por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

sábado, 9 de agosto de 2014

SERVINI DE CUBRÍA DENUNCIÓ QUE "LOS CONCURSOS DE LOS JUECES SON TODOS TRUCHOS"

La jueza federal acusó al Gobierno de "avasallar" y "dividir" a los magistrados "para reinar". Se defendió de las críticas de Carlotto y habló de su rol en las elecciones de 2003, cuando Néstor Kirchner ganó la presidencia. Además, confirmó que "alguien de la política" hizo entrar la efedrina al país

Crédito: Reuters

"Los jueces están todos asustados. Mire lo que hicieron". Con esas duras palabras, la jueza María Romilda Servini de Cubría describió el cuadro "crítico" por el que atraviesa el Poder Judicial. En su opinión, desde que el gobierno impulsó la frustrada reforma en el tercer poder del Estado, hubo un "avasallamiento" de los magistrados.

"La Justicia está pasando una etapa crítica. Nunca estuvo tan dividida, hay un enfrentamiento que antes no existía. Dividir para reinar. Eso no quiere decir que antes los jueces te fueran a defender. No es una corporación", manifestó la jueza, quien se convirtió esta semana en blanco de las críticas de la titular de Abuelas, Estela de Carlotto, por dar a conocer la identidad de su nieto recuperado, Guido.

En dos entrevistas publicadas hoy por el diario Perfil y La Nación, la jueza emitió una dura acusación sobre los concursos de funcionarios judiciales: "¿Por qué me tienen que poner a mí a uno que ganó un concurso con una Lotería? Si yo ya sé que los concursos son todos truchos".

La denuncia apunta a uno de los aspectos del paquete de leyes que el kirchnerismo impulsó el año pasado, que tenía la pretensión de transparentar y "democratizar" el ingreso al Poder Judicial. Sobre este punto, Servini de Cubría cuestionó que el Gobierno hiciera énfasis en los criterios de designación de los cargos en ese poder del Estado, y no en otros, como el Ejecutivo.

"Si ella (Cristina Kirchner) puede nombrar a su nuera en Santa Cruz o pueden nombrar en un ministerio a quien se le dé la gana, por qué nosotros no podemos nombrar a nuestros secretarios, los interinos, los contratados", planteó.

La jueza federal tiene una alta exposición pública porque su jurisdicción alcanza expedientes de alto impacto político. Además de haber sido la responsable de notificar a Estela de Carlotto sobre la aparición de su nieto, esta semana procesó a cuatro ex funcionarios kirchneristas y dispuso el allanamiento de la AFA.

Consultada si mantiene una relación conflictiva con el poder, la magistrada admitió que sus resoluciones como miembro de la Justicia Electoral se convirtieron en una llave para que Néstor Kirchner llegara a la presidencia.

"En 2003 yo estuve en el problema de Menem, Duhalde y Rodríguez Saá, y logré que la elección se hiciera por afuera (del Partido Justicialista). Si la elección se hacía por adentro, como querían los camaristas, Kirchner no hubiera sido presidente", planteó Servini de Cubría. Y remató: "Con esto que le cuento muchos me van a querer matar. Pero yo estoy tranquila con mi conciencia".

La identidad de Guido Carlotto

En otro orden, la magistrada se defendió de las críticas de Estela de Carlotto por revelar que el nieto recuperado se trataba del músico de Olavarría, Ignacio Hurban. Negó que fuera responsable de difundir esa información, pese a que confirmó el nombre y apellido del joven de 36 años el martes pasado, en una entrevista en radio Del Plata.

"Ellos dicen que yo di a conocer el nombre, pero no fue así. ¡Si el nombre yo casi ni lo sabía! La noticia yo creo que está desde antes de que yo hablara", afirmó.

Consultada sobre cómo continúa la causa por la apropiación forzosa del hijo de Laura de Carlotto y Wilmar Oscar Montoya, señaló: "Yo lo cité como testigo. Abuelas presentó un escrito pidiendo que no declare. Se dejó sin efecto, por ahora. Pero en todos los casos hay que ir a fondo con lo que pasó".

Servini de Cubría ratificó esa decisión de convocar al joven para avanzar en la investigación judicial, pese a los reparos que planteó la entidad de DDHH para este caso: "Las Abuelas siempre fueron las primeras en pedir que fuéramos a fondo en todos los casos, eran las primeras en pedir que se cite a los supuestos apropiadores. ¿Porque es el nieto de Carlotto no podés ir a fondo? No. Con Rosa Roisinblit (vice de Abuelas) o Cecilia Viñas no se hizo así. Con Victoria Donda tampoco".

"Primero hay que ver dónde tuvo el hijo Laura - continuó-. Un soldado dice que lo tuvo en el Hospital Militar. Hay que ver con qué militares estuvo en contacto en el lugar de detención, quién se lo saca a la madre".

Maniobra narco

La jueza también aseguró en uno de los reportajes que la Justicia "comprobó" que ingresaron 42.000 kilos de efedrina al país, y remarcó que esas maniobras de narcotráfico las "manejaba" alguien de la "política".

"No sé quién todavía. Por lo que me cuentan los amigos de (José) Granero (ex titular de la Sedronar), no lo veo a él capacitado para hacer todo esto", dijo. Sin embargo, la magistrada aclaró que Granero "tenía algún amigo" que "manejaba" el ingreso de la efedrina a la Argentina y detalló que esa persona es alguien de la "política".

La jueza advirtió que el tráfico de efedrina era "una maniobra bien orquestada" y señaló que Granero hacía denuncias en tribunales que "no eran competentes". Cuando se le consultó si esas denuncias "eran de cotillón, sin validez", la magistrada afirmó que "exactamente" porque, explicó, "todo iba al juez Faggionato Márquez".

Granero, quien condujo la Sedronar entre 2004 y 2011, está procesado en la causa en la que se lo investiga por ingresar materias primas para producir drogas en Argentina y por falsificar documentación. La investigación salpica incluso a los Kirchner. De la presunta operación habrían participado los hermanos Zacarías, hombres muy cercanos al matrimonio santruceño.

EL DEMONIO DE LA MENTIRA...


