Para alguien que gritó “la vida por Peróny que, en muchos casos, dio la vida por Perón, es muy difícil reconocer que ese hombre al que admiraban se convirtió de golpe en alguien que los mandaba a matar. Para la izquierda peronista es un dolor grande hacerse cargo de eso. Y la derecha peronista defiende a Perón en todas las oportunidades que pueda y justifica el accionar de la Triple A. Nosotros tomamos doce meses clave en donde se demuestra la participación de Perón directamente en el crimen masivo que se comete: desde el 20 de junio de 1973, con la llegada de Perón y el tiroteo en Ezeiza, hasta el 1° de julio de 1974, el día en que Perón muere. No contabilizamos sólo los muertos, sino los actos de violencia que incluyen ir y ametrallar el local de los sindicatos clasistas, de los radicales o del Partido Socialista de los Trabajadores, que no tenían nada que ver con la violencia.


-También hay un limbo sobre algunos actos de violencia que no fueron firmados por nadie y que suelen ser atribuidos a la Triple A. ¿Cómo saberlo, no?

-Es imposible saberlo porque la Triple A no era una organización piramidal. Eran grupos que actuaban en forma dispersa. Existían cinco jefes de la Triple A, y los cinco fueron nombrados o ascendidos por el presidente Perón. Fuimos al Boletín Oficial y está la firma de Perón ascendiendo a (José) López Rega de cabo a comisario general y nombrando a (Rodolfo) Almirón, (Juan Ramón) Morales, (Alberto) Villar y (Luis) Margaride. Si los cinco jefes de la Triple A fueron nombrados por Perón con su firma, qué dudas caben.

-¿Por qué Perón impulsa y avala la creación de la Triple A? ¿Lo hace para perseguir opositores y resolver la interna peronista?


-Perón tenía el 62% de los votos y el radicalismo tenía alrededor del 30%. En total, más de un 90% de la sociedad votó en octubre del 73 por la paz y por la democracia. Y los grupos armados no supimos escuchar ese llamado que nos hacía la sociedad porque la aspiración de los grupos armados no era la democracia, sino la revolución. Ahí es donde Perón toma una elección equivocada porque contaba con el apoyo no sólo del 62%, sino de toda la sociedad. Contaba con todos los recursos que la Constitución le otorgaba para reprimir a los grupos armados con la ley. Pero a él se le escapa de las manos y recurre a esa estrategia de eliminar a los opositores, incluso equivocándose, porque autoriza a los sindicatos a salir a matar, y matan a gente del Partido Comunista que había apoyado a Perón y matan a militantes del Partido Socialista de los Trabajadores, que era una organización no armada, pacífica, que lo único que disputaban eran los sindicatos. Perón toma esa decisión funesta de reprimir sin utilizar la ley. Y además hubo una enorme hipocresía.

-¿Por qué lo dice?


-Tomemos el asesinato de Rucci por parte de la llamada izquierda peronista. Hay una situación muy curiosa que es la reunión en la que Perón recibe a todos los miembros de la juventud: están en la misma casa Roberto Quieto, Mario Firmenich y todos los dirigentes montoneros y también los miembros de la derecha, Julio Yessi, (Alberto) Brito Lima, (Alejandro) Giovenco. Montoneros dice: “Nosotros somos la mayoría en la juventud, nosotros seguimos su palabra” y mientras tanto, a un kilómetro de ahí, en otra casa, Montoneros está preparando el asesinato de Rucci. Mientras Giovenco y Brito Lima decían: “Nosotros somos los verdaderos representantes, queremos crear canchitas de fútbol”, ya habían registrado a quién iban a matar frente a cualquier episodio de violencia. Enrique Grinberg es asesinado 24 horas después de la muerte de Rucci como represalia. Perón sabía que ahí estaban concentradas todas las violencias, así que esa reunión es una especie de gran monumento a la hipocresía.


-El libro recoge las 20 advertencias de Perón a Montoneros. ¿Cómo las sintetizaría?

-En realidad es un solo mensaje que se repite con distintas palabras, pero intrínsecamente es “quítense la camiseta peronista, ustedes no son peronistas, afíliense al Partido Comunista, a los partidos socialistas, no usen más la camiseta peronista”. El último discurso tan hermoso, que dice “llevo en mis oídos la maravillosa voz del pueblo”, no es el último discurso. En privado, pocos días después, se reúne con los jerarcas sindicales y les dice: “Vamos a tener que aplicar un poco más de violencia”. Esa frase nefasta no es una advertencia, es una amenaza. Él, con los recursos constitucionales que tenía, ¿por qué no le dice a la Policía, al Ejército, que la Constitución les garantizaba que podían actuar? Una de las preguntas que nos hacemos es por qué elige a Isabel como vicepresidenta. El peronismo tenía cuadros importantes, desde Luder hasta Cafiero, cuadros que no eran montoneros ni cercanos a montoneros. Creemos que él la elige primero como una forma de “o soy yo, o no es nadie, acá se cierra un ciclo”.

