por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

jueves, 8 de agosto de 2013

FALLECIMIENTO DE OTRO PRESO POLÍTICO

Estimados Amigos:

A través del aviso de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que el día miércoles 07 de agosto de  2013 falleció el señor Coronel (R) Miguel Antonio VILLEGAS (Infantería – Promoción 91 del CMN),, injustamente detenido como Preso Político.


Con él, son ya 210 (doscientos diez) los Camaradas fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales y Penitenciarias; en el marco de este proceso de persecución, teñido de incontables irregularidades jurídicas y sistemática venganza.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros de Promoción y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación. Esperamos que la sociedad argentina y sus representantes políticos recuerden el manto de sangre y acciones del terrorismo que los llevaron a pedir y ordenar a las FFAA que aniquilaran al enemigo subversivo que pretendía alzarse con el poder mediante el miedo, terror y violencia. En todos sus reclamos contra el avallasamiento autoritario del poder de turno deberían incorporar un justo reclamo por la paz, concordia, justicia e historia completa dentro del marco de igualdad contra la ley.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas, lamentablemente casi son diarias. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 203 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

por una Nueva Década en Paz y para Siempre

INFORME SOBRE PERSECUCIÓN DE LOS PRESOS POLITICOS

Según información reciente, el señor Vicealmirante (R) Don Antonio Vañek de casi 90 años encarcelado en Marcos Paz, se cayó en su celda el pasado lunes a las 04:00 horas. Fue derivado a un hospital público, desde entonces permanece internado en la guardia médica, tomó frío, sufre neumopatía y necesita un marcapasos; en el mencionado nosocomio no funciona la unidad coronaria. Su familia y abogados defensores hacen trámites desesperadamente para que se autorice su traslado al Hospital Naval Pedro Mallo… luchan para salvar su vida. En otros hospitales públicos y privados no hay lugar para su atención.


Hoy como todos los Presos Políticos, el Vicealmirante Vañek  tiene prohibida la atención en los hospitales militares, por una injusta y discriminatoria decisión del Ministro de Defensa, Ing. Agrónomo Agustín Rossi. No se tiene en consideración su avanzada edad y su estado de salud, es una persona con alto riesgo de vida, lo que se presenta como un caso similar al señor General Videla, que perdió su vida por falta de atención adecuada y rayana con el delito de abandono de persona por parte del Servicio Penitenciario Federal y jueces responsables del cuidado de su vida.

Una vez más el señor Capitán de Corbeta (R) Don Pablo Eduardo García Velasco, quien se encontraba internado en el Hospital Naval recuperándose de las consecuencias de una prolongada huelga de hambre -la que lleva a cabo en señal de protesta por su injusta detención- además se encuentra en tratamiento por padecer cáncer de próstata y por expresa orden del TOF5 ha sido trasladado a la Unidad Penal de Ezeiza.

Capitán de Corbeta (R) Pablo E. García Velasco
Es de destacar que el citado oficial ya fue absuelto en el primer juicio y el mismo fiscal demostró que él no es "Dante",  según su propio testimonio, certificaciones de la Armada Argentina y de varios testigos, Pablo Eduardo García Velasco jamás estuvo destinado en la Escuela de Mecánica de la Armada.

Hortensia, madre de García Velasco
Este detenido, por razones humanitarias, ha solicitado en reiterada ocasiones el beneficio de la prisión domiciliaria para atender a su anciana, enferma y viuda madre, la que vive sola y solo recibe ayuda por parte de este hijo -nadie más colabora- y el tribunal sistemáticamente le niega ese beneficio legal.

Sabemos que por su convicción y necesidad de atender debidamente a su madre, el Capitán Pablo Eduardo García Velasco ha reiniciado una estricta huelga de hambre -no ingiere alimentos sólidos, ni líquidos- lo que motivará en breve una descompensación física, que obligará a su inmediata evacuación e internación a un centro hospitalario con capacidad para salvar su vida... a no ser que los jueces y el SPF hayan decidido que es tiempo de dejarlo abandonado a su suerte y cumpla su condena a muerte no escrita.