Desconfío de esas historias contadas con mentiras, que en la feria de la “conveniencia política o económica” se ofrecen en los escaparates de las “verdades”. Prefiero que me digan que es un cuentito lindo, bien armado, narrado amenamente… pero cuentito al fin.

Así que, desconfiado, paso delante de estas historias con el entrecejo fruncido y una mueca en la boca que dice: “mmmmmm”

Y conste que tampoco soy devoto del “ver para creer”. Puedo creer a ciegas si es necesario. No es ese el punto. El punto es otro.

La violencia desatada asquerosamente en Argentina desde finales de los 60 hasta casi los 90 por las organizaciones terroristas, es un tema al que le he dedicado mucha vida. He gastado ojos, tiempo, dinero, corazón y alma  en hurgar en la delirante “revolución” del terrorismo internacional que encontró en Argentina una generación inteligente, lúcida, valiente y militante… y la convirtió, vaya a saber por qué, en desalmados asesinos hijos de puta.


Recorrer la historia de las verdaderas Víctimas de aquella violencia es andar los abismos de un infierno que no tiene explicación. María Guillermina Cabrera Rojo voló por los aires de su casa en La Lucila un 12 de marzo de 1960. Dos paquetes de galletitas con explosivos puestos por terroristas hicieron “revolución” cargándose la vida de una nena de 3 años. Y Cristina Viola, también de 3 años aportó sin elegir, con su vida y un balazo en la cabeza, al cuentito de los que venden en la feria de la “conveniencia política o económica” una mentira en el estante de las verdades.


Y Juan Barrios, acribillado en brazos de su mamá… y Paula Lambruschini, desmembrada vida de 15 años por una bomba inmensa de odio, furor y delirio. Y la lista de verdades muertes es tan grande como las mentiras del relato que pretende esconder la Historia violenta de sangre espesa de la Argentina de ayer nomas, en los rencores del aquí nomas.



Yo podría llenar estas páginas con fotos de cuerpos de argentinos mutilados, acribillados, colgados de ganchos, descocidos a balazos, cortados en pedacitos… de argentinos secuestrados y torturados, confinados en un pozo de mala muerte debajo de alguna casa de “gente de bien” con una bandera terrorista o del Che, que es lo mismo, como prueba de vida para que el secuestro abone millonarios frutos a las arcas de los sembradores de terror y alentadores de demonios, o mostrar personas que hoy afrontan su vejez sin piernas, sin brazos, sin ojos, sin hijos, sin padres, sin hermanos, sin esposos, o con la mitad del cráneo reconstituido… y mostrar así, con lo irrefutable, de lo que fue capaz de hacer aquella generación que hoy se vende “revolucionaria, idealista y maravillosa” de los Kunkel, de los Vaca Narvaja, de los Firmenich, de los Argemí, de los Puigjané, de los Walsh, de los Verbitsky, de los Perdía, de las Arrostito, de las “LauRita Carlotto”, de las Daleo, de las Lucias Révora, de las Osterheld… y debo decirlo con dolor, de nuestra presidenta que si bien sabemos nunca tuvo los “ovarios” de las armas, esas culpas le dieron “ovarios” para sobreactuar venganza y dolor treinta años después, haciendo política de Estado la apología del terrorismo.


¿Servirían de algo las fotos? Agregarían más dolor al dolor. Más bronca a la bronca. Más mierda al gran pozo de mierda en el que nos hundieron los que ayer mataron en nombre de un mundo mejor, y hoy viven impunes en una vida mejor… a costa de un Estado corrupto de corruptos que premió la sangre y el terror y la muerte, con indemnizaciones desbocadas, monumentos vacuos y placas inmensas de miserias chiquititas.

Algunas fotos siempre publico, porque una imagen vale más que un millón de palabras. Y a las consecuencias horribles de violencia a veces es necesaria verla descarnadamente, para curarse del espanto.

La foto carnet en blanco y negro de la hija terrorista de Estela Barnes, viuda de Carlotto con su verdad, esconde la cara asesina del terrorismo para mentir la verdad que resta.


Digan lo que digan, el demonio anduvo a sus anchas por Argentina y encontró de quién vestirse. La guerra desatada por el terrorismo en nuestro país tuvo tanta saña y supo de tanta crueldad, que resulta imposible no creer en el demonio vestido de rojo con boca de fuego y sangre en las manos. Aunque hoy ande en un Audi blindado y lea Página 12 en Palermo Soho. La mentira siempre ha sido el ardid preferido del demonio.

Cuentan los terroristas argentinos arrepentidos, que tras perder la guerra de las armas, aunaron inteligencia y criterio en el dorado exilio. Se reunían en Francia para estudiar la manera mejor de aprovechar políticamente los restos tibios de tanta sangre. Ensayaron el libreto para los juicios de venganza, y juntaron con algunas verdades, la mentira de los hijos robados en los jardines del infierno.


Si el resabio terrorista asegura que buscan 500 niños apropiados, no se entiende porqué el Banco Nacional de datos Genéticos, que maneja el mismísimo resabio terrorista de los 70, no tiene muestras recolectadas ni para la mitad de 500. Bueno sería tener la información, pero siempre la información sobre cualquier causa que incluya terroristas de los 70, es reservada y de imposible constatación.

“Apropiadores” de primera y “apropiadores” de segunda. Unos presos de por vida, otros a salvaguarda de las malas lenguas… Roberto es un ex miembro del grupo terrorista Montoneros a quien una vez entrevisté. Vive en México, donde frecuentemente se reúne con ex cumpas de balas y bombas. Me contó entonces que ellos llevaban un control minucioso de datos: Nombres, alias, encuentros, si volvían o no volvían, si morían o eran ejecutados por delatores. También llevaban un control estricto de hijos de terroristas que quedaban a cargo de “familias de confianza” cuando los papás salían a poner bombas, a matar por la espalda o a ejecutar compañeros con pocos huevos para la lucha armada. Montoneros tenía una guardería para hijos de terroristas en La Habana, donde los chicos quedaban a cargo de los lavadores de cabezas y encantadores, mientras las serpientes padres salían a poner sus huevos.