-El kirchnerismo repone una mirada acrítica de los 70, con una juventud idealizada y heroica. ¿En qué medida eso ayuda u obtura la posibilidad de una revisión profunda sobre la época?


-Cuando empezamos con la revista Lucha Armada veíamos con temor y preocupación el hecho de que había muchos jóvenes que miraban con enorme agrado a la generación setentista: el heroísmo, el desprecio por la vida, el morir por la revolución y por ideales superiores. Eso nos preocupaba, primero, porque no es cierto y, segundo, porque no es un buen ejemplo. Al principio la revista produjo un terremoto. Era mirada con desconfianza por los que creían que era una revista nostálgica y era mirada con sospecha por viejos militantes que pensaban que nosotros estábamos tirando por tierra nuestra propia autoestima. Ahí se juega el tema de la traición: si vos criticás mucho a la guerrilla de los 70, estás en la cornisa y muy cerca de “traicionar los viejos ideales”. Después algunos se atrevieron a reconocer que nos habíamos equivocado y que tomar las armas había sido un error gravísimo. Y empezaron a escribir prestigiosos intelectuales, como Hugo Vezetti, Pilar Calveiro, Oscar Terán, Luis Alberto Romero.

-¿Temían que fueran considerados conversos?

-Exactamente. “¿Cómo van a criticar a los muertos si ellos no pueden responder?”, nos decían. Pero, ¿cómo se escribe la historia? Se escribe criticando a los muertos. ¡Claro que no pueden responder! Con ese criterio tampoco podríamos hablar de Napoleón, de San Martín, de Belgrano. Creo que la revista contribuyó a abrir ese camino de la mirada crítica hacia la guerrilla setentista. No éramos los únicos, por supuesto, había otra gente como Pilar Calveiro y Héctor Schmucler, que para mí son dos modelos de crítica al setentismo.

-También fueron acusados de actualizar la teoría de los dos demonios.


-Sí, ésa fue una de las principales acusaciones. Yo creo que acá no hay demonios ni ángeles. Lo que hay es una situación histórica. En los primeros tiempos, sobre todo en la transición democrática del alfonsinismo, todos éramos inocentes, víctimas de la dictadura. Eso tenía un motivo y tenía que ver con cierta estrategia jurídica en el Juicio a las Juntas. Nadie decía si era del ERP o de FAL.

-Una estrategia que incluía borrarles a los militantes su condición de actores políticos.

-Exactamente. Éramos víctimas. Y es cierto que además fuimos víctimas porque los militares tenían fuerza, tanques, aviones, cuarteles. Cuando las Fuerzas Armadas fueron perdiendo peso después de los últimos levantamientos recién entonces fue posible decir “nosotros actuamos en la guerrilla, tomamos las armas”. Hoy es posible decirlo sin que esta noche vengan a golpear la puerta y nos lleven presos.

-¿Qué le respondería a los que afirman que algunos miembros y jerarcas de las organizaciones armadas también deberían rendir cuentas de sus crímenes y del dolor producido ante la Justicia?


-La mayoría de los dirigentes están muertos. Ya no pueden responder nada sobre su responsabilidad en ese período. Ya no es posible exigirles ninguna respuesta. Podemos criticarlos, sin duda, y cuestionar sus decisiones. En cuanto a los que sobreviven me pregunto: Firmenich, Perdía, Vaca Narvaja, los que ordenaron una contraofensiva que culminó con la muerte de jóvenes que caían en las fronteras antes de entrar a la Argentina, ¿serán capaces de hacerse cargo de esa matanza, ocurrida mientras ellos se beneficiaban del exilio y actuaban como estrategas lejos del campo de batalla? Estoy convencido de que nunca lo harán, porque la soberbia les impide reconocer conductas que difícilmente puedan justificar. Un ejemplo es que todavía no se hacen cargo del crimen de José Rucci, a pesar de que todos sabemos que fueron los responsables.


-En su caso, ¿hay asunción de responsabilidad o además hay arrepentimiento?

-A mí no me gusta la palabra “arrepentimiento”. Yo soy ateo, no soy creyente. Al arrepentido lo vínculo con el dogma católico. Algo que es muy fácil además: voy, me confieso delante del sacerdote y me da la absolución, que es lo que hizo Videla hasta morirse. Prefiero asumir las cosas que hicimos con todas sus consecuencias: las muertes, los asaltos y ciertas violaciones de los derechos humanos. Porque mantener secuestrado a un personaje -no importa si era banquero, empresario, militar- durante un mes en condiciones muy paupérrimas era una violación de los derechos humanos.