Colocando las esposas para su traslado

Por otro lado un Oficial Jefe de la Armada que tiene autorización  del Tribunal para visitar a su esposa en su domicilio, enferma grave de cáncer, el Servicio Penitenciario Federal lo traslada custodiado por ocho personas, esposado, con un protocolo de revisión previa de todo el edificio, como el departamento y luego los 8 uniformados tipo Swat permanecen en el departamento de pequeñas dimensiones, con la obligación de proveerle vianda hasta que es trasladado de vuelta al penal. Este exceso, es un nuevo acto de persecución política y escarnio  contra los detenidos por supuestos delitos de Lesa Humanidad, estando la mayoría de ellos sin condena, y encarcelados hace más de 10 años.

Es hora de acabar con esta política persecutoria y denigrante de las FFAA, el presente y el futuro nos exigen una mirada superadora de los errores del pasado -los cuales son compartidos por la mayoría de la sociedad-, debemos alcanzar la concordia y reconciliación que nos permitan crecer como una Nación digna de legar a las generaciones que nos precederán.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

por una Nueva Década en Paz y para Siempre





Familiares de militares presos, protestan frente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Piden la renuncia de Alak

En el día de la fecha, en horas de la mañana, un grupo de mujeres pertenecientes a la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de Argentina se presenta al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación con el objeto de exigir una inmediata reunión con el titular del organismo, Dr. Julio César Alak.


Motiva la solicitud la permanente violación de los derechos humanos sufrida actualmente por el personal detenido por hechos relacionados con los trágicos hechos que dividieron a los argentinos en la década del 70. Porque más allá de las aberraciones jurídicas cometidas en nombre de la ley por jueces prevaricadores e inescrupulosos, el estado argentino no deja de sorprender todos los días, con medidas arbitrarias y selectivas que menoscaban los derechos más elementales de una porción de la población carcelaria.


Como en la época del nazismo más furibundo, el método de la represalia se ha instituido en el estado argentino. Por la fuga de dos detenidos, sufren sus consecuencias los que permanecen todos los días cumpliendo con dignidad el arbitrario castigo impuesto. En un claro atentado contra la integridad de la vida humana, se priva a detenidos que cuentan con más de 60 años, de la atención médica indispensable para poder mantenerse con vida. Los establecimientos carcelarios, no cuentan con la infraestructura de salud necesaria para cubrir las necesidades de personas que tienen en el presenta más de 60, 70 u 80 años de edad.


El Hospital Militar constituye el lugar natural donde física y mentalmente, estos hombres deberían atender sus dolencias en el ocaso de sus vidas. Pero la política del odio y de la venganza, instituidos desde los ámbitos gubernamentales, pretende aplicar una pena de muerte encubierta, para regocijo y aplauso de quienes han hecho de los derechos humanos un negocio rentado sumamente lucrativo.

Nos presentamos ante el Ministerio de Justicia porque le corresponde a este organismo tutelar el respeto y goce de los derechos humanos de toda la población argentina, incluyendo en esta categoría a nuestros familiares y amigos. Venimos con la serenidad y la firmeza de estar reclamando aquello que nos corresponde. No venimos a rogar, ni pedir clemencia. Como familiares de soldados, venimos con la frente alta a reclamar por nuestros derechos.


Porque no estamos dispuestos a permitir que, en nombre de los derechos humanos, se termine aplicando un genocidio sobre el grupo humano que nos representa. Porque no tenemos ninguna duda de que en el presente, desde el estado argentino, se está persiguiendo a nuestros familiares y amigos, como grupo humano con identidad propia, privándolos de derechos reconocidos universalmente, lo que constituye lisa y llanamente, un crimen de lesa humanidad.

María Cecilia Pando
DNI 18046597


miércoles, 7 de agosto de 2013

PREGUNTAS SOBRAN, PERO SOLO EN UNA RESPUESTA SE ENCUENTRA LA VERDAD


Después de diez años dos oficiales del Ejército Argentino condenados por problemas de DD.HH. desaparecieron del Hospital Militar adonde habían sido trasladados desde Marcos Paz para ser atendidos allí.

¿Se fugaron?, esta sería la primera pregunta. El Hospital Militar es, valga la redundancia, una unidad militar con sus reglamentos y sistemas de seguridad. Nadie los vio salir, ningún soldado de guardia percibió movimientos raros ni siquiera se dio de inmediato el alerta sobre el caso.

Siguen las preguntas. Antes de ser condenados el Mayor Olivera y el Tte.1° De Marchi estuvieron internados en Marcos Paz, ¿Por qué se fugaron luego de ser condenados si antes de serlo también se hacían atender en el Hospital Militar Central?, no se me ocurre ninguna respuesta que tenga, al menos, algo de lógica.