Estela Barnes, ahora viuda de Carlotto, en los 70, mientras sus hijas jugaban la guerra y la revolución matando gente, hacía personales gestiones por la vida de ellas a su amiga de trabajo, hermana del General Bignone. Estela hoy, con huesos de persona mayor, con platinado de mil pesos por quincena y  con auto alemán, lo dice de manera poética: “Admiro la lucha de mis hijas…”, pero en los 70 tenía otro discurso y pedía favores para sacarlas de “esas cosas raras”.

Por eso, ni bien su hija Laura cayó muerta en un enfrentamiento con las fuerzas del Estado que combatían al terrorismo, el cuerpo le fue entregado inmediatamente tras gestiones del General Bignone. Siempre es bueno tener, palenque ande ir a rascarse dice el Martín Fierro, y Estela lo sabe.

Luego lo del nieto, lo de convertirse en Abuela que busca realizarse en lo que no pudo con sus hijas terroristas, tal vez. Lau“Rita”, Estela y ahora Guido. Tres generaciones emparentadas con nuestra historia reciente. Unidos para un cuentito ofrecido en el estante incorrecto.

Cartel del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el Parque de la Memoria

Miro ahora a la Estela combativa de “genocidas y apropiadores”… está con cara buena en todos los medios. Cuánta extraña bondad hay en Estela de Carlotto para con los "apropiadores" de su "nieto" por taaaantos años!!!

Tal vez... algún día alguien se anime o se atreva a meter la nariz en la historia de los chicos de la guerra, debidamente anotados en aquella libretas de Montoneros… guardados misteriosamente en las casas de los viejos cumpas, y que por esos designios apuntados en la mesa cómoda del exilio dorado, van a apareciendo convenientemente según los vaivenes políticos… y los “apropiadores buenos” que se pierden en las oscuras cuevas a las que nadie tiene acceso… ¿no?

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz


LA MALVINIZACIÓN DEL DEFAULT

agosto 5, 2014

por Mauricio Ortín

Por fin algo de luz para entender la esquizofrénica política que despliega el kirchnerismo en conflicto con el juez Griesa y los acreedores de los bonos que no entraron en el canje (“fondos buitre”, según el “Manual del Progre Ilustrado”). Hacerse el loco y agraviar al juez Griesa ignorando los elementales consejos del Viejo Vizcacha, más que a una osada manera de conseguir resultados, se parece a un revolucionario método de suicidio político. Lo cierto es que desde que se emitió el fallo según el cual se debía pagar el 100% de la deuda a los litigantes, Cristina, arriesgando a la Argentina a ser procesada por desacato, aseguró urbi et orbi que no pagaría. Luego se retractó y dijo que les pagaría lo que se le pagó al 93% que entró en el canje. Todo ello, aparentemente, convencida de que el FMI, el presidente Obama, la OEA, el MERCOSUR, la Cámara de Apelaciones de Nueva York, la Corte Suprema de Justicia de EEUU, el grupo de países emergentes y la mar en coche presionarían sobre Griesa en esos términos y, de paso, evitar el default. Acto seguido y en consecuencia se abrirían las puertas al crédito internacional de dinero fresco lo que, a su vez, desactivaría la bomba económica hasta las elecciones de 2015 y que el próximo gobierno se haga cargo del muerto. En esa misma dirección se había arreglado (a las apuradas y mal) la deuda con Club de París y Repsol. Ahora todo eso no sirve de nada. Un error de apreciación desmoronó y deshizo la operación cual castillo de naipes. El despiste de suponer que todos los jueces del mundo (los federales de Kirchnerlandia y los de EEUU) son, más o menos, la misma gente. Abonando al respecto, el Dr. Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dijo: “Griesa parece ser un personaje omnipotente, cuando en realidad es un juez casi municipal, de trocha muy angosta. No es un juez federal siquiera”. (Y no hay más remedio que darle la razón porque un “juez” con todas las letras es aquel que sigue en su cargo después de alquilar seis de sus propiedades a prostíbulos, negar hábeas corpus a desaparecidos y ocultar ingresos para evadir impuestos.) El fracaso, por error de apreciación, del “plan-impresentable A” contra la sociedad “Griesa-Buitres” automáticamente gatilló “el plan-engendro B”. Este último, sabedor de que la bomba le explotará en las manos al kirchnerismo por no conseguir financiación externa, necesita del default para que sobreviva el gobierno (el argumento de la cláusula RUFO es una falacia). Sin default, la responsabilidad kirchnerista en la destrucción económica es muy evidente. Con default, se gana algo pero “a lo Pirro”, porque la situación general empeorará significativa y aceleradamente. La “malvinización” del conflicto es un arma de doble filo si consideramos que viene seguida de la “desmalvinización”. Además, al respecto, hay que sumar las contradicciones de los voceros K. Desde “decir que estamos en default es una pavada atómica” y que “nada va a pasar” hasta “nos quieren tumbar porque somos viables” o, como a Gaza, los “genocidas” “nos envían misiles financieros”.


El hipotético éxito de la “malvinización” del default ha generado el temor de quedar en la vereda del frente de uno que otro opositor oportunista. Es el caso del “presidenciable” De la Sota, quien, “abriendo el paraguas”, llamó a Griesa “juez pedorro”. Subestimar los efectos políticos de un default “malvinizándose” es una pésima opción. El default del 2001, en algunos casos por rebote e injustamente, dejó una pila de cadáveres políticos (entre ellos Menem, Cavallo, De la Rúa, Duhalde y Rodríguez Saá.)


La temida malvinización del conflicto es “un tigre de papel”. No hay que olvidar que la de Galtieri, que llenó las plazas de todo el país y que recaudó millonarias sumas en joyas y dinero para la causa, duró dos meses. Luego, con parecida intensidad a, llegó la “desmalvinización”, que se lo llevó puesto a él y a toda la dictadura (curiosamente, Raúl Alfonsín, que no se malvinizó, ganó elecciones). El mismo efecto devastador debería tener con los gobernadores, jueces, intendentes y legisladores kirchneristas, dada su manifiesta y suicida voluntad de acompañar a Cristina no sólo hasta la puerta sino hasta bien adentro del cementerio.

viernes, 8 de agosto de 2014

MENSAJE DE PODER SER

Los integrantes del espacio político P.O.D.E.R S.E.R. (PAZ, ORDEN, DEFENSA, ETICA Y REPUBLICANISMO   con SEGURIDAD. EDUCACION y RESPONSABILIDAD) nos reunimos una vez más para analizar la realidad nacional y promover acciones políticas  positivas para el futuro inmediato.