-¿Cómo hacer una revisión crítica del pasado cuando, por un lado, hay una visión acrítica de los 70 y, por el otro, está el silencio de los militares que ocultan las listas de fusilados y el destino de los cuerpos?

-El año pasado declaré en la megacausa de La Perla, en Córdoba. El que me citó como testigo fue uno de los represores: (Ernesto) “Nabo” Barreiro, que quería que dijera si había habido guerra. Si hubo una guerra hubo dos contendientes y no hubo un Estado aplicando la represión sobre grupos armados de civiles. Lo que dije delante del tribunal es: “Si no se hacen responsables de lo que hicieron, ¿cómo se puede empezar a conversar sobre una posible reconciliación o amistad? Todavía hay chicos desaparecidos que viven y que fueron apropiados cuando eran bebés. Todavía hay familias que buscan los restos de sus hijos y ustedes saben dónde están”. Si yo un día tuviera poder de decisión sobre este tema, primero deberían decir dónde están los cadáveres y dónde están los chicos que todavía no saben que tienen una identidad falsa. Recién entonces podríamos empezar a conversar.

-¿Coincide con Cristina Kirchner cuando dice que ella es “el gobierno de los derechos humanos”?


-No. Si alguien ha boicoteado una causa tan noble como la de los derechos humanos es el Gobierno, a partir de algunas figuras muy particulares. Creo que Hebe de Bonafini es una de las que más daño le ha producido a la causa de los derechos humanos. Por todo lo que dice, por sus actitudes fascistoides, por sacarse una foto con Milani. Y que el Gobierno utilice una causa como ésa para hacer política creo que es un error, aunque le ha dado muy buenos resultados. Los juicios se siguen prolongando y muchos pueden ahora convertirse en adalides de los derechos humanos y levantar una banderita. Incluso muchos de los que en los ‘70, durante la época de Perón, estaban vinculados a la violencia estatal.

UN FUTURO POSIBLE, SEGÚN BUFANO

¿CUÁNDO COMENZÓ EXACTAMENTE EL PLAN CÓNDOR DE COORDINACIÓN DE LA REPRESIÓN?


Empezó en febrero del 74 cuando Perón era presidente. Se reúnen acá los principales oficiales de inteligencia para crear una acción común. No es el Plan Cóndor todavía -ese nombre se lo van a poner después en Chile-, es el proto Cóndor. Perón se reúne con todos los dictadores de la región: primero con Pinochet, después lo va a visitar a Stroessner, lo recibe a Banzer de Bolivia y a Bordaberry que era un títere de los militares uruguayos. Se reúne con todos y crean lo más tarde se va a llamar Plan Cóndor. En esa reunión se decide que hay que empezar a actuar ya mismo contra los grupos de izquierda, no sólo grupos armados, sino todos. Los refugiados chilenos que escapan de la dictadura en algunos casos son devueltos en la misma cordillera. En otros casos son detenidos acá en Ezeiza. Dos militares brasileños que escapan de la dictadura brasileña llegan a la Argentina, los detienen, los mandan a Brasil y los matan. La coordinación de la represión entre las dictaduras funcionaba perfectamente. Lo curioso es que este país tenía un presidente elegido democráticamente.

MANO A MANO

UNA VIDA MARCADA POR LOS AÑOS 70


La de Sergio Bufano, como tantas otras vidas de esa generación, parece marcada por los años setenta. Primero fue militante de FAL y luego, a partir de 1976, se integró al OCPO (Organización Comunista Poder Obrero) que tenía fuerte arraigo en los sindicatos en Córdoba y Rosario. Hoy lamenta esa decisión porque cuenta que él y sus compañeros eran más mesurados, propiciaban más la “propaganda armada” que enfrentamientos armados abiertos, con sangre. Su hermano, Miguel Ángel Bufano, delegado obrero de la fábrica Miluz y militante de Política Obrera, fue asesinado por la juventud sindical peronista, más precisamente por el sindicato del plástico entonces conducido por Jorge Triaca. Por esta causa ha declarado varias veces en la Justicia. Durante su exilio en México, participó de la fundación de la revista Controversia junto a Juan Carlos Portantiero, José Aricó, Héctor Schmucler y Oscar Terán, entre otros. De regreso al país, la mayoría de ellos se recicló en el Club de Cultura Socialista, una usina intelectual y política de referencia durante la transición democrática, cercana al alfonsinismo. Ha escrito cuentos, novelas, ensayos y artículos periodísticos. Y todos ellos sobrevuelan los setenta.



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.