Pero, dado los tiempos que vivimos, pensemos mal y al menos las conjeturas que hagamos tendrán un viso de seriedad y si bien hay quienes sostienen, sotto voce, que fueron secuestrados- prófugos o rehenes- ¿a quien benefició esta fuga?


Y aquí si que podemos suponer respuestas lógicas. Sin duda alguna uno de los beneficiados de esta rastrera lotería donde sobran los billetes falsos, ha sido el general Milani. Pudo descabezar la cúpula del Hospital Militar que le era desafecta aunque la seguridad de los presos políticos en el Hospital Militar no está a cargo de la dirección del Hospital sino de los hombres del SPF. Otro de los beneficiados es Víctor Hortel, el autodenominado “negro de mierda”, jefe del SPF y organizador del llamado “batallón militante”- murga todoterreno o barra brava según tercie la situación- integrado por presos de máxima seguridad, siempre lista para tocar el bombo en actos oficiales. A Hortel esta fuga le permitió descabezar a la sección traslados del SPF que tiempo atrás le realizó una huelga por los problemas diarios que esta sección tenía con el estado de los vehículos utilizados para el traslado de internos. Obviamente, Hortel, no teniendo a mano a nadie para descargar su responsabilidad porque al SPF le correspondía la seguridad de ambos presos, aprovechó la volada para acusar al juez federal de San Juan lo que permitió que apareciera en escena el tercer beneficiado de la tómbola, el ministro Alak  que usufructuó el evento para amenazar a los jueces como advertencia frente a futuras rebeliones judiciales.


Sin embargo, debemos aceptar que nunca los títeres se benefician de algo que les hace hacer su titiritero. Solo reciben, cuanto más, el aplauso momentáneo de una inconstante y limitada platea infantil, porque, a fuer de verdad, estos quías, Milani, Hortel y Alak no actúan a conciencia pura sino que son dirigidos por el cerebro que en diez años ha manejado con maestría los hilos que destruyeron a las FF.AA. de la República Argentina, que arrastraron por el barro a la Justicia Argentina y autor del mas infame ataque a un representante de la Iglesia Argentina- Jorge Mario, cardenal Bergoglio- hoy Su Santidad Francisco, Papa de la Iglesia Católica.


Este cerebro tiene nombre y apellido, se llama Horacio Vervitsky, antiguo jefe de la inteligencia montonera y, posteriormente, amanuense de la FAA, quien tiene la única respuesta posible a esta sinrazón de una fuga increíble, ya que de inmediato, otras marionetas oficiales, los ministros Manzur y Rossi tomaron la decisión de negarle a los presos políticos cualquier tipo de atención médica en el Hospital Militar Central, en el Hospital Naval o en el Hospital Churruca derivándolos, a fuerza de prepotencia, a las vergüenzas sanitarias de los Hospitales Públicos donde mal mueren aquellos que por nadar en la indigencia han sido abandonados por el “modelo” y ya ni siquiera figuran en los números amañados del INDEC.

Aquí, finalmente, llegamos a la única respuesta que encierra la verdad de este sainete. Esta es la única respuesta que hay a algo que, traído de los pelos, tiene la “lógica” del absurdo ya que con este presunto golpe de efecto solo se busca acelerar el exterminio sistemático de los presos políticos. En diez años han muerto en condiciones de abandono más de doscientos noventa de ellos, como aún quedan en los penales más de mil doscientos lo que creyeron que sería un trámite más rápido dada la edad de los encausados es considerado hoy algo que se desarrolla muy lentamente; y como usar “zyklón B” sería mal visto, ¿Qué mejor que acelerar la aniquilación dejándolos en manos de cualquier carnicero?

Que el mayor Olivera y el tte.1° De Marchi se hayan fugado o hayan sido secuestrados es, más allá de consideraciones personales, algo aleatorio. Chivos expiatorios al fin, han servido para que el plan de terminar el 2015 sin presos políticos- una especie de “solución final”- se convierta en realidad.

JOSE LUIS MILIA

DOS MILITARES FUGADOS ENTRE CENTENARES DE MILITARES ENCARCELADOS


DECLARACIÓN

El Ministerio de Defensa ha dictado una arbitraria resolución, prohibiendo que en hospitales militares o unidades de salud dependientes de las Fuerzas Armadas sean internados o asistidos ambulatoriamente los detenidos con condena o procesamiento por delitos de lesa humanidad. Ha ordenado así, a los Estados Mayores de las tres fuerzas, el estricto cumplimiento de esta desmesura. Asimismo, se ha creado una “Comisión de Asesoramiento Médico” con representantes de los Ministerios de Justicia, de Salud y de Defensa, que  en treinta días debe determinar el alta de los actuales pacientes o su traslado.