Coincidimos en la profunda preocupación generada por el incompetente manejo de la crisis resultante del fallo adverso ante los reclamos de los tenedores de bonos impagos que no aceptaron las reestructuraciones propuestas por el Estado Nacional. Como consecuencia de ello se ha conducido innecesariamente a la nación a un nuevo “default”, según las calificadoras de deuda, que afecta nuestra posición internacional, lesiona nuestra credibilidad y contribuye a incrementar los graves problemas económicos internos.

Esta situación se suma a la creciente inseguridad, los altos índices de inflación, la incipiente recesión, el aumento del desempleo y el desorden social que se manifiesta por la profusión de cortes  de vías de comunicación, piquetes,  huelgas y pérdida de la capacidad de diálogo y consenso.

No podemos dejar de mencionar que continua  sin tregua la profusión de juicios a miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales que en cumplimiento de órdenes emanadas de sus mandos naturales se enfrentaron en la década del setenta a las bandas terroristas que pugnaban por el poder, y que ahora son llevados a los tribunales en virtud de leyes que se aplican en forma retroactiva y parcial, contrariando las bases jurídicas del derecho nacional e internacional. Además de esta situación, han sido seriamente denunciadas las condiciones de detención, la detención de procesados  por tiempos que exceden muy largamente lo que la ley permite  y el mantenimiento en prisión de mayores de setenta años con condiciones precarias de salud e inadecuada atención médica, que ya ha contribuido al deceso de decenas de detenidos.

Como un indicio de la falta de voluntad para dar fin a esta prolongada situación que ya ha escapado a las formas   de la  justicia para adoptar las formas de la venganza, continúan  extendiéndose  las denuncias retroactivas a personal judicial y empresarios como sucediera con directivos de Papel Prensa, Ingenio Ledesma y recientemente con los allanamientos producidos en la empresa  Molinos Río de La Plata.

Consideramos que es momento  de que se renueve el espíritu de concordia nacional y que se abran los corazones a un tiempo de paz y  consenso pues a nadie favorece que se mantenga un clima de enfrentamiento cuando la república necesita concentrar todos los esfuerzos para lograr superar los graves problemas que nos afectan en todos los órdenes de la vida social y económica. De este modo lograremos entrar en comunión con el mensaje que nos  hace llegar el Papa Francisco  y con su preocupación por que se alcance la unidad y la concordia entre los argentinos, superando el odio y la venganza como forma de hacer política.

Como contribución a los gravitantes momentos  electorales  que se avecinan, hemos decidido hacer confluir nuestros esfuerzos políticos en el partido Nueva Unión Ciudadana, con personería en la Provincia de Buenos Aires, que ha renovado sus autoridades sumando representantes de los distintos sectores que integran nuestro espacio y procuraremos llevar  esta propuesta a otros distritos del país. Por su parte, tanto el Movimiento Republicano Cívico Militar como  el Movimiento Cívico Militar Cóndor continuarán con su accionar y su prédica en defensa de los altos intereses de la patria y la defensa de los hombres y mujeres de sus  fuerzas armadas, de seguridad y policiales.

Invitamos a todos aquellos que  compartan nuestros principios y valores a sumarse al espacio, a difundir e instalar nuestras propuestas como así también a afiliarse a Nueva Unión Ciudadana si tienen domicilio en cualquier municipio o sección electoral de la Provincia de Buenos Aires.


MIGUEL GIULIANO                   

                 JUAN CARLOS NEVES
                    nevesar@yahoo.com.ar

                               HORACIO RICIARDELLI
                                    horacio.condor@gmail.com

miércoles, 6 de agosto de 2014

SOMETER A LA JUSTICIA

Lunes 04 de agosto de 2014 | Publicado en edición impresa

Editorial I

Con el retaceo de información sobre fallos y los manejos para intentar copar los tribunales, el Gobierno sigue buscando impunidad para la retirada


Algunos integrantes de la Cámara Nacional de Casación Penal cercanos al Gobierno lanzaron una fuerte embestida para retacear la difusión de los fallos. Pero, más grave aún, es que el intento no sólo apunta a censurar a la prensa e impedir que la ciudadanía se informe sobre causas de muchísima trascendencia, sino principalmente a poder controlar, durante este último año y medio de gestión kirchnerista y muy especialmente después, todos los resortes del tribunal que deberá juzgar los más importantes casos de corrupción.

El detonante de esta insólita situación fue una información publicada hace dos meses en el portal de noticias Infobae. Allí se difundieron datos tomados de un documento oficial que había enviado la propia Cámara de Casación al Gobierno, que afirmaba que, durante el corriente año, la Sala II de ese tribunal había anulado más de cuarenta condenas e investigaciones por narcotráfico.

Concretamente, Infobae publicó que "de 2012 a la fecha, el 95 por ciento de las causas por narcotráfico, con condenas de entre 3 y 13 años, dictadas por Tribunales Orales en lo Criminal Federal fueron anuladas cuando llegaron a la Sala II de Casación", integrada por Alejandro Slokar y Ángela Ledesma.

Alejandro Slokar

A partir de esa nota periodística, el camarista Slokar, miembro de la agrupación oficialista Justicia Legítima y uno de los más fieles discípulos del juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, pidió a sus colegas de la Cámara Nacional de Casación Penal que no se difundieran noticias de ese tribunal. La pretensión de Slokar, apoyada por algunos otros magistrados, quedó plasmada por escrito en el acta de un acuerdo de superintendencia del 10 de junio pasado, a la que tuvo acceso La Nación.

Fuentes que estuvieron presentes en esa reunión afirmaron que Slokar acusó directamente al presidente de la Cámara Nacional de Casación Penal, Mariano Borinsky, por la difusión de aquella información -que era correcta y cuya exactitud nadie cuestionaba-, a lo que Borinsky respondió que él no la había facilitado a los medios de prensa.

Mariano Borinsky

Más allá de que la información publicada por Infobae y que tanto irritó a los jueces involucrados no fue desmentida y de que, además, se refiere a un tema tan sensible como el narcotráfico, cabe llamar la atención en que la Cámara de Casación parece tener la intención de desconocer la política de transparencia que impulsa la Corte, desde la cúspide del Poder Judicial, que viene pregonando como una obligación de todos los tribunales del país.

Desde que el doctor Ricardo Lorenzetti asumió la titularidad de la Corte se tomaron varias medidas a favor de permitir el más amplio acceso del público a las decisiones judiciales. En efecto, creó el Centro de Información Judicial (CIJ), agencia de noticias de ese poder; permitió la designación de voceros de cámaras federales en distintas provincias; instó a los jueces a conversar con el periodismo, para hacer función docente, y dictó una acordada que permite a los periodistas acceder a las causas archivadas.

Por otra parte, fue el propio kirchnerismo, al que este grupo de magistrados adscribe, el principal impulsor de la ley 26.856 de publicidad de los actos del Poder Judicial. Recordemos que esta norma nació al calor de una serie de fallos adversos a las aspiraciones del Gobierno en el contexto de la ley de medios. Ahora, es ese mismo sector el que no quiere la publicación de los fallos, lo que evidencia lo frágil de los argumentos que, en ese entonces, esgrimió el oficialismo cuando pretendía defender la transparencia judicial.

Por eso, a simple vista, podría llamar poderosamente la atención que Slokar y otros jueces cercanos a Justicia Legítima se muestren más preocupados por restringir la difusión de sus fallos que por mejorar la transparencia y la calidad de las investigaciones penales, que mucho dejan que desear a la luz de las escasas condenas que se registran por temas de corrupción, narcotráfico y lavado de dinero, por citar sólo algunos graves delitos federales.


Sin embargo, esa cerrazón informativa parece tener una explicación más delicada aún: sería parte de una estrategia mucho mayor, en la que Slokar y otros magistrados cercanos al kirchnerismo buscan someter a todos los resortes de la Cámara de Casación Penal, especialmente cuando el Gobierno se acerca al final de su mandato.

Por caso, en la misma acta del 10 de junio ya citada, los jueces oficialistas también modificaron la integración temporaria (subrogancias) de la Sala IV de Casación, que deberá juzgar el caso Ciccone; removieron a Borinsky y nombraron a otro juez subrogante; lanzaron una fuerte pelea para que Slokar u otro representante de su sector presidiera la Casación en 2015, y, en forma simultánea, el Gobierno llamó con urgencia a un concurso para cubrir las cuatro vacantes del tribunal penal, preferentemente con magistrados afines al oficialismo.

Julio Virgolini

A tal punto parece dispuesto el Gobierno a asegurarse el resultado de ese concurso -que lleva el número 281- que, cuando semanas atrás se sortearon los jurados que tomarán y corregirán esa evaluación, salieron llamativamente favorecidos el propio Slokar; Julio Virgolini, reconocido abogado que es defensor de Julio De Vido, y, como suplente, la colega de Slokar en la controvertida Sala II, la camarista Ledesma. Así, el oficialismo se garantizó, cuando menos, la mitad del jurado evaluador, lo que alimenta las suspicacias sobre la falta de transparencia de los resultados que de él surjan.

Ángela Ledesma

La situación de Slokar como jurado representa, además, otra irregularidad, por cuanto deberá juzgar a sus propios pares.

Por citar otros ejemplos polémicos, baste mencionar que, días atrás, Slokar y Ledesma firmaron un fallo por el que confirmaron la condena a la ex ministra de Economía Felisa Miceli por el delito de encubrimiento y destrucción de pruebas, pero ordenaron dictarle una pena menor. Además, en los próximos meses, la Casación deberá intervenir en los casos que se siguen contra Amado Boudou (Ciccone), contra Julio De Vido y contra Ricardo Jaime, por presunto enriquecimiento ilícito, y contra José Pedraza, por la muerte de Mariano Ferreyra y por el pago de sobornos a un juez.

Pero no sólo en Casación se urden este tipo de manejos. En los últimos días trascendió que La Cámpora analiza un desembarco en la Cámara Nacional Electoral por la vía del desplazamiento de su presidente, Rodolfo Munné, a quien reemplazaría un integrante de la agrupación que comanda Máximo Kirchner.

En suma, una vez más, el kirchnerismo parece empeñado en controlar a la Justicia. En el caso de la Cámara de Casación, muestra un especial interés en manejarla, pues se trata del tribunal penal que, en los próximos meses, deberá intervenir en los casos de corrupción más resonantes y que tiene como protagonistas a varios funcionarios de los últimos once años de la gestión nacional del matrimonio Kirchner.

Si el Gobierno finalmente logra avanzar en su propósito de digitar la composición de la Cámara de Casación, nos encontraremos ante otro escándalo de proporciones, que se suma al intento -por el momento fracasado- de alejar definitivamente de su cargo al fiscal José María Campagnoli por haber investigado al empresario kirchnerista Lázaro Báez y al hermano de la ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez.

En su desesperada carrera en pos de impunidad, el Gobierno no duda en sacrificar la independencia judicial y en comprometer la calidad de la administración de justicia para las próximas décadas.



NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

martes, 5 de agosto de 2014

FORO DE BUENOS AIRES POR LA JUSTICIA, LA CONCORDIA Y LA LIBERTAD


Delegados de países amigos de la región y personalidades de nuestro país participarán de las exposiciones a llevarse a cabo en el Hotel Meliá, Reconquista 945, CABA, de acuerdo al siguiente:

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

PRIMERA JORNADA  -  Agosto 19, 2014

14.30 – Recepción e ingreso

15.00 – Apertura, a cargo del Presidente de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, Dr. Alberto Solanet

15.30 – Presentación de la situación de los diversos países participantes, a cargo de:  
Capitán de Navío (R) Adolfo Paúl Latorre (Chile)  -Abogado –  Magister en Ciencias Navales y Magister en Ciencia Política-
Contralmirante (R) Elías Augusto Buchszer Cabriles (Venezuela) -ex Jefe de Estado Mayor de la Armada – Miembro de la Alianza Militar por Venezuela-
Sr. Víctor Hugo Velasco (Bolivia) -Presidente de la Asociación Boliviana de Derechos Humanos y Director del Comité Cívico de Santa Cruz de la Sierra-

16.30 –  Intervalo

16.45 -  Continuación del panel anterior, a cargo de:
Coronel (R) José Carlos Araújo (Uruguay) -Oficial de Estado Mayor – Diplomado en Altos Estudios Nacionales – Miembro del Foro Libertad y Concordia de la R. O. del Uruguay-
Dr. Sergio Tapia Tapia (Perú) -Abogado defensor de las FF.AA. de la República del Perú ante la Comisión y Corte Interamericanas de Derechos Humanos-
Dr. Miguel Fierro Pinto (Colombia) -Presidente y co-Fundador de la Fundación “Un Millón de Voces Contra las FARC” y co-Fundador del Centro Democrático (Partido liderado por el ex Presidente Álvaro Uribe Vélez)-

17.45 – Intervalo

18.00 – Conferencia: La virtud de la fortaleza en el contexto actual.
Expositor: P. Alfredo Sáenz S.J. -Licenciado en Filosofía por la Facultad de Filosofía de San Miguel y Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de San Anselmo, en Roma-

18.45 –  Intervalo

19.00 - Panel: El Estado moderno. Naturaleza del Estado. Proyecciones y problemas del Estado moderno. Desafíos y futuro del Estado.
Expositores: Dr. Sergio Tapia Tapia -Abogado defensor de las FF.AA. de la República del Perú ante la Comisión y Corte Interamericanas de Derechos Humanos-
Dr. Luis María Bandieri -Doctor en Ciencias Jurídicas – Miembro de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia-

20.00 – Cierre

SEGUNDA JORNADA – Agosto 20, 2014

 10.00 – La Defensa Nacional y la función política de las Fuerzas Armadas. Necesidad y misión de las Fuerzas Armadas. Situación actual de los ejércitos en la América hispana. La influencia del ámbito civil y la formación del personal militar.
Expositores: General de División (R) Rafael Montero Revette -ex 2do. Comandante del Ejército venezolano – ex Ministro de Defensa de Venezuela – Miembro de la Alianza Militar por Venezuela-
Vicealmirante (R) Luis Giampietri Rojas -ex Primer Vicepresidente de la República del Perú – ex Jefe del Estado Mayor de la Armada peruana-

11.00 – Intervalo

11.30 – Panel: La Defensa Nacional y la función política de las Fuerzas Armadas. Necesidad y misión de las Fuerzas Armadas. Situación actual de los ejércitos en la América hispana. La influencia del ámbito civil y la formación del personal militar.
Expositores: Dr. Vicente Massot -Doctor en Ciencia Política –  Profesor titular de la UCA y la UCEMA –  Director Ejecutivo del grupo “La Nueva Provincia” -Se desempeñó como Secretario de Estado de Defensa Nacional (1993) y autor de numerosos libros-
Capitán de Navío (R) Adolfo Paúl Latorre (Chile)  -Abogado – Magister en Ciencias Navales y Magister en Ciencia Política-
Coronel (R) Elmar Castiglioni -Ex Subdirector del Centro de Altos Estudios Nacionales – Es Miembro del Foro Libertad y Concordia de la R. O. del Uruguay-

13.30 – Intervalo

15.30 – Panel: El orden jurídico y sus manipulaciones. La naturaleza de los derechos humanos y sus “doctrinas”. Los derechos humanos y la ideología iushumanista. Violaciones a la justicia y a la legalidad bajo la bandera de los derechos humanos. 
Expositores: Dr. Héctor Hernández -Doctor en Ciencias Jurídicas – Profesor titular de Filosofía del Derecho en la Universidad FASTA  – Miembro de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia-
Brigadier General de Infantería de Marina (R) Rodrigo Quiñones -Doctor en Derecho y Ciencias Políticas – ex Jefe del Estado Mayor de la Armada Colombiana – Vicepresidente de la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares (ACORE) de la República de Colombia-

16.30 – Intervalo

16.45 – Panel: El orden jurídico y sus manipulaciones. Los derechos humanos como instrumento político-ideológico. Violaciones a la justicia y a la legalidad bajo la bandera de los derechos humanos. 
Expositores: Dr. Miguel Langón Cuñarro -Abogado – Doctor en Diplomacia – ex Fiscal Nacional del Crimen y Procurador General del Estado en lo Contencioso Administrativo en la R. O. del Uruguay-
Dr. Alberto Rodríguez Varela -ex Ministro de Justicia de la Nación – ex Rector de la Universidad de Buenos Aires-
Dr. Ricardo Saint Jean -Vicepresidente de la Sociedad de Abogados Penalistas de la República Argentina – Miembro de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia y de la Asociación de Hijos y Nietos de Presos Políticos-

18.15 – Intervalo

18.30 - Panel: El componente psicosocial: la acción desde la cultura. La represión política del Foro de San Pablo y su contexto cultural. Los medios de comunicación como instrumentos difusores de la ideología. Influencias ideológicas en el ámbito de la educación.  Perspectivas de resistencia en la esfera cultural. 
Expositores: Sr. Emilio Martínez -Escritor y periodista – ex Vicepresidente de Human Rights Foundation de Bolivia-
Prof. Fernando de Estrada -Director del Instituto de la Realidad Nacional – Miembro de número de la Academia del Plata-

19.30 – Acto de Clausura

ENTRADA LIBRE SIN ARANCEL

Colaboraciones: En efectivo en la sede de la asociación, sita en Tucumán 1650 piso 1 Of. D en la C.A.B.A. o a través de depósitos/transferencias a nombre de la misma ante banco.
  • Cuenta Corriente: en pesos a nombre de la Asociación Civil Abogados por la Justicia y la Concordia
  • Banco: Citi
  • N° de cuenta: 0-238470-617
  • CBU: 0167777-1 0000238470617-2
  • CUIT: 30-71163769-5