Con estas medidas el Gobierno acredita la falsedad de su política de “Derechos Humanos”, a través de la cual implementa en realidad una grosera tortura que se suma a las que ya sufren los presos militares de setenta y más años de edad, al impedírseles ser atendidos adecuadamente.  Desde hace años estos hombres sobreviven como pueden, en condiciones carcelarias desesperantes, sin haber dado el menor trabajo al servicio penitenciario; pero ha bastado que se produzcan dos fugas para que ello sirva de excusa para agravar aún más su situación, administrando purgas al mejor estilo stalinista, ordenando arbitrarios traslados, repartiendo recompensas millonarias y  sanciones al personal penitenciario,  forzando el retiro de generales y otras desmesuras similares.

Es evidente que si se hubiese tratado de una fuga de presos comunes (cosa que ocurre con mucha frecuencia, pese a que son muy pocos los que tienen esa edad y llevan diez o quince años encerrados a la espera de una condena), no habría habido recompensa ni noticia ni reacción algunas. En cambio, estos hombres ya ancianos, que permanecen presos con comportamiento ejemplar, sufrirán estas terribles consecuencias sobre su salud física y mental, a través de una acción del Gobierno movida por la venganza, el odio y el deseo de causar su muerte.

Los hombres así encerrados pierden día a día la poca salud que les queda. Ahora han perdido también la posibilidad de ser atendidos médicamente. Deberán vegetar en los mal llamados Hospital Municipal de Marcos Paz y Hospital Penitenciario de Ezeiza, que de tales sólo tienen el nombre, ya que carecen en absoluto de elementales medios de atención. Lo que no ha obstado a que el ministro Alak haya declarado que el segundo está equipado para tratamientos de “alta complejidad”.

Este horror está ocurriendo en la Argentina en el año 2013. Cientos de hombres perseguidos políticamente están siendo condenados a una muerte lenta bajo la indiferencia del país, pese al alerta de unos pocos.

Buenos Aires, 30 de julio de 2013.


Mariano Gradín            Alberto Solanet
Secretario                     Presidente

LIBERARON A 29 NARCOS POR FALTA DE ESPACIO

El crecimiento del narcotráfico en Argentina, ha llegado a tal punto que estamos entre los países líderes de ese delito… liderazgo que nadie decente puede desear para su país, máxime cuando la inseguridad que nos azota diariamente también nos coloca en otro indeseado ranking de la región. El consumo de drogas potencia la violencia en los actos de inseguridad y bajo sus efectos se han producido numerosos crímenes, la mayoría sin el consiguiente castigo.

A la provincia de Salta van a parar los narcotraficantes que no puede alojar el Servicio Penitenciario Federal, por carencia de infraestructura adecuada. Allí se los mantiene precariamente detenidos en comisarías, hacinados y en condiciones inapropiadas. Nos parece bien que la justicia se preocupe y trate de solucionar ese problema, pero es pésimo que la solución sea liberarlos… antes se debe exigir que el Servicio Penitenciario Federal que cumpla su misión federal y no la delegue en las policías provinciales.

Esos 29 criminales liberados, los cuales seguramente caerán en la reincidencia del delito, podrían haber sido reubicados en unidades carcelarias de máxima seguridad. Solo bastaba con la decisión de los jueces de conceder a los ancianos mayores de 70 años y a los detenidos con graves problemas de salud, el beneficio de la prisión domiciliaria de acuerdo a lo normado por el art. 32 de la Ley 24.660 (para condenados)/art. 10 del Código Penal (para procesados) modificado por ley 26.472.