FUÍMOS TODOS... Y PERDIMOS NUESTRA HUMANIDAD

El pasado domingo contamos que el sábado 2 de agosto, se había llevado a cabo el Festival Internacional de Novela Policial BUENOS AIRES NEGRA, donde el crimen real se mezcla con el crimen de ficción, en el mismo había participado Raúl Argemi[1], nuestro amigo José María Sacheri enfrentó a uno de los asesinos del juez Jorge Vicente Quiroga… tal vez con la esperanza de averiguar datos sobre el asesinato de su propio padre, el recordado profesor de filosofía Carlos Alberto Sacheri.
A pesar de su negación Raúl Argemi es un asesino, delito ya prescripto, por el cual fue juzgado, condenado, encarcelado y amnistiado… podemos afirmar que conoce el protocolo de la violencia de los años ’70, esa cruel guerra que nos quitó la humanidad a todos los argentinos”, las bombas, secuestros, asesinatos, torturas y distintas formas de violencia pasaron a ser partes de nuestras vidas… hasta las tomábamos como normales. Habíamos perdido la humanidad, el fin justificaba los medios… vieja frase atribuida a Maquiavelo y significa que gobernantes o el pueblo han de estar por encima de la ética, de la moral y de las leyes vigentes para conseguir sus objetivos o llevar a cabo sus planes.
Esta premisa es defendida por la doctrina del Bien Superior y se opone frontalmente a la doctrina cristiana que declara exactamente lo contrario: El fin no justifica los medios.

En una clara muestra que hemos aprendido la lección de nuestra triste historia, José María Sacheri nos invita a la reconciliación y a una amnistía general para todos los argentinos. Porque como dice y demuestra en su libro el escritor historiador Juan Bautista “Tata Yofre”: ¡FUÍMOS TODOS!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


DR. JOSÉ SACHERI: IMPRESIONES DE MI BREVE CHARLA CON RAÚL ARGEMÍ
lunes, 4 de agosto de 2014

Jamás se me hubiese pasado por la cabeza escribir unas líneas sobre lo que iba a hacer, e hice, anteanoche: ver a un ex guerrillero que integró el mismo grupo terrorista “ERP 22 de agosto”, que el 22 de diciembre de 1974, asesinó a mi padre, Carlos Alberto Sacheri, patriota y católico con mayúsculas, profesor de filosofía, y padre de siete hijos, con sólo 41 años de edad, delante de su mujer, sus siete hijos y tres amiguitos.


Pero con la recepción de algunos llamados, elogios y agradecimientos del “nuevo” facebook, todos inmerecidos, me parece mejor explicar lo que pasó, que guardarlo sólo para mí. Por comentarios me enteré que había alguien que había filmado en forma absolutamente precaria dos personas conversando a bastante distancia, y no puede escucharse nada (obvio, pero yo no lo sabía). Agradezco en primer lugar a los amigos que me acompañaron en este pequeño acto inusual. Como así también a todos los que elogiaron, o felicitan, o difunden inmerecidamente el hecho que aunque no haya sido sencillo, tampoco es nada extraordinario.

Hace unos cuatro años, con la misma idea de acercarme al “enemigo” de los 70´, fui con menos miedos y prevenciones a ver a un sacerdote que había sido del llamado Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, y muy tristemente, pude constatar que ya en el año 2010, seguía viendo el mundo y la Argentina con las mismas anteojeras y enormes parcialidades que en los 60´ y 70´. Esa vuelta salí muy, muy lastimado espiritualmente y me costó más de una semana reponerme de aquel resentimiento. No fue así anoche. De allí que anoche -los amigos que me acompañaron, pueden dar algo de fe al respecto- fui con temor a pasar por una situación que podía llegar a ser muy desagradable, y que podía llegar incluso a una violencia (verbal o física) grave. Afortunadamente mis prevenciones no eran ajustadas. Yo sabía que Argemí no había intervenido materialmente en la muerte de Papá, pues él ya estaba preso desde seis meses antes de la misma. Argemí me pareció un tipo frontal, y sin demasiadas vueltas.


Conversamos unos 10/15´, con lo que obviamente no entramos en ningún tipo de cuestión con una mínima profundidad. Lo primero que le dije es que a mi padre lo había matado el grupo guerrillero “ERP 22 de agosto” (el mismo grupo se llamó también “ERP 22” y “ERP 22 L”), y que él había integrado ese grupo. Él me dijo que no recordaba la muerte de Papá, y es posible… Fueron tantas, las de aquellos años que es perfectamente posible que no la recordara…, pero ni se escapó, ni puso obstáculo alguno en seguir hablando. Como también le dije, para no ir tan violentamente como cuando lo mataron a Jorge Vicente Quiroga, que él había “tenido la desgracia” (tomado en sentido estricto del término “desgraciado” que hasta no hace tanto se usaba respecto de aquel que había asesinado) de matar al Juez Quiroga. Me escuchó atento, y aunque también me pareció que no comprendió todo lo que le fui diciendo por ser algo sordo, me reconoció expresamente haber estado en el ERP 22, a la vez que me dijo que no había estado en la muerte del Juez Quiroga (28 abril 1974), por la que fue detenido el 21 de junio de 1974, condenado judicialmente, y cumplió diez años de prisión, siendo liberado en 1984. Mi propósito central no era hablar de sus hechos o muertes, sino el acercarme para hablar más distendida y tranquilamente en otro momento. Me contestó algo así como: “En esa (muerte) no tuve nada que ver.”; lo que para mí fue positivo, pues me pareció que podía estar reconociendo que en alguna otra muerte, sí había estado. Esto verdaderamente sin ningún tipo de interés judicial de sonsacarle ningún tipo de dato o reconocimiento pues, a la vez que no es mi función, no soy tan zonzo como para pensar que Argemí no ha pasado por una experiencia parecida y no va a reconocer al primer tipo que lo encara, una cuestión de tamaña gravedad. De hecho todos estos delitos están verdaderamente prescriptos, y no existían en aquellos años los mal llamados “delitos de lesa humanidad”, mal que le pese a casi todos nuestros jueces federales.