Obviamente, hoy en Argentina los únicos que se encuentran en esa situación son los Presos Políticos del poder de turno. Además de solucionar el problema del alojamiento de delincuentes que son un serio peligro para la sociedad argentina en su conjunto, pero muy especialmente para la juventud, sería un gran avance en pos de la apreciada concordia y recuperación de la unidad nacional. Reafirmamos que no es justo que por la sola acción de dos condenados, quienes se evadieron del HMC gracias a la ineficacia del SPF, paguen octogenarios soldados detenidos y que no representan peligro alguno.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


Desde hace más de 3 años, Salta aloja de manera transitoria a los detenidos federales por tráfico de drogas
 
Juez Raúl Reynoso
En una polémica decisión el juez Raúl Reynoso, titular del juzgado federal de Orán, dispuso la libertad de 29 personas acusadas por tráfico de drogas. Según trascendió la medida obedece a que las cárceles y dependencias federales son pocas y se encuentran colapsadas.

El pasado viernes 2 de agosto, el magistrado hizo lugar a la acción de hábeas corpus presentada por la defensoría oficial, y en consecuencia ordenó la inmediata libertad de 29 detenidos por drogas, alojados en forma provisoria en las comisarías 41, 42, 43, 45 y cuerpo policial femenino de la UR Nº 4 con sede en la ciudad de Tartagal.

Trascendió que este hecho cayó muy mal y se considera que atenta contra la lucha contra las drogas, hecho que tanto preocupa. Desde diciembre de 2007, la provincia hace un gran esfuerzo y como resultado es que se han incrementado notablemente los procedimientos anti droga.

En el medio, queda la enorme cantidad de actuaciones y procesos administrativos que en procura de no violar las garantías constitucionales, dificultan la detención de los delincuentes, y tras su liberación, de nada sirvieron.

Ante esta realidad, suena inadmisible lo resuelto por la Justicia Federal a causa de la falta de espacio para alojar a los detenidos por narcotráfico, más aún con la difícil situación que atraviesa la zona norte de la provincia por su proximidad con ¿la frontera caliente?

Cabe destacar que la provincia de Salta presta colaboración con estos detenidos de manera transitoria.

Ante la falta de espacio físico, numerosos detenidos por tráfico y microtráfico de drogas, son alojados en el ámbito del Servicio Penitenciario Provincial.



NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.

martes, 6 de agosto de 2013

FATIGA MORAL Y REBELDÍA

Queridos amigos:

La Ley 26.571/2009, promulgada durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, a través de su Artículo 93 modifica el Artículo 64 quáter del  Código Electoral Nacional que quedó redactado  de la siguiente manera:

Artículo 64 quáter: Publicidad de los actos de gobierno. Durante la campaña electoral, la publicidad de los actos de gobierno no podrá contener elementos que promuevan; expresamente la captación del sufragio a favor de ninguno de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales.
Queda prohibido durante los quince (15) días anteriores a la fecha fijada para la celebración de las primarias, abiertas simultáneas y obligatorias y la elección general, la realización de actos inaugurales de obras públicas, el lanzamiento o promoción de planes, proyectos o programas de alcance colectivo y, en general, la realización de todo acto de gobierno que pueda promover la captación del sufragio a favor de cualquiera de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales”.

Es una disposición clara  y concreta que tiende a evitar, al menos parcialmente,  que las severas restricciones que se aplican en la campaña electoral a la contratación de avisos publicitarios en medios televisivos y radiales por afuera de los asignados por el Ministerio del Interior, establezca un desbalance con la posibilidad de promover candidatos gubernamentales aprovechando los actos de gestión de gobierno.

La señora presidente ha hecho caso omiso de esa disposición y ha continuado realizando inauguraciones acompañada de sus candidatos, sin dejar de en cada ocasión de hacer propaganda de sus actos de gobierno y de pedir el apoyo de los electores, después de la fecha límite.

Esta actitud ha sido denunciada formalmente por referentes de la oposición y ha motivado que el fiscal federal Jorge Di Lello impulsara una investigación para determinar si la presidente violó la veda electoral. La reacción presidencial ha sido burlesca, propia de quien desprecia los dictados de las leyes, aun de las que su gobierno ha promulgado. Y aquí estamos una vez más, esperando para comprobar si la justicia  es igual para todos, mientras sigue avanzando esta variante de las mil formas del fraude electoral que luego queda olvidada a la luz del “voto popular” que a nadie parece importar cómo fue obtenido.

Si esta ofensa jurídica perturba, la ofensa moral de ver el aprovechamiento espurio de una foto tomada a Martín Insaurralde, candidato del Frente para la Victoria en la Provincia de Buenos Aires, al saludar al Papa Francisco luego de su majestuosa misa en la playa de Copacabana adonde fue llevado sin derecho por la señora presidente, indigna y motiva desprecio. Transformada en afiche de campaña, esa foto habla de la falta de límites, de la noción de que el fin justifica cualquier medio y de la hipocresía de usar hasta a quien durante años fue atacado, como lo fuera Monseñor Bergoglio, ahora que se  ha transformado en un pastor amado y seguido por multitudes.

¿Hace falta más? Pues allí están los aumentos de haberes a los sueldos mínimos de los jubilados en plena campaña, la súbita conversión del gobernador Scioli de casi disidente a ferviente promotor de candidaturas oficialistas, la anulación de la citación a juicio oral y público del ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime  en una de las causas por la recepción de dádivas, evitando el daño político de esa imagen, el retiro de la causa del juicio por los desvíos  de fondos que afectaba a  la Fundación  Madres de Plaza de Mayo de la jurisdicción del juez Oyarbide, volviendo el caso a su situación inicial y posponiendo por años el bochorno de ver a los aliados del gobierno enredados en las más burdas estafas, para seguir citando ejemplos de hechos que deprimen el espíritu.

Hemos visto también en esta semana a un candidato opositor, cabeza de lista en la Provincia de Buenos Aires, abandonar sus compromisos a menos de dos semanas de las elecciones para sumarse al equipo de campaña del candidato mejor posicionado en las encuestas y nos preguntamos si nuestros ciudadanos pueden absorber tanta relatividad.

En este punto me gustaría poner como ejemplo de cómo se hacen las cosas, al  espacio político en que estamos participando con Nueva Unión Ciudadana, pero lamentablemente no puedo hacerlo en plenitud. Una acción mezquina nos ha privado de participar con nuestra lista en el municipio de General Pueyrredón dañando las ilusiones y la confianza de un grupo de afiliados que habían trabajado fuerte y lealmente con el objetivo de transformarse en una opción para sus conciudadanos.

He escuchado muchas veces que estas situaciones son propias de la política y no me canso de responder que son propias de la mala política, de la que tenemos que erradicar y cambiar si queremos progresar como ciudadanos y como sociedad.  A esta altura y luego de tantos sinsabores he comprendido el significado profundo del concepto de “fatiga moral” que se traduce en un deseo incontenible de abandonar la lucha y resignarse a vivir en la amargura  de la decepción.

Pero por suerte suceden también hechos que despiertan la rebeldía y que retemplan el ánimo al borde de la caída.  La palabra  de consuelo de un sacerdote,  el ejemplo de luchadores incansables, la fe en Dios y  en mi caso, también la grandeza de los mismos camaradas de Mar del Plata que aun golpeados y frustrados me pidieron que siguiera adelante pues dejar la cancha es abandonarla en manos de los que no merecen ocuparla.

Tenemos pues que rebelarnos ante la adversidad para no permitir que se nos sigan mostrando con desparpajo las fotos de gobernantes como los que conducen Tucumán, exponiendo el contraste del lujo de su viaje a Dubai  con la pobreza de su provincia. Contra la osadía de la señora de Carlotto de recordar que “no es la virgen María” cuando le señalan que su alineamiento político con el oficialismo desvirtúa su credibilidad como cabeza de la  causa que pretende defender. O contra la pasividad con que se leen las denuncias del desvío de fondos de la ANSES  a fines ajenos a sus objetivos mientras se publica la noticia de que la señora presidente comparte un terreno de casi nueve hectáreas en Calafate con el largamente denunciado empresario Lázaro  Báez.

La Argentina está mal. Nos relatan que crece pero no crece. Nos dibujan la inflación pero en cada supermercado y en cada surtidor nos desengañamos y le damos credibilidad al tres por ciento mensual de las mediciones informales. Escuchamos a la gente de campo, a los productores y al señor Etchebehere que nos exponen sin eufemismos la grave situación que producen la sucesión de políticas públicas equivocadas mientras el Ministro  del área disputa su campaña electoral.

De modo que por el bien de la Argentina hay que elevar la rebeldía por encima de la fatiga moral ineludible en que nos sume la visión de tantas mentiras e injusticias. La justicia del gobierno reserva todos sus fuerzas para perseguir a los militares que se fugaron de un hospital militar, priva a sus pares de poder asistir a esos nosocomios, los expulsa de allí a pesar de sus enfermedades y achaques, y en ese despliegue agota su compromiso público mientras en la calle millones de compatriotas viven atemorizados por la inseguridad irresuelta y los terroristas de las bandas montoneras tienen la osadía de brindar clases de derechos humanos. Evidentemente nada cambiará si no cambia la relación de poder en el Congreso y no se alejan para siempre quienes tanto daño hacen a nuestra nación en su mezcla  de soberbia, incapacidad y corrupción.