Enseguida me ofreció su número de celular para poder conectarnos y hablar tranquilamente, pero cuando llegó el momento de dármelo, casi tan torpe como yo, no sabía cómo dármelo y me ofrecía una tarjeta. También me dijo que no hablaba con gente ajena a los hechos de aquellos años, pero que para conmigo el tenía una “responsabilidad social”, lo que me pareció un buen principio. No muchas, pero algunas veces me ha tocado estar con ex guerrilleros, que aún en el gravísimo rol que desempeñaron, reconocen lo que hicieron, y hasta en un par de casos, con conciencia del mal que produjeron, y hasta cercanos al pedir perdón. También Raúl Argemí se refirió al Perdón, y al arrepentimiento, y le llegué a decir lo importante que es esa cuestión. No la cerró, aunque le parecía un poco al cuete, pues: “Un arrepentimiento o un perdón no resucita a ningún muerto”. La charla fue más que razonable. Y me pareció ver en él, un respeto importante por la parte destinataria de lo que él de algún modo había contribuido a cometer: un gran dolor.

Espero estar en lo cierto. Dentro de lo difícil y la tensión que implicó para mí el saber que iba a hablar con alguien que -al menos hasta donde puede saberse-, mató al único juez de toda la historia argentina asesinado por razones políticas, la charla fue afable y como para seguirla... Creo que va a seguir para bien, aunque nada de esto es fácil… Alguien puede preguntarse con razón: ¿Para que fue éste tipo a ver a un guerrillero que integró el mismo grupo que mató a su padre? La primer respuesta es: que mi conciencia me impedía dejar pasar la posibilidad de hablar con quién mató, o no como me dijo ayer, a Jorge Quiroga, e indirectamente a mi padre. No cabía en mí la posibilidad de no hacerlo, sin inculparme por muchísimo tiempo de cobarde e impío (en el sentido de la piedad paterna).

Y encararlo a Argemí implicaba decirle y “recordarle” lo que pasó, y también -lo que efectivamente ocurrió- que él tuviera, y tuviéramos ambos la posibilidad de hablar después de 40 años de tantas muertes. La respuesta más cerebral puede parecer ingenua, y creo que no lo es. Si una buena cantidad de guerrilleros o “Argemís” se animaran a decir que lo que ocurrió en los 70´ fue un baño de sangre entre hermanos, producto de una gran locura colectiva, y que como argentinos debemos mirar para adelante, sin olvidar la historia de lo ocurrido, esta parte del problema argentino del resentimiento fraternal, se acercaría a una solución. Hoy espontáneamente, le contesté a un amigo, al preguntarme cómo hacía eso, que si este tan grave problema no se hace con “la zurda” que tiene mucha gente honesta, probablemente no se solucione… Si muchos Argemís demuestran su arrepentimiento, o más aún, piden perdón, el resentimiento, que algunos vienen sembrando y cultivando desde hace tantos años, se limitaría muchísimo, y comenzaría a ser sepultado como corresponde a toda guerra entre hermanos. Si quienes tomaron las armas -la mayoría de los cuales, no quiere saber nada con este enorme negociado de los derechos humanos- se pusieran de acuerdo en que esto fue una guerra entre hermanos, en la cual como en toda guerra, hubo errores y horrores, la única solución para ello es una amnistía (sea de derecho, o de última, de hecho). Con lo que para todos los argentinos -no solamente para “los militares” - se elimina un enorme grano de pus para todos, especialmente para los más jóvenes y pequeños. Y tal vez así, podamos acercarnos un poco a la Paz que Dios nos quiere regalar y, parece una tragedia que nos marca, nos negamos a abrazar y guardar...

Dr. José María Sacheri

FUENTE: http://horaciopalma.blogspot.com.ar/2014/08/dr-jose-sacheri-impresiones-de-mi-breve.html



[1] Escritor argentino, actualmente radicado en su país de origen, luego de 12 años en España. Es autor de novela negra. Su obra ha ganado diversos premios, el Hammett entre ellos, y se ha traducido al francés, italiano, holandés y alemán.

A las dos y media de la tarde de un 28 de abril de 1974, Argemí venía en moto con Marino Amador Fernández por las calles frenéticas del centro de Buenos Aires. Desandaban la calle Viamonte esquivando gente y autos. En la esquina de Montevideo casi chocan contra el auto de un juez, que les tomó la patente.

Tal vez iban distraídos pensando en los datos que les había cantado, bajo tortura, el Dr. Carlos Alberto Bianco, al que tenían secuestrado desde hacía varios días. La moto hizo una maniobra extraña y frenó justo a la altura del 1506 de la calle Viamonte. Desde calle Paraná venía cruzando, puntual, el juez Jorge Vicente Quiroga. Él también iba aquella tarde al 1506 de Viamonte a visitar a su amigo Rébori.

Marino Amador Fernández y Raúl Artemí lo sabían perfectamente. Lo dejaron pasar, y entonces Artemí o Fernández, o los dos, se bajaron de la moto, sacaron sus metralletas Halcón como por arte de magia, y lo acribillaron con 14 balazos a quemarropa… con esos balazos el ERP intentaba vengar a sus camaradas enjuiciados por Quiroga. Si bien el neopresidente Cámpora los había indultado a todos.

Quiroga cayó en agonía, los asesinos subieron a la moto y salieron a toda velocidad mientras la gente huía despavorida. Quiroga se desangra en la vereda, y agonizará dos horas más tarde en el hospital Rawson antes de convertirse en mártir de la justicia argentina.

El testigo del auto frena, y le pasa a la policía la patente de la moto… y con ese dato, la policía de Perón llegó en pocas semanas hasta la calle Fragata Sarmiento 1071 en Ramos Mejía. Allí encontraron un rastrojero robado, preparado con una bomba de 3 kilos de trotyl, un indicador eléctrico mecánico de activación, una ametralladora Halcón cargada, una falsificadora de credenciales, papeles del ERP, miles de proyectiles y un cuaderno con los datos de un funcionario judicial secuestrado: el Dr. Bianco.