La próxima oportunidad de mostrar nuestra rebeldía ante el inaceptable modelo que nos quieren imponer será el 8 de Agosto, en que estamos convocados y convocando a realizar una jornada en que seremos capaces de expresar en las calles, en forma pacífica pero firme y sonora, todo el desencanto y el rechazo que sentimos por quienes conducen el gobierno nacional.

La siguiente  y la más importante ocasión será el domingo 11 de Agosto, en las elecciones Primarias  Abiertas Simultaneas y Obligatorias, en que todo argentino debe hacer el esfuerzo de expresar su rebeldía en las urnas votando por el rechazo al gobierno que nos engaña y nos aprieta. Allí deben estar los mayores de 70 años aunque la ley los exima de votar y los jóvenes de 16, que fueron incluidos para favorecer al gobierno sin tener en cuenta que esa franja etaria también sabe ver  y evaluar por sí misma por encima  de la abrumadora propaganda del Estado. Allí debemos estar todos  los hombres y  mujeres que  no se resignan a vivir en un país moral y materialmente carenciado para que unos pocos satisfagan sus ansias desbocadas de riqueza  y sus veleidades de poder.

Rebeldía compatriotas, venciendo la fatiga moral y sobreponiéndose a los errores y contradicciones de las fallas en nuestra propias filas, comencemos el largo pero prometedor camino de librar a la Argentina de sus males y de construir  un futuro mejor para nosotros, para nuestros hijos  y para todos los hombres de buena fe que quieran habitar este bendito suelo argentino.

Un abrazo para todos y voten bien.

Juan Carlos Neves, Nueva Unión Ciudadana


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.

lunes, 5 de agosto de 2013

ESCLAVOS DEL SIGLO XXI


Aunque parezca un anacronismo, tenemos en plena democracia más de 6000 esclavos de los derechos humanos. Estos esclavos del siglo XXI son los más de 1500 presos políticos y sus familias, que son usados por los supuestos defensores de los derechos humanos para lucrar. La tarea forzada que deben cumplir es estar presos ilegalmente, ser discriminados, sus familias perseguidas, vigiladas, hostigadas. A los esclavos del siglo XXI se les violan todos los derechos humanos, derechos humanos que supieron conseguir arriesgando sus vidas para todos los argentinos, y entre todos estamos todos: Cristina Fernández de Kirchner, Legrand, Reato, Moyano, Duhalde, Gil Lavedra, Kunkel, Rico, Lorenzetti, Carlotto, Bonafini, Blumberg, Grondona, Rossi, Milani, Bullrich, Verbitsky, Carrió, el papa Francisco, etc. Cuarenta millones más.


No conformes con violar los derechos humanos de más de 290 asesinados uno a uno en cautiverio, ahora estas bestias se llenan las gargantas con la sangre por venir de cientos de presos políticos enfermos y ancianos, prohibiéndoles atender sus dolencias, agravadas por su encierro, hábitat, falta de sol, ejercicio, comida apropiada y todo lo que un ser humano necesita en la tercera etapa de su vida, en el Hospital Militar (OSE), obra social que hace más de 40 años pagan. Pero claro... cuando la sentencia está dictada de antemano, el destino cercano de estos soldados, que sobrevivieron a las guerras del pasado, es la muerte. Derrotaron militarmente al terrorismo montonero y erpiano: los tienen que matar.


Los esclavos del siglo XXI deben morir y de la peor manera, eso sí, lo antes posible. Aclaremos que la edad promedio de los presos políticos es de 65 años, tenían 23/30 años en los 70. Al igual que Milani fueron ascendiendo sin problemas, el Congreso nunca rechazó ni cuestionó sus legajos... siguieron custodiando la patria para que todos vivamos en una nación en paz. Ya la perdimos, debemos recuperarla.


Este genocidio no quedará impune, y la gran hazaña de este modelo seudo-defensor de los derechos humanos lamentablemente pasará a ser la gran hazaña de "la pérdida de los derechos humanos" y la concreción del odio y la venganza.

"Resistiré, erguido frente a todo/me envolveré de hierro para endurecer la piel/y aunque los vientos de la vida soplen fuerte/soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie" [1]

María del Valle Barreiro
DNI 25. 682 .520

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.



[1] (Resistiré, autores Montore y De la Cava)

LOS CULPABLES DE LA HINCHAZÓN

Por Mauricio Ortín

Tenemos el gobierno que merecemos, y se nos parece. Nadie, a esta altura de los tiempos, debe hacerse el desentendido. Llevamos treinta años eligiendo y, en los últimos diez, más que a los mismos, votamos a los que hacen más de lo mismo. Hemos retrocedido en casi todos los marcadores que indican progreso colectivo. La calidad institucional republicana, máxima garantía para el ejercicio de la libertad ciudadana, es lo que distingue a las sociedades civilizadas de las tribales.


En la república, el Estado es un mal necesario cuya existencia se justifica, únicamente, cuando actúa en resguardo de la libertad de los ciudadanos. No es un fin en sí mismo, sino un medio. En la tribu, en cambio, el Estado somos “todos” y “todo” a costa de la nada del individuo. El “somos todos” es un eufemismo que esconde que el Estado es del déspota de turno y el que la mayoría lo elija no mengua su naturaleza despótica. Adolfo Hitler, Benito Mussolini y Hugo Chávez gozaban de la simpatía popular y fueron, objetivamente, asesinos y ladrones que se sirvieron del poder.


Si la opinión de la mayoría fuera garantía de infalibilidad tendríamos que aceptar que el sol gira alrededor de la tierra y la ciencia estaría demás. Además, propio de los totalitarios es el manejo corrupto del aparato del Estado clientelista para ganar elecciones y, luego, en nombre de la mayoría cometer cuanto abuso esté a su alcance. Para los totalitarios se está con ellos o contra ellos, no hay otra opción. Sin ser ni lo uno ni lo otro, por un lado, posan de pobres víctimas (cuando la prensa denuncia sus abusos y podredumbres) y, por el otro, de justicieros (cuando nos saquean con impuestos leoninos para sus “políticas sociales”). Trabajando para los pobres amasan fortunas (que guardan en bóvedas). Ebrios de poder, no sólo violan las leyes sino que hacen bandera de ello en televisión. Así, por ejemplo, Cristina Kirchner, quien ante la denuncia de un fiscal de que al promocionar al candidato Insaurralde en actos políticos estaba violando la “ley de veda” electoral, replicó: “Será conveniente que venga esta mañana, me pregunté, no vaya a ser que mañana me denuncien por venir apoyar a los candidatos del Frente para la Victoria. La verdad que dudé, pero como no tengo miedo voy a seguir porque tengo mucho coraje”. Esto mismo si hubiera ocurrido en un país “como la gente”, lo mínimo que le hubiera correspondido hubiese sido pedir disculpas. Decir algo así como: “se me chispotió”, “fue sin querer” o, fiel estilo comunicacional de Cristina: “se me escapó la tortuga” (en Japón, semejante falta al honor sólo puede ser enmendada por el Harakiri). La respuesta jocosa de la presidente fue que seguirá  violando la ley “porque tengo mucho coraje” ¿Coraje? ¡Eso es desfachatez más impunidad lisa y llana! En cantidad equivalente a la cobardía de los que le toleran y hasta festejan sus agravios a la república. Entre ellos y en primer lugar los gobernadores aplaudidores; pero, también, los que los votan y la votan son cómplices. Como también son cómplices por omisión de la miserable represalia  kirchnerista que, por la fuga de dos condenados por la justicia tuerta, ha desatado sobre más de mil presos políticos. Por lo visto, para los funcionarios de jugosos sueldos del Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI) los militares no son sujetos de derechos humanos. Pero resulta que el encarcelamiento, la negación de asistencia médica y/ o la persecución sistemática desde el Estado a individuos por el simple hecho de pertenecer a grupo o colectivo profesional, según el Estatuto de Roma,  es consumar delito de “lesa humanidad”. Castigar a los más de mil detenidos de las FFAA, como si todos hubieran estado complotados con la fuga es, objetivamente, un acto cobarde, deleznable, injusto y absolutamente reñido con los derechos humanos.


Mientras la injusticia campee desde el Estado, la presidente seguirá jactándose de su impunidad y exigiendo la “democratización” de la justicia. Los gobernadores, mientras tanto, haciendo lo suyo: aplaudiendo.


En fin... la culpa no es del chancho.


